La in­fan­ta Ele­na asom­bra con un La­croix de ha­ce 14 años

La hi­ja ma­yor del rey Juan Car­los re­pi­te, el día de la Fies­ta Na­cio­nal, un mo­de­lo del di­se­ña­dor fran­cés que es­tre­nó en la bo­da de su her­ma­na Cris­ti­na.

Tiempo - - GENTE - JE­SÚS MARIÑAS

No se ha­bía vis­to na­da igual, ya pue­den to­mar no­ta y co­piar tal ejem­plo aho­rra­dor. Y no so­lo eso, tam­bién evi­den­cia con­si­de­ra­ción, apre­cio y res­pe­to a jo­yas de al­ta cos­tu­ra co­mo el La­croix dos pie­zas ro­sa pa­lo que ha­ce 14 años es­tre­nó la in­fan­ta Ele­na des­lum­bra­do­ra en el ca­so­rio bar­ce­lo­nés de su her­ma­na Cris­ti­na. Allí sen­tó cá­te­dra y fue ade­lan­to de una in­quie­tud in­du­men­ta­ria que has­ta en­ton­ces no le ha­bía preo­cu­pa­do, la pri­mo­gé­ni­ta ini­ció ca­rre­ra co­mo ele­gan­te per se. No la aban­do­nó, y ya sin el pa­me­lón ca­te­dra­li­cio lle­va­do co­mo enor­me com­ple­men­to, vol­vió a so­bre­sa­lir en la ma­ña­na de nues­tra Fies­ta Na­cio­nal, don­de tam­bién las mi­ra­das es­ta­ban pues­tas en don Juan Car­los. To­dos pen­dien­tes de su len­ta y fas­ti­dio­sa re­cu­pe­ra­ción, qui­zá de­mo­ra­da por las pri­sas que el mo­nar­ca tu­vo en re­in­cor­po­rar­se a la fae­na tras ser ope­ra­do dos ve­ces por Ángel Vi­lla­mor. Las co­sas de pa­la­cio van des­pa­cio, ya se sa­be, y más aún si no se le da tiem­po al tiem­po y se to­ma con cal­ma la reha­bi­li­ta­ción, aun así más rápida que la de Or­te­ga Cano.

El to­re­ro vol­ve­rá a ser ope­ra­do a fi­na­les de mes de­jan­do pa­ra más ade­lan­te la in­ter­ven­ción reha­ce­do­ra del ner­vio ciá­ti­co, que le im­pi­de mo­ver las pier­nas. Mien­tras, en tal an­te­sa­la, anun­cia que­re­llas con­tra los que han di­fun­di­do pa­re­ce que su­pues­to ro­man­ce con una guar­dia ci­vil. Ya van dos in­fun­dios sen­ti­men­ta­les tras aquel otro in­ven­ta­do de em­pa­re­jar­lo con Ro­cío Ga­lán, con la que so­lo hu­bo amis­tad y no en­ca­me.

Car­me Cha­cón, por su par­te, siem­pre atrae con­cen­tra­ción de mi­ra­das con sus po­lé­mi­cas in­du­men­ta­rias del día de las Fuer­zas Ar­ma­das o pa­ra la Pas­cua Mi­li­tar con que se ini­cia el año. Sus atuen­dos co­mo an­ti­rre­gla­men­ta­rios cau­san desa­zón. Igual ocu­rre con Le­ti­zia, la prin­ce­sa de As­tu­rias si­gue fiel a Felipe Va­re­la, el que me­jor la vis­te de ca­lle. Tam­bién re­pe­tía pe­ro sin la mag­ni­fi­cen­cia de la cha­que­ti­lla en ro­sa con­tras­ta­da con fal­da de en­ca­je de do­ña Ele­na. Real­zó tal ca­li­dad con un vo­lu­mi­no­sos mo­ño del que des­ta­ca­ban pen­dien­tes de enor­mes per­lo­nes y collar de una vuel­ta. Ca­si ade­re­za­da a tono con la di­vi­sión de ca­rros blin­da­dos se vio a Cris­ti­na con re­car­ga­da cha­que­ta to­re­ra so­bre tú­ni­ca igual­men­te me­ta­li­za­da.

Tra­di­cio­nal re­cep­ción.

Cam­bio de em­pla­za­mien­to por cul­pa de Co­lón y su siem­pre ines­ta­ble mo­nu­men­to. La mi­nis­tra Cha­cón jus­ti­fi­có el des­pla­za­mien­to ca­si cul­pan­do a Ga­llar­dón y un Ayun­ta­mien­to que qui­zá aban­do­ne pa­ra con­for­mar el pre­sun­to Go­bierno de un Ma­riano Ra­joy que char­ló lar­go y ten­di­do con Susanna Gri­so. Lo mis­mo hi­zo, aunque más tar­de yén­do­se ya del Pa­la­cio Real, Za­pa­te­ro an­te una Son­so­les de inade-

La Prin­ce­sa de As­tu­rias si­gue sien­do fiel a Felipe Va­re­la, el que me­jor la vis­te de ca­lle

cua­da ves­ti­men­ta. La con­sor­te pre­si­den­cial op­tó por un des­pro­por­cio­na­do y has­ta des­ajus­ta­do ga­bán de cor­te mas­cu­lino. Ne­gro con ra­ya di­plo­má­ti­ca y cue­llo des­bo­ca­do, más in­di­ca­do pa­ra ca­lle que ca­ra a una re­cep­ción que le ser­vía de des­pe­di­da. Cris­ti­na Gar­men­dia real­za­ba su des­car­gue mi­nis­te­rial con un “es­toy desean­do re­in­cor­po­rar­me a la vi­da ci­vil”. Rio li­be­ra­da y pen­san­do en los dos me­ses de re­po­so que co­ge­rá co­mo des­can­so tras las elec­cio­nes. Ele­na Sal­ga­do, aquí tras­to­có lo que ya pa­re­ce su uni­for­me la­bo­ral en una tú­ni­ca ver­de Ni­lo con­for­man­do cir­cun­fe­ren­cias co­mo gan­chi­lla­das, es fiel a los di­se­ños de Alfredo Vi­llal­ba.

De­la­ye, em­ba­ja­dor de Fran­cia, des­ta­có con pa­ño­lón co­li­flor que so­bre­sa­lía de su bol­si­llo de pe­cho; Abel Ma­tu­tes, por su del­ga­dez –“es la gim­na­sia, que no aban­dono”–; y Enrique Mú­gi­ca, re­ju­ve­ne­ci­do con po­lo co­mo pa­ra en­trar en fi­las. Mag­da­le­na Ál­va­rez no sol­tó la son­ri­sa an­te la so­brie­dad ca­rac­te­rís­ti­ca del du­que de Aliaga a quien no se atre­vie­ron a pre­gun­tar por la bo­da ma­ter­na. La des­cen­den­cia re­la­me sus he­ri­das y tam­po­co di­ce na­da de la au­to­bio­gra­fía que des­ve­la ya his­tó­ri­cas es­pe­cu­la­cio­nes. Co­mo el pre­ten­di­do ro­man­ce en­tre Ca­ye­ta­na y An­to­nio, el más in­ter­na­cio­nal de nues­tros bai­la­ri­nes.

En unas me­mo­rias apó­cri­fas, An­to­nio Ruiz con­tó que Fer­nan­do, mar­qués del Bar­co, cuar­to de la más ti­tu­la­da, era hi­jo su­yo. Re­ve­lar ta­ma­ña pre­sun­ción le ge­ne­ró odios, ale­ja­mien­tos y apar­ta­mien­to so­cial. Que yo le vi llo­rar mu­chas ma­dru­ga­das en los vera-

nos mar­be­lle­ros que lo con­vir­tie­ron en apes­ta­do. Mu­rió ca­si so­lo de­jan­do im­por­tan­te he­ren­cia has­ta con jo­yas di­se­ña­das por Pi­cas­so. Se las que­dó Pa­tri­mo­nio Na­cio­nal. Con Fer­nan­do he co­men­ta­do mu­chas ve­ces aque­llas char­le­tas don­de el dan­zan­te es­ta­ba achis­pa­do. Eran las del al­ba cla­ro. Nun­ca re­cha­zó, des­min­tió ni des­ca­li­fi­có. Me oía re­me­mo­rar la amar­gu­ra de An­to­nio sin de­cir ni mu, co­mo al­gu­nos ha­cen aho­ra an­te lo que leen con­ta­do en pri­me­ra per­so­na.

“De no ser ho­mo­se­xual, An­to­nio pu­do ser el amor de mi vi­da”, pro­vo­ca o ca­si alar­dea la re­cién ca­sa­da aún en una nu­be de fe­li­ci­dad. La va­ri­ce­la de

Eu­ge­nia in­te­rrum­pió su pro­pó­si­to de una es­ca­pa­da a Ru­sia, qui­zá en bus­ca de no­ches blan­cas. El via­je ofi­cial no se­rá has­ta no­viem­bre cuan­do Tai­lan­dia, don­de pro­yec­tan pa­sar un mes, ya no su­fra mon­zo­nes siem­pre re­mo­ja­do­res. Su hi­ja, par­cial­men­te re­pues­ta pe­ro con cos­tras, aban­do­nó la clí­ni­ca em­bo­za­da, es­con­di­da o dis­fra­za­da. Así pre­ten­día im­po­si­ble in­cóg­ni­to y que las se­ña­les que­da­ran di­si­mu­la­das en pó­mu­los y cue­llo.

No lo­gró ano­ni­ma­to real­za­da co­mo uno de los zom­bies mon­ta­dos por la ca­de­na Fox pro­mo­cio­nan­do el se­gun­do año de The Wal­king. To­dos se tor­na­ron fan­tas­ma­les y con ai­re ate­rro­ri­za­dor aunque Ma­rio Va­que­ri­zo ape­nas va­rió su as­pec­to por­que siem­pre es­tá vam- pi­ro, ace­cha­do por un Alas­ka re­mar­ca­da ca­si has­ta re­ven­tar cos­tu­ras. Se cree una se­gun­da Ma­rilyn o ac­tua­li­za­da Ma­don­na, lo que hay que ver.

Una gran con­cu­rren­cia.

Tro­car el re­gio besamanos por cum­pli­men­ta­ción re­du­ci­da al Go­bierno fue va­ria­ción re­mar­ca­ble en la ce­re­mo­nia pa­la­cie­ga, siem­pre amor­ti­gua­da por las mu­lli­das al­fom­bras de la Real Fá­bri­ca. Aca­llan ru­mo­res y fa­vo­re­cen el se­cre­to. Se vio a un Luis Ma­ría An­són con Ál­va­rez Cas­cos de cor­ba­ta sú­per ra­ya­da mien­tras Pé­rez Ru­bal­ca­ba no sol­tó la son­ri­sa ase­gu­ra­do­ra de vo­tos. Hi­zo cam­pa­ña. Ana Ro­sa Quin­ta­na se hi­zo no­tar en ro­jo en­cen­di­do y siem­pre tu­te­la­da por su es­po­so, Juan. Mar­tín Vi­lla ob­ser­vó la mo­re­nez de Fe­de­ri­co Tri­llo y Tri­ni Jiménez des­ta­có en una es­pe­cie de en­gor­da­dor tra­je kaf­tan ri­be­tea­do de ro­sas blan­cas.

Ál­va­rez del Man­zano con­cu­rrió sin Ma­ría Eu­la­lia, al­go ya ca­si tra­di­cio­nal o nor­mal. Dio que ha­blar co­mo Car­men Caf­fa­rel en píos apar­tes con el car­de­nal Rou­co, el de­ta­lle de real­zar­se

La ac­triz Lo­la He­rre­ra, har­ta de per­so­na­jes dra­má­ti­cos, es­tre­na una co­me­dia a la que re­cu­rre co­mo sal­va­vi­das

con re­be­ca cre­mo­sa ma­de in Va­len­tino de la ex­qui­si­ta Gar­men­dia, o los co­ra­les de Mag­da Ál­va­rez, que re­co­no­ció “abu­rrir­se mu­cho en Bru­se­las”. “Luz­co co­ra­les por­que siem­pre hay que pro­te­ger­se”, sol­tó an­te la em­pa­cha­da Lui­sa Fer­nan­da Ru­di ba­jo tra­je­ci­to cre­ma un tan­to si­mi­lar al de la pre­si­den­ta na­va­rra, Cla­ra Mo­ran­de. Pa­sa­ba re­vis­ta y des­cu­bría as­pec­tos de la au­dien­cia que el mo­nar­ca con­ce­dió a los pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos. Hi­zo re­cuen­to: “No han ve­ni­do los de Mur­cia, Ca­ta­lu­ña, An­da­lu­cía ni Ba­lea­res. Es una ver­güen­za tra­tán­do­se de la Fies­ta Na­cio­nal”, la­men­tó, ha­cien­do no­tar que “nin­gu­na mu­jer pre­si­den­ta ha fa­lla­do. Que to­men no­ta”.

En uno de los sa­lo­nes co­bi­ja­do­res de 1.000 sú­per vips in­vi­ta­dos, com­par­tían Ra­fael Spot­torno, nue­vo je­fe de la Ca­sa Real en ma­ti­nal de­bu­ta­do­ra, y

Al­ber­to Aza, el car­go sa­lien­te, por­que cum­ple 75 que no apa­ren­ta. Y bien lo de­mos­tró en ca­si ju­ve­nil alar­de: “Pre­pa­ro un nue­vo Ca­mino de San­tia­go. Es­ta vez ha­ré la Ru­ta de la Pla­ta, que se ini­cia en Ex­tre­ma­du­ra. Ya co­noz­co ca­si to­dos los ca­mi­nos que con­du­cen an­te el Após­tol San­to. Ten­go he­chos a pie ca­si 9.000 ki­ló­me­tros de Ru­ta Ja­co­bea ini­cián­do­me en el de Ron­ces­va­lles”.

So­bre el Cam­po del Mo­ro so­bre­vo­la­ron cua­tro avio­nes con­for­man­do una es­pec­ta­cu­lar en­se­ña na­cio­nal: de­ja­ron una es­te­la ro­ji­gual­da que tar­dó en

di­fu­mi­nar­se al igual que el en­tu­sias­mo tea­tral ge­ne­ra­do por la reapa­ri­ción de

Lo­la He­rre­ra con una co­me­dia a la que re­cu­rre co­mo sal­va­vi­das.

“Es­ta­ba har­ta de per­so­na­jes dra­má­ti­cos, bas­tan­te fuer­te es la vi­da. Quiero di­ver­tir y di­ver­tir­me”, su duc­ti­li­dad le per­mi­te cual­quier cam­bio, siem­pre ova­cio­na­do. Ocu­rrió la jornada es­tre­nis­ta, don­de Car­men Mau­ra vis­tió un pi­ja­ma ati­gra­do mien­tras Li­na

Mor­gan, que aún se sien­ta en el que fue su pal­co ya vi­ta­li­cio, con­tro­ló las ri­sas y desaho­gos del res­pe­ta­ble. Ma­ría

Ca­sal bro­mea­ba con su “an­cia­ni­dad” for­man­do trío con Pa­ca Ga­bal­dón y la en tiem­pos mi­ti­fi­ca­da Ma­ría Lui­sa

San Jo­sé. Raúl Sen­der rehu­yó po­si­bi­li­dad de in­mi­nen­te re­torno es­cé­ni­co “por­que es­toy ob­se­sio­na­do con el buen tiem­po de Mar­be­lla”.

Asom­bró y des­con­cer­tó que la He­rre­ra luz­ca pe­lo ca­no­so rom­pien­do con la mar­ca de ima­gen que es su ru­bia ca­si pla­tino me­le­na ai­rea­da en spot de se­sión y con­tra­to re­no­va­do. Ya va por el ter­ce­ro. Lo con­se­guía la ex­per­ta Ma­ría Án­ge­les Cáceres que tam­bién

arre­gla a Ca­ye­ta­na Gui­llen Cuer­vo o a Na­ta­lia Di­cen­ta. Su her­mano Da­ni ocu­pó ter­ce­ra fi­la de pa­si­llo de­lan­te de

Na­ta­lia Fi­gue­roa “ca­si de la fa­mi­lia”, ella ama­dri­nó a la ya más que triun­fa­do­ra hi­ja de Lo­la, de ahí que se lla­me Na­ta­lia Di­cen­ta. La se­ño­ra de Mar

tos iba flan­quea­da por su nue­ra Tony

La mo­de­lo Laura Sán­chez, ex­pa­re­ja del fut­bo­lis­ta Ai­tor Ocio, no ad­mi­te re­con­ci­lia­ción al­gu­na

Acos­ta, con me­le­na sú­per on­du­la­da muy dé­ca­da de los años 50 del pa­sa­do si­glo y la­bios del ro­jo in­ten­so tan ac­tual. Lo­la im­pac­tó con una pe­lu­ca –“me­nos mal”, ex­cla­mó ren­di­da Ti­na

Sainz al des­cu­brir el en­ga­ño es­cé­ni­co–. Lo mis­mo pro­vo­có Elisa Ma­ti­lla de ca­be­lle­ra cao­ba –“por­que así apa­rez­co en Tie­rra de lo­bos”, di­jo–.

Co­sas de la fic­ción co­mo es­ta apa­ren­te trans­mu­ta­ción de Lo­la mo­ti­va­da en si­tua­cio­nes tra­du­ci­das por Ibo­rra y An­to­nio Al­bert. Con la im­po­nen­te Lo­la

Mar­ce­li, Juan­jo Puig­cor­bé an­ti­ci­pó su in­ten­ción de re­tor­nar al tea­tro “des­pués de diez años sin pi­sar­lo”: “Me han ofre­ci­do una bio­gra­fía del pin­tor

Roth­ko”.

Tras apo­teo­sis fi­nal don­de la He­rre­ra ofre­ce un mo­men­to an­to­ló­gi­co en su me­lan­co­lía arro­pa­da con enor­me cue

llo pe­le­te­ro de Miguel Ma­ri­ne­ro, Mau­ra y He­rre­ra aca­ba­ron co­men­tan­do la con­ver­sa­ción de las or­quí­deas. Aba­rro­ta­ban el ca­me­rino de la es­tre­lla, tan gran da­ma: “Esas blan­cas tan abun­dan­tes son de tu ma­ri­do”, des­cu­brió a Na­ta­lia Fi­gue­roa con la que con­cer­tó ci­ta al­mor­za­do­ra. Otros co­men­ta­ban lo de Ma­le­na Cos­ta y Pu­yol, un ro­man­ce so­lo en­tre ac­to ca­si tan flash co­mo el te­rro­rí­fi­co dis­fraz del fa­mo­seo an­te la no­che de Ha­llo­ween.

Un ca­len­da­rio te­rro­rí­fi­co.

Amaia Sa­la­man­ca, que si­gue y se afian­za con Ro­sau­ro Ba­ro, cau­sa pa­vor, con­tras­tan­do con la so­bre­vi­vien­te

Ma­ría Je­sús Ruiz. De ella di­cen y no pa­ran an­te una Rossy de Pal­ma dis­fru­tan­do al ver­se con­ver­ti­da en ob­je­to mie­do­so pa­ra el que re­cu­rrió a ga­fas y bo­ti­nes mien­tras Ariad­na Ar­ti­les y

Laura Sán­chez, ex de Ai­tor Ocio con el que no ad­mi­te re­con­ci­lia­ción. El fut­bo­lis­ta, por su par­te, ha­ce pu­bli­ci­dad jun­to a la ac­triz Úr­su­la Cor­be­ro. Son mal­da­des ca­pa­ces de em­pa­re­jar­se al me­jor Drá­cu­la hin­ca­dor de col­mi­llos chu­pa­do­res. Da­vid Del­fín ca­si se trans­mu­ta co­mo Va­que­ri­zo lu­cien­do blan­co pe­lo ra­pa­do en el me­jor ai­re mons­ter tan te­rro­rí­fi­co co­mo An­to­nio Car­mo­na o Ariad­ne Ar­ti­les. Aunque co­mo ejem­plo digno de imi­tar­se en su con­ten­ción de­rro­cha­do­ra, la fi­de­li­dad ca­si de­vo­ción de la in­fan­ta Ele­na al tam­bién de­fe­nes­tra­do La­croix. Eso sí que es re­co­no­ci­mien­to al ge­nio in­clu­so en sus ho­ras más ba­jas. Muy po­cas ten­drían la va­len­tía de re­cu­rrir a un mo­de­lo tan vis­to­so. En­ve­je­cen cual lo ha­cen los gran­des vi­nos: ga­nan­do ca­li­dad.

Na­ta­lia Fi­gue­roa con Car­men Mau­ra y Lo­la He­rre­ra

An­to­nio Car­mo­na

Ma­ría Je­sús Ruiz

Ariad­ne Ar­ti­les

Ai­tor Ocio con Úr­su­la Cor­be­ró

Rossy de Pal­ma

Laura Sán­chez

Amaia Sa­la­man­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.