Así vue­lan los más si­ba­ri­tas

La tra­di­cio­nal pri­me­ra cla­se se ha que­da­do an­ti­cua­da. Aho­ra lo que se lle­va en­tre los via­je­ros más ex­clu­si­vos son las ‘sui­tes’ pri­va­das. Vo­lar pue­de ser una ex­pe­rien­cia úni­ca.

Tiempo - - LA BUENA VIDA - ENRIQUE SAN­CHO

Tra­ta­mien­tos de spa, me­nús de has­ta 20 pla­tos con­fec­cio­na­dos por Ser­gi Aro­la o Re­nee Risch­ma­yer, car­ta de vi­nos con 50 re­fe­ren­cias, buf­fet abier­to per­ma­nen­te­men­te, ‘ame­ni­ties’ de Gi­venchy y La Prai­rie, 500 ca­na­les de te­le­vi­sión y en­tre­te­ni­mien­to, ca­ma de 1,50 de an­cho, car­ta de al­moha­das, pi­ja­ma, du­cha con hi­dro­ma­sa­je, ‘sui­te’ pri­va­da, ves­ti­dor, am­plia tien­da con es­ca­pa­ra­tes li­bre de im­pues­tos, dis­co­te­ca... ¿Es un nue­vo ho­tel de lu­jo en el Caribe? No, son al­gu­nas de las co­sas que pue­den dis­fru­tar­se a 10.000 me­tros de al­tu­ra y 900 ki­ló­me­tros por ho­ra en las más so­fis­ti­ca­das cla­ses de lu­jo de al­gu­nas ae­ro­lí­neas.

Por­que, aunque los cie­los pa­rez­can lle­nar­se de vue­los ‘low cost’ y el con­cep­to de vo­lar ha­ya cam­bia­do ra­di­cal­men­te, de mo­do que aho­ra mu­chos pa­re­cen sen­tir­se co­mo ove­jas dis­ci­pli­na­das, via­jan­do co­mo a ve­ces lo ha­cen las ove­jas y sin­tien­do que te es­quil­man, co­mo su­ce­de tam­bién con los re­ba­ños, las com­pa­ñías aé­reas si­guen ofre­cien­do lu­jos y ex­qui­si­te­ces pa­ra sus clien­tes más exi­gen­tes.

Si­gue exis­tien­do un ti­po de clien­te, so­bre to­do en vue­los trans­o­ceá­ni­cos, que pue­de per­mi­tir­se –él o su com­pa­ñía- cier­tas co­mo­di­da­des pa­ra que ocho o quin­ce ho­ras de vue­lo trans­cu­rran pla­cen­te­ra­men­te y ca­si se es­té desean­do que la ex­pe­rien­cia du­re un po­co más. Con es­te ti­po de clien­te, que no abun­da, las ae­ro­lí­neas se vuel­can y no de­jan de crear nue­vos atrac­ti­vos, ca­da vez más so­fis­ti­ca­dos. Por ejem­plo, la bri­tá­ni­ca Bri­tish Air­ways ha crea­do una sub­si­dia­ria aé­rea, Opens­kies, des­ti­na­da a ofre­cer vue­los de lu­jo que en­la­zan Eu­ro­pa (París) con Es­ta­dos Uni­dos (Nue­va York y Washington), que ope­ra con un A-318 que cuen­ta so­lo con 32 asien­tos con­ver­ti­bles en ca­mas.

Sin du­da las com­pa­ñías asiá­ti­cas y las de Orien­te Me­dio son las que tie­nen la me­jor ofer­ta. El pri­mer lu­gar en el ran­quin de las ae­ro­lí­neas que ofre­cen me­jo­res ser­vi­cios lo ocu­pa Emi­ra­tes, con más de 400 pre­mios a su ex­ce­len­cia, que tie­ne vue­los dia­rios des­de Ma­drid a Du­bai. Su ex­clu­si­vi­dad co­mien­za an­tes de em­bar­car, con una li­mu­si­na pri­va­da que re­co­ge al pa­sa­je­ro en su ca­sa u ofi­ci­na pa­ra lle­var­le al ae­ro­puer­to, don­de en un mos­tra­dor tam­bién ex­clu­si­vo po­drá fac­tu­rar has­ta 40 ki­los de equi­pa­je, al­go in­só­li­to, ya que las com­pa­ñías so­lo sue­len per­mi­tir 30 co­mo má­xi­mo. Una vez a bor­do pue­de dis­fru­tar­se de la co­mo­di­dad del am­plio es­pa­cio per­so­nal y el ex­qui­si­to ser­vi­cio ofre­ci­do por la tri­pu­la­ción mul­ti­cul­tu­ral (in­clu­yen­do aza­fa­tas es­pa­ño­las). Ya in­mer­sos en el lu­jo, lo me­jor es ele­gir una es­pa­cio­sa ‘sui­te’ pri­va­da, equi­pa­da con una puer­ta co­rre­de­ra eléc­tri­ca, un mi-

Hay avio­nes que in­clu­so dis­po­nen de dis­co­te­ca pa­ra sus clien­tes ‘vip’

ni­bar per­so­nal e ilu­mi­na­ción am­bien­tal ajus­ta­ble. Ade­más dis­po­ne de un to­ca­dor, es­pe­jo y ar­ma­rio. Por pri­me­ra vez en la his­to­ria de la avia­ción po­drá dis­fru­tar de una du­cha es­ti­mu­lan­te a 12.000 me­tros de al­tu­ra. En el pi­so su­pe­rior del A-380 de Emi­ra­tes, fren­te a la ca­bi­na de pri­me­ra cla­se, se en­cuen­tran dos du­chas des­ti­na­das a es­tos pa­sa­je­ros, don­de po­der re­vi­ta­li­zar­se y re­la­jar­se. Es­te ser­vi­cio uti­li­za so­lo los in­gre­dien­tes na­tu­ra­les más de­li­ca­dos y se pre­pa­ra a la me­di­da de ca­da pa­sa­je­ro. El asien­to se con­vier­te en una ca­ma con col­chón to­tal­men­te ho­ri­zon­tal, pa­ra lle­gar re­la­ja­do y des­can­sa­do al des­tino. Ca­da ‘sui­te’ del A-380 de Emi­ra­tes dis­po­ne de una pan­ta­lla de te­le­vi­sión de 23 pul­ga­das con la que se pue­den ex­plo­rar más de 1.200 ca­na­les de vídeo y au­dio a la car­ta. Tam­bién se pue­de ba­jar el se­pa­ra­dor de am­bien­tes que di­vi­de las sui­tes con­ti­guas pa­ra com­par­tir la ex­pe­rien­cia con el com­pa­ñe­ro de via­je.

Un me­nú de siete pla­tos. Na­tu­ral­men­te la co­mi­da o la ce­na son es­pe­cia­les en es­ta com­pa­ñía, don­de siem­pre pue­de ele­gir­se la ho­ra en que se desea. Un me­nú con­ven­cio­nal, que en su día fue crea­do por el chef es­pa­ñol Santi San­ta­ma­ría, con­sis­te en ca­na­pés ca­lien­tes, siete pla­tos –sur­ti­do de en­tre­me­ses, sopa, en­sa­la­da y cua­tro gui­sos ba­sa­dos en los pro­duc­tos y re­ce­tas tí­pi­cas de ca­da des­tino y sus mer­ca­dos lo­ca­les, co­mo cos­ti­llas de ter­ne­ra a la bra­sa al es­ti­lo asiá­ti­co o lan­gos­ta fres­ca fri­ta al es­ti­lo chino con sal­sa de ju­días ne­gras–, dos pos­tres y cin­co ti­pos de que­sos ser­vi­dos con opor­to, fru­ta fres­ca de tem­po­ra­da, ca­fé re­cién pre­pa­ra­do, una se­lec­ción de tés y li­co­res y di­ver­sas ‘de­li­ca­tes­sen’ o dul­ces. Los pa­sa­je­ros que via­jan en pri­me­ra cla­se pue­den dis­fru­tar de una am­plia ga­ma de be­bi­das gra­tui­tas du­ran­te el vue­lo, in­clui­dos cóc­te­les, cham­pán y vi­nos añe­jos, ex­cep­to, eso sí, en los vue­los a Ara­bia Sau­dí, don­de el al­cohol es­tá prohi­bi­do. Un vue­lo en pri­me­ra cla­se de Emi­ra­tes Ma­drid-du­bai, ida y vuel­ta, cues­ta 4.700 eu­ros, en el mes de sep­tiem­bre, aunque tal vez no dé tiem­po a dis­fru­tar de to­das las ven­ta­jas a bor­do ya que so­lo dura siete ho­ras y trans­cu­rre du­ran­te el día.

Eso sí, los pa­sa­je­ros de pri­me­ra cla­se que via­jen a Du­bai ten­drán el vi­sa­do de for­ma gra­tui­ta y po­drán alo­jar­se tam­bién gra­tis, por cor­te­sía de Emi­ra­tes, dos no- ches con desa­yuno in­clui­do, en The Ar­ma­ni Ho­tel, si­tua­do en el Burj Kha­li­fa, o en el Ju­mei­rah Za­beel Sa­ray, ubi­ca­do en la Palm Ju­mei­rah Is­land.

Otras com­pa­ñías ofre­cen igual­men­te ex­pe­rien­cias exó­ti­cas y cu­rio­sas a bor­do co­mo un an­ti­ci­po de lo que le es­pe­ra al via­je­ro al lle­gar al des­tino. Sin­ga­po­re Air­li­nes tie­ne ca­mas de ma­tri­mo­nio en ca­bi­nas a mo­do de ha­bi­ta­ción, con­vir­tien­do así el apa­ra­to en un ho­tel don­de to­das las es­tan­cias tie­nen ‘ame­ni­ties’ de Gi­venchy. Vir­gin, del siem­pre in­no­va­dor Ri­chard Bran­son, pro­po­ne una dis­co­te­ca don­de los pa­sa­je­ros de pri­me­ra y de ‘bu­si­ness’ pue­den to­mar­se un re­fri­ge­rio, es­cu­char mú­si­ca y ol­vi­dar que es­tán vo­lan­do.

All Nip­pon Air­ways, por su par­te, ofre­ce sus asien­tos ti­po cáp­su­la, tan po­pu­la­res en los ae­ro­puer­tos de Ja­pón, pe­ro en los que se tie­ne un es­pa­cio pa­ra ca­da co­sa: ca­ma, ar­ma­rio, zo­na de tra­ba­jo, me­sa pa­ra co­mer, te­le­vi­sor de plas­ma, etc. Es­ta com­pa­ñía, preo­cu­pa­da por el con­su­mo de com­bus­ti­ble, rue­ga a sus pa­sa­je­ros que uti­li­cen el ser­vi­cio an­tes de em­bar­car pa­ra re­du­cir el pe­so to­tal del avión y gas­tar me­nos com­bus­ti­ble. Eso sí, a bor­do ofre­ce ba­ños es­pe­cia­les so­lo pa­ra mu­je­res. Otra cu­rio­si­dad: los ex­per­tos de su re­vis­ta de avión in­for­man en su úl­ti­mo nú­me­ro que la “me­jor sopa de pes­ca­do del mun­do”, y de eso lo ja­po­ne­ses sa­ben mu­cho, es la del res­tau­ran­te La Her­man­dad de Pes­ca­do­res de Hon­da­rri­bia.

Gus­to por los de­ta­lles. En al­gún ca­so el es­me­ro se cen­tra en los de­ta­lles: Swiss ofre­ce a sus pa­sa­je­ros de pri­me­ra cla­se un ne­ce­ser in­te­gra­do por pro­duc­tos de la mar­ca sui­za La Prai­rie, una de las más pres­ti­gio­sas del mun­do de la al­ta cos­mé­ti­ca. En una bol­sa de via­je di­se­ña­da ex­clu­si­va­men­te por la fir­ma sui­za Bally, el pa­sa­je­ro pue­de en­con­trar to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra ha­cer más agra­da­ble su vue­lo y pa­ra cui­dar­se so­bre las nu­bes. Ade­más de los tí­pi­cos uten­si­lios de aseo y des­can­so bá­si­cos de pri­me­ra ca­li­dad (ce­pi­llo de dien­tes, cre­ma den­tal, pei­ne, an­ti­faz de des­can­so, cal­ce­ti­nes, ta­po­nes pa­ra los oí­dos...), la ae­ro­lí­nea sui­za ofre­ce una cre­ma de ma­nos que pre­vie­ne la se­que­dad pro­vo­ca­da por la al­ti­tud, un con­torno de ojos con ex­trac­tos de ca­viar, muy útil pa­ra pre­ve­nir las oje­ras pro­vo­ca­das por los des­fa­ses ho­ra­rios en los vue­los de lar­ga dis­tan­cia, una cre­ma fa­cial hi­dra­tan­te a base de ex­trac­tos ma­ri­nos que re­pa­ra, to­ni­fi­ca y re­afir­ma la piel y, por úl­ti­mo, un bál­sa­mo la­bial hi­dra­tan­te. En su asien­to, el pa­sa­je­ro pue­de ele­gir el gra­do de pri­va­ci­dad desea­do a tra­vés de un sen­ci­llo me­ca­nis­mo que re­gu­la sus pa­re­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.