“Que ETA pi­da per­dón no es la cla­ve, sino que re­co­noz­ca el mal cau­sa­do”

Tiempo - - PORTADA - POR SIL­VIA GAMO FO­TO: MA­NUEL DÍAZ DE RA­DA sga­mo.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

¿Qué fue lo pri­me­ro que pen­só tras el co­mu­ni­ca­do de ETA? Lo pri­me­ro fue pen­sar qué íba­mos a de­cir, por­que te­nía­mos dos pre­vi­sio­nes: la de que se aco­gie­ra a la de­cla­ra­ción de Aye­te, que en el fon­do es más de lo mis­mo, o que die­se un pa­so más y di­je­se que se iban, aunque con pe­ros. Los días pos­te­rio­res han si­do dar­nos cuen­ta de lo con­se­gui­do en los úl­ti­mos años. Llevo 17 años ju­gán­do­me la vi­da pa­ra que es­tos no ase­si­nen. Aho­ra hay que con­se­guir ple­na li­ber­tad. Pe­ro to­das las per­so­nas que han su­fri­do es­to, hoy tie­nen que es­tar con­ten­tas.

¿Ha ha­bla­do con Ma­ría San Gil? No, ha­ce tiem­po que no ha­bla­mos y ade­más ella siem­pre ha mos­tra­do su in­te­rés por es­tar le­jos de la po­lí­ti­ca.

¿Qué le di­jo su fa­mi­lia? A mi mu­jer la no­té más tran­qui­la y mis hi­jas no quie­ren ha­blar de ello. La vi­da es más tran­qui­la. No es lo mis­mo sa­lir de ca­sa con un nu­do en el es­tó­ma­go, pen­san­do que igual aca­ba­bas co­mo otros, a sa­lir y pe­lear en mi la­bor po­lí­ti­ca sin te­mer por mi vi­da.

¿Ha de­ja­do de lle­var es­col­tas? No es una de­ci­sión que to­mo yo, aunque re­co­noz­co que ha­ce ya tiem­po que iba mu­cho por mi cuen­ta. Aun así, me ima­gino que las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes to­ma­rán esas de­ci­sio­nes en fun­ción de la ga­ran­tía de que ETA des­apa­rez­ca. Di­ce que no va a ma­tar, pe­ro no que de­ja de exis­tir. Ten­go mu­chas ga­nas de ha­cer mi vi­da co­mo cual­quie­ra. Me gus­ta­ría mu­cho ir al Par­la­men­to los jue­ves y los vier­nes en mi co­che, en mi mo­to, sin de­pen­der de otras per­so­nas. Mu­chos ciu­da­da­nos no se creen que sea el fin de ETA. ¿Qué les di­ría? Es nor­mal que ha­ya es­cep­ti­cis­mo. Des­pués de 50 años aguan­tan­do, más de 30 en de­mo­cra­cia, es di­fí­cil ima­gi­nar que se van, pe­ro el co­mu­ni­ca­do no es igual que otros. Ellos siem­pre ha­bían con­di­cio­na­do su po­si­ble ce­se de ar­mas a una ne­go­cia­ción so­bre las causas del con­flic­to. Aho­ra han di­cho “lo de­ja­mos, pun­to”, vie­ne una fra­se y des­pués “nos gus­ta­ría ha­blar de las con­se­cuen­cias”, no de las causas. Ade­más, ETA es­tá mu­cho más agu­je­rea­da y to­ca­da en 2011 que en 2006, 1998 y 1986. Por eso la si­tua­ción es dis­tin­ta, aunque es nor­mal que ha­ya esa des­con­fian­za.

¿Con­fía en ellos? Yo en ETA no con­fío. Con­fío en que lo que se ha he­cho es­tos años (ley de par­ti­dos, reac­ción ciu­da­da­na, efi­ca­cia po­li­cial) les ha­ya lle­va­do a la con­clu­sión de que por el ca­mino de ase­si­nar no tie­nen fru­tos. Es­ta gen­te no se ha vuel­to bue­na. Se han da­do cuen­ta de que ase­si­nar les po­día res­tar y quie­ren em­pren­der otro ca­mino.

¿Y aho­ra qué? He­mos ga­na­do que nos de­jen en paz. Aho­ra hay que ga­nar la li­ber­tad. Fal­ta que la gen­te pue­da opi­nar, ex­pre­sar­se li­bre­men­te y no nos obli­guen a ser in­de­pen­den­tis­tas pa­ra po­der vi­vir en nues­tra tie­rra. ETA ha ba­ja­do la per­sia­na pe­ro hay que li­qui­dar su ne­go­cio, y en esa li­qui­da­ción ha­ce fal­ta po­ner otras ba­ses: con­vi­ven­cia, en­ten­di­mien­to y li­ber­tad. Si he­mos he­cho el pri­mer ca­mino, que ten­gan que de­jar la pis­to­la, que era di­fí­cil, el se­gun­do, que tam­po­co es fá­cil, tam­bién lo va­mos a ha­cer. No ha men­cio­na­do el per­dón. ¿ETA de­be pe­dir per­dón a las víc­ti­mas? Yo creo que el per­dón no es la cla­ve, por­que es al­go muy per­so­nal. La cla­ve es que re­co­noz­can el da­ño cau­sa­do, eso es im­pres­cin­di­ble. No se­rá fá­cil, se re­sis­ti­rán, pe­ro si Ba­ta­su­na-eta no re­co­no­ce el da­ño cau­sa­do se­rá muy di­fí­cil con­vi­vir, por­que que­da­rán pres­ti­gia­dos aque­llos que han aten­ta­do. La víc­ti­ma per­do­na­rá o no, pe­ro han de dar el pa­so de re­co­no­cer que ha he­cho mu­cho mal.

¿Y con eso se­ría su­fi­cien­te? Un plano es el de las víc­ti­mas y otro el de la pe­da­go­gía de­mo­crá­ti­ca, el que nos obli­ga a los po­lí­ti­cos. El per­dón es más in­di­vi­dual. Sí se­ría bueno co­mo pe­da­go­gía de­mo­crá­ti­ca que re­co­noz­can que se han equi­vo­ca­do. Que que­den ab­so­lu­ta­men­te des­le­gi­ti­ma­dos por las ins­ti­tu­cio­nes y no se les dé nin­gún pre­mio.

¿Le gus­ta­ría que le pi­die­ran per­dón? No, en el fon­do no me han he­cho na­da. Me ha­cen vi­vir ago­bia­do y con mie­do

du­ran­te los me­jo­res años de mi vi­da, pe­ro quiero que re­co­noz­can el da­ño cau­sa­do pa­ra que nin­guno más pue­da pa­de­cer lo que he­mos pa­de­ci­do es­te tiem­po, so­bre to­do las víc­ti­mas. Di­ce que no se les dé nin­gún pre­mio, ¿se re­fie­re a be­ne­fi­cios pe­ni­ten­cia­rios? Me re­fie­ro a con­ce­sio­nes po­lí­ti­cas. Es­ta gen­te ha ase­si­na­do a 858 per­so­nas pa­ra con­se­guir la in­de­pen­den­cia, el so­cia­lis­mo, la te­rri­to­ria­li­dad, Na­va­rra, la au­to­de­ter­mi­na­ción y su con­sul­ta. Eso es lo que no pue­den con­se­guir en nin­gún ca­so. En el ám­bi­to de los pre­sos se tie­ne que cum­plir la ley. En Es­pa­ña la am­nis­tía no es le­gal y no lo se­rá nun­ca, no es­tá en la Cons­ti­tu­ción, no pue­den as­pi­rar a sa­lir a la ca­lle. Lo que quie­ren es que por de­jar de ase­si­nar se les dé al­go por lo que ase­si­na­ron. Ade­más de in­jus­to se­ría le­gi­ti­mar to­da su his­to­ria.

¿Qué pa­pel de­be­rían te­ner las víc­ti­mas? Es cla­ve, por­que son las que re­cuer­dan que ETA no pue­de con­se­guir na­da por lo que ase­si­nó a sus pa­rien­tes. Fue­ron ase­si­na­dos pa­ra con­se­guir la in­de­pen­den­cia y la au­to­de­ter­mi­na­ción.

¿Pe­ro de­ben te­ner voz en es­te pro­ce­so? Es que aquí no tie­ne que ha­ber una ne­go­cia­ción, ni me­sas, ni pro­ce­so. Cuan­do ETA de­je las ar­mas, tie­nen que es­tar muy pre­sen­tes re­cor­dan­do su po­si­ción y su voz. No es­tá a fa­vor de que ten­gan un pa­pel ac­ti­vo. Sí, es un pa­pel ac­ti­vo, pe­ro no de me­sa, por­que aquí no tie­ne que ha­ber me­sa. El PP ja­más de­fen­de­rá que se sien­ten en una me­sa eta­rras con víc­ti­mas. Ru­bal­ca­ba di­ce que hay que em­pe­zar a dar pa­sos tras el 20-N. ¿Lo com­par­te? Creo que no hay que te­ner nin­gu­na pre­ci­pi­ta­ción. El Es­ta­do de De­re­cho no tie­ne na­da que de­mos­trar. Quien tie­ne que de­mos­trar es ETA, que de­be mu­chos años de do­lor y em­po­bre­ci­mien­to en el País Vas­co. En­tien­do que el len­da­ka­ri quie­ra apa­re­cer con cier­to li­de­raz­go por­que tie­ne un po­co de te­mor con la si­tua­ción elec­to­ral de su par­ti­do. El PNV es­tá que no ca­be en sí por­que ve que le co­me los vo­tos Ba­ta­su­na, pe­ro pen­se­mos más en la li­ber­tad que en la so­lu­ción de ca­da uno. Hay mu­chas vo­ces crí­ti­cas con la pos­tu­ra de Ra­joy tras el co­mu­ni­ca­do. ¿En el PP es­pe­ra­ban una pos­tu­ra más dura? Sí, es pro­ba­ble, pe­ro hay que dar­se cuen­ta de que a mo­men­tos dis­tin­tos, con ac­tua­cio­nes dis­tin­tas, res­pues­tas dis­tin­tas. El PP es un par­ti­do abier­to, plu­ral, pe­ro Ra­joy mar­ca la lí­nea, co­mo la mar­ca­ba Az­nar. Nues­tra obli­ga­ción es co­la­bo­rar con quien di­ri­ge nues­tro par­ti­do y ha si­do ele­gi­do en un con­gre­so. Ha­brá mu­chas pre­sio­nes den­tro y fue­ra de su par­ti­do. ¿Se sien­te fuer­te pa­ra aguan­tar? Yo no soy na­die, pe­ro Ra­joy, que pro­ba­ble­men­te sea el pre­si­den­te del Go­bierno, si al­go ha de­mos­tra­do en su vi­da es la in­de­pen­den­cia. Ha so­lu­cio­na­do to­da cla­se de di­fi­cul­ta­des y de pre­sio­nes y siem­pre ha su­pe­ra­do to­das. Di­ce Ro­sa Díez que el PP ha acep­ta­do co­mo vá­li­da la ho­ja de ru­ta de ETA. Con ese ti­po de de­cla­ra­cio­nes su­pera to­dos los lí­mi­tes de lo de­cen­te. Di­ce aho­ra eso con una vo­ca­ción exclusiva de po­pu­lis­mo y de­ma­go­gia. No com­par­te que el len­da­ka­ri se sien­te con Bil­du. ¿Pe­li­gra su pac­to? No, no, yo he di­cho que yo no lo ha­ría, pe­ro no soy el len­da­ka­ri. En­tien­do que un len­da­ka­ri re­ci­ba a los par­ti­dos con re­pre­sen­ta­ción te­rri­to­rial, nos gus­te o no, por­que el Cons­ti­tu­cio­nal, aunque sea de aque­lla ma­ne­ra, los ava­ló. ¿El PP se sen­ta­ría en una me­sa con la iz­quier­da aber­za­le? No. Una me­sa de par­ti­dos pa­ra abor­dar el fi­nal de ETA es im­pro­ce­den­te. Hay un Par­la­men­to vas­co, un Con­gre­so, un Se­na­do. Lo que siem­pre han querido ellos es sor­tear las le­yes y la de­mo­cra­cia. Nun­ca ha­brá una me­sa con­jun­ta en la que par­ti­ci­pe el PP. Pri­me­ro que en­tre­guen las ar­mas, y lue­go ya ve­re­mos. Co­mo par­ti­do, la re­la­ción se­rá co­mo la del PP de Ca­ta­lu­ña con ERC.

“Una me­sa de par­ti­dos pa­ra abor­dar el fin de ETA es im­pro­ce­den­te, nun­ca par­ti­ci­pa­rá el PP” “No pue­de ha­ber con­ce­sio­nes po­lí­ti­cas y los pre­sos no pue­den as­pi­rar a sa­lir a la ca­lle”

Al­gu­nos, co­mo Ar­dan­za, di­cen que Ote­gi tie­ne que sa­lir de la cár­cel ya. Se con­tra­di­ce, por­que si tan­to ha me­jo­ra­do la iz­quier­da aber­za­le con Ote­gi en la cár­cel, la re­fle­xión es fá­cil.

Us­ted cree que de­be se­guir en la cár­cel. No, pe­ro al­guien pue­de pen­sar que es­tan­do en la cár­cel se avan­za me­jor. Di­ce Gar­zón que hay mar­gen pa­ra com­pen­sa­cio­nes si ETA en­tre­ga las ar­mas. Yo es­toy en que ETA en­tre­gue las ar­mas. A lo que se re­fie­re Gar­zón so­lo pue­de ser des­de el pa­rá­me­tro de que siem­pre tie­ne que ha­ber jus­ti­cia y le­ga­li­dad. ¿Pe­ro apo­ya­ría en un mo­men­to da­do al­gu­na com­pen­sa­ción? Es­ta­mos ab­so­lu­ta­men­te cen­tra­dos en que ETA se desar­me. No va­mos a ha­cer na­da ra­ro, que la gen­te no se preo­cu­pe, y to­do de la mano del PSOE, por­que es una cues­tión de Es­ta­do.

¿Es­ta­ría a fa­vor de acer­car a los pre­sos? No. La dis­per­sión ha fun­cio­na­do muy bien por­que el fin es que ETA no pue­da te­ner con­tro­la­dos a sus te­rro­ris­tas. Si ETA des­apa­re­cie­ra ima­gino que eso tam­bién por­que va uni­do, pe­ro no es nin­gu­na dá­di­va. Lo prin­ci­pal es que se desar­me.

¿Es­tá a fa­vor de me­jo­ras pe­ni­ten­cia­rias? No, es­toy a fa­vor de que se desar­me. Las co­sas que se han he­cho en es­ta di­rec­ción, en el 98 y en 2006, siem­pre han fra­ca­sa­do. Que en­tre­guen las ar­mas, por­que si no, po­de­mos vol­ver a re­pe­tir los mis­mos erro­res que en el pa­sa­do. Ba­ta­su­na cree que es­ta de­cla­ra­ción no cie­rra el con­flic­to. Ellos quie­ren pa­sar la ban­de­ja y co­brar la fac­tu­ra de los ase­si­na­dos, pe­ro has­ta la pro­pia ban­da, que es la que man­da, siem­pre ha di­cho que ella so­lo quie­re ha­blar de las con­se­cuen­cias, no de las causas. Que se acla­ren en­tre ellos y que se­pan que no tie­nen de­re­cho a na­da.

¿Es­to se pue­de rom­per o es de­fi­ni­ti­vo? Yo no pon­go la mano en el fue­go por ETA, pe­ro sí han in­terio­ri­za­do que no da re­sul­ta­do lo que es­ta­ban ha­cien­do. To­man es­te ca­mino no por bon­dad, sino por­que no pue­den ir por otro la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.