Las cla­ves pa­ra en­ten­der el fu­tu­ro del País Vas­co

Pre­sos, ar­mas, per­dón, víc­ti­mas... El fin de ETA en­cie­rra to­da­vía di­ver­sos in­te­rro­gan­tes a los que ha­brá que en­con­trar res­pues­ta en los pró­xi­mos me­ses.

Tiempo - - PORTADA - S.E.

El his­tó­ri­co co­mu­ni­ca­do de ETA del 20 de oc­tu­bre anun­cian­do el ce­se de­fi­ni­ti­vo de la vio­len­cia ha abier­to una se­rie de in­te­rro­gan­tes acer­ca de qué es lo que pa­sa­rá a par­tir de aho­ra. Es­tas son las prin­ci­pa­les pre­gun­tas pen­dien­tes:

¿Cuán­do pien­sa di­sol­ver­se ETA?

La ban­da te­rro­ris­ta se di­lui­rá pau­la­ti­na­men­te. Su pun­to fi­nal es­ta­rá con­di­cio­na­do a las me­di­das que en ma­te­ria de po­lí­ti­ca pe­ni­ten­cia­ria adop­te el pró­xi­mo Go­bierno es­pa­ñol. La fle­xi­bi­li­dad de las me­di­das pe­ni­ten­cia­rias que con­tem­plen el acer­ca­mien­to de los re­clu­sos de ETA a cár­ce­les de Euskadi, Na­va­rra y el País Vas­co fran­cés, la li­be­ra­ción de los pre­sos con en­fer­me­da­des muy gra­ves y la abo­li­ción de la doc­tri­na Pa­rot, que exi­ge el cum­pli­mien­to ín­te­gro de las pe­nas por los de­li­tos de te­rro­ris­mo, se­rán cla­ve. La acep­ta­ción por par­te del co­lec­ti­vo de pre­sos de ETA de los Acuer­dos de Guer­ni­ca im­pli­ca que se pue­den aco­ger a los be­ne­fi­cios pe­ni­ten­cia­rios que con­tem­pla la le­gis­la­ción vi­gen­te. La iz­quier­da aber­za­le re­co­no­ce que es­te pro­ce­so se­rá lar­go. ETA co­mo mar­ca, una vez co­mu­ni­ca­do el ce­se de las ac­cio­nes te­rro­ris­tas, se di­fu­mi­na­rá cuan­do que­de en­cau­za­do el fu­tu­ro de sus pre­sos, re­suel­tos los pro­ble­mas de sus re­fu­gia­dos y se en­tre­guen las ar­mas.

¿En­tre­ga­rán al­gún día las ar­mas?

En los ma­nua­les de la iz­quier­da aber­za­le la ve­ri­fi­ca­ción del desar­me pro­gre­si­vo de la ban­da te­rro­ris­ta se­rá com­pe­ten­cia de la co­mi­sión de ve­ri­fi­ca­ción in­ter­na­cio­nal. El gru­po de ex­per­tos que li­de­ra Brian Cu­rrin com­pro­ba­rá, en los pró­xi­mos me­ses, que los eta­rras se des­pren­den de las ar­mas. Sin em­bar­go, en es­ta ta­rea las fuer­zas y cuer­pos de se­gu­ri­dad del Es­ta­do se­rán quie­nes da­rán el vis­to bueno so­bre la des­truc­ción de los ar­se- na­les. Su co­no­ci­mien­to del en­tra­ma­do eta­rra, la in­for­ma­ción que po­seen so­bre el ar­ma­men­to, ma­te­rial in­for­má­ti­co y ex­plo­si­vos que es­tán en ma­nos de la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta, aunque la di­rec­ción eta­rra no lo desee, les con­fie­ren un pa­pel de­ter­mi­nan­te a la ho­ra de com­pro­bar que en po­der de los ac­ti­vis­tas de ETA en ac­ti­vo no va a que­dar una ar­ma que em­pu­ñar en el fu­tu­ro. Es­tá en el te­ja­do de la di­rec­ción co­le­gia­da de la ban­da ace­le­rar o re­tar­dar el desar­me, que su­pon­drá el cie­rre de­fi­ni­ti­vo a más de 40 años de his­to­rial san­grien­to.

¿Pe­di­rán per­dón a las víc­ti­mas?

Sal­vo aque­llos eta­rras en­car­ce­la­dos, el de­no­mi­na­do gru­po de Nanclares de Oca, que ha­ce años que so­li­ci­ta­ron el fi­nal de la ban­da te­rro­ris­ta y han pe­di­do per­dón a sus víc­ti­mas, la ma­yo­ría de los más de 700 pre­sos de la ban­da van a de­le­gar en la iz­quier­da aber­za­le la re­dac­ción de un do­cu­men­to en el que se re­co­noz­ca el do­lor cau­sa­do fru­to del que de­no­mi­nan “con­flic­to vas­co”. Los fir­man­tes del Acuer­do de Guer­ni­ca, el po­lo in­de­pen­den­tis­ta con­for­ma­do por la iz­quier­da aber­za­le, Eus­ko Al­kar­ta­su­na, Ara­lar, Al­ter­na­ti­ba y for­ma­cio­nes sin­di­ca­les y so­cia­les in­de­pen­den­tis­tas, di­fun­di­rán en las pró­xi­mas se­ma­nas un co­mu­ni­ca­do en el que ha­rán un re­co­no­ci­mien­to de las víc­ti­mas de ETA y del da­ño cau­sa­do. Sin em­bar­go, en es­tos mo­men­tos, las dis­cu­sio­nes se cen­tran en si in­cluir o no en el tex­to a “to­das las víc­ti­mas del con­flic­to”, lo que su­pon­dría su­mar a la lis­ta los muer­tos de ETA y de la iz­quier­da aber­za­le. Una equi­dis­tan­cia di­fí­cil de acep­tar por los par­ti­dos de­mo­crá­ti­cos, que se­rán los en­car­ga­dos de ges­tio­nar el pro­ce­so de pa­ci­fi­ca­ción y el fi­nal de la ban­da.

¿Sal­drá pron­to Ote­gi de la cár­cel?

De­pen­de­rá de los jue­ces. Pe­se a ello, la iz­quier­da aber­za­le y los par­ti­dos in­te-

gran­tes de Bil­du y Amaiur –la nue­va mar­ca elec­to­ral de la coa­li­ción ra­di­cal que se pre­sen­ta­rá a las elec­cio­nes ge­ne­ra­les del 20-N–, Ara­lar, EA y Al­ter­na­ti­ba, en su ho­ja de ru­ta tie­nen pre­vis­to exi­gir la li­ber­tad de Ar­nal­do Ote­gi. El lí­der de la iz­quier­da aber­za­le, quien di­se­ñó el des­mar­que de Ba­ta­su­na de la tu­te­la de ETA y apos­tó por las vías po­lí­ti­cas y de­mo­crá­ti­cas, se­rá el em­ble­ma e icono de la cam­pa­ña reivin­di­ca­ti­va a fa­vor de los de­re­chos de los pre­sos eta­rras. Pa­ra la iz­quier­da aber­za­le su li­be­ra­ción sig­ni­fi­ca­rá que el pro­ce­so de nor­ma­li­za­ción de­mo­crá­ti­ca en Euskadi avan­za. Ar­nal­do Ote­gi, ade­más, se­rá el em­ble­ma de la so­li­ci­tud de acer­ca­mien­to de los pre­sos a cár­ce­les del País Vas­co y de Na­va­rra. La fu­tu­ra le­ga­li­za­ción de Sor­tu, el par­ti­do crea­do por la iz­quier­da aber­za­le que con­de­na la vio­len­cia en sus es­ta­tu­tos, alla­na­rá ju­rí­di­ca­men­te el ca­mino pa­ra la pues­ta en li­ber­tad de Ote­gi.

¿Acer­ca­rá el Go­bierno los pre­sos al País Vas­co?

La po­lí­ti­ca pe­ni­ten­cia­ria for­ma par­te del blo­que de me­di­das an­ti­te­rro­ris­tas con­sen­sua­das por los par­ti­dos de­mo­crá­ti­cos pa­ra aca­bar con el te­rro­ris­mo de ETA. La dis­per­sión de los eta­rras por cár­ce­les de Es­pa­ña se apro­bó por el Go­bierno de Felipe Gon­zá­lez tras el fra­ca­so de las con­ver­sa­cio­nes de Ar­gel del año 1986. Ha­brá que es­pe­rar a los re­sul­ta­dos de los co­mi­cios del 20-N pa­ra mo­di­fi­car la po­lí­ti­ca an­ti­te­rro­ris­ta. Se­rán las for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas las que de­ci­dan fle­xi­bi­li­zar el tra­ta­mien­to de los pre­sos eta­rras y su acer­ca­mien­to a pri­sio­nes vas­cas. Tan­to Ra­joy co­mo Ru­bal­ca­ba y el len­da­ka­ri, Pat­xi López, se han mos­tra­do pru­den­tes en es­te te­ma. Se ha des­mar­ca­do el lí­der del PNV, Íñi­go Urkullu, que re­co­mien­da que se abra cuan­to an­tes la vía pa­ra que los re­clu­sos eta­rras se con­cen­tren en pri­sio­nes de Na­va­rra y el País Vas­co. Por el con­tra­rio, Pat­xi López pre­fie­re “avan­zar en la re­con­ci­lia­ción y en lo­grar un es­ce­na­rio de paz y con­cor­dia an­tes que abor­dar el asun­to de los pre­sos de la ban­da te­rro­ris­ta”. Una opi­nión en la que coin­ci­de el lí­der del PP vas­co, An­to­nio Ba­sa­goi­ti. Con so­cia­lis­tas y po­pu­la­res si­tua­dos en el mis­mo re­gis­tro, la ubi­ca­ción de los pre­sos de ETA en cár­ce­les de Euskadi se rea­li­za­rá de ma­ne­ra pro­gre­si­va, y a rit­mo muy len­to, con el aval de to­dos los par­ti­dos de­mo­crá­ti­cos.

¿Có­mo se­rá el diá­lo­go que pi­de ETA con Es­pa­ña y Fran­cia?

La pe­ti­ción de los te­rro­ris­tas de ETA se re­fie­re a as­pec­tos téc­ni­cos. Los eta­rras desean ce­rrar el ci­clo de te­rro­ris­mo man­te­nien­do con­tac­tos con los Go­bier­nos es­pa­ñol y fran­cés pa­ra re­sol­ver el fu­tu­ro de sus pre­sos y el de los eta­rras hui­dos. A es­te jue­go no se pres­tan los res­pon­sa­bles de am­bos paí­ses. En es­te con­tex­to se­rá el Gru­po In­ter­na­cio­nal de Con­tac­to el que, en el asun­to del desar­me, to­ma­rá la ini­cia­ti­va. Pe­ro es­te as­pec­to re­quie­re de la co­la­bo­ra­ción y tam­bién ve­ri­fi­ca­ción de los ex­per­tos en la lu­cha con­tra ETA que po­seen in­for­ma­ción con­tras­ta­da so­bre la in­fra­es­truc­tu­ra de la ban­da te­rro­ris­ta. Por el mo­men­to, mien­tras ETA no anun­cie su di­so­lu­ción no exis­ti­rán con­tac­tos di­rec­tos en­tre los eta­rras y en­via­dos del Eje­cu­ti­vo es­pa­ñol o fran­cés.

Las víc­ti­mas de ETA fue­ron los ciu­da­da­nos que apos­ta­ron por las ins­ti­tu­cio­nes de la Es­pa­ña de­mo­crá­ti­ca

me to­mo la li­ber­tad de pe­dir­le pres­ta­do a Si­mo­ne de Beau­voir el tí­tu­lo de es­ta no­ta so­bre el úl­ti­mo -¿pe­núl­ti­mo? ¿an­te­pe­núl­ti­mo?co­mu­ni­ca­do de ETA. La re­tó­ri­ca, co­mo siem­pre, es abo­mi­na­ble, aunque en­cie­rra un es­pe­ra­do men­sa­je po­si­ti­vo: el anun­cio del ce­se de­fi­ni­ti­vo de la vio­len­cia por par­te de la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta. Por su­pues­to no se tra­ta de una con­ce­sión ge­ne­ro­sa, sino del re­co­no­ci­mien­to de su fra­ca­so mi­li­tar: ETA se ha es­tre­lla­do con­tra el Es­ta­do de De­re­cho es­pa­ñol, con­tra las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, las fuer­zas de se­gu­ri­dad y los mo­vi­mien­tos cí­vi­cos que al­za­ron a la ciu­da­da­nía fren­te a ella. Sin em­bar­go, ese ce­se “de­fi­ni­ti­vo” de la ac­ti­vi­dad cri­mi­nal (que en otras oca­sio­nes ya fue anun­cia­do co­mo “in­de­fi­ni­do”, “per­ma­nen­te”, etc...) se plan­tea con pa­ra­do­jas: ETA no ha­bla de di­sol­ver­se ni de en­tre­gar las ar­mas (¿pa­ra qué las quie­re, si ya no va a ha­ber vio­len­cia?) y se ofre­ce co­mo in­ter­lo­cu­tor di­rec­to con los Es­ta­dos es­pa­ñol y fran­cés mien­tras pi­de una me­sa de par­ti­dos pa­ra di­ri­mir cues­tio­nes po­lí­ti­cas y “su­pe­rar el con­flic­to ar­ma­do” (¿qué con­flic­to de tal ti­po pue­de ha­ber si ETA, que era su úni­ca cau­san­te, re­nun­cia de­fi­ni­ti­va­men­te a la vio­len­cia?).

Las cau­te­las y re­ce­los que sus­ci­ta es­te co­mu­ni­ca­do no tie­nen por qué ser fru­to de la ma­la vo­lun­tad de una de­re­cha que pre­fie­re pro­lon­gar el fi­nal del te­rro­ris­mo, pues­to que no lle­ga ba­jo un Go­bierno de su signo (tam­po­co el apre­su­ra­mien­to en pro­cla­mar ese fi­nal es for­zo­sa­men­te mo­ti­va­do por el de­seo de la iz­quier­da de apun­tar­se el triun­fo). Hay ra­zo­nes pa­ra ale- grar­se y mo­ti­vos pa­ra du­dar, unos y otros po­si­bles de ar­gu­men­tar fue­ra del sec­ta­ris­mo. Lo que de­be sub­ra­yar­se es que lo más im­por­tan­te no es que la vio­len­cia aca­be de una vez por to­das (ha­ce dé­ca­das po­dría ha­ber ce­sa­do ya, si hu­bié­se­mos ce­di­do a las exi­gen­cias te­rro­ris­tas), sino có­mo aca­ba: por­que el te­rro­ris­mo so­lo mue­re cuan­do aban­do­na sus ame­na­zas y aten­ta­dos sin ha­ber lo­gra­do lo que bus­ca­ba. De otro mo­do se en­quis­ta, per­pe­túa y le­gi­ti­ma. En el ca­so vas­co, las víc­ti­mas de ETA fue­ron los ciu­da­da­nos que apos­ta­ron por las ins­ti­tu­cio­nes de la Es­pa­ña de­mo­crá­ti­ca, gra­cias a las cua­les el na­cio­na­lis­mo no vio­len­to –in­clu­so el in­de­pen­den­tis­ta- par­ti­ci­pa­ron en el Go­bierno de la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma des­de co­mien­zos de la de­mo­cra­cia. En su co­mu­ni­ca­do, ETA no so­lo no mues­tra el mí­ni­mo arre­pen­ti­mien­to hu­mano o al me­nos po­lí­ti­co por tal hos­ti­ga­mien­to cri­mi­nal, sino que pre­ten­de que el Es­ta­do sus­pen­da sus fun­cio­nes y dis­cu­ta con ella un nue­vo plan de ru­ta a su gus­to y con­ve­nien­cia. Se­ría no so­lo sui­ci­da, sino tam­bién in­de­cen­te que una ma­len­ten­di­da euforia por el fin de la vio­len­cia lle­va­ra al Es­ta­do a asu­mir ta­les exi­gen­cias co­mo pre­mio de con­so­la­ción a quie­nes la han ejer­ci­do y re­nun­cian a se­guir ha­cién­do­lo. En Euskadi no ha ha­bi­do nin­gún “con­flic­to ar­ma­do” al mo­do ir­lan­dés o pa­les­tino, sino una agre­sión te­rro­ris­ta con­tra la ciu­da­da­nía de­mo­crá­ti­ca; y aho­ra no hay nin­gún “con­flic­to po­lí­ti­co”, en­ten­di­do co­mo dé­fi­cit de re­pre­sen­ta­ción de­mo­crá­ti­ca, sino la ló­gi­ca pug­na en­tre pro­yec­tos di­fe­ren­tes que pue­de y de­be ca­na­li­zar­se en el par­la­men­to cons­ti­tu­cio­nal. En cuan­to a los pre­sos por de­li­tos de te­rro­ris­mo –siem­pre en me­jor si­tua­ción que los por ellos ase­si­na­dos- so­lo que­da acep­tar las sen­ten­cias ju­di­cia­les pa­ra qui­zá más ade­lan­te apli­car me­di­das de ali­ge­ra­mien­to de las con­de­nas en cier­tos ca­sos in­di­vi­dua­les.

Ma­ni­fes­ta­ción. Fran­cis­co Jo­sé Al­ca­raz ha vuel­to a la ac­tua­li­dad con­vo­can­do una nue­va

mar­cha con­tra ETA.

FER­NAN­DO SA­VA­TER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.