LOS DIEZ QUE BA­JA­RÁN LA PER­SIA­NA

Tras el anun­cio de ce­se de­fi­ni­ti­vo de la vio­len­cia, el mun­do de ETA ini­cia un pro­ce­so de di­so­lu­ción que du­ra­rá va­rios años y que se­rá pi­lo­ta­do por una de­ce­na de per­so­nas.

Tiempo - - ACTUALIDAD PORTADA - POR SANTI ETXAUZ

El pró­xi­mo Go­bierno es­pa­ñol, el Eje­cu­ti­vo vas­co, los par­ti­dos de­mo­crá­ti­cos, los jue­ces, las fuer­zas de se­gu­ri­dad del Es­ta­do y el PNV se­rán en los pró­xi­mos me­ses quie­nes ges­tio­nen el fi­nal de ETA tras el anun­cio del ce­se de sus ac­ti­vi­da­des el pa­sa­do 20 de oc­tu­bre. La iz­quier­da aber­za­le, di­ri­gi­da por Ru­fi Et­xe­be­rria y Ar­nal­do Ote­gi, pue­de con­tri­buir a ace­le­rar la di­so­lu­ción de­fi­ni­ti­va de la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta, si bien la de­ci­sión de­pen­de en úl­ti­ma ins­tan­cia de Jo­sé An­to­nio Urru­ti­koet­xea,

Jo­su Ter­ne­ra, y de la je­fa­tu­ra co­le­gia­da de la ban­da. La ban­da ha pues­to pun­to fi­nal a 43 años de te­rro­ris­mo que han de­ja­do 829 víc­ti­mas mor­ta­les. La de­bi­li­ta­da di­rec­ción de la ban­da, con­for­ma­da por Irat­xe Sor­zá­bal, Izas­kun Le­sa­ka y Da­vid Pla, se ha ple­ga­do a las re­co­men­da­cio­nes de Urru­ti­koet­xea y otros ve­te­ra­nos miem­bros de la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta re­fu­gia­dos en Ve­ne­zue­la y Cu­ba. Pa­ra­le­la­men­te, la iz­quier­da aber­za­le ya ha­bía ro­to ama­rras con los eta­rras y ha­bía ga­na­do la ba­ta­lla por el con­trol de sus es­truc­tu­ras ci­vi­les.

Con me­dio cen­te­nar de ac­ti­vis­tas en la clan­des­ti­ni­dad y 789 pre­sos, la ma­yo­ría di­se­mi­na­dos por cár­ce­les es­pa­ño­las y fran­ce­sas, co­rres­pon­de­rá al ci­ta­do triun­vi­ra­to des­man­te­lar en los pró­xi­mos me­ses las es­truc­tu­ras de la ban­da. En esa la­bor de fon­ta­ne­ría, que se­rá su­per­vi­sa­da por el Gru­po In­ter­na­cio­nal de Con­tac­to que di­ri­ge Brian Cu­rrin, les acom­pa­ña­rá Urru­ti­koet­xea, ex­par­la­men­ta­rio vas­co con una am­plia agen­da de con­tac­tos po­lí­ti­cos, en­tre los que des­ta­ca su re­la­ción con el so­cia­lis­ta vas­co Je­sús Egui­gu­ren. El me­dia­dor sud­afri­cano com­pro­ba­rá, a tra­vés de un re­du­ci­do gru­po de co­la­bo­ra­do­res, que los eta­rras des­tru­yen sus ar­se­na­les y ar­mas.

El cie­rre de la per­sia­na de­pen­de­rá de ese re­du­ci­do gru­po de eta­rras, que se re­sis­te a su to­tal di­so­lu­ción has­ta que no se en­cau­ce el fu­tu­ro de los pre­sos. Asi­mis­mo, as­pi­ran a for­zar al­gún en­cuen­tro con fun­cio­na­rios de los Go­bier­nos es­pa­ñol y fran­cés pa­ra re­sol­ver lo que de­no­mi­nan “cues­tio­nes téc­ni­cas”. Unos pro­ble­mas que se han agu­di­za­do con la mer­ma sus­tan­cial de los in­gre­sos que man­tie­nen en­gra­sa­da la sub­sis­ten­cia de sus efec­ti­vos. El ce­se de la ex­tor­sión a em­pre­sa­rios, el de­no­mi­na­do im­pues­to re­vo­lu­cio­na­rio, ha mer­ma­do los re­cur­sos de sus ac­ti­vis­tas, que ne­ce­si­tan fuer­tes su­mas de di­ne­ro pa­ra man­te­ner­se en la clan­des­ti­ni­dad.

Tam­bién han re­nun­cia­do a lo­grar con­tra­par­ti­das po­lí­ti­cas y so­la­men­te les res­ta mar­car los tiem­pos de su re­ti­ra­da. Una ho­ja de ru­ta que es­ta­rá en fun­ción de los in­tere­ses elec­to­ra­les de la iz­quier­da aber­za­le. En ese te­rreno, me­dios de la ile­ga­li­za­da Ba­ta­su­na ase­gu­ran que los eta­rras emi­ti­rán el pró­xi­mo año el co­mu­ni­ca­do de­fi­ni­ti­vo, en­tre otras ra­zo­nes pa­ra obli­gar

a que el Go­bierno es­pa­ñol fle­xi­bi­li­ce la po­lí­ti­ca pe­ni­ten­cia­ria.

Ma­riano Ra­joy, co­mo pre­vi­si­ble pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol; Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba, pro­ba­ble lí­der de la opo­si­ción y el ex­mi­nis­tro del In­te­rior que ha lle­va­do a ETA con­tra las cuer­das; el res­pon­sa­ble del PNV, Íñi­go Urkullu; y el len­da­ka­ri, Pat­xi López, que man­tie­ne un Eje­cu­ti­vo vas­co con el res­pal­do del

po­pu­lar An­to­nio Ba­sa­goi­ti, ges­tio­na­rán des­de el otro la­do el fi­nal de ETA y el pro­ce­so de paz.

Una res­pon­sa­bi­li­dad que re­que­ri­rá de un gran con­sen­so. Al Go­bierno es­pa­ñol que sur­ja de las ur­nas le co­rres­pon­de­rá mar­car los ob­je­ti­vos que ace­le­ren la des­apa­ri­ción de ETA, fle­xi­bi­li­zar la po­lí­ti­ca pe­ni­ten­cia­ria, ha­cer cum­plir la ley, re­cu­pe­rar la con­vi­ven­cia, no ol­vi­dar la his­to­ria cri­mi­nal de ETA, ha­bi­li­tar me­di­das de re­in­ser­ción de los eta­rras den­tro del mar­co de la le­ga­li­dad y te­ner pre­sen­te el re­co­no­ci­mien­to y la re­pa­ra­ción de las víc­ti­mas y de los ame­na­za­dos.

No ha­brá me­sa de par­ti­dos.

So­cia­lis­tas y po­pu­la­res ya coin­ci­den en que no ha­brá me­sa de par­ti­dos co­mo so­li­ci­ta la iz­quier­da aber­za­le y que ha si­do una reivin­di­ca­ción his­tó­ri­ca de los te­rro­ris­tas de ETA. Los dos can­di­da­tos a la pre­si­den­cia del Go­bierno es­pa­ñol han re­mar­ca­do que “no ne­go­cia­rán con ETA ni rea­li­za­rán con­ce­sio­nes po­lí­ti­cas”.

Ra­joy y Ru­bal­ca­ba coin­ci­den en que en el fu­tu­ro no se “pue­den co­me­ter erro­res” y en que hay que ac­tuar con “pru­den­cia”. Ase­gu­ran que “no van a acep­tar que mar­quen el rit­mo los eta­rras”. Los so­cia­lis­tas vas­cos in­clu­so se­ña­lan re­fi­rién­do­se a la iz­quier­da aber­za­le que “los que han da­do so­por­te al te­rro­ris­mo y a la ban­da te­rro­ris­ta no mar­ca­rán la ho­ja de ru­ta”. Al nue­vo mi­nis­tro del In­te­rior le com­pe­te­rá man­te­ner la pre­sión so­bre el me­dio cen­te­nar de ac­ti­vis­tas que man­tie­nen vi­vas las si­glas de ETA y con­fir­mar el pro­gre­si­vo des­man­te­la­mien­to de la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta. Una ta­rea com­pli­ca­da y su­til que re­que­ri­rá de la anuen­cia del prin­ci­pal par­ti­do de la opo­si­ción y de los na­cio­na­lis­tas vas­cos.

Quien es­tá de­mos­tran­do te­ner pri­sa por fi­ni­qui­tar el le­ga­do cri­mi­nal de ETA es Íñi­go Urkullu. El res­pon­sa­ble del PNV, cu­yo par­ti­do se jue­ga la he­ge­mo-

La iz­quier­da aber­za­le pre­pa­ra un tex­to en el que se re­co­no­ce­rá el do­lor cau­sa­do a las víc­ti­mas

nía en las ins­ti­tu­cio­nes vas­cas fren­te a la iz­quier­da aber­za­le, ha pe­di­do al PP y al PSOE que “ace­le­ren el acer­ca­mien­to de pre­sos a cár­ce­les del País Vas­co y cer­ca­nas a di­cha co­mu­ni­dad y se pon­gan en prác­ti­ca me­di­das pe­ni­ten­cia­rias que per­mi­tan la re­in­ser­ción de eta­rras”.

A jui­cio de los na­cio­na­lis­tas, la fle­xi­bi­li­dad en la le­gis­la­ción pe­ni­ten­cia­ria ace­le­ra­rá la des­com­po­si­ción de ETA. Se tra­ta de ma­ne­jar el tem­po pa­ra que ETA y la iz­quier­da aber­za­le no im­pon­gan su agen­da. El PP y el PSOE dis­cre­pan de es­ta te­sis y pre­fie­ren ju­gar a lar­go pla­zo, con pa­sos fir­mes y se­gu­ros, ob­vian­do la pre­sión de la iz­quier­da aber­za­le y el blo­que na­cio­na­lis­ta vas­co. El PNV se jue­ga el ser o no ser en las pró­xi­mas elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas vas­cas, y se­rá cla­ve en la con­fi­gu­ra­ción del fu­tu­ro Eje­cu­ti­vo vas­co, ya que pue­den gi­rar la ru­le­ta ha­cia el PSOE y el PP o vol­car­se ha­cia la iz­quier­da aber­za­le. Por ello, Íñi­go Urkullu se­rá uno de los ac­to­res fun­da­men­ta­les en el que se adi­vi­na lar­go pro­ce­so de paz.

El gol­pe de Ote­gi y Usa­bia­ga.

Mien­tras en el es­ce­na­rio de los de­mó­cra­tas la pru­den­cia se im­po­ne y se re­co­no­ce que el co­mu­ni­ca­do de la ban­da anun­cian­do el fin del te­rror es el epí­lo­go al des­man­te­la­mien­to de la ban­da, la iz­quier­da aber­za­le quie­re cons­ti­tuir­se co­mo uno de los prin­ci­pa­les ac­to­res de “un pro­ce­so” que au­gu­ran lar­go. El gol­pe de ti­món da­do en la iz­quier­da aber­za­le por Ar­nal­do Ote­gi y Ra­fael Díez Usa­bia­ga, en el año 2009, cuan­do apos­ta­ron por dis­tan­ciar­se de ETA y asu­mir las re­glas de­mo­crá­ti­cas y no vio­len­tas, ha da­do sus fru­tos. Su es­bo­zo de pro­yec­to de “po­lo so­be­ra­nis­ta”, la unión de los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas vas­cos, sin el PNV, ha fruc­ti­fi­ca­do en las coa­li­cio­nes elec­to­ra­les Bil­du, que con­si­guió el 25% de los su­fra­gios en el País Vas­co y Na­va­rra en las pa­sa­das elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les, y en Amaiur, que con­cu­rri­rá a los co­mi­cios del 20-N. La ex­car­ce­la­ción de Ote­gi y Díez Usa­bia­ga va a ser el prin­ci­pal es­tan­dar­te que es­gri­mi­rán en los pró­xi­mos me­ses los lí­de­res de los par­ti­dos na­cio­na­lis­tas vas­cos pa­ra exi­gir el cam­bio de po­lí­ti­ca pe­ni­ten­cia­ria y la de­ro­ga­ción de la ley de par­ti­dos.

Ru­fi Et­xe­be­rria, Íñi­go Iruin, Jo­ne Goi­ri­ce­laia y Txe­lui Mo­reno cons­ti­tu­yen el nú­cleo di­ri­gen­te y pú­bli­co de la iz­quier­da aber­za­le. Se­rán los fu­tu­ros in­ter­lo­cu­to­res en las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas. Es­te con­so­li­da­do gru­po de his­tó­ri­cos de la iz­quier­da aber­za­le ad­mi­te que el pro­ce­so de paz se­rá len­to y di­la­ta­do en el tiem­po. Co­mo prio­ri­dad se ha fi­ja­do con­se­guir la le­ga­li­za­ción de Sor­tu, que co­bi­ja­rá a los mi­li­tan­tes de la iz­quier­da aber­za­le y en­cau­za­rá sus reivin­di­ca­cio­nes. En sus es­ta­tu­tos, pen­dien­tes de apro­bar por los tri­bu­na­les, es­tá ex­pli­ci­ta­da la “con­de­na de ETA y de la vio­len­cia”. Con es­te ins­tru­men­to con­ti­nua­rán su uni­dad de ac­ción po­lí-

ti­ca con EA, Al­ter­na­ti­ba y Ara­lar, pe­ro con per­so­na­li­dad y cua­dros di­ri­gen­tes pro­pios.

Pre­sos, desar­me y víc­ti­mas.

Sus prio­ri­da­des a me­dio pla­zo son re­sol­ver el te­ma de los pre­sos, con­se­guir el desar­me de ETA y re­co­no­cer a las víc­ti­mas del te­rro­ris­mo. En el te­ma de la au­to­de­ter­mi­na­ción con­si­de­ran que so­lo se tra­ba­ja­rá tras los co­mi­cios au­to­nó­mi­cos pre­vis­tos pa­ra el año 2013. El tra­ba­jo a desa­rro­llar a me­dio pla­zo con­sis­ti­rá, se­gún la do­cu­men­ta­ción en po­der de Tiem­po, en pro­fun­di­zar en la De­cla­ra­ción de Guer­ni­ca, y es­ti­man de vi­tal im­por­tan­cia “la en­tre­vis­ta con el len­da­ka­ri, aunque lo ha­gan co­mo Bil­du por su re­pre­sen­ta­ción ins­ti­tu­cio­nal. Es un ges­to que su­po­ne abrir la puer­ta a la le­ga­li­za­ción de Sor­tu”. Se­gún la in­for­ma­ción re­ca­ba­da por

Tiem­po, Et­xe­be­rria y los abo­ga­dos Iruin y Goi­ri­ce­laia es­tán pre­pa­ran­do un es­cri­to don­de se re­co­no­ce “el do­lor cau­sa­do” y se so­li­da­ri­zan con “las víc­ti­mas de la vio­len­cia”. Sin em­bar­go, es­tos lí­de­res aber­za­les no re­nun­cian a de­ba­tir con el PNV, el PSOE y el PP el “de­re­cho a de­ci­dir a par­tir de 2013”. Por­que “el cie­rre de ETA no sig­ni­fi­ca el cie­rre del con­flic­to”, se­gún las pa­la­bras del do­cu­men­to.

Íñi­go Iruin

Jo­sé An­to­nio Urru­ti­koet­xea

Izas­kun Le­sa­ka

Irat­xe Sor­zá­bal

Ron­da de con­tac­tos. Tras el co­mu­ni­ca­do, el len­da­ka­ri Pat­xi López (de­re­cha) abrió su ron­da de con­tac­tos con el lí­der del PNV, Íñi­go Urkullu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.