So­ma­lia ex­por­ta su caos a Ke­nia

Las ban­das cri­mi­na­les so­ma­líes se cen­tran aho­ra en el se­cues­tro de oc­ci­den­ta­les en la ve­ci­na Ke­nia. Sus pe­núl­ti­mas víc­ti­mas son dos jó­ve­nes coope­ran­tes es­pa­ño­las.

Tiempo - - MUNDO - POR MAR­GOT KISER (News­week)

Da­vid y Ju­dith Teb­butt qui­sie­ron dar a sus va­ca­cio­nes en Ke­nia un to­que de dis­tin­ción. Por eso, tras pa­sar una se­ma­na en la re­ser­va na­tu­ral de Maa­sia Ma­ra, es­te ma­tri­mo­nio bri­tá­ni­co fue al Ki­wa­yu Sa­fa­ri Vi­lla­ge, un ex­clu­si­vo re­sort si­tua­do en la cos­ta nor­te del país en el que ya se ha­bían hos­pe­da­do an­tes que ellos per­so­na­li­da­des co­mo Mick Jag­ger o los prín­ci­pes Gui­ller­mo y Harry. Des­pués de ce­nar, el eje­cu­ti­vo de pu­bli­ci­dad, de 58 años, y su mu­jer, de 56, tra­ba­ja­do­ra so­cial, sa­lie­ron a dar­se un paseo por la ori­lla del mar, a la luz de la lu­na. Po­co des­pués de me­dia­no­che, uno de los vi­gi­lan­tes del com­ple­jo oyó un dis­pa­ro. En­con­tra­ron a Da­vid Teb­butt ten­di­do bo­ca aba­jo en su ca­ma, con la mos­qui­te­ra cu­brién­do­le la ca­be­za, muer­to de un ti­ro en el pe­cho. No ha­bía ras­tro de su mu­jer. Unas hue­llas en la are­na mos­tra­ban có­mo la ha­bían obli­ga­do a ca­mi­nar más de un ki­ló­me­tro por el li­to­ral has­ta lle­gar a una ca­la, don­de to­do pa­re­cía in­di­car que ha­bía es­ta­do atra­ca­do un es­qui­fe. De in­me­dia­to co­men­zó una bús­que­da, aunque sin de­ma­sia­das es­pe­ran­zas de en­con­trar­la, ya que el com­ple­jo es­tá a muy po­ca dis­tan­cia de un te­rri­to­rio en el que no hay más ley que la de la fuer­za: So­ma­lia.

Las dos es­pa­ño­las.

El pa­sa­do 1 de oc­tu­bre un gru­po de pis­to­le­ros so­ma­líes se in­ter­nó más de 100 ki­ló­me­tros en te­rri­to­rio ke­nia­ta pa­ra se­cues­trar a la ciu­da­da­na fran­ce­sa Marie De­dieu, de 66 años, cu­ya muer­te ya ha si­do con­fir­ma­da por el Go­bierno ga­lo. Por si fue­ra po­co, el día 13 un gru­po de hom­bres ar­ma­dos, que pre­sun­ta­men­te per­te­ne­cían a la gue­rri­lla is­la­mis­ta so­ma­lí Al Sha­bab, se­cues­tra­ron a dos coope­ran­tes es­pa­ño­las de Mé­di­cos Sin Fron­te­ras. Es­tas tra­ba­ja­ban en el cam­pa­men­to de re­fu­gia­dos de Da­daab, si­tua­do en te­rri­to­rio ke­nia­ta, a más de 240 ki­ló­me­tros del li­to­ral. Allí mal­vi­ven 450.000 so­ma­líes que han hui­do de su país por la ham­bru­na y la guerra. Y el día 25 otros dos tra­ba­ja­do­res ex­tran­je­ros, un da­nés y una es­ta­dou­ni­den­se, tam­bién des­apa­re­cie­ron en So­ma­lia.

Los pro­ble­mas de ese país se han des­bor­da­do y ya ame­na­zan a Ke­nia, uno de los po­cos paí­ses es­ta­bles de la re­gión. En el pa­sa­do los pi­ra­tas del Es­ta­do fa­lli­do di­ri­gían sus ata­ques con­tra bu­ques que na­ve­ga­ban en mar abier­to, mien­tras que las gue­rri­llas is­la­mis­tas te­nían co­mo ob­je­ti­vo pre­fe­ren­te a los coope­ran­tes que tra­ba­ja­ban den­tro de So­ma­lia. Pe­ro aho­ra los dos cen­tran sus es­fuer­zos en la cap­tu­ra de rehe­nes en tie­rra fir­me, y su ob­je­ti­vo fa­vo­ri­to es Ke­nia. Si el tu­ris­mo,

uno de los pi­la­res eco­nó­mi­cos del país, ya se veía afec­ta­do por la re­ce­sión glo­bal, des­de que co­men­za­ron es­tos ata­ques ha ha­bi­do una ola de can­ce­la­cio­nes de re­ser­vas tu­rís­ti­cas.

Los se­cues­tra­do­res de la fran­ce­sa Marie De­dieu sa­bían muy bien lo que ha­cían. Lle­ga­ron al ama­ne­cer en un es­qui­fe que de­ja­ron en una pla­ya cer­ca­na a la re­si­den­cia de in­vierno de De­dieu, en la is­la de Man­da, per­te­ne­cien­te al ar­chi­pié­la­go de La­mu. Ella ha­bía vuel­to de Fran­cia so­lo un día an­tes, tras pa­sar allí to­do el ve­rano. Ves­ti­dos con ro­pas de ca­mu­fla­je y em­pu­ñan­do ri­fles au­to­má­ti­cos, los asal­tan­tes avan­za­ron has­ta la par­te tra­se­ra de la ca­sa, don­de vi­vía la ma­yor par­te de la ser­vi­dum­bre. Des­per­ta­ron a los em­plea­dos a pun­ta de pis­to­la y les gri­ta­ron en un pre­ca­rio swahi­li que les lle­va­ran has­ta don­de es­ta­ba la mzun­gu, es de­cir, la ex­tran­je­ra.

De es­te mo­do, los asal­tan­tes ac­ce­die­ron a la re­si­den­cia prin­ci­pal, don­de tam­bién dor­mía la pa­re­ja de De­dieu, John Le­pa­pa, ke­nia­ta de 39 años, que tra­tó de de­fen­der­la. Sin em­bar­go, uno de los agre­so­res le dis­pa­ró, y él aca­bó hu­yen­do a tra­vés de una ven­ta­na. De­dieu es­ta­ba in­de­fen­sa, pues ha­ce años que un ac­ci­den­te la ha­bía de­ja­do en si­lla de rue­das. Los asal­tan­tes in­ten­ta­ron obli­gar­la a ca­mi­nar an­tes de sa­car­la a ras­tras de la ca­ba­ña, ca­si des­nu­da, y fi­nal­men­te la lle­va­ron al bar­co, de­jan­do tras de sí no so­lo la si­lla de rue­das, sino tam­bién la me­di­ca­ción con­tra el cán­cer que De­dieu de­bía to­mar ca­da po­cas ho­ras. El asal­to du­ró me­nos de 20 mi­nu­tos.

In­ten­so ti­ro­teo.

La ma­ri­na ke­nia­ta en­vió un pe­que­ño es­qui­fe pa­ra in­ter­cep­tar a los se­cues­tra­do­res, pe­ro im­pac­tó con­tra un arre­ci­fe de co­ral y vol­có. Mu­rie­ron al me­nos dos de los diez sol­da­dos que iban a bor­do, mien­tras que un ter­ce­ro con­ti­núa des­apa­re­ci­do. Un po­co más al Nor­te tres em­pre­sa­rios con li­cen­cia pa­ra pi­lo­tar avio­nes (Ro­land Pur­cell, Andy Ro­berts y Fuzz Dyer), que ha­bían si­do aler­ta­dos del se­cues­tro por una lla­ma­da y que ha­bían sa­li­do en bus­ca de los se­cues­tra­do­res, di­vi­sa­ron un par de em­bar­ca­cio­nes de ata­que ke­nia­tas. Dos de los avia­do­res lo­gra­ron ha­cer­se con el te­lé­fono mó­vil del capitán de uno de los bu­ques, lo que les guió has­ta el es­qui­fe don­de se es­con­dían. Los sol­da­dos con­si­guie­ron

El in­cre­men­to de la vi­gi­lan­cia en el mar es­tá obli­gan­do a los pi­ra­tas a bus­car otros ob­je­ti­vos

al­can­zar­les, y en­ton­ces se pro­du­jo un “in­ten­so ti­ro­teo” en el que se usa­ron in­clu­so lan­za­gra­na­das. Los se­cues­tra­do­res fi­nal­men­te lo­gra­ron es­ca­par del cer­co, y los pi­lo­tos con­tem­pla­ron im­po­ten­tes có­mo el es­qui­fe en­tra­ba en las aguas te­rri­to­ria­les so­ma­líes en torno a las nue­ve y cuar­to. En es­te pun­to las dos em­bar­ca­cio­nes de la ma­ri­na ke­nia­ta sus­pen­die­ron la per­se­cu­ción.

Los pi­ra­tas que se­cues­tran a eu­ro­peos nun­ca ex­pre­san pú­bli­ca­men­te sus de­man­das. La úl­ti­ma vez que se vio a las coope­ran­tes es­pa­ño­las fue en un co­che que se di­ri­gía a to­da ve­lo­ci­dad a So­ma­lia, con las fuer­zas ke­nia­tas pi­sán­do­les los ta­lo­nes. El co­che fue en­con­tra­do un día des­pués, aban­do­na­do a unos 20 ki­ló­me­tros de la fron­te­ra, mien­tras que las coope­ran­tes si­guen en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do.

Por otro la­do el Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res fran­cés con­fir­mó el pa­sa­do día 19 la muer­te de De­dieu, que no se pu­do evi­tar pe­se a que se­gún al­gu­nas fuen­tes los se­cues­tra­do­res ha­brían acep­ta­do dar a De­dieu sus me­di­ci­nas si se las ha­cían lle­gar. En es­te mo­men­to, se­gún el Go­bierno ga­lo, los cap­to­res es­ta­rían in­ten­tan­do co­brar un res­ca­te por su ca­dá­ver. En cuan­to a Ju­dith Teb­butt, se cree que se en­cuen­tra re­te­ni­da en Ama­ra, una re­mo­ta al­dea si­tua­da en el in­te­rior de So­ma­lia.

Na­die sa­be a cien­cia cier­ta por qué los pi­ra­tas han de­ci­di­do cam­biar de víc­ti­mas. Al­gu­nos ana­lis­tas creen que la in­ten­si­fi­ca­ción de la vi­gi­lan­cia mi­li­tar y el au­men­to de la se­gu­ri­dad a bor­do de los bu­ques es­tá pro­vo­can­do que los pi­ra­tas se de­can­ten por ata­car ob­je­ti­vos más ex­pues­tos. Otros, sin em­bar­go, creen que el cam­bio es so­lo tem­po­ral. Sos­tie­nen que el co­mien­zo de la tem­po­ra­da de mon­zo­nes en la re­gión ha­bría obli­ga­do a los pi­ra­tas a de­te­ner el aco­so a las ru­tas ma­rí­ti­mas co­mer­cia­les, y por tan­to que los se­cues­tros en tie­rra fir­me se­rían so­lo una for­ma de ga­nar di­ne­ro has­ta que pa­sen las tor­men­tas.

En cual­quier ca­so, hoy el pa­raí­so tro­pi­cal ke­nia­ta pa­re­ce más una zo­na de guerra. Tras el se­cues­tro de De­dieu agen­tes ar­ma­dos vi­gi­lan la pla­ya de Man­da de ocho de la tar­de a siete de la ma­ña­na. Hay tam­bién un he­li­cóp­te­ro del ejér­ci­to en el ae­ro­puer­to de la is­la, mien­tras que una pa­tru­lle­ra de la ma­ri­na re­co­rre el ca­nal que dis­cu­rre en­tre las is­las de She­la y Man­da, el mis­mo que usa­ron los se­cues­tra­do­res de De­dieu.

“Ya nun­ca vol­ve­rá a pa­sar”.

Y aun así, ¿ha­brá más se­cues­tros? Ste­ven Ikua, co­mi­sa­rio de La­mu, cree que aho­ra mis­mo es im­po­si­ble. “He­mos des­ple­ga­do sol­da­dos en la fron­te­ra y bu­ques de guerra en el mar. Aho­ra es­ta­mos bien equi­pa­dos. Ya nun­ca vol­ve­rá a pa­sar”. Dyer, sin em­bar­go, es más es­cép­ti­co, y sos­tie­ne que na­die en Ke­nia es­tá a sal­vo de un se­cues­tro. Ha­bla de Eastleigh, el ba­rrio so­ma­lí de Nai­ro­bi, al que com­pa­ra con Mo­ga­dis­cio. “Pue­des se­cues­trar a al­guien en pleno cen­tro de Nai­ro­bi, lle­var­le a Eastleigh y re­te­ner­lo ahí to­do el tiem­po que quie­ras. Na­die lo va a en­con­trar”, se la­men­ta.

La con­ver­sión del nor­te de Ke­nia en una nue­va So­ma­lia es una po­si­bi­li­dad que por el mo­men­to na­die se atre­ve a con­si­de­rar. Mien­tras tan­to, la cos­ta de La­mu, por lo ge­ne­ral una ca­co­fo­nía de rui­do de mo­to­res de lan­chas y ri­sas de tu­ris­tas, per­ma­ne­ce mor­tal­men­te tran­qui­la. Son las pa­ra­do­jas de es­te ti­po de paí­ses.

Is­la­mis­tas. Una cé­lu­la de Al Sha­bab, gru­po al que se ha atri­bui­do el se­cues­tro de las dos coope­ran­tes es­pa­ño­las.

Víc­ti­mas. Los coope­ran­tes que tra­ba­jan en So­ma­lia so­lían ser ob­je­ti­vo de las gue­rri­llas is­la­mis­tas. Aho­ra tam­bién lo son de los pi­ra­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.