Di­ná­mi­ca no li­neal y causas ex­plo­si­vas

ETA es­tá de­rro­ta­da y ha te­ni­do que clau­di­car. A pe­sar de to­do, in­clu­so des­pués de muer­ta quie­re ga­nar una ba­ta­lla, sí, co­mo El Cid. Bus­ca vo­tos pa­ra sus pla­nes. Mien­tras, el eu­ro y Eu­ro­pa tiem­blan.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RIVASÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es Más in­for­ma­ción: Twit­ter.com/je­su­s_­ri­va­ses y en el blog de Je­sús Rivasés en www.tiem­po­dehoy.com

La gran in­cóg­ni­ta que qui­zá nun­ca se des­pe­je es có­mo in­flui­rá el fin de ETA en las elec­cio­nes

ma­riano ra­joy, cen­tra­do y me­nos ga­lle­go que nun­ca, ha si­do ta­jan­te: “No hay na­die que no pue­da ale­grar­se del fin de ETA”. Y si lo hay -to­do es po­si­ble­so­lo pue­de re­fu­giar­se en la mar­gi­na­li­dad más ra­di­cal, en la in­dig­na­ción, aunque en el otro ex­tre­mo. “ETA ha de­ci­di­do el ce­se de­fi­ni­ti­vo de su ac­ti­vi­dad ar­ma­da”. Esas son las pa­la­bras má­gi­cas del úl­ti­mo co­mu­ni­ca­do de la ban­da te­rro­ris­ta. Sin du­da la úni­ca fra­se apro­ve­cha­ble -pe­ro mu­cho- de la ha­bi­tual re­tó­ri­ca nau­sea­bun­da de los has­ta aho­ra pis­to­le­ros. Hay y ha­brá un an­tes y un des­pués de esas diez pa­la­bras, diez, en per­fec­to cas­te­llano, por cier­to, que abren el por­ti­llo o la puer­ta gran­de a la es­pe­ran­za, tam­bién de­fi­ni­ti­va, y que son el pun­to de par­ti­da de 43 años de san­gre, te­rror y vio­len­cia.

ETA, una vez más, ha mo­vi­do su fi­cha en vís­pe­ras elec­to­ra­les. Pre­ten­de, por su­pues­to, in­fluir en el re­sul­ta­do elec­to­ral. En es­ta oca­sión, su pri­mer ob­je­ti­vo es que su bra­zo po­lí­ti­co, que aho­ra se lla­ma­ra Amaiur, ob­ten­ga un re­sul­ta­do tan es­pec­ta­cu­lar co­mo his­tó­ri­co en las ur­nas. Los eta­rras, en se­gun­do lu­gar, sa­ben que su de­ci­sión tam­bién pue­de te­ner sus efec­tos en el res­to del elec­to­ra­do. Los so­cia­lis­tas de Ru­bal­ca­ba y los po­pu­la­res de Ra­joy re­pi­ten un día sí y otro tam­bién que la de­ci­sión de ETA no re­per­cu­ti­rá en las ur­nas. Es po­si­ble, “o no”, co­mo en otras oca­sio­nes hu­bie­ra di­cho el lí­der de la opo­si­ción. Hay com­pa­ra­cio­nes odio­sas. Hay de­ce­nas de pe­lí­cu­las ame­ri­ca­nas de jui­cios en los que el de­fen­sor o el fis­cal lan­zan tre­men­dos ale­ga­tos que el pre­si­den­te del tri­bu­nal des­ca­li­fi­ca con el clá­si­co: “El ju­ra­do no lo ten­drá en cuen­ta”. Lo que ocu­rre es que, co­mo le ex­pli­ca­ba un abo­ga­do a su clien­te, el ju­ra­do no pue­de no te­ner­lo en cuen­ta, aunque sea de for­ma in­cons­cien­te. Con el adiós de ETA qui­zá su­ce­da lo mis­mo. Los eta­rras, que to­do lo cal­cu­lan, han querido ofre­cer­le un triun­fo a Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, pe­ro tam­bién han pre­vis­to que el cer­ti­fi­ca­do fi­nal pa­ra su nue­va vi­da lo ex­pe­di­rán Ma­riano Ra­joy y el PP. So­lo en­ton­ces, den­tro de al­gún tiem­po, es po­si­ble que la ban­da cie­rre el ne­go­cio, es de­cir, se di­suel­va, pe­ro has­ta en­ton­ces to­da­vía pue­den pa­sar años, co­mo ocu­rrió en Ir­lan­da del Nor­te. Y ade­más, en ese lar­go ca­mino ha­brá mo­men­tos di­fí­ci­les, in­clui­das nue­vas de­ten­cio­nes de eta­rras con causas pen­dien­tes o cam­bios -que los ha­brá- en la si­tua­ción de los pre­sos, que me­jo­ra­rá.

La de­ci­sión de ETA es la gran no­ti­cia, lar­ga­men­te es­pe­ra­da, pe­ro tam­bién pue­de ge­ne­rar una es­pe­cie de es­pec­ta­cu­lar ca­tar­sis po­lí­ti­ca, so­bre to­do en el País Vas­co. En el PNV que li­de­ra Íñi­go Urkullu, por ejem­plo, es­tán de los ner­vios, a pe­sar de esa ayu­di­ta que le ha pres­ta­do el pre­si­den­te Za­pa­te­ro al con­vo­car­le con to­dos los ho­no­res en La Mon­cloa. Urkullu, que te­me que Amaiur le arre­ba­te la he­ge­mo­nía na­cio­na­lis­ta, re­cla­ma ya acer­ca­mien­to de pre­sos, ade­lan­to de elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas y tam­bién su­gie­re un po­si­ble re­fe­rén­dum de in­de­pen­den­cia en 2013. Es el pá­ni­co elec­to­ral an­te el pre­vi­si­ble avan­ce de Amaiur. Al mis­mo tiem­po, Urkullu y los pe­neu­vis­tas as­pi­ran a to­do, pe­ro to­da­vía tie­nen los pies en el sue­lo. Su pri­mer ob­je­ti­vo es re­cu­pe­rar el Go­bierno en el País Vas­co, y si es de la mano de los so­cia­lis­tas vas­cos del PSE, me­jor que me­jor. Sa­be que aho­ra es im­po­si­ble. El len­da­ka­ri López es­tá sos­te­ni­do por el PP de An­to­nio Ba­sa­goi­ti. Cual­quier ruptura de ese pac­to sig­ni­fi­ca­ría tam­bién el fin del mis­mo Pat­xi López al fren­te del Go­bierno vas­co. Es de­cir, Urkullu es­tá obli­ga­do a que el 20-N no se con­vier­ta en una es­pe­cie de Dun­ker­que del si­glo XXI pa­ra el PNV. Ya ha ele­va­do el lis­tón de su men­sa­je, co­mo tam­bién lo ha he­cho el can­di­da­to de CIU, Du­ran i Llei­da, en Ca­ta­lu­ña. Co­mo siem­pre, las pró­xi­mas elec­cio­nes vuel­ven a ser de­ci­si­vas pa­ra ca­si to­dos, más allá de los can­di­da­tos de los dos gran­des par­ti­dos, Ru­bal­ca­ba y Ra­joy. El po­pu­lar si­gue con mu­cha ven­ta­ja en las en­cues­tas, que no son más que una fo­to fi­ja del día que se ha­cen, co­mo re­cuer­da con in­sis­ten­cia Pe­dro Arrio­la, el pro­to­ase­sor de Ra­joy, que tam­bién fue es­cu­cha­do an­tes de que el lí­der del PP ce­le­bra­ra el “ce­se de­fi­ni­ti­vo de la ac­ti­vi­dad ar­ma­da” de ETA. Hu­bo otras opi­nio­nes, siem­pre las hay, pe­ro Ra­joy eli­gió la mo­de­ra­ción y el cen­tris­mo, se­cun­da­do des­de el prin­ci­pio por An­to­nio Ba­sa­goi­ti, je­fe de los po­pu­la­res vas­cos, tan gráfico co­mo contundente. Pri­me­ro di­jo que ETA “ba­ja­ba la per­sia­na pe­ro no ce­rra­ba el ne­go­cio” y aho­ra, en es­tas mis­mas pá­gi­nas, le ex­pli­ca a Sil­via Gamo: “A mí ETA no me tie­ne que pe­dir per­dón; en el fon­do no me han he­cho na­da”. Y aña­de: “Que ETA pi­da per­dón no es la cla­ve, sino que re­co­noz­can el mal cau­sa­do”. Pa­re­ce di­fí­cil, im­po­si­ble, que na­da in­flu­ya en

el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes, pe­ro esa qui­zá sea una de esas in­cóg­ni­tas de­mos­có­pi­cas que nun­ca se com­prue­ben.

La de­rro­ta de ETA es tam­bién aho­ra el pai­sa­je, el bos­que que qui­zá im­pi­da -du­ran­te un tiem­po- ver el bos­que de la cri­sis, la eco­nó­mi­ca es­pa­ño­la y la de Eu­ro­pa, la de la deu­da y la del eu­ro. Con ETA o sin ETA, el fu­tu­ro de Es­pa­ña, que in­clu­ye el del País Vas­co y el de Ca­ta­lu­ña, pa­sa por la sa­li­da de la cri­sis eco­nó­mi­ca, aho­ra ya so­bre to­do es­pa­ño­la, y por la su­per­vi­ven­cia del eu­ro y de la Unión Eu­ro­pea, y na­da es­tá cla­ro. Los lí­de­res eu­ro­peos, ca­ren­tes de eso, de li­de­raz­go, con An­ge­la Mer­kel y Ni­co­las

Sar­kozy a la ca­be­za y to­dos los de­más de­trás, con per­so­na­jes de la ca­ta­du­ra de

Sil­vio Ber­lus­co­ni y po­lí­ti­cos ada­nis­tas co­mo Za­pa­te­ro, han lle­va­do a la Unión Eu­ro­pea al bor­de del pre­ci­pi­cio.

La his­to­ria re­cuer­da que la cons­truc­ción eu­ro­pea dio sus gran­des pa­sos ade­lan­te cuan­do es­tu­vo a pun­to de cer­ti­fi­car la ca­tás­tro­fe. Pue­de ocu­rrir otra vez, o no. La teo­ría del caos ex­pli­ca­ría que es­ta­mos an­te una di­ná­mi­ca li­neal, en la que la su­ma de dos causas sue­le ser ex­plo­si­va. Y aquí hay más de dos causas.

Te­mo­res. El PNV de Urkullu (iz­quier­da) es­tá ner­vio­so, a pe­sar de la

‘ayu­di­ta’ que Za­pa­te­ro le

ha pres­ta­do al con­vo­car­le en La

Mon­cloa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.