Una mu­jer con ca­rác­ter

Cris­ti­na Fernández de Kirch­ner, la nue­va Evi­ta de Ar­gen­ti­na, ha arra­sa­do en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 23-O, lo que le da ma­nos li­bres pa­ra di­ri­gir el país a su an­to­jo.

Tiempo - - MUNDO - POR CECILIA CA­MI­NOS (DPA)

la pre­si­den­ta de Ar­gen­ti­na, Cris­ti­na Fernández de Kirch­ner, aca­ba de pro­ta­go­ni­zar un ca­pí­tu­lo crucial de la his­to­ria del país al ob­te­ner su re­lec­ción y po­der en­ca­de­nar así tres man­da­tos con­se­cu­ti­vos de un mis­mo par­ti­do, el pe­ro­nis­ta Fren­te pa­ra la Vic­to­ria (FPV), que fun­dó su fa­lle­ci­do es­po­so, Nés­tor Kirch­ner, en 2003.

Es­ta mu­jer de 58 años, des­cri­ta por su bió­gra­fa, Sandra Rus­so, co­mo “com­ple­ja, ague­rri­da, re­vol­to­sa, fe­me­ni­na, áci­da, ma­ter­nal”, con acen­tos de “frial­dad, dis­tan­cia y ra­cio­na­li­dad”, se ha sa­bi­do ga­nar el res­pal­do po­pu­lar ma­si­vo des­pués de un ini­cio de ges­tión di­fí­cil. Y ya lle­va ba­ti­das va­rias mar­cas. Fue la pri­me­ra mu­jer ele­gi­da de­mo­crá­ti­ca­men­te pre­si­den­ta en Ar­gen­ti­na y aca­ba de ob­te­ner su se­gun­do man­da­to con el ma­yor por­cen­ta­je de vo­tos des­de el re­gre­so de la de­mo­cra­cia en 1983.

Ora­to­ria pri­vi­le­gia­da.

Mi­li­tan­te pe­ro­nis­ta des­de jo­ven, Fernández de Kirch­ner es due­ña de un gran ca­rác­ter, una ora­to­ria pri­vi­le­gia­da y una for­ta­le­za que re­cons­tru­yó tras en­viu­dar ha­ce me­nos de un año. Cris­ti­na, a se­cas, co­mo to­dos la lla­man, for­jó su ca­rre­ra po­lí­ti­ca en el pe­ro­nis­mo con per­so­na­li­dad pro­pia, en la es­te­la de su es­po­so. Pe­ro gra­cias a él, en di­ciem­bre de 2007 lle­gó a la pri­me­ra ma­gis­tra­tu­ra. Sin pa­sar por elec­cio­nes par­ti­da­rias in­ter­nas, Nés­tor Kirch­ner de­ci­dió que se­ría su mu­jer la can­di­da­ta pre­si­den­cial del pe­ro­nis­ta Fren­te pa­ra la Vic­to­ria (FPV).

Se­gún Rus­so, “su ma­tri­mo­nio sig­ni­fi­có bas­tan­te más que un ca­sa­mien­to, fue tam­bién la fun­da­ción de una so­cie­dad po­lí­ti­ca de una leal­tad inal­te­ra­da de tres dé­ca­das”. Y si­gue: “Por eso de­be ser tam­bién que Cris­ti­na nun­ca sin­tió que su apellido de ca­sa­da fue­ra un signo de so­me­ti­mien­to, aunque sí de per­te­nen­cia”.

Cris­ti­na Fernández na­ció el 19 de fe­bre­ro de 1953 en la ciu­dad bo­nae­ren­se de La Pla­ta, en el seno de una fa­mi­lia de cla­se me­dia. Se gra­duó co­mo abo­ga­da en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de La Pla­ta, don­de co­no­ció a Kirch­ner, com­pa­ñe­ro de es­tu­dios y de mi­li­tan­cia en el pe­ro­nis­ta Par­ti­do Jus­ti­cia­lis­ta (PJ). En 1975 se ca­sa­ron y tras el gol­pe mi­li­tar en mar­zo de 1976 se mu­da­ron a San­ta Cruz, la pro­vin­cia na­tal de Kirch­ner, don­de abrie­ron un bu­fe­te de abo­ga­dos. Tu­vie­ron dos hi­jos, Má­xi­mo y Flo­ren­cia.

En 1987 Nés­tor Kirch­ner fue ele­gi­do al­cal­de de la ca­pi­tal san­ta­cru­ce­ña, Río Ga­lle­gos. Y a su la­do, Cris­ti­na Fernández fue for­jan­do su ca­rre­ra po­lí­ti­ca co­mo le­gis­la­do­ra. Fue vo­ta­da dipu­tada pro­vin­cial en San­ta Cruz, con­gre­sal cons­ti­tu­yen­te en la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción ar­gen­ti­na y en 1995 in­gre­só en el Con­gre­so Na­cio­nal, pri­me­ro por la pro­vin­cia de San­ta Cruz y a par­tir de 2005, por su pro­vin­cia na­tal, Buenos Ai­res. Le­gis­la­do­ra re­bel­de y dís­co­la mien­tras su es­po­so ejer­cía co­mo go­ber­na­dor de la aus­tral pro­vin­cia de San­ta Cruz, mu­tó al pa­pel de se­na­do­ra es­tre­lla cuan­do Nés­tor Kirch­ner asu­mió la pre­si­den­cia.

En ese pro­ce­so fue tam­bién sua­vi­zan­do su ima­gen y lo­gran­do un es­ti­lo más gla­mu­ro­so. Atrás que­dó su ca­be­llo re­ne­gri­do y con un fle­qui­llo en­du­re­ci­do por el spray pa­ra dar pa­so a un pei­na­do más na­tu­ral. No pu­do sin em­bar­go aban­do­nar su adic­ción al ma­qui­lla­je.

Al asu­mir la pre­si­den­cia en 2007, re­ci­bió una na­ción en fuer­te cre­ci­mien­to, pe­ro al po­co tiem­po se en­fren­tó con la cri­sis po­lí­ti­ca más di­fí­cil des­de la lle­ga­da del kirch­ne­ris­mo al po­der: el con­flic­to con el cam­po. Pe­ro si­guió ade­lan­te y po­co des­pués con­su­mó una de sus me­di­das más au­da­ces con la na­cio­na­li­za­ción de los fon­dos de pen­sión pri­va­dos.

De­rro­ta de 2009.

Lue­go lle­gó un nue­vo re­vés po­lí­ti­co con la de­rro­ta de Nés­tor Kirch­ner en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de 2009, en las que el ofi­cia­lis­mo per­dió las ma­yo­rías pro­pias en am­bas cá­ma­ras. Pe­ro el kirch­ne­ris­mo des­ple­gó su po­de­río y lo­gró man­te­ner la ini­cia­ti­va, apro­ve­chan­do la gran frag­men­ta­ción de la opo­si­ción.

Fernández de Kirch­ner re­do­bló su es­ti­lo com­ba­ti­vo, que des­ple­gó in­clu­so en fo­ros in­ter­na­cio­na­les, a la vez que pro­fun­di­zó la agen­da so­cial am­plian­do la asis­ten­cia es­ta­tal pa­ra los más po­bres en pos de una so­cie­dad más jus­ta e igua­li­ta­ria, una de sus prin­ci­pa­les ban­de­ras, jun­to con los de­re­chos hu­ma­nos.

El gol­pe más du­ro lo su­frió con la sor­pre­si­va muer­te de Kirch­ner en la aus­tral vi­lla tu­rís­ti­ca de El Ca­la­fa­te, don­de la fa­mi­lia po­see su re­si­den­cia pri­va­da. La pér­di­da de su com­pa­ñe­ro de to­da la vi­da, del hom­bre fuer­te de su Go­bierno, fue tam­bién el re­na­ci­mien­to po­lí­ti­co de Cris­ti­na, que hi­zo fren­te a las ad­ver­ten­cias de que ya no po­dría se­guir ade­lan­te so­la y tras unos días de due­lo re­gre­só a su pues­to en la Ca­sa Ro­sa­da.

Con un dis­cur­so más con­ci­lia­dor, su ima­gen no ce­só de cre­cer en la opi­nión pú­bli­ca. Des­de en­ton­ces nun­ca aban­do­nó el lu­to ni de­jó de re­cor­dar a Kirch­ner en ca­da uno de sus dis­cur­sos, aunque sin nom­brar­lo di­rec­ta­men­te. La fuer­za de Él fue uno de los le­mas cen­tra­les de su cam­pa­ña elec­to­ral.

Aho­ra, tras el úl­ti­mo triun­fo en los co­mi­cios del do­min­go, Cris­ti­na Fernández de Kirch­ner pi­sa con fuer­za en Ar­gen­ti­na, co­mo en su día hi­zo Evi­ta Pe­rón, y tie­ne ma­nos li­bres pa­ra guiar el país co­mo es­ti­me con­ve­nien­te.

Re­cuer­do. Cris­ti­na Fernández ce­le­bra su re­cien­te vic­to­ria elec­to­ral con una fo­to­gra­fía en la que apa­re­ce con su di­fun­to ma­ri­do, Nés­tor Kirch­ner.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.