Guía pa­ra se­guir la cam­pa­ña del 20-N

Un ve­te­rano con un di­fí­cil re­to

Tiempo - - SUMARIO -

El can­di­da­to Ru­bal­ca­ba ha de re­du­cir en las ur­nas los más de diez pun­tos que se­pa­ran al PSOE del PP en las en­cues­tas.

El can­di­da­to. Tie­ne 60 años, es pro­fe­sor, quí­mi­co y, so­bre to­do, po­lí­ti­co de ca­rre­ra. Su tra­yec­to­ria em­pie­za en 1974, cuan­do in­gre­só en el PSOE. Ha si­do mi­nis­tro de Edu­ca­ción y por­ta­voz del Go­bierno con Felipe Gon­zá­lez. En el de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro ha ocu­pa­do las car­te­ras de In­te­rior y la Vi­ce­pre­si­den­cia del Eje­cu­ti­vo has­ta el pa­sa­do ju­lio. Sus ami­gos le de­fi­nen co­mo in­te­li­gen­te y tra­ba­ja­dor. Sus enemi­gos, co­mo un ma­quia­ve­lo ca­paz de ur­dir los peo­res com­plots. Su nú­me­ro 2. La dipu­tada Ele­na Va­len­ciano se ha con­ver­ti­do en la mano de­re­cha del can­di­da­to, ya que es, ade­más, su di­rec­to­ra de cam­pa­ña. Ha si­do eu­ro­dipu­tada y es res­pon­sa­ble de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les del PSOE. Te­ma cen­tral. La eco­no­mía, pe­ro con un ma­tiz. El men­sa­je de los so­cia­lis­tas es que con ellos en el Go­bierno el Es­ta­do del bie­nes­tar es­tá ga­ran­ti­za­do. Sus pen­sio­nes, su edu­ca­ción, sus pres­ta­cio­nes por des­em­pleo, su sanidad. “No pue­do ga­ran­ti­zar­le un tra­ba­jo, pe­ro sí que, mien­tras lo en­cuen­tra, es­ta­rá cu­bier­to”, ha di­cho el can­di­da­to más de una vez. Le­ma. “Pe­lea por lo que quie­res”, ha si­do el eslogan es­co­gi­do pa­ra mo­ti­var a su elec­to­ra­do. Se pa­sa a la ac­ción con una lla­ma­da ca­si a la re­be­lión, en el que mu­chos han vis­to un gui­ño al 15-M. Es­tra­te­gia de cam­pa­ña. El ob­je­ti­vo del PSOE en la cam­pa­ña es mo­vi­li­zar a un elec­to­ra­do so­cia­lis­ta muy en­fa­da­do con el par­ti­do y dis­pues­to a que­dar­se en ca­sa o a dar su vo­to a otro par­ti­do. Fuen­tes del PSOE creen que en la cam­pa­ña se pue­den re­cu­pe­rar cin­co pun­tos. Si bien es cier­to que en la ac­tua­li­dad son más de diez los que les se­pa­ran del PP. De ahí que mu­chos en el par­ti­do crean que Ru­bal­ca­ba tra­ta de ase­gu­rar una dul­ce de­rro­ta que le per­mi­ta sal­var los mue­bles en el Con­gre­so, aunque pier­dan las elec­cio­nes. A fa­vor. Los pun­tos fuer­tes del can­di­da­to so­cia­lis­ta son dos: es uno de los po­lí­ti­cos me­jor va­lo­ra­dos por los ciu­da­da­nos y es un gran ora­dor, ca­paz de me­ter­se al pú­bli­co en el bol­si­llo in­clu­so en te­mas que no son lo su­yo, co­mo la eco­no­mía. En con­tra. Su prin­ci­pal han­di­cap es que ha for­ma­do par­te del Go­bierno de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro. Aunque él no era el mi­nis­tro de Eco­no­mía, lo cier­to es que los ciu­da­da­nos le aso­cian con to­das las de­ci­sio­nes del Eje­cu­ti­vo du­ran­te es­tos cua­tro años. El ca­so Fai­sán, el del chi­va­ta­zo a ETA, tam­bién le ha des­gas­ta­do, aunque en mu­cha me­nor me­di­da. Ex­pre­si­den­te en cam­pa­ña. Felipe Gon­zá­lez se ha pues­to a sus ór­de­nes. Le acom­pa­ña­rá en un gran ac­to que pre­pa­ra el PSOE en Va­len­cia y qui­zás ten­ga al­gu­na apa­ri­ción más. Los ex­per­tos elec­to­ra­les han acon­se­ja­do a Ru­bal­ca­ba que se se­pa­re lo má­xi­mo po­si­ble de Za­pa­te­ro, pe­ro el pre­si­den­te del Go­bierno le acom­pa­ña­rá, al me­nos, en un ac­to. Lu­ga­res cla­ve. Ru­bal­ca­ba ha­rá un ac­to en Can­ta­bria el día 4 por la tar­de, y a las 24.00 par­ti­ci­pa­rá des­de Al­ca­lá de He­na­res (Ma­drid) en la tra­di­cio­nal pe­ga­da de car­te­les. En­tre los mí­ti­nes más em­ble­má­ti­cos es­ta­rá el del día 5 en Dos Her­ma­nas (Se­vi­lla), un lu­gar mí­ti­co pa­ra los so­cia­lis­tas an­da­lu­ces don­de es­pe­ran con­gre­gar a 30.000 per­so­nas. El 6, el PSOE pre­vé lle­nar la pla­za de to­ros de Va­len­cia y desafiar uno de los bas­tio­nes del PP. En Ca­ta­lu­ña tam­bién pre­pa­ran un gran ac­to.

34

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.