Un ca­so do­lo­ro­so

Tiempo - - OPINIÓN ESPAÑA - FAUSTINO F. ÁL­VA­REZ

Ca­si tres años des­pués es­ta­mos en una pa­té­ti­ca es­pi­ral de men­ti­ras y de ci­nis­mo

las de­cla­ra­cio­nes con­tra­dic­to­rias, las com­pa­re­cen­cias chu­les­cas, la to­ma­du­ra de pe­lo a las fuer­zas de se­gu­ri­dad del Es­ta­do, la in­fruc­tuo­sa bús­que­da del ca­dá­ver por río y tie­rra con­fi­gu­ran una si­tua­ción dra­má­ti­ca pa­ra los fa­mi­lia­res de la jo­ven Mar­ta del Cas­ti­llo. Los pa­dres de la mu­cha­cha des­apa­re­ci­da, An­to­nio y Eva, ma­ni­fies­tan que es­tán de­ses­pe­ra­dos por no en­con­trar a su hi­ja, por­que no les dan la opor­tu­ni­dad de en­te­rrar­la, por­que ca­da cam­bio de ver­sión les produce una tor­tu­ra in­fi­ni­ta. El re­cien­te ca­reo en­tre Miguel Car­ca­ño y Ma­nuel Be­ní­tez, a ins­tan­cias de la acu­sa­ción par­ti­cu­lar y con la pre­ten­sión de des­cu­brir dón­de se en­cuen­tra el cuer­po de la jo­ven se­vi­lla­na, no sir­vió pa­ra na­da: se re­du­jo a cin­co mi­nu­tos en que se vol­vió a es­ce­ni­fi­car un ca­so pla­ga­do de men­ti­ras y con­tra­dic­cio­nes que han mar­ti­ri­za­do y mal­tra­ta­do a la fa­mi­lia. El su­ce­so es te­rri­ble, y hay que aña­dir el do­lor adi­cio­nal que es­tán pro­du­cien­do los acu­sa­dos del ca­so. Se han fa­ci­li­ta­do pis­tas fal­sas, se in­vir­tie­ron cien­tos de mi­les de eu­ros en ras­trear el río o en mo­vi­li­zar to­ne­la­das de tie­rra, pe­ro to­do ha si­do inú­til. Ca­si tres años des­pués es­ta­mos en una pa­té­ti­ca es­pi­ral de men­ti­ras y de ci­nis­mo en la que lo me­nos que pa­re­ce im­por­tar­les a los acu­sa­dos es la an­gus­tia de una fa­mi­lia pa­ra quien el ha­llaz­go del ca­dá­ver su­pon­dría un ali­vio a su su­fri­mien­to.

Te­ne­mos la es­pe­ran­za de que es­te ma­ca­bro cu­le­brón ter­mi­ne al­gún día: que apa­rez­ca el ca­dá­ver y que se im­par­ta jus­ti­cia. Pe­ro has­ta que es­to su­ce­da, el do­lor se ahon­da tan­to por la tra­ge­dia en sí co­mo por la ac­ti­tud de unos ni­ña­tos que se es­tán bur­lan­do de la Jus­ti­cia y de to­da la so­cie­dad es­pa­ño­la, cons­ter­na­da por la ex­hi­bi­ción de hi­po­cre­sía e ins­ta­la­da en la com­pa­sión ha­cia una fa­mi­lia ro­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.