Puer­tas gi­ra­to­rias

El con­ti­nuo tra­sie­go de los que sa­len de un car­go po­lí­ti­co pa­ra en­trar en em­pre­sas es­tra­té­gi­cas es le­gal pe­ro in­mo­ral.

Tiempo - - TAL COMO SOMOS - NATIIVEL PRECIIADO

El eco de las reivin­di­ca­cio­nes de los in­dig­na­dos ha lle­ga­do has­ta la sa­la de má­qui­nas de la UE

las ma­ni­fes­ta­cio­nes mul­ti­tu­di­na­rias de los in­dig­na­dos en me­dio mun­do de­mues­tran el avan­ce de un mo­vi­mien­to im­pa­ra­ble, al que un sec­tor de la po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal in­ten­ta des­acre­di­tar por to­dos los me­dios. Ba­jo la agi­ta­ción hay mu­cho más que una pro­tes­ta im­pre­ci­sa y des­orien­ta­da con­tra los abu­sos del po­der y las ma­las prác­ti­cas de la po­lí­ti­ca. Los in­te­gran­tes del Mo­vi­mien­to 15-M de­di­can bue­na par­te de su tiem­po a pre­pa­rar asam­bleas y al tra­ba­jo en las co­mi­sio­nes de don­de sa­len no­ve­do­sos in­for­mes, ini­cia­ti­vas, pu­bli­ca­cio­nes y re­que­ri­mien­tos que de­be­rían in­quie­tar a quie­nes es­tán en su pun­to de mi­ra. Se­ría una in­ge­nui­dad creer que se va a pro­du­cir un cam­bio de la no­che a la ma­ña­na, pe­ro el eco de las reivin­di­ca­cio­nes de los ac­ti­vis­tas ha lle­ga­do has­ta la sa­la de má­qui­nas de la UE y el pro­pio Du­rão Ba­rro­so, pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, com­pren­de la frustración de mi­llo­nes de ciu­da­da­nos de to­do el mun­do an­te el abu­so de los mer­ca­dos y con­si­de­ra le­gí­ti­mo exi­gir res­pon­sa­bi­li­da­des pe­na­les a los di­rec­ti­vos de en­ti­da­des ban­ca­rias que ha­yan asu­mi­do ries­gos ex­ce­si­vos y ne­ce­si­ten ayu­das pú­bli­cas. Tam­bién Van Rom­puy, pre­si­den­te del Con­se­jo Europeo, acep­tó la im­po­pu­la­ri­dad de las me­di­das de ajus­te, pe­ro las jus­ti­fi­có al con­si­de­rar­las in­dis­pen­sa­bles, siem­pre que no lle­guen a crear una “nue­va po­bre­za”. Los lí­de­res eu­ro­peos em­pie­zan a asu­mir el men­sa­je de que es ne­ce­sa­rio im­po­ner lí­mi­tes al po­der fi­nan­cie­ro y exi­gir­le cier­tas nor­mas éti­cas. To­do un sín­to­ma de la efi­ca­cia de las mo­vi­li­za­cio­nes o, al me­nos, de la re­cep­ti­vi­dad ha­cia sus de­nun­cias. Ha­ce ape­nas unos días, cuan­do po­nía­mos de ejem­plo a los is­lan­de­ses por­que se ha­bían ne­ga­do a pa­gar el cos­te de la cri­sis pro­vo­ca­da por la irres­pon­sa­bi­li­dad de sus po­lí­ti­cos y ban­que­ros (va­rios ya han si­do en­car­ce­la­dos) nos ta­cha­ban de in­sen­sa­tos y tras­no­cha­dos iz­quier­dis­tas.

Es pro­ba­ble que los más crí­ti­cos em­pie­cen a con­si­de­rar los ar­gu- men­tos de al­gu­nas de­nun­cias. Una de las más re­cien­tes se co­no­ce co­mo el fe­nó­meno de las puer­tas gi­ra­to­rias, en alu­sión al con­ti­nuo tra­sie­go de las per­so­nas que sa­len de un car­go po­lí­ti­co pa­ra en­trar en ins­ti­tu­cio­nes o em­pre­sas es­tra­té­gi­cas y vi­ce­ver­sa. Es­ta pro­mis­cui­dad mal­sa­na en­tre el po­der po­lí­ti­co y el eco­nó­mi­co y fi­nan­cie­ro, sin ser ile­gal es in­mo­ral, por­que fo­men­ta, en­tre otras co­rrup­te­las, el trá­fi­co de in­fluen­cias. Un ejem­plo, los par­ti­dos po­lí­ti­cos de­ben mu­cho di­ne­ro a los ban­cos y es de su­po­ner que di­cha de­pen­den­cia les lle­ve a ser in­dul­gen­tes a la ho­ra de apli­car me­di­das le­gis­la­ti­vas que pu­die­ran afec­tar­les. Es cier­to que la ley de in­com­pa­ti­bi­li­da­des man­tie­ne a los ex al­tos car­gos ale­ja­dos de la em­pre­sa pri­va­da du­ran­te dos años, pe­ro qui­zá sea un pla­zo in­su­fi­cien­te, por­que la ac­tual le­gis­la­ción no lo­gra evi­tar el con­flic­to de in­tere­ses. Se­gún los da­tos que ma­ne­ja el gru­po de tra­ba­jo de Eco­no­mía de De­mo­cra­cia Real Ya, un 10% de los con­se­je­ros de em­pre­sas del IBEX-35 (con una me­dia sa­la­rial cer­ca­na al mi­llón de eu­ros anua­les) han desem­pe­ña­do car­gos po­lí­ti­cos re­le­van­tes en los Go­bier­nos del PSOE y del PP. Echen un vis­ta­zo al fi­che­ro de al­tos car­gos de En­de­sa, Gas Na­tu­ral, Te­le­fó­ni­ca, Ban­kia, Pe­tro­nor... y po­drán com­pro­bar­lo fá­cil­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.