Los pe­li­gros de Twit­ter

Hay quien apro­ve­cha las re­des so­cia­les pa­ra ha­cer apo­lo­gía de la ano­re­xia y la bu­li­mia. Sa­lud pú­bli­ca fren­te a li­ber­tad de ex­pre­sión. De mo­men­to, Twit­ter ha ga­na­do la par­ti­da.

Tiempo - - SOCIEDAD - POR PAU­LA GAR­CÍA PO­ZUE­LO

“abro los ojos des­de la ca­ma y co­jo el mó­vil de la me­si­lla. En­tro en mi per­fil y veo los nue­vos tuits des­de que lo de­jé al dor­mir­me. Se me pa­sa el ham­bre”. Lo que Miriam, de 13 años, lee ca­da día son men­sa­jes es­cri­tos en la red so­cial Twit­ter por en­fer­mos, co­mo ella, de ano­re­xia y de bu­li­mia; 140 ca­rac­te­res que le in­su­flan áni­mos pa­ra con­ti­nuar con su ca­rre­ra de tor­tu­ras: aban­do­nar la co­mi­da o vo­mi­tar to­do lo in­ge­ri­do. En torno al 10% de las com­pe­ti­do­ras mue­ren por el ca­mino, se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS). Más de cien mi­llo­nes de per­so­nas pa­de­cen es­tas en­fer­me­da­des en el mun­do. En Es­pa­ña, dos mi­llo­nes, la ma­yo­ría chi­cas de en­tre 12 y 24 años.

La cuen­ta de Twit­ter @anamia­na­mia es se­gui­da por 3.051 per­so­nas. Son abo­na­dos a sus mi­cro­men­sa­jes, que re­ci­ben jun­to a los del res­to de per­so­nas u or­ga­nis­mos que la si­guen. No sa­be­mos el nom­bre real de su au­to­ra. En su per­fil se de­fi­ne co­mo una gu­rú de la ano­re­xia que vi­ve del agua, el ai­re y al­gu­nos be­sos, jun­to a una fo­to de una jo­ven es­cuá­li­da que llo­ra so­bre una bás­cu­la. No es­tá so­la, hay otras mu­chas cuen­tas que pro­pa­gan die­tas ex­tre­mas y cul­to al cuer­po es­cuá­li­do.

“Twit­ter no pro­vo­ca la en­fer­me­dad, pe­ro si hay pre­dis­po­si­ción es­tos men­sa­jes sí pue­den des­en­ca­de­nar su desa­rro­llo”, aler­ta Car­men Va­lle, psi­có­lo­ga es­pe­cia­lis­ta en ano­re­xia y di­rec­to­ra del de­par­ta­men­to de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad CEU San Pa­blo. “Y si el jo­ven ya es anoré­xi­co o bu­lí­mi­co, en­trar en con­tac­to con ellos agra­va el tras­torno”. La Aso­cia­ción en De­fen­sa de la Aten­ción a la Ano­re­xia Ner­vio­sa y Bu­li­mia (Ada­ner), prin­ci­pal or­ga­ni­za­ción que lu­cha con­tra es­tas en­fer­me­da­des, com­par­te el aná­li­sis. “Pro-

El pe­li­gro de In­ter­net es que los tras­tor­nos se nor­ma­li­zan y de­jan de pa­re­cer en­fer­me­da­des

vo­can un re­tro­ce­so en la cu­ra, por­que al es­cri­bir y leer to­do el día so­bre la co­mi­da, al com­par­tir es­ta ob­se­sión con otras per­so­nas, es­ta cre­ce”, ex­pli­ca Ma­ría Án­ge­les Fernández, miem­bro de su equi­po de psi­có­lo­gos. Ais­lar a es­tos pa­cien­tes en cuan­to in­gre­san es, pre­ci­sa­men­te, par­te del pro­to­co­lo de los cen­tros mé­di­cos. Pe­ro en In­ter­net no hay con­trol.

Pá­gi­nas web, fo­ros, blogs y re­des so­cia­les son una jun­gla en la que lan­zar es­tos con­te­ni­dos. Ese es el prin­ci­pal pe­li­gro de que el tras­torno viva en In­ter­net: nor­ma­li­zar­lo. “Es el úni­co en­torno don­de pa­re­ce que ser anoré­xi­co o bu­lí­mi­co es po­si­ti­vo. No hay batas blan­cas sino mi­les de per­so­nas que so­lo pien­san en lo mis­mo que tú”, ex­pli­ca Gui­ller­mo Cá­no­vas, di­rec­tor de Protégeles, ONG que tra­ba­ja des­de ha­ce diez años en la de­nun­cia de webs no se­gu­ras pa­ra los me­no­res.

Tru­cos pa­ra en­ga­ñar.

Twit­ter re­pi­te los con­te­ni­dos que ya apa­re­cían en la Red y que, en los úl­ti­mos años, se­gún in­for­mes po­li­cia­les y de la Agen­cia de Ca­li­dad de In­ter­net, cre­cen más ve­loz­men­te. Tru­cos pa­ra en­ga­ñar al es­tó­ma­go, per­der pe­so (in­clui­dos nom­bres de me­di­ca­men­tos y la­xan­tes), vo­mi­tar con fa­ci­li­dad, men­tir a quie­nes tra­tan de ayu­dar­les y au­to­le­sio­nar­se (y así que­mar ca­lo­rías). Tra­du­ci­do a la men­ta­li­dad del anoré­xi­co: me­dio idó­neo pa­ra com­par­tir los de­ta­lles de su ayuno y dar áni­mos pa­ra con­ti­nuar.

“Po­ten­cial­men­te es con­te­ni­do mu­cho más pe­li­gro­so que el res­to proano­re­xia y pro­bu­li­mia di­fun­di­do en In­ter­net”, con­fir­ma Cha­ro Sá­da­ba, coau­to­ra de Re­des so­cia­les: ma­nual de su­per­vi­ven­cia pa­ra pa­dres e in­ves­ti­ga­do­ra del Fo­ro Ge­ne­ra­cio­nes In­ter­ac­ti­vas, que pro­mue­ve un uso ade­cua­do de las nue­vas tec­no­lo­gías. Y pun­tua­li­za “po­ten­cial­men­te” por­que Twit­ter, con más de tres mi­llo­nes de usua­rios en Es­pa­ña, no es­tá tan ex­ten­di­do en­tre los jó­ve­nes co­mo Tuen­ti o Fa­ce­book.

Las or­ga­ni­za­cio­nes y psi­có­lo­gos su­mer­gi­dos en es­tas en­fer­me­da­des pi­den una re­gu­la­ción ur­gen­te. Con­si­de­rar de­li­to su apo­lo­gía, co­mo lo es la del te­rro­ris­mo, la xe­no­fo­bia y el ra­cis­mo. Y así no de­pen­der de la vo­lun­tad de los pro­vee­do­res de In­ter­net, que re­ti­ran pá­gi­nas pro­bu­li­mia y proano­re­xia de las que re­ci­ben que­jas sin que exis­ta una ley que les obli­gue. Ni de la au­to­rre­gu­la­ción de las re­des so­cia­les. A ella ape­ló ha­ce unos me­ses el Mi­nis­te­rio de Sanidad al so­li­ci­tar a Twit­ter, es­ta­dou­ni­den­se, que blo­quea­se es­tas cuen­tas. Sin éxi­to. La red so­cial ale­ga que ha­cer­lo pon­dría en pe­li­gro la li­ber­tad de ex­pre­sión de sus usua­rios. Ata­jar el pro­ble­ma con la ley crea­ría, sin em­bar­go, mu­chos obs­tácu­los. ¿Có­mo obli­gar a una em­pre­sa ex­tran­je­ra co­mo Twit­ter a ce­ñir­se a nues­tras nor­mas? Emi­lio Su­ñé, ca­te­drá­ti­co de De­re­cho In­for­má­ti­co de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se, ase­gu­ra que es im­po­si­ble.

To­dos coin­ci­den en que edu­car es fun­da­men­tal. Ata­car la raíz en vez de (o ade­más de) ma­tar al men­sa­je­ro. La­bor que tam­bién de­ben ejer­cer los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y la pu­bli­ci­dad, em­pe­ña­dos en di­fun­dir una ima­gen irreal de la mu­jer. Mien­tras, mi­les de jó­ve­nes se­gui­rán desa­yu­nan­do ob­se­sión al abrir los ojos des­de la ca­ma.

Pe­li­gro. En la cuen­ta @anamia­na­mia, en­fer­mos con tras­tor­nos ali­men­ti­cios com­par­ten ex­pe­rien­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.