He­len Lin­des

Tie­ne unos ojos be­llí­si­mos y un ca­rác­ter dul­ce y tran­qui­lo. Pa­ra la ex Miss Es­pa­ña y su­per­mo­de­lo la bue­na vi­da con­sis­te en dis­fru­tar de los pe­que­ños pla­ce­res y ha­cer lo que real­men­te le gus­ta.

Tiempo - - LA BUENA VIDA - CELIA LORENTE FO­TOS: PACO LLA­TA

Con 17 años ya era mo­de­lo de la agen­cia Eli­te y em­pe­zó a via­jar por to­do el mun­do. ¿Có­mo se lle­va sien­do prác­ti­ca­men­te una ni­ña ese cam­bio de vi­da? Me ofre­cie­ron la opor­tu­ni­dad de fir­mar un con­tra­to con una agen­cia que en ese mo­men­to era la me­jor del mun­do, te­nían ofi­ci­nas en Nue­va York, París, Mi­lán... y con 17 años me fui a vi­vir a Bar­ce­lo­na. Pa­ra mí fue un ‘shock’ por­que acos­tum­bra­da a es­tar en Lan­za­ro­te, una is­la pe­que­ña en la que to­do el mun­do te co­no­ce y sim­ple­men­te vas a la pla­ya y el res­to del tiem­po a es­tu­diar, pues cla­ro, fue una gran res­pon­sa­bi­li­dad em­pe­zar a ga­nar di­ne­ro, sa­ber ad­mi­nis­trar­lo, co­ger­te un pi­so tu so­la y ser in­de­pen­dien­te. So­bre to­do me dio mu­cha ma­du­rez, por­que de re­pen­te tie­nes que pa­sar de ser una ni­ña a trans­for­mar­te en una mu­jer.

¿En­tre las mo­de­los, se lle­van bien? Nun­ca he te­ni­do nin­gún pro­ble­ma con otra mo­de­lo, no sé, a lo me­jor es que tam­po­co soy una chi­ca con­flic­ti­va. Siem­pre me llevo bien con to­do el mun­do, aunque cla­ro, tie­nes tus di­fe­ren­cias, so­bre to­do cuan­do es­tás em­pe-

zan­do y tie­nes que com­par­tir apar­ta­men­tos con otras mo­de­los. ¿Hay mu­cha com­pe­ti­ti­vi­dad en ese mun­di­llo? ¡Ufff!, de­pen­de de có­mo lo en­fo­ques, si vas a un ‘cas­ting’ y quie­res des­ta­car so­bre to­das las de­más y con­se­guir tra­ba­jo a cos­ta de lo que sea, pues sí. Lo que pa­sa que yo he de­ja­do que las co­sas flu­yan na­tu­ral­men­te y tam­po­co he te­ni­do que lu­char de­ma­sia­do. Un di­se­ña­dor la pa­ró por la ca­lle y la ani­mó a par­ti­ci­par en Miss Lan­za­ro­te. Así es co­mo em­pe­cé, era uno de los que es­ta­ban pre­pa­ran­do el con­cur­so y ca­da di­se­ña­dor pre­sen­ta­ba a una chi­ca. Él lle­va­ba un tiem­po bus­can­do una que le gus­ta­ra y no la en­con­tra­ba. En­ton­ces, efec­ti­va­men­te, un día me pa­ró en la ca­lle prin­ci­pal de la ca­pi­tal y yo in­me­dia­ta­men­te lla­mé a mi ma­dre, y le di­je: “¿Me pue­do pre­sen­tar?”.

¿Y su ma­dre la ani­mó? Mi ma­dre es su­per­lan­za­da, mu­cho más que yo, y ella siem­pre es la que me ha ani­ma­do por­que yo he si­do muy tí­mi­da. Aho­ra, des­pués de años tra­ba­jan­do, ya no tan­to, pe­ro al prin­ci­pio si no lle­ga a ser por ella que me em­pu­ja­ba, igual no hu­bie­ra tra­ba­ja­do en es­to. Y lue­go se pre­sen­ta a Miss Es­pa­ña. ¿Có­mo fue la ex­pe­rien­cia? ¿Qué es lo que más re­cuer­da? Lo bueno es que me pi­lló en una de las me­jo­res épo­cas del con­cur­so, fue un ‘boom’, la ver­dad es que la chi­ca an­te­rior a mí, Lo­re­na Ber­nal, ha­bía tra­ba­ja­do mu­chí­si­mo, ha­bía de­ja­do muy bue­na repu­tación. Yo ya ha­bía tra­ba­ja­do co­mo mo­de­lo un año, y ya te­nía un sa­ber es­tar, un re­co­rri­do y los pa­tro­ci­na­do­res lo vie­ron y di­je­ron: “Va­mos a apro­ve­char que es­ta chi­ca sa­be ha­cer bien es­te tra­ba­jo y no va a ha­ber nin­gún pro­ble­ma”. Miss Es­pa­ña se ha de­va­lua­do, a las chi­cas que sa­len aho­ra ni se las co­no­ce. Sí, so­bre to­do por­que ha de­ja­do de te­ner una ca­de­na de te­le­vi­sión que re­trans­mi­ta el cer­ta­men. ¿Cuá­les son sus tru­cos de be­lle­za? Y no me di­ga que be­ber agua y dor­mir mu­cho...

“No si­go to­das las mo­das, aunque sí com­pro mu­chí­si­mos za­pa­tos y bol­sos”

De he­cho, lo del agua lo llevo mal aunque in­ten­to obli­gar­me a be­ber más, pe­ro lo que sí ha­go es bas­tan­te de­por­te, me en­can­ta mon­tar a ca­ba­llo y so­bre to­do ir al gim­na­sio, que me re­la­ja mu­cho, y tam­bién na­do una vez a la se­ma­na unos 20 mi­nu­tos. Voy al ‘spa’, me re­la­jo y me en­can­ta que me den ma­sa­jes. En cuan­to a la ali­men­ta­ción, no ten­go nin­gún vi­cio, me gus­ta el cho­co­la­te y lo voy co­mien­do po­qui­to a po­co, no me pri­vo de na­da, por­que yo creo que en cuan­to te pri­vas de al­go tu cuer­po te lo pi­de to­da­vía más, es sim­ple­men­te cues­tión de es­cu­char lo que quie­re y dár­se­lo po­qui­to a po­co. ¿En­ton­ces no es­tá per­ma­nen­te­men­te a ré­gi­men, co­mo to­das las mo­de­los? No, ja­más. De he­cho lo pa­sé muy mal du­ran­te una épo­ca en la que hi­ce die­ta y so­bre to­do cuan­do me iba a París, a Mi­lán o a Nue­va York, por­que las chi­cas es­tán ex­tre­ma­da­men­te del­ga­das y yo nun­ca he si­do ex­tre­ma­da­men­te del­ga­da. Las agencias te po­nen ba­jo mu­chí­si­ma pre­sión, aunque no te obli­gan, pe­ro cuan­do vas a un ‘cas­ting’ no­tas que no es­tás en las mis­mas me­di­das que el res­to de las chi­cas y en­ton­ces tú mis­ma te vuel­ves muy exi­gen­te. He he­cho al­gu­nas die­tas, pe­ro ca­da mu­jer tie­ne su cons­ti­tu­ción y tie­nes que sa­ber es­cu­char a tu cuer­po y no lu­char de­ma­sia­do en con­tra de él, por­que lo im­por­tan­te es es­tar sa­lu­da­ble.

¿Qué es pa­ra us­ted la bue­na vi­da? Pues dis­fru­tar de los pe­que­ños pla­ce­res, no es­tre­sar­te, re­la­jar­te y co­mer bien, via­jar y ha­cer lo que real­men­te te gus­ta. Via­jar es un pla­cer, aunque en su ca­so via­ja tan­to que a lo me­jor pre­fie­re que­dar­se en ca­sa en za­pa­ti­llas... Al con­tra­rio, me en­can­ta via­jar. Si me dan una se­ma­na li­bre ya es­toy pla­nean­do a dón­de me gus­ta­ría ir. Y al­guien que ha via­ja­do tan­to, ¿con qué ciu­dad o lu­gar del mun­do se que­da­ría? He es­ta­do dos ve­ces en Aus­tra­lia y me en­can­tó, pu­de vi­si­tar­la de Nor­te a Sur, Syd­ney, Melbourne, Bris­ba­ne, y es una tie­rra lle­na de con­tras­tes que me en­can­ta. Hay mu­chí­si­mas cul­tu­ras di­fe­ren­tes, por­que es­tá muy cer­ca de Asia, y tam­bién me gus­ta por­que la gen­te allí es sú­per­sa­na, es­tá siem­pre ha­cien­do de­por­te, el de­por­te na­cio­nal es el surf, y es muy bo­ni­to ir a la pla­ya y ver que to­do el mun­do es­tá allí co­gien­do olas, es otro es­ti­lo de vi­da. ¿Y pa­ra vi­vir? Por­que ha vi­vi­do en mu­chos lu­ga­res dis­tin­tos... Pa­ra vi­vir me gus­ta mu­cho París, voy cons­tan­te­men­te, de he­cho es­ta se­ma­na me voy pa­ra allí otra vez, y Nue­va York, lo que pa­sa es que Nue­va York es una ciu­dad que te con­su­me mu­cho, que te qui­ta mu­cha ener­gía por­que es muy gran­de y ne­ce­si­tas en­con­trar tu si­tio, tu gru­po de ami­gos y a ve­ces es com­pli­ca­do. Sin em­bar­go París es una ciu­dad más aco­ge­do­ra.

Le en­can­ta la mo­da. ¿Las si­gue to­das? No, pa­ra na­da, soy bas­tan­te clá­si­ca y en mi vi­da dia­ria siem­pre voy con va­que­ros y ca­mi­se­tas, lo que sí me gus­ta son los com­ple­men­tos, com­pro mu­chí­si­mos za­pa­tos y bol­sos. Pe­ro tam­bién me gus­ta y me di­vier­te que me pon­gan co­sas de ten­den­cia en las se­sio­nes de fo­tos y en los even­tos, me atre­vo con cual­quier co­sa por­que en reali­dad es­toy in­ter­pre­tan­do un pa­pel. Pe­ro yo soy sú­per­nor­mal y sen­ci­lla.

Pa­ra una ci­ta en la que qui­sie­ra es­tar es­pe­cial­men­te gua­pa, ¿qué ele­gi­ría? Pues un ves­ti­di­to ajus­ta­do y un ta­cón, eso es in­fa­li­ble.

Creo que Bru­ce Wi­llis le ti­ró los te­jos. Fue en París ha­ce un par de años, es­ta­ba ha­cien­do un ‘cas­ting’ y lle­gué un po­co tar­de, ya se ha­bían ido ca­si to­das las chi­cas y veía que ha­bía un se­ñor que no pa­ra­ba de ron­dar por allí y yo pen­sa­ba: “¡Qué ra­ro, có­mo me sue­na su ca­ra!”, pe­ro no caía en que era él, aunque es uno de mis ac­to­res pre­fe­ri­dos por­que tie­ne mu­cho ca­ris­ma. Se lan­zó ha­cia mí y me di­jo si que­ría to­mar al­go pe­ro co­mo iba con po­co tiem­po y te­nía el ta­xi es­pe­rán­do­me pa­ra ir­me al ae­ro­puer­to tu­ve que re­cha­zar la ofer­ta. Hu­bie­se per­di­do el avión por to­mar un ca­fé con él.

“Bru­ce Wi­llis se lan­zó a in­vi­tar­me a to­mar al­go, pe­ro lo re­cha­cé”

¿Y Geor­ge Cloo­ney? Con él es­tu­ve dos días ro­dan­do un anun­cio pa­ra Nes­pres­so y me en­can­tó. Es­ta­ba ner­vio­sí­si­ma des­de que me con­fir­ma­ron que iba a ha­cer el anun­cio con él. Yo he es­ta­do mu­chas ve­ces de­lan­te de una cá­ma­ra pe­ro nun­ca he es­ta­do con na­die tan fa­mo­so y ade­más tra­ba­jan­do en el mis­mo plano. Fue lle­gar, me lo pre­sen­ta­ron y tam­bién a Ro­bert Ro­drí­guez, que era el di­rec­tor, y en­se­gui­da no­té que el am­bien­te era muy re­la­ja­do, que to­do el mun­do se lle­va­ba muy bien y él no pa­ra­ba de gas­tar bro­mas a to­do el mun­do. Em­pe­zó a ha­blar con­mi­go co­mo si me co­no­cie­ra de to­da la vi­da y me hi­zo sen­tir su­per­có­mo­da y en­ton­ces se me qui­ta­ron los ner­vios. ¿Qué tal su re­la­ción con el ju­ga­dor de ba­lon­ces­to Rudy Fernández? Lle­va­mos po­qui­to tiem­po jun­tos, nos es­ta­mos co­no­cien­do y de mo­men­to to­do va bien. Aunque tar­de o tem­prano él ten­drá que ir­se a Dallas (al ju­ga­dor lo han fi­cha­do los Ma­ve­ricks de Dallas). To­da­vía no se sa­be cuán­do por­que hay huel­ga de la NBA y es tan com­pli­ca­da que es­ta­mos to­dos los días pen­dien­tes a ver qué pa­sa. Y us­ted, en­can­ta­da de que ha­ya huel­ga, ¿no? Cla­ro, no so­lo por te­ner­le aquí en Es­pa­ña sino por­que yo tam­bién es­toy aquí y a mí es­tar tiem­po en Ma­drid me be­ne­fi­cia a ni­vel per­so­nal, pe­ro tam­bién a ni­vel pro­fe­sio­nal, aunque si yo me fue­se a Es­ta­dos Uni­dos tam­bién me ven­dría muy bien, ten­go agencias en Nue­va York.

Pe­ro Dallas no es Nue­va York... Co­jo un avión y en tres ho­ras es­toy en Nue­va York.

¿Le gus­ta Dallas? He em­pe­za­do a in­ves­ti­gar un po­co y Dallas es una ciu­dad con ras­ca­cie­los que tie­ne mu­chí­si­mas co­sas y so­bre to­do el cli­ma no es muy frío en in­vierno, es un cli­ma muy sua­ve que a mí, que ven­go de Ca­na­rias, me pa­re­ce per­fec­to.

¿Le gus­ta el ba­lon­ces­to?

Me gus­ta mu­cho... aho­ra. No te­nía co-

no­ci­mien­to de es­te de­por­te y me ale­gro mu­cho de que Rudy no sea ju­ga­dor de fút­bol por­que el fut­bol sí que no me gus­ta na­da, pre­fie­ro con di­fe­ren­cia el ba­lon­ces­to. Em­pe­zó a es­tu­diar pu­bli­ci­dad y re­la­cio­nes pú­bli­cas. ¿Ha se­gui­do con los es­tu­dios? Los em­pe­cé tar­de, hi­ce el cur­so de ac­ce­so pa­ra ma­yo­res de 25 años y siem­pre ha si­do una in­quie­tud mía sa­car­me una ca­rre­ra, mi ma­dre la tie­ne y siem­pre he querido vi­vir la ex­pe­rien­cia uni­ver­si­ta­ria, pe­ro tam­bién es muy di­fí­cil de com­pa­gi­nar. Es­tu­ve un año en­te­ro de­di­cán­do­me a ello y me sa­qué el pri­mer año de ca­rre­ra, pe­ro exi­gían un 80 de pre­sen­cia en las cla­ses y no aguan­té más. Ten­dría que ha­cer­lo a dis­tan­cia y esa ca­rre­ra es muy di­fí­cil a dis­tan­cia, por­que es so­bre to­do pre­sen­tar pro­yec­tos, tra­ba­jo en equi­po... y cla­ro no pue­de ser. Ha tra­ba­ja­do en te­le­vi­sión en la se­rie ‘Al sa­lir de cla­se’ y en el pro­gra­ma ‘Mi­ra quién bai­la’ ¿Le gus­ta la te­le­vi­sión? Siem­pre de­cía que cuan­do de­ja­ra de tra­ba­jar co­mo mo­de­lo me en­can­ta­ría dar el sal­to a la te­le­vi­sión co­mo ac­triz o co­mo pre­sen­ta­do­ra. Me han ofre­ci­do mu­chí­si­mas co­sas y nun­ca me he lan­za­do to­tal­men­te por­que en ese me­dio hay que dar­lo to­do, hay que es­tar ahí y de­di­car­te a ello al 100 y siem­pre le he da­do prio­ri­dad a la mo­da, pe­ro bueno, po­qui­to a po­qui­to... Por­que la ca­rre­ra de mo­de­lo lle­ga un mo­men­to en que se aca­ba... No te creas, hoy en día tie­ne más re­co­rri­do, yo es­toy tra­ba­jan­do mu­cho más aho­ra con 30 años de lo que tra­ba­ja­ba con 20, pe­ro mu­chí­si­mo más, so­bre to­do en París y Nue­va York, don­de hay un mer­ca­do enor­me pa­ra chi­cas de en­tre 28 y 35 años y pa­gan mu­cho me­jor. Ha­ces anun­cios de te­le­vi­sión pa­ra pro­duc­tos de be­lle­za, ca­tá­lo­gos o cam­pa­ñas de jo­yas que ya ne­ce­si­tan no a una ni­ña sino a una mu­jer más ma­du­ra y que trans­mi­ta se­gu­ri­dad y so­fis­ti­ca­ción. Yo es­toy en­can­ta­da y con­ten­ta, de he­cho aho­ra no pa­ro de via­jar y de tra­ba­jar. ¿Y en el fu­tu­ro le gus­ta­ría se­guir ha­cien­do es­to? Con 35 años es­pe­ro ya ser ma­dre y de­di­car­me a otra co­sa, pe­ro de mo­men­to es­toy muy con­ten­ta en la mo­da. Si me ofre­cie­ran al­go in­tere­san­te en te­le­vi­sión lo ha­ría pe­ro me han ofre­ci­do pro­gra­mas del co­ra­zón y co­sas así y yo no me veo pre­sen­tan­do ese ti­po de es­pa­cios. Sí que me gus­ta­ría pre­sen­tar al­go re­la­cio­na­do con la mú­si­ca, los via­jes, la be­lle­za, la mo­da o par­ti­ci­par en al­gu­na se­rie.

¿Se gus­ta co­mo ac­triz? Es­toy per­fec­cio­nán­do­me, to­man­do cla­ses y aho­ra si me voy a Es­ta­dos Uni­dos, co­mo soy bi­lin­güe y el in­glés no es nin­gún pro­ble­ma pa­ra mí, tam­bién po­dría to­mar cla­ses allí. ¿Se ve fi­nal­men­te vi­vien­do en Dallas co­mo Sue Ellen en la se­rie ‘Di­nas­tía’? [Con tono de bro­ma] Pues, ¿sa­be que han vuel­to a ro­dar la se­rie y ade­más con los mis­mos protagonistas? Quién sa­be... a lo me­jor me dan un papelito...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.