El his­tó­ri­co 20-O

Tras el co­mu­ni­ca­do de ETA, Za­pa­te­ro pa­sa­rá a la His­to­ria co­mo el pre­si­den­te que aca­bó con el te­rro­ris­mo y Ra­joy he­re­da la res­pon­sa­bi­li­dad de ges­tio­nar el fi­nal de la ban­da.

Tiempo - - LA CRÓNICA - JO­SÉ ONE­TO one­to@gru­po­ze­ta.es

ca­si en vís­pe­ras del ini­cio de la cam­pa­ña elec­to­ral de las ge­ne­ra­les del 20 de no­viem­bre la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta ETA ha pues­to fin a la ac­ti­vi­dad ar­ma­da que ini­ció ha­ce 43 años y que ha oca­sio­na­do 825 muer­tos y mi­les de víc­ti­mas y he­ri­dos, es­pe­cial­men­te en el País Vas­co y Na­va­rra, y uno de los con­flic­tos más cruen­tos que se han producido en Eu­ro­pa des­de la Se­gun­da Guerra Mun­dial.

Ase­dia­da por las fuer­zas y cuer­pos de se­gu­ri­dad del Es­ta­do, in­fil­tra­da por los ser­vi­cios de in­for­ma­ción, es­pe­cial­men­te por el Cen­tro Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia (CNI), ais­la­da de la opi­nión pú­bli­ca vas­ca, la úni­ca or­ga­ni­za­ción ar­ma­da que ha so­bre­vi­vi­do en Eu­ro­pa, des­pués de la fir­ma de la paz en Ir­lan­da del Nor­te por par­te del IRA, ha de­ci­di­do el aban­dono de­fi­ni­ti­vo de la lu­cha ar­ma­da, de acuer­do con la pe­ti­ción que le hi­zo la Con­fe­ren­cia In­ter­na­cio­nal de Paz, ce­le­bra­da la se­ma­na pa­sa­da en San Sebastián, en el pa­la­cio de Aye­te, a la que asis­tie­ron me­dia do­ce­na de me­dia­do­res in­ter­na­cio­na­les, en­tre ellos el ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU Ko­fi An­nan, alia­do de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro en su pro­yec­to de Alian­za de Ci­vi­li­za­cio­nes. la con­fe­ren­cia de aye­te, or­ga­ni­za­da por la iz­quier­da aber­za­le e im­pul­sa­da por el abo­ga­do sud­afri­cano Brian Cu­rrin y una se­rie de me­dia­do­res in­ter­na­cio­na­les, te­nía co­mo prin­ci­pal ob­je­ti­vo pro­por­cio­nar una pis­ta de ate­rri­za­je pa­ra ayu­dar a ETA a en­con­trar un ca­mino ha­cia la pa­ci­fi­ca­ción del País Vas­co, des­pués de va­rios in­ten­tos frus­tra­dos con su­ce­si­vas tre­guas, ro­tas to­das ellas uni­la­te­ral­men­te por la ban­da te­rro­ris­ta, que las ha apro­ve­cha­do siem­pre pa­ra rear­mar­se.

En es­ta oca­sión, con la de­cla­ra­ción de un al­to el fue­go uni­la­te­ral, per­ma­nen­te y ve­ri­fi­ca­ble en enero de es­te año, de acuer­do con la iz­quier­da aber­za­le, ETA ini­cia­ba el ca­mino ha­cia la nor­ma­li­za­ción que ha ter­mi­na­do, por el mo­men­to, en un co­mu­ni­ca­do en el que se anun­cia el fi­nal de la ac­ti­vi­dad te­rro­ris­ta, pe­ro sin que ha­ya nin­gún ti­po de re­fe­ren­cia a la di­so­lu­ción de la ban­da ni a la en­tre­ga de las ar­mas, co­mo vie­nen exi­gien­do tan­to el Go­bierno co­mo el res­to de las fuer­zas

po­lí­ti­cas. La ban­da, igual­men­te, se su­ma a la pe­ti­ción de la con­fe­ren­cia de Aye­te so­bre la ne­ce­si­dad de un diá­lo­go con los Go­bier­nos de Es­pa­ña y Fran­cia pa­ra la re­so­lu­ción de las “con­se­cuen­cias” del con­flic­to, una ma­ne­ra in­di­rec­ta de re­fe­rir­se a la so­lu­ción pa­ra cien­tos de pre­sos que cum­plen con­de­nas en cár­ce­les de los dos paí­ses, pa­ra los que so­li­ci­tan una am­nis­tía, al­go prohi­bi­do ex­pre­sa­men­te en la Cons­ti­tu­ción de 1978, tras la am­nis­tía que hi­zo po­si­ble la nor­ma­li­za­ción de­mo­crá­ti­ca del país des­pués de la muer­te del ge­ne­ral Fran­co. es la úni­ca con­tra­par­ti­da que, por el mo­men­to pi­de ETA, que, sor­pren­den­te­men­te, en el co­mu­ni­ca­do he­cho pú­bli­co el jue­ves 20 de oc­tu­bre (20-O) no ha­ce re­fe­ren­cia a sus reivin­di­ca­cio­nes his­tó­ri­cas: re­fe­rén­dum de in­de­pen­den­cia, in­cor­po­ra­ción de Na­va­rra a Euskadi y uni­dad de Euskadi Nor­te y Euskadi Sur pa­ra for­mar la gran Eus­kal He­rria. Unas reivin­di­ca­cio­nes in­clui­das, en al­gu­na me­di­da, en el pun­to cuar­to de la de­cla­ra­ción de la Con­fe­ren­cia de Paz, pe­ro que pa­re­ce que, por el mo­men­to, da­da la de­bi­li­dad de la ban­da, han si­do apar­ca­das pro­vi­sio­nal­men­te, aunque, en to­do ca­so, ten­drán que ser de­ba­ti­das con re­pre­sen­tan­tes de la iz­quier­da aber­za­le por un Go­bierno del PP pre­si­di­do por Ma­riano Ra­joy, que he­re­da la res­pon­sa­bi­li­dad de la re­so­lu­ción de­fi­ni­ti­va del pro­ce­so de paz ini­cia­do con el co­mu­ni­ca­do de la ban­da del 20-O, ca­li­fi­ca­do por la ma­yo­ría de los par­ti­dos co­mo “his­tó­ri­co” y por el lí­der del PP, co­mo cons­ti­tu­yen­te de una “bue­na no­ti­cia”.

A dos me­ses es­ca­sos de que aban­do­ne el po­der, el pre­si­den­te Za­pa­te­ro re­ci­be la “bue­na no­ti­cia” del ini­cio de un pro­ce­so de paz por el que ha ve­ni­do apos­tan­do des­de su lle­ga­da al pa­la­cio de la Mon­cloa con una ale­gría agri­dul­ce. Se­rá pa­ra la His­to­ria, des­pués de una sa­li­da tan amar­ga co­mo la que va a te­ner, el pre­si­den­te que ter­mi­nó con el te­rro­ris­mo de ETA, aunque se­rá Ma­riano Ra­joy el que ten­ga la gran res­pon­sa­bi­li­dad de ges­tio­nar y pi­lo­tar ese fi­nal.

Da­da su de­bi­li­dad, los te­rro­ris­tas han apar­ca­do por el mo­men­to sus reivin­di­ca­cio­nes his­tó­ri­cas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.