Tú­nez y Li­bia: dos ca­sos muy di­fe­ren­tes

Tú­nez fue el pun­to de par­ti­da de la lla­ma­da Pri­ma­ve­ra ára­be y en Li­bia pa­re­ce ha­ber ter­mi­na­do la re­pre­sión y la tra­ge­dia, aunque que­den mu­chos in­te­rro­gan­tes.

Tiempo - - MUNDO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

El mis­mo día que los tu­ne­ci­nos acu­dían a vo­tar de for­ma ma­si­va, los li­bios fes­te­ja­ban la lle­ga­da a la li­ber­tad, tres días des­pués de la ca­za y lin­cha­mien­to de Ga­da­fi. No eran dos ca­ras de una mis­ma mo­ne­da en el con­tex­to de las re­vo­lu­cio­nes ára­bes. Eran dos mo­ne­das ab­so­lu­ta­men­te di­fe­ren­tes co­mo di­fe­ren­te tam­bién se pre­sen­ta el fu­tu­ro de am­bos paí­ses. Tú­nez fue el pun­to de par­ti­da de la lla­ma­da Pri­ma­ve­ra ára­be, que ten­dría ros­tros bien dis­tin­tos en unos y en otros lu­ga­res. En al­gu­nos co­mo Si­ria y Ye­men con­ti­núa mul­ti­pli­cán­do­se la re­pre­sión y la tra­ge­dia, en Li­bia pa­re­ce ha­ber ter­mi­na­do, aunque que­den mu­chos in­te­rro­gan­tes. Por eso, des­pués de tan­ta tra­ge­dia, se ha ido re­ti­ran­do la pa­la­bra pri­ma­ve­ra del apellido de esas re­vo­lu­cio­nes.

El guion más per­fec­to y lim­pio de la li­qui­da­ción de una dic­ta­du­ra se ro­dó en Tú­nez con el de­rro­ca­mien­to del pre­si­den­te Ben Alí, que a lo lar­go de 23 años ha­bía do­mi­na­do el país con una dic­ta­du­ra co­rrup­ta, aunque dis­tan­te de la ti­ra­nía cruel, en­lo­que­ci­da y ar­bi­tra­ria de Ga­da­fi. La caí­da de Ben Alí se ges­tio­nó sin ape­nas dis­pa­ros por­que el ejér­ci­to se negó a abrir fue­go con­tra su pue­blo y al pre­si­den­te no le que­da­ba más que el sui­ci­dio o la fu­ga. Eli­gió la fu­ga a Ara­bia Sau­dí. En nue­ve me­ses y su­peran­do se­rios pro­ble­mas po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos, los tu­ne­ci­nos han si­do lla­ma­dos por pri­me­ra vez en su his­to­ria a unas elec­cio­nes li­bres. So­lo con la ce­le­bra­ción de la li­ber­tad que son las elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas han cam­bia­do el cur­so de su his­to­ria y ade­más se con­vir­tie­ron en el es­pe­jo don­de de­be­rán mi­rar­se las re­vo­lu­cio­nes ára­bes. Vo­ta­ron pa­ra una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te de 217 par­la­men­ta­rios, pe­ro tam­bién con­for­me a los re­sul­ta­dos de es­tas elec­cio­nes se ele­gi­rá el nue­vo Eje­cu­ti­vo que go­bier­ne du­ran­te los de­ba­tes cons­ti­tu­yen­tes de los que sal­drá la Se­gun­da Re­pú­bli­ca tu­ne­ci­na. El pro­ce­so elec­to­ral, se­gún los me­dios de in­for­ma­ción, se desa­rro­lló co­mo una gran fies­ta de la de­mo­cra­cia, lle­gan­do la par­ti­ci­pa­ción al 90% de los ins­cri­tos y a más del 70% de quie­nes te­nían de­re­cho a vo­tar. No hu­bo in­ci­den­tes lla­ma­ti­vos se­gún los ob­ser­va­do­res in­ter­na­cio­na­les, so­lo se apre­cia­ron cier­tas pre­sio­nes so­bre los vo­tan­tes anal­fa­be­tos.

La cla­ra vic­to­ria del Mo­vi­mien­to En­nah­da, si­tua­do en el is­la­mis­mo mo­de­ra­do, con­di­cio­na­rá el pro­ce­so cons­ti­tu­cio­nal, y sus di­ri­gen­tes ya han ade­lan­ta­do que apos­ta­rán por una Cons­ti­tu­ción abier­ta e in­te­gra­do­ra. En con­cre­to, el

por­ta­voz de los ga­na­do­res, Sa­yid Fer­ja­ni, ha ma­ni­fes­ta­do: “No­so­tros de­fen­de­mos la crea­ción de un Es­ta­do ci­vil de­mo­crá­ti­co, de un sis­te­ma po­lí­ti­co só­li­do y du­ra­de­ro. El is­lam es una he­ren­cia co­mún de to­dos los tu­ne­ci­nos, pe­ro tam­bién nos re­cla­ma­mos he­re­de­ros de los va­lo­res uni­ver­sa­les. El is­lam y la de­mo­cra­cia no son in­com­pa­ti­bles, de­ben ir uni­dos. No­so­tros que­re­mos ofre­cer un nue­vo mo­de­lo al mun­do y les de­ci­mos a los oc­ci­den­ta­les: de­jen de con­si­de­rar to­do lo que vie­ne del is­lam co­mo te­rro­ris­mo. Y les de­ci­mos a los mu­sul­ma­nes que Oc­ci­den­te no es el enemi­go”. Se tra­ta de una pro­cla­ma­ción in­tere­san­te, aho­ra se ve­rá có­mo la lle­van a ca­bo.

Ana­li­zan­do los años de la dic­ta­du­ra y los nue­ve me­ses que si­guie­ron a la caí­da de Ben Alí, no de­be sor­pren­der­nos es­ta vic­to­ria del is­la­mis­mo mo­de­ra­do, ya que se tra­ta del par­ti­do de la re­sis­ten­cia me­jor or­ga­ni­za­do y con más años de vi­da. El mo­vi­mien­to En­nah­da lo fun­dó ha­ce 30 años Ra­chid Gha­nou­chi con el nom­bre de Mo­vi­mien­to de Ten­den­cia Is­la­mis­ta, pe­ro nue­ve años des­pués el fun­da­dor de­ci­dió eli­mi­nar cual­quier alu­sión al is­lam y le lla­mó En­nah­da, es de­cir, Par­ti­do del Re­na­ci­mien­to. Gha­nou­chi es­tu­vo tres años en la cár­cel y du­ran­te 20 per­ma­ne­ció exi­la­do en Londres has­ta la caí­da de Ben Alí; aho­ra, con 69 se de­cla­ra dis­pues­to a go­ber­nar el país. Di­ce que su sue­ño es con­ver­tir Tú­nez en un mo­de­lo don­de se con­ju­guen is­lam y mo­der­ni­dad. Se no­ta su con­di­ción de pro­fe­sor de fi­lo­so­fía cuan­do sos­tie­ne que no in­ter­pre­ta la Sha­ria, ley is­lá­mi­ca, co­mo un có­di­go de castigos sino co­mo la ma­ne­ra de pre­ve­nir los de­li­tos, y lle­ga a con­si­de­rar a los de­lin­cuen­tes co­mo víc­ti­mas de la so­cie­dad a los que hay que ayu­dar a re­in­ser­tar­se.

Su mo­de­lo de re­fe­ren­cia es el pri­mer mi­nis­tro tur­co Er­do­gan y su Par­ti­do de la Jus­ti­cia y el Desa­rro­llo. Al­gu­nos ana­lis­tas, al ha­blar del mo­vi­mien­to En­nah­da y pa­ra que lo en­ten­da­mos los oc­ci­den­ta­les, alu­den a los par­ti­dos de­mo­cris­tia­nos. En un mun­do ára­be mu­sul­mán, don­de la mar­gi­na­ción de la mu­jer es evi­den­te, se han com­pro­me­ti­do a man­te­ner el es­ta­tu­to de la igual­dad de gé­ne­ro y han acep­ta­do la pa­ri­dad en las lis­tas elec­to­ra­les. Los par­ti­dos lai­cos han con­si­de­ra­do el ve­re­dic­to de las ur­nas que die­ron la vic­to­ria a los de Gha­nou­chi co­mo la ex­pre­sión de la vo­lun­tad po­pu­lar, co­mo ha ma­ni­fes­ta­do la se­cre­ta­ria ge­ne­ral del Par­ti­do De­mó­cra­ta Pro­gre­sis­ta, Ma­ya Zri­bi. Pe­ro ha aña­di­do que se­gui­rán lu­chan­do por una Cons­ti­tu­ción abier­ta y plu­ral. Lo de Tú­nez, de se­guir así, pue­de sig­ni­fi­car el co­mien­zo de la ma­yor re­vo­lu­ción co­no­ci­da en el mun­do ára­be y mu­sul­mán. Son mu­chas las di­fi­cul­ta­des que tie­nen por de­lan­te, es­pe­cial­men­te eco­nó­mi­cas, ya que las in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras han ba­ja­do un 27%, y el tu­ris­mo, un sec­tor en ex­pan­sión, ha es­ta­do ca­si des­apa­re­ci­do du­ran­te va­rios me­ses y aho­ra bus­can re­lan­zar­lo. El gran re­to mo­der­ni­za­dor es ha­cer com­pa­ti­ble el is­lam con la de­mo­cra­cia.

Li­bia ha co­men­za­do mal.

La co­reo­gra­fía de la cap­tu­ra, muer­te y ex­po­si­ción del ca­dá­ver de Ga­da­fi ha si­do de una bar­ba­rie y una bru­ta­li­dad análo­gas a las que él prac­ti­có a lo lar­go de los 42 años de dic­ta­du­ra. Por eso el

pos­ga­da­fis­mo ha co­men­za­do mal. No era ne­ce­sa­rio ese en­sa­ña­mien­to, que de­mues­tra de una ma­ne­ra plás­ti­ca el

El Con­se­jo Na­cio­nal de Tran­si­ción li­bio es un os­cu­ro re­vol­ti­jo de di­ver­si­da­des con­tra­dic­to­rias

pre­do­mi­nio del ren­cor y del odio so­bre cual­quier sen­ti­mien­to de jus­ti­cia. Des­pués de un aná­li­sis de lo ocu­rri­do no ca­be du­da de que en la ho­ja de ru­ta del Con­se­jo Na­cio­nal de Tran­si­ción es­ta­ba el eli­mi­nar a Ga­da­fi, por­que vi­vo lo con­si­de­ra­ban co­mo una pe­sa­di­lla si­nies­tra y peligrosa. Es po­si­ble que las es­ce­nas fi­na­les de la cap­tu­ra y muer­te se les fue­ran de las ma­nos a los di­ri­gen­tes re­bel­des, pe­ro ex­po­ner­lo en la cá­ma­ra fri­go­rí­fi­ca del mer­ca­do de car­ne y ver­du­ras de la ciu­dad de Mis­ra­ta fue de­ci­sión de ellos. No que­rían que na­die man­tu­vie­ra du­das so­bre su muer­te.

Al es­car­nio se aña­dió la de­ci­sión de la nue­va au­to­ri­dad is­lá­mi­ca al emi­tir una

fat­wa en la que prohi­bía ce­le­brar fu­ne­ra­les y re­zar por el dic­ta­dor li­bio, ya que lo con­si­de­ra­ba un in­cré­du­lo. Me­nos mal que en la fat­wa de­ci­día tam­bién que se les per­mi­tía a los fa­mi­lia­res re­zar por él y en­te­rrar­le en un ce­men­te­rio mu­sul­mán. El nue­vo muf­tí de Li­bia, emi­sor de la fat­wa, es Sa­deq al Ghar­ya, no li­ga­do a los re­bel­des, pe­ro que, se­gún fuen­tes fi­de­dig­nas, nun­ca se ha des­ta­ca­do por su to­le­ran­cia. Su­ce­de en el car­go a Kha­led Tan­tush, ami­go de Ga­da­fi y de­te­ni­do ha­ce unas se­ma­nas cuan­do tra­ta­ba de huir de Li­bia.

Al con­tra­rio de lo que su­ce­de en Tú­nez con las de­cla­ra­cio­nes del is­la­mis­ta mo­de­ra­do Gha­nou­chi, re­sul­tan muy in­quie­tan­tes las ma­ni­fes­ta­cio­nes del pre­si­den­te del Con­se­jo Na­cio­nal de Tran­si­ción li­bio, Mus­ta­fá Ab­del Ya­lil, al di­ri­gir­se al pue­blo pa­ra de­cir­le, en­tre otras co­sas, que la Sha­ria se­rá la fuen­te de la le­gis­la­ción y que to­da ley con­tra­ria a los prin­ci­pios del is­lam que­da­ba au­to­má­ti­ca­men­te anu­la­da. El Con­se­jo Na­cio­nal de Tran­si­ción es un os­cu­ro re­vol­ti­jo de di­ver­si­da­des con­tra­dic­to­rias don­de cier­to is­la­mis­mo ra­di­cal pa­re­ce que ga­na po­si­cio­nes. Es­pe­re­mos que la si­tua­ción se acla­re cuan­do co­noz­ca­mos la com­po­si­ción del fu­tu­ro Go­bierno den­tro de una o dos se­ma­nas, se­gún las pro­me­sas ofi­cia­les.

En Li­bia hay de­ma­sia­das ten­sio­nes por­que hay mu­cha ri­que­za, se pre­sien­ten cho­ques tri­ba­les y te­rri­to­ria­les, por eso el gran desafío de los nue­vos di­ri­gen­tes se­rá crear unas ins­ti­tu­cio­nes es­ta­ta­les so­bre prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos. Por ha­ber hay tam­bién de­ma­sia­das ar­mas, lo cual es una di­fi­cul­tad aña­di­da pa­ra con­so­li­dar la paz. Los ho­te­les se han lle­na­do de hom­bres de ne­go­cios y de bas­tan­tes ti­bu­ro­nes es­tu­dian­do la for­ma de en­trar en el in­men­so ne­go­cio del gas y del pe­tró­leo. Los que par­ti­ci­pa­ron en los bom­bar­deos que­rrán ha­cer va­ler su apor­ta­ción a la vic­to­ria. Ha des­apa­re­ci­do el ti­rano, pe­ro el fu­tu­ro de Li­bia tie­ne de­ma­sia­das in­cer­ti­dum­bres.

Di­fe­ren­cias. Tri­po­li­ta­nos ce­le­bran­do la muer­te de Ga­da­fi el 20 de oc­tu­bre y el is­la­mis­ta mo­de­ra­do Gha­nou­chi, ven­ce­dor en las elec­cio­nes de Tú­nez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.