La Jus­ti­cia tie­ne me­ca­nis­mos pa­ra los su­pues­tos de aban­dono de la delincuencia

Tiempo - - OPINIÓN PORTADA -

nes. El fin de ETA no se es­cri­bi­rá se­gún el guion mar­ca­do en al­gún edi­to­rial -¡ay, qué po­co éxi­to esas su­per-pro­duc­cio­nes!- sino que se es­ce­ni­fi­ca­rá an­te los tri­bu­na­les. La Jus­ti­cia tie­ne me­ca­nis­mos que no hay que in­ven­tar pa­ra los su­pues­tos de aban­dono de la delincuencia, in­clui­da la te­rro­ris­ta. Ha­ce fal­ta cal­ma, pul­cri­tud y trans­pa­ren­cia to­tal en un pro­ce­so que no se­rá una clau­di­ca­ción de na­da sino una res­pues­ta al im­pul­so que abran aque­llos eta­rras que sean re­in­ser­ta­bles.

Y ve­re­mos pro­ba­ble­men­te en­tre­gas, y ar­mas, por­que el arre­pen­ti­mien­to es­pon­tá­neo y la co­la­bo­ra­ción con la Jus­ti­cia ate­nua­rían las pe­nas de aque­llos que si­guen sin juz­gar. Qui­zá ni eso les bas­te a los teó­lo­gos de la cons­pi­ra­ción y de ellos se­rá el reino de la ver­güen­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.