El ex­pul­sa­do

Fe­no­lla Ce­bo­llón no ha­bía pre­sen­cia­do nun­ca El lago de los cis­nes, y Tchai­kowsky, a de­cir ver­dad, le so­na­ba a de­lan­te­ro cen­tro de la se­lec­ción de Ru­sia.

Tiempo - - ZOOM - AL­FON­SO US­SÍA

Ca­si­mi­ro es­ta­ba del cis­ne ne­gro, de Tchai­kowsky, del tea­tro Ma­rinsky y del res­to de los cis­nes has­ta la co­ro­ni­lla

ca­si­mi­ro fe­no­lla ce­bo­llón –pa­re­ce men­ti­ra, pe­ro así se lla­ma­ba- sa­lió de la na­da, tra­ba­jó co­mo una hor­mi­ga y cum­pli­dos los 50 años era mi­llo­na­rio. Con­tra­tó a un ase­sor de ima­gen.

“Con es­tos ape­lli­dos, es­te as­pec­to y mi fal­ta de cul­tu­ra, ser mi­llo­na­rio no sir­ve pa­ra na­da”. Y hay que re­co­no­cer que a los po­cos me­ses su acep­ta­ción so­cial ha­bía au­men­ta­do.

El ase­sor le acom­pa­ñó a la ópe­ra y al ba­llet, le pre­sen­tó a mu­chos arrui­na­dos de fa­mi­lia bien y es­tos lo arro­pa­ron pa­ra vi­vir de go­rra. Un día, Ca­si­mi­ro les dio la gran no­ti­cia: “Os con­vi­do a San Pe­ters­bur­go, a ver El lago de los cis­nes en el tea­tro Ma­rinsky, tem­plo del ar­te”.

Fe­no­lla Ce­bo­llón no ha­bía pre­sen­cia­do nun­ca El lago de los cis­nes, y Tchai­kowsky, a de­cir ver­dad, le so­na­ba a de­lan­te­ro cen­tro de la se­lec­ción de Ru­sia. Co­men­zó la be­lla re­pre­sen­ta- ción, in­ter­pre­ta­da por el Ba­llet Na­cio­nal de San Pe­ters­bur­go y dos es­tre­llas co­mo pri­me­ros bai­la­ri­nes. Igor Go­lu­vov e Iri­na Gas­tu­ko­va. Al prin­ci­pio bien, pe­ro se le hi­zo lar­go el pri­mer ac­to.

El se­gun­do es peor. El cis­ne ne­gro em­pe­zó a mo­rir a las 8:47 mi­nu­tos –ho­ra de San Pe­ters­bur­go-, y a las 10:26 no aca­ba­ba de pal­mar­la. Se lo ha­bía di­cho su ase­sor de ima­gen. “Es­to no se aca­ba has­ta que no se mue­ra el cis­ne ne­gro”.

Fe­no­lla Ce­bo­llón es­ta­ba de los ner­vios. Caía el cis­ne ne­gro al sue­lo, y cuan­do pa­re­cía que no se iba a le­van­tar, lo ha­cía de for­ma tre­pi­dan­te y se­guía bai­lan­do, lo cual le pa­re­ció una fal­ta de edu­ca­ción a Ca­si­mi­ro, que es­ta­ba del cis­ne ne­gro, de Tchai­kowsky, del tea­tro Ma­rinsky y del res­to de los cis­nes has­ta la co­ro­ni­lla. De nue­vo cae el cis­ne. Y de nue­vo se le­van­ta. El pú­bli­co en­tre­ga­do, en ad­mi­ra­do si­len­cio. Has­ta que Ca­si­mi­ro no pu­do más. Se in­cor­po­ró de su asien­to y gri­tó: “¿Cuán­do co­ño te mue­res, pe­da­zo de ca­brón?”.

Re­vue­lo, de­ten­ción y ex­pul­sión in­me­dia­ta. Y a par­tir de aque­lla ac­ción, muy co­men­ta­da en Ma­drid, triun­fó ple­na­men­te en so­cie­dad.

18

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.