Las is­las de los fa­mo­sos

Per­so­na­jes po­pu­la­res y mul­ti­mi­llo­na­rios rea­li­zan in­ver­sio­nes que no se en­cuen­tran al al­can­ce de cual­quie­ra.

Tiempo - - SOCIEDAD - MA­CU LLO­REN­TE tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Mien­tras que a la ma­yo­ría de los mor­ta­les la hi­po­te­ca nos qui­ta el sue­ño, al­gu­nas ce

le­bri­ties in­vier­ten a lo gran­de y se com­pran pe­que­ños, o no tan pe­que­ños, tro­zos de tie­rra en me­dio del mar. Es lo más del lu­jo y la ex­cen­tri­ci­dad que se per­mi­ten unos cuan­tos pri­vi­le­gia­dos con el pro­pó­si­to de guar­dar­se de los pa­pa­raz­zi o con vis­tas a ren­ta­bi­li­zar su di­ne­ro. La úl­ti­ma en apun­tar­se a es­ta ten­den­cia ha si­do la can­tan­te Sha­ki­ra, quien ha pa­ga­do 12 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra te­ner su pro­pia is­la en el nor­te de Baha­mas y mon­tar en ella un lu­jo­so cen­tro de va­ca­cio­nes. Una no­ti­cia que ha sa­li­do aho­ra a la luz a bom­bo y pla­ti­llo, a pe­sar de que ha­ce ya cua­tro años que la com­pró. Y es que la co­lom­bia­na pa­re­ce te­ner cla­ro lo que es ha­cer ne­go­cios a lo gran­de. La in­ver­sión cuen­ta con pla­yas pri­va­das don­de, ade­más de pre­ser­var la in­ti­mi­dad de los ex­clu­si­vos clien­tes, se po­drá sa­tis­fa­cer has­ta el más ex­cén­tri­co ca­pri­cho de los mi­llo­na­rios vi­si­tan­tes. Pe­ro la no­via de Pi­qué no es­tá so­la en es­te pro­yec­to, la acom­pa­ña co­mo so­cio Ro­ger Waters, uno de los lí­de­res del mí­ti­co gru­po Pink Floyd. Co­mo reclamo cuen­ta tam­bién con Miguel Bo­sé y Ale­jan­dro Sanz que se­rán al­gu­nos de los afor­tu­na­dos ha­bi­tan­tes que con­ta­rán con su pro­pia man­sión. Ellos y otros fa­mo­sos pa­sa­rán tem­po­ra­das en es­te pe­que­ño pa­raí­so que se en­cuen­tra a 200 ki­ló­me­tros de la cos­ta Es­te de Flo­ri­da. El ca­pri­cho de la co­lom­bia­na tie­ne nom­bre: Bonds Cay. La is­la de Sha­ki­ra cuen­ta con cin­co pla­yas, tres bahías y múl­ti­ples cas­ca­das. Con el tiem­po, los vi­si­tan­tes en­con­tra­rán en Bonds Cay ho­te­les, man­sio­nes ex­clu­si­vas y un cen­tro ar­tís­ti­co don­de se­rán pre­sen­ta­dos los nue­vos ta­len­tos. “No se tra­ta de 200 bar­cos y de te­rre­nos de golf con 18 hoyos. Lo que se bus­ca es una ex­plo­sión de los sen­ti­dos, un con­cep­to que tie­ne que ver más con el ar­te y la cul­tu­ra que con el tu­ris­mo”, ex­pli­ca Ar­tu­ro Ru­bins­tein, el in­ver­sor ame­ri­cano que ne­go­ció con Sha­ki­ra y Waters. Qui­zá es­ta so­cie­dad fi­nan­cie­ra in­te­gra­da por ar­tis­tas tan dis­pa­res aca­ba­rá dan­do más de un con­cier­to en las pa­ra­di­sía­cas are­nas de su

pro­pie­dad. Pe­ro la no­via de Pi­qué no es la úni­ca ce­le­bri­tie em­bar­ca­da en es­te ti­po de in­ver­sión. Mar­lon Bran­do fue ha­ce años uno de los pio­ne­ros. El ac­tor apos­tó a lo gran­de al ad­qui­rir una is­la en la Po­li­ne­sia pa­ra él so­lo. Bran­do se enamo­ró del lu­gar tras ro­dar la pe­lí­cu­la Re­be­lión a

bor­do y de­ci­dió cons­truir 13 bun­ga­lows. Te­tia­roa, que en el pa­sa­do ha­bía per­te­ne­ci­do a la fa­mi­lia real de Tahi­tí, fue su re­fu­gio, don­de vi­vió prác­ti­ca­men­te re­clui­do has­ta su muer­te en 2004.

Otro que tam­bién se dio es­te ex­clu­si­vo ca­pri­cho fue Aris­tó­te­les Onas­sis; el mag­na­te y ar­ma­dor grie­go fue un pre­cur­sor al ad­qui­rir Skor­pios, que ac­tual­men­te per­te­ne­ce a su nie­ta At­hi­na. Hoy la is­la es­tá ce­rra­da a los vi­si­tan­tes, a ex­cep­ción de dos pla­yas abier­tas al pú­bli­co. Es­te lu­gar, ele­gi­do por el ar­ma­dor pa­ra ca­sar­se con Jac­que­li­ne Ken­nedy en 1968, so­la­men­te cuen­ta con dos re­si­den­tes per­ma­nen­tes y per­so­nal tem­po­ral que se ocu­pa de la ca­pi­lla Pa­na­git­sa y del ce­men­te­rio fa­mi­liar. En ella ha pues­to sus ojos la can­tan­te Ma­don­na, quien pa­re­ce in­tere­sa­da en ad­qui­rir­la, aunque no es la úni­ca: Bill Ga­tes y Gior­gio Ar­ma­ni tam­bién sue­ñan con ser sus fu­tu­ros pro­pie­ta­rios. Tam­bién la ac­triz Uma Thur­man y su en­ton­ces ma­ri­do, Et­han Haw­ke, com­pra­ron una is­la en la bahía de Tra­ca­die, de Nue­va Es­co­cia, Ca­na­dá, en una zo­na en don­de los pre­cios ron­dan en­tre los 600.000 y 1.500.000 eu­ros.

Re­fu­gio de es­tre­llas.

Tras ro­dar Pi­ra­tas del Caribe, en 2004, Johnny Depp de­ci­dió en­trar en el se­lec­to club de los is­le­ños y en­con­tró su pro­pio pa­raí­so en las Baha­mas: Little De Hall Pond Cay, 18 hec­tá­reas en el ar­chi­pié­la­go de Exu­mas, a 100 ki­ló­me­tros al sur de Nas­sau. “Es una par­te de ano­ni­ma­to, la po­si­bi­li­dad de ser to­tal­men­te li­bre”, ex­pli­có el ac­tor. Las seis pla­yas con las que cuen­ta lle­van los nom­bres de su mu­jer, de sus ni­ños, y el lago in­te­rior fue bau­ti­za­do con el nom­bre de El lu­gar de Heath en ho­nor al ac­tor fa­lle­ci­do Heath Led­ger. Con­ven­ci­dos eco­lo­gis­tas, des­de 2005, su ca­sa de cam­po y los co­che­ci­tos de golf fun­cio­nan con ener­gía so­lar. “La fau­na y la flo­ra son unos te­so­ros que hay que pre­ser­var”, aña­de Johnny Depp, quien pue­de pre­su­mir tam­bién de ve­cino fa­mo­so: Ni­co­las Ca­ge, otro de los afi­cio­na­dos a las gran­des in­ver­sio­nes. El pro­ta­go­nis­ta de Lea­ving Las Ve­gas se com­pró la im­pre­sio­nan­te Leaf Cay en Baha­mas por la que pa­gó 2,2 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra dis­fru­tar de un edén pri­va­do de 16 hec­tá­reas de pal­me­ras y pla­yas de aguas cris­ta­li­nas.

En 2005, Mel Gib­son pa­só a ser pro­pie­ta­rio de Ma­go, en Fid­ji, la is­la pri­va­da más gran­de del sud­oes­te del Pa­cí­fi­co, por el mó­di­co pre­cio de 10,4 mi­llo­nes de eu­ros. Un ca­pri­cho de unas 2.185 hec­tá­reas, unas 40 re­si­den­cias edi­fi­ca­das y 14 em­plea­dos que man­tie­nen la is­la y las ca­sas en per­fec­tas con­di­cio­nes.

Otro que pue­de per­mi­tir­se to­do ti­po de ex­cen­tri­ci­da­des es el mi­llo­na­rio ru­so Ro­man Abra­mo­vich. El due­ño del Chel­sea ad­qui­rió New Ho­lland en San Pe­ters­bur­go, por 277 mi­llo­nes de eu­ros, con la in­ten­ción de cons­truir un mu­seo de ar­te pa­ra que los vi­si­tan­tes pue­dan dis­fru­tar de su fa­mo­sa co­lec­ción de pin­tu­ra. Se tra­ta de un is­lo­te ar­ti­fi­cial ubi­ca­do en el cen­tro de la ciu­dad, crea­do en el si­glo XVIII por Pe­dro I. Pe­ro no es el úni­co de­rro­che eco­nó­mi­co del mag­na­te: en 2009 se gas­tó unos 63 mi­llo­nes de eu­ros en com­prar una lu­jo­sa fin­ca y unas 28 hec­tá­reas de te­rreno en la pe­que­ña is­la ca­ri­be­ña de Saint-Barts.

Y el que es pro­pie­ta­rio de su pro­pio te­rre­ni­to en me­dio del mar y sin des­em­bol­sar un du­ro es Mi­chael Schu­ma­cher. Un prín­ci­pe de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos ob­se­quió al cam­peón de fór­mu­la 1 en el mo­men­to de su re­ti­ra­da con una es­pec­ta­cu­lar is­la pri­va­da en Du­bai. El

de­ta­lli­to es­tá si­tua­do en el com­ple­jo The World, que es­tá for­ma­do por un to­tal de 300 is­las lo­ca­li­za­das a lo lar­go de nue­ve ki­ló­me­tros en la cos­ta de los Emi­ra­tos. El con­jun­to del ar­chi­pié­la­go tie­ne una gran si­mi­li­tud con la for­ma­ción de los con­ti­nen­tes vis­to des­de una pers­pec­ti­va aé­rea y de ahí el nom­bre. La is­la de Schu­ma­cher, que re­pre­sen­ta la zo­na de la An­tár­ti­da, as­cien­de a unos 6 mi­llo­nes de eu­ros. Y es que hay al­gu­nos que han na­ci­do con es­tre­lla.

En épo­cas de cri­sis co­mo es­ta, la com­pra de is­las es una bue­na oca­sión pa­ra que las gran­des for­tu­nas re­fu­gien su di­ne­ro, a la vez que tie­nen la op­ción de dis­fru­tar­las per­so­nal­men­te. Des­de ha­ce años, es­ta es una prác­ti­ca más fre­cuen­te en paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos o Ca­na­dá pe­ro pa­re­ce que se pue­de con­ver­tir en una ten­den­cia en nues­tro con­ti­nen­te co­mo re­me­dio de al­gu­nos go­bier­nos pa­ra re­mon­tar la cri­sis. Es el ca­so de Gre­cia, que ha pues­to en mar­cha la me­di­da de­ses­pe­ra­da de ven­der al­gu­nas de sus is­las pa­ra com­ba­tir la si­tua­ción por la que es­tá atra­ve­san­do el país. Los pre­cios van des­de un mi­llón y me­dio de

Un prín­ci­pe emi­ra­tí re­ga­ló a Schu­ma­cher una is­la en Du­bai va­lo­ra­da en unos seis mi­llo­nes de eu­ros La ven­ta de is­las es una nue­va me­di­da que adop­tan go­bier­nos co­mo el grie­go pa­ra com­ba­tir la cri­sis

eu­ros por una hec­tá­rea de te­rreno en St. Anat­ha­na­sios has­ta unos 15 mi­llo­nes por 120 hec­tá­reas en St. Tho­mas.

Si no pue­des com­prar, al­qui­la.

Pe­ro no nos en­ga­ñe­mos, pa­ra te­ner un edén pri­va­do no bas­ta con des­em­bol­sar unos cuan­tos mi­llo­nes de eu­ros. Hay que con­tar con mu­cho di­ne­ro pa­ra man­te­ner­lo, sin ol­vi­dar que hay que te­ner bar­co o avión, o los dos, pa­ra ac­ce­der al lu­gar. Si el bol­si­llo no nos lle­ga pa­ra ser pro­pie­ta­rios, nos que­da so­ñar con ser un día los in­qui­li­nos, co­mo ha­cen Ro­bert de Ni­ro o Ka­te Moss, quie­nes des­em­bol­san 20.000 eu­ros a la se­ma­na en Nec­ker Is­land, que for­ma par­te de las Is­las Vír­ge­nes Bri­tá­ni­cas. Un pa­raí­so to­tal­men­te ais­la­do que com­pró el pro­pie­ta­rio de Vir­gin, Sir Ri­chard Bran­son, a un lord in­glés que pa­sa­ba por di­fi­cul­ta­des fi­nan­cie­ras en 1970. Por es­te te­rreno Bran­son pa­gó 650.000 eu­ros e in­vir­tió otros 10 mi­llo­nes más pa­ra con­ver­tir­lo en un sue­ño al al­can­ce de muy po­cos.

Da­vid Cop­per­field, por su par­te, se ha he­cho con unas 283 hec­tá­reas de te­rreno ro­dea­das de aguas cris­ta­li­nas y fi­na are­na blan­ca en Exu­mas, Baha­mas, a 40 mi­nu­tos en jet pri­va­do de Mia­mi. El ma­go po­ne su edén par­ti­cu­lar a dis­po­si­ción de po­ten­ta­dos dis­pues­tos a dis­fru­tar de la ma­gia del lu­gar. La Bahía Cop­per­field cuen­ta con siete pla­yas en las que no fal­ta nin­gún lu­jo. La com­pró en 2006 por 48 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra desa­rro­llar un ne­go­cio tu­rís­ti­co y, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, Cop­per­field ase­gu­ró es­tar so­me­tien­do a un test una fuen­te de su is­la de la que po­dría ma­nar el agua de la eterna ju­ven­tud. Los is­lo­tes son cé­le­bres no so­lo por la ma­ra­vi­lla que en­cie­rran en sus pla­yas, sino por­que son el des­tino pre­di­lec­to de pri­vi­le­gia­dos co­mo Oprah Win­frey o John Tra­vol­ta, que pue­den per­mi­tir­se pa­gar la na­da des­pre­cia­ble su­ma de 30.000 eu­ros por ca­da día de es­tan­cia. Y si en­ci­ma es cier­to que el ma­go es ca­paz de de­vol­ver la ju­ven­tud a sus vi­si­tan­tes, más de uno pen­sa­rá que el des­em­bol­so me­re­ce la pe­na.

69

Leaf Cay, Baha­mas. Tras pa­sar por se­rios apu­ros eco­nó­mi­cos, el año pa­sa­do Ni­co­las Ca­ge tu­vo que po­ner en ven­ta su exclusiva pro­pie­dad por cin­co mi­llo­nes de eu­ros, el do­ble de lo que le cos­tó en 2006.

Bonds Cay. Sha­ki­ra ha de­ci­di­do ha­cer for­tu­na tam­bién fue­ra de los es­ce­na­rios y se ha com­pra­do es­ta is­la en Baha­mas. En el pro­yec­to es­tán, ade­más de su so­cio Ro­ger Waters, de Pink Floyd, los can­tan­tes Ale­jan­dro Sanz y Miguel Bo­sé.

Skor­pios. At­hi­na, nie­ta y úni­ca he­re­de­ra del mag­na­te grie­go Aris­tó­te­les Onas­sis, es la pro­pie­ta­ria de la is­la jó­ni­ca en la que se ca­sa­ron el ar­ma­dor y su se­gun­da es­po­sa, Jac­kie Ken­nedy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.