“No sé si me­rez­co que me lla­men hé­roe”

Tiempo - - SOCIEDAD - POR RE­GI­NA BUI­TRA­GO

¿Qué le pa­re­ce que les ca­li­fi­quen co­mo “hé­roes de Fu­kus­hi­ma”? En la ca­tás­tro­fe del gran te­rre­mo­to de Ja­pón, mu­chos miem­bros del cuer­po de la Po­li­cía han muer­to de­di­can­do su vi­da en las ta­reas de pro­tec­ción ci­vil in­me­dia­ta­men­te des­pués del su­ce­so. En es­ta cir­cuns­tan­cia, per­so­nal­men­te, se me plan­tea una cier­ta du­da de si me­rez­co esa de­fi­ni­ción de “hé­roe”. ¿Qué va­lo­ra­ción ha­ría us­ted de es­te pre­mio que se les ha con­ce­di­do? Me sien­to tre­men­da­men­te hon­ra­do por el he­cho de que nues­tra ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal ha­ya si­do ga­lar­do­na­da con el pre­mio Prín­ci­pe de As­tu­rias de la Con­cor­dia, ade­más de po­der asis­tir a la ce­re­mo­nia re­pre­sen­tan­do al Cuer­po de la Po­li­cía. ¿En qué con­sis­tió el pa­pel de su uni­dad? An­te la ca­tás­tro­fe, la Po­li­cía reunió a sus miem­bros ha­bi­tual­men­te des­ta­ca­dos en va­rios lu­ga­res de Ja­pón pa­ra re­for­zar la ayu­da de la zo­na afec­ta­da. He­mos for­ma­do una ro­ca (una pi­ña) pa­ra sal­var y guiar a los su­per­vi­vien­tes, bus­car a los des­apa­re­ci­dos, etc. Es­tas ac­ti­vi­da­des aún con­ti­núan en la ac­tua­li­dad. Per­so­nal­men­te par­ti­ci­pé en la re­fri­ge­ra­ción de la pis­ci­na de com­bus­ti­ble gas­ta­do del reac­tor 3 de la cen­tral nu­clear de Fu­kus­hi­ma I. Se tra­ta­ba de lan­zar gran can­ti­dad de agua usan­do el ca­mión­pro­yec­tor de agua a al­ta pre­sión, que es­tá di­se­ña­do pa­ra dis­per­sar a los ma­ni­fes­tan­tes vio­len­tos. Fue una ta­rea ja­más ima­gi­na­da has­ta en­ton­ces. Tras las es­ti­ma­cio­nes pre­li­mi­na­res, ¿cuál fue la ta­rea prio­ri­ta­ria? Al en­fren­tar­nos con la reali­dad, los da­ños del edi­fi­cio eran mu­cho ma­yo­res de lo que se ha­bía su­pues­to. El lu­gar de la ope­ra­ción dis­ta­ba unos 20 me­tros del edi­fi­cio de la cen­tral y to­do es­ta­ba lleno de es­com­bros con un al­to ni­vel de ra­dio­ac­ti­vi­dad: 300 mi­cro­sie­vert por ho­ra. Nos cer­cio­ra­mos del sis­te­ma de pro­tec­ción de los efec­ti­vos, pla­nea­mos el pro­ce­di­mien­to más efi­caz y se­gu­ro con­fir­man­do to­dos los de­ta­lles y rea­li­zan­do pre­via­men­te prue­bas de pro­yec­ción de agua. ¿Cuán­to tiem­po de­bie­ron per­ma­ne­cer en la plan­ta nu­clear? In­clu­yen­do las ta­reas pre­pa­ra­ti­vas, fue­ron dos ho­ras, de las cua­les es­tu­ve pro­yec­tan­do el agua du­ran­te me­dia ho­ra. En es­te tiem­po lan­za­mos 44 to­ne­la­das de agua. Pe­ro con­tan­do con el tiem­po de re­ti­ra­da, per­ma­ne­cí en la cen­tral du­ran­te seis ho­ras. ¿Su­frie­ron al­gún ti­po de pa­de­ci­mien­to fí­si­co du­ran­te su ac­tua­ción? ¿Có­mo vi­vie­ron la ten­sión del mo­men­to? No hu­bo he­ri­dos du­ran­te nues­tra mi­sión. Aho­ra que ya pa­só un cier­to tiem­po, sien­to nu­me­ro­sos sen­ti­mien­tos, pe­ro en aquel en­ton­ces so­lo es­ta­ba im­bui­do del úni­co de­seo de que­rer cum­plir bien la ta­rea y la res­pon­sa­bi­li­dad de­sig­na­das. ¿Qué es lo que mo­ti­vó a to­dos us­te­des y a los vo­lun­ta­rios, al­gu­nos de ellos ju­bi­la­dos, a lle­var a ca­bo una mi­sión tan peligrosa pa­ra su vi­da? A la ho­ra de rea­li­zar nues­tra mi­sión nues­tro de­seo era mi­ti­gar y aca­bar con el ac­ci­den­te de la cen­tral nu­clear de

“Nin­gu­na de las per­so­nas que co­noz­co que tra­ba­ja­ron en Fu­kus­hi­ma tie­ne se­cue­las psí­qui­cas”

Fu­kus­hi­ma I, pe­ro apar­te de ese de­seo nos sen­ti­mos muy mo­ti­va­dos por pen­sar en los miem­bros de la Po­li­cía Local o los ope­ra­rios de la cen­tral de Fu­kus­hi­ma que tra­ba­ja­ban a pe­sar de ha­ber si­do dam­ni­fi­ca­dos ellos mis­mos.

¿Có­mo se en­cuen­tran aque­llos que se man­tu­vie­ron en las ta­reas de sub­sa­na­ción de la tra­ge­dia? ¿Se te­me que pue­dan pa­de­cer se­cue­las?

Des­co­noz­co el es­ta­do de las per­so­nas que per­te­ne­cen a otros or­ga­nis­mos; en cuan­to a los miem­bros del Cuer­po de la Po­li­cía, des­pués de par­ti­ci­par en la ta­rea de la pro­yec­ción de agua en la cen­tral, to­dos han re­gre­sa­do a los equi­pos pro­pios y se de­di­can a las mi­sio­nes ha­bi­tua­les. Al­gu­nos se en­cuen­tran des­ti­na­dos en las pro­vin­cias afec­ta­das y si­guen de­di­cán­do­se a las ac­ti­vi­da­des de pro­tec­ción ci­vil. En cuan­to a lo que yo sé, de mo­men­to, na­die su­fre se­cue­las psí­qui­cas.

¿Cree que el mun­do re­co­no­ce el digno y lu­cha­dor su­fri­mien­to de Ja­pón?

Sien­do yo uno de los que se de­di­ca­ron a la ac­ti­vi­dad en el lu­gar del si­nies­tro, ha­blar del re­co­no­ci­mien­to me re­sul­ta di­fí­cil. Pe­ro lo que po­dría con­tes­tar den­tro de mi co­no­ci­mien­to a tra­vés de los me­dios se­ría que la so­cie­dad va­lo­ra po­si­ti­va­men­te las ta­reas que he­mos lle­va­do a ca­bo con el sen­ti­mien­to de: “Ha­béis he­cho al­go im­por­tan­te”.

En Ja­pón se tie­ne una re­la­ción muy es­pe­cial con la na­tu­ra­le­za, de don­de ha pro­ce­di­do la fuer­za del tsu­na­mi y del te­rre­mo­to que ha cau­sa­do la ca­tás­tro­fe nu­clear. ¿Có­mo se con­ci­lian es­tos dos con­cep­tos?

Los dam­ni­fi­ca­dos de es­te desas­tre na­tu­ral ten­drán di­ver­sos sen­ti­mien­tos, pe­ro pa­ra mí, per­so­nal­men­te, el sen­ti­mien­to ha­cia la na­tu­ra­le­za no cam­bia. Creo que el da­ño cau­sa­do por es­ta ca­tás­tro­fe no afec­ta a nues­tro sen­ti­mien­to ha­cia la na­tu­ra­le­za.

Tras es­ta dra­má­ti­ca ex­pe­rien­cia, ¿desea­ría en­viar al­gún men­sa­je al mun­do?

El úl­ti­mo te­rre­mo­to pro­vo­có enor­mes da­ños y la Po­li­cía si­gue tra­ba­jan­do ac­ti­va­men­te. Pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de la re­gión aún se tar­da­rá lar­go tiem­po. Les agra­de­ce­ría a to­dos que nos si­gan dan­do su ca­lu­ro­so apo­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.