MA­DE AR­TE IN SPAIN

Los ar­tis­tas es­pa­ño­les pro­ta­go­ni­zan es­te oto­ño mul­ti­tud de ex­po­si­cio­nes por to­do el pla­ne­ta. Re­pa­sa­mos aquí las más ju­go­sas.

Tiempo - - CULTURA - PE­DRO GAR­CÍA tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Un ele­fan­te er­gui­do so­bre su trom­pa que desafía la gra­ve­dad mien­tras di­bu­ja la si­lue­ta ru­go­sa de su me­mo­ria primitiva en las ace­ras de Nue­va York; un rey que lu­cha en­tre te­ji­dos en­tre­la­za­dos en Washington; el ar­tis­ta icó­ni­co del si­glo XX, re­tra­ta­do por la len­te ín­ti­ma y bu­fo­na de una cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca; el ge­nio del su­rrea­lis­mo y su bi­go­te on­du­la­do, en el cen­tro de to­das las mi­ra­das en la ca­pi­tal de Ru­sia; el maes­tro es­pa­ñol del te­ne­bris­mo y la ver­sa­ti­li­dad de la luz, en la que fue su ca­sa en el sur de Ita­lia; una le­gión de ins­tan­tá­neas irre­ve­ren­tes que re­fle­jan una cru­da reali­dad en la que los per­so­na­jes iner­tes apa­re­cen co­mo ma­pas de ci­ca­tri­ces ex­ter­nas e in­ter­nas; un mu­seo de ar­tis­tas den­tro de otro mu­seo más gran­de que con­tie­ne pe­que­ñas crea­cio­nes ima­gi­na­rias; una ma­ja -ves­ti­da- que ha­ce las ve­ces de em­ba­ja­do­ra es­pa­ño­la en el país del sol na­cien­te, que con­tem­pla, ex­ta­sia­do, las ma­ra­vi­llas de uno de los crea­do­res más re­le­van­tes del trán­si­to a la mo­der­ni­dad.

El ar­te es­pa­ñol ha­ce las ma­le­tas. Arran­ca el oto­ño y de­ce­nas de ex­po­si­cio­nes con ar­tis­tas es­pa­ño­les co­mo protagonistas pue­blan el ca­len­da­rio ar­tís­ti­co in­ter­na­cio­nal. Una re­pre­sen­ta­ción ecléc­ti­ca y he­te­ro­gé­nea que mues­tra al mun­do to­das las eda­des de la crea­ción ar­tís­ti­ca en nues­tro país. En po­cas pa­la­bras: ar­te ma­de in Spain.

Ru­sia des­cu­bre a Dalí ‘Salvador Dalí: a re­tros­pec­ti­ve’. Mu­seo Push­kin de Be­llas Ar­tes de Mos­cú. Has­ta el 13 de no­viem­bre.

Mos­cú rin­de ho­no­res al ge­nio ca­ta­lán del su­rrea­lis­mo y aco­ge la ma­yor mues­tra de­di­ca­da a Dalí en Ru­sia, un au­tén­ti­co éxi­to de pú­bli­co du­ran­te el ve­rano en Mos­cú. Las gran­des obras del ar­tis­ta de Fi­gue­ras con­vi­ven en es­ta re­tros­pec­ti­va de vo­ca­ción de re­su­men con otras me­nos co­no­ci­das que ayu­dan a per­fi­lar una vi­sión cer­te­ra y más que com­ple­ta del uni­ver­so van­guar­dis­ta da­li­niano: 25 óleos, 20 acua­re­las y 70 di­bu­jos, así co­mo un buen pu­ña­do de fo­to­gra­fías, dan vi­da a una de las gran­des apues­tas cul­tu­ra­les del Año Dual Es­pa­ña-ru­sia 2011.

Un ge­nio sin ca­re­ta ‘Con­mi­go, yo mis­mo, yo’. Re­tra­tos fo­to­grá­fi­cos de Pi­cas­so. Mu­seo Lud­wig de Co­lo­nia. Has­ta el 15 de enero.

El ar­tis­ta pro­to­ti­po del si­glo XX, icono de las van­guar­dias, po­só an­te la len­te de los gran­des fo­tó­gra­fos de su tiem­po. De Ce­cil Bea­ton a Hen­ri Car­tier-bres­son pa­san­do por Dois­neau, Man Ray o Irving Penn, to­dos ju­ga­ron a en­con­trar Pi­cas­so si­gue sien­do nues­tro em­ba­ja­dor: con­quis­ta Co­lo­nia mien­tras en Londres ul­ti­man Pi­cas­so and Bri­tain los lí­mi­tes en­tre per­so­na y per­so­na­je. Al­ma mun­da­na y al­ma de ar­tis­ta -exis­ten­cia ín­ti­ma y exis­ten­cia bu­fo­na- se en­tre­mez­clan en una mues­tra que tra­za y per­fi­la los diá­lo­gos de la cá­ma­ra con el ge­nio ma­la­gue­ño y nos mues­tra imá­ge­nes tan su­cu­len­tas co­mo Pi­cas­so es Po­pe­ye (en la ima­gen de la iz­quier­da), una fo­to­gra­fía to­ma­da por An­dré Vi­llers. Ra­dio­gra­fías ín­ti­mas de un mi­to que, en unos me­ses, po­sa­rá su ge­nia­li­dad so­bre Londres, don­de el 15 de fe­bre­ro, al ca­lor de la Ta­te Bri­tain, arran­ca Pi­cas­so and Bri­tain, una de las ex­po­si­cio­nes más es­pe­ra­das de 2012 en Reino Uni­do.

El via­je de

lo Spag­no­let­to ‘El jo­ven Ri­be­ra en­tre Ro­ma, Par­ma y Ná­po­les: 1608-1624’. Mu­seo de Ca­po­di­mon­te de Ná­po­les. Has­ta el 8 de enero.

La ex­po­si­ción que la his­to­ria del ar­te le de­bía a Jo­sé de Ri­be­ra, al que los ita­lia­nos adop­ta­ron en vi­da -y obra- y bau­ti­za­ron co­mo lo Spag­no­let­to, ate­rri­za en Ná­po­les des­de el Mu­seo del Pra­do de Ma­drid -don­de per­ma­ne­ció abier­ta has­ta fi­na­les de ve­rano- ce­rran­do un círcu­lo de cua­tro si­glos. La te­sis es sim­ple: el Ri­be­ra más tem­prano es, se­gún los es­tu­dios de la pi­na­co­te­ca ma­dri­le­ña, un es­ti­lo na­tu­ra­lis­ta que ma­ti­za y mo­di­fi­ca su eterna eti­que­ta de te­ne­bris­ta. Y es que el Ri­be­ra más jo­ven, el de los pri­me­ros via­jes a Ro­ma, Par­ma y Ná­po­les, es co­lor. Y luz. Una luz que alum­bra la obra de uno de los gran­des pin­to­res del si­glo XVII, uno de los más re­cla­ma­dos por el pú­bli­co

fue­ra de Es­pa­ña. Bue­na prue­ba es el via­je que ha em­pren­di­do una de sus obras cla­ve, La Mag­da­le­na, has­ta el Mea­dows Mu­seum de Dallas, don­de per­ma­ne­ce­rá ex­pues­ta has­ta el 15 de enero.

Go­ya en el sol na­cien­te ‘Go­ya: Lu­ces y som­bras. Obras maes­tras del Mu­seo del Pra­do’. The Na­tio­nal Mu­seum of Wes­tern Art de To­kio. Has­ta el 29 de enero.

La ex­po­si­ción del oto­ño en Ja­pón tie­ne nom­bre y ape­lli­dos: Fran­cis­co de Go­ya y Lu­cien­tes. Cen­tra­da en la fi­gu­ra del gran pre­cur­sor de la pin­tu­ra mo­der­na, la mues­tra es una de las gran­des apues­tas de las au­to­ri­da­des cul­tu­ra­les ni­po­nas y pro­me­te ser to­do un éxi­to de pú­bli­co y crí­ti­ca. La ma­ja ves­ti­da es el gran es­tan­dar­te de una mues­tra con ha­lo di­plo­má­ti­co que re­su­me lo me­jor del pin­tor y que as­pi­ra, de pa­so, a que los ja­po­ne­ses des­cu­bran al au­tor de va­rias jo­yas de la pin­tu­ra uni­ver­sal y, so­bre to­do, en­tien­dan el tra­ba­jo de un crea­dor ver­sá­til y po­li­fa­cé­ti­co que abrió la com­puer­ta de la mo­der­ni­dad.

Un ele­fan­te en Nue­va York ‘Ele­fan­te er­gui­do’, es­cul­tu­ra ur­ba­na en Union Squa­re, Nue­va York. Has­ta el 29 de ma­yo.

El ar­tis­ta vi­vo es­pa­ñol más co­ti­za­do tam­bién es, po­si­ble­men­te, el más vi­si­ble. Al me­nos fue­ra de Es­pa­ña. Y es que, en uno de los már­ge­nes de la mí­ti­ca Union Squa­re, apo­ya­do so­bre el vue­lo ver­ti­cal de su trom­pa de bron­ce, el Ele- fan­te er­gui­do de Mi­quel Bar­ce­ló desafía des­pa­ta­rra­do y en­clen­que a los ciu­da­da­nos y vi­si­tan­tes de la Gran Man­za­na. El Ele­fan­dret, ar­te bur­lón al ai­re li­bre, me­mo­ria ru­go­sa de nues­tro pa­sa­do an­ces­tral, sue­ño de me­tal que ro­za la bur­la, se le­van­ta en equi­li­brio so­bre ocho me­tros y me­dio de vo­lu­men pro­yec­tan­do una som­bra que per­ma­ne­ce­rá im­pa­si­ble -gra­cias a un acuer­do en­tre la ga­le­ría Marl­bo­rough y las au­to­ri­da­des de la ciu­dad- du­ran­te el oto­ño, el in­vierno y la pri­ma­ve­ra neo­yor­qui­nas. Y des­pués, rum­bo a Chica­go.

El fo­tó­gra­fo cuán­ti­co ‘Al­ber­to Gar­cía-alix: De don­de no se vuel­ve’. Mul­ti­me­dia Art Mu­seum de Mos­cú. Has­ta el 6 de no­viem­bre / Mues­tra fo­to­grá­fi­ca en el CCE de Mia­mi. A par­tir del 1 de di­ciem­bre.

Uno de los pos­tu­la­dos de la me­cá­ni­ca cuán­ti­ca afir­ma que, en teo­ría, dos par­tí­cu­las pue­den es­tar al mis­mo tiem­po en dos si­tios a la vez. Es el ca­so de Al­ber­to Gar­cía-alix, cu­ya fo­to­gra­fía irre­ve­ren­te y ás­pe­ra pro­ta­go­ni­za una su­cu­len­ta mues­tra en Mos­cú mien­tras se pre­pa­ra pa­ra to­mar, a par­tir de di­ciem­bre, las

La ma­ja ves­ti­da es el bu­que in­sig­nia de la re­tros­pec­ti­va so­bre Go­ya que el Go­bierno aca­ba de inau­gu­rar en To­kio

pa­re­des del Cen­tro Cul­tu­ral Es­pa­ñol de Coo­pe­ra­ción Ibe­roa­me­ri­ca­na de Mia­mi. Dos ex­po­si­cio­nes pro­vo­ca­do­ras en­tre las que so­bre­sa­le la pri­me­ra: un in­ten­to por des­ci­frar la cla­ve de bóveda de la cru­da ga­la­xia es­té­ti­ca de Gar­cía-alix a par­tir de un guión del pro­pio fo­tó­gra­fo. Un des­cen­so sin ven­das en los ojos has­ta la ver­dad del ser hu­mano des­po­ja­do de ar­ti­fi­cios, ci­ca­tri­ces en mano.

El an­te­ce­sor de Ca­la­tra­va ‘Félix Can­de­la: 1910-2010’. Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Ciu­dad de Mé­xi­co. Has­ta el 15 de enero de 2012.

Félix Can­de­la Oute­ri­ño na­ció en Ma­drid en los al­bo­res de 1910 y se li­cen­ció en la Es­cue­la de Ar­qui­tec­tu­ra en 1935. Lue­go lle­gó la Guerra Ci­vil y el inevi­ta­ble exi­lio. Las raí­ces trans­plan­ta­das, de gol­pe, al otro la­do del Atlán­ti­co. A sa­ber: Can­de­la ate­rri­zó en Mé­xi­co ob­se­sio­na­do con una for­ma geo­mé­tri­ca-el pa­ra­bo­loi­de hi­per­bó­li­co- y la desa­rro­lló has­ta la sa­cie­dad so­bre su ma­te­rial pre­di­lec­to: el hor­mi­gón. Hoy su le­ga­do des­can­sa en el per­fil de va­rias igle­sias y en el mí­ti­co Pa­la­cio de los Deportes de Ciu­dad de Mé­xi­co. Una ciu­dad que le ido­la­tra tan­to co­mo se le ig­no­ra en su país de na­ci­mien­to -aunque en 1981 re­ci­bió la me­da­lla de Oro de la Ar­qui­tec­tu­ra del Con­se­jo Su­pe­rior de Co­le­gios de Ar­qui­tec­tos de Es­pa­ña- y le de­di­ca una re­tros­pec­ti­va com­par­ti­da con el ale­mán Max Cet­to, otro adop­ta­do de la cul­tu­ra me­xi­ca­na.

La gi­ra (for­zo­sa) de los ta­pi­ces

La in­ven­ción de la glo­ria. El rey Al­fon­so V y los ta­pi­ces de Pas­tra­na. Na­tio­nal Ga­llery of Art de Washington. Has­ta el 8 de enero. La de Washington no es más que la pri­me­ra de las cin­co mues­tras que los fa­mo­sos cua­tro ta­pi­ces de Pas­tra­na -pro­pie­dad es­pa­ño­la des­de 1664- tie­nen pro­gra­ma­das fue­ra de Es­pa­ña. ¿El motivo? Has­ta que el Mu­seo de la Co­le­gia­ta de Gua­da­la­ja­ra no pon­ga pun­to fi­nal a una re­mo­de­la­ción que la Fun­da­ción de Am­be­res -que res­tau­ró los ta­pi­ces tras en­con­trar­los lle­nos de po­li­llas en el tem­plo pa­rro­quial- ha pues­to co­mo con­di­ción si­ne qua non, las cua­tro jo­yas de na­rra­ti­va bé­li­ca por­tu­gue­sa no re­gre­sa­rán a ca­sa. Cua­tro jo­yas te­ji­das que re­la­tan el ase­dio del rey Al­fon­so V y el prín­ci­pe Juan al nor­te de Áfri­ca an­tes de la lle­ga­da a Amé­ri­ca.

El mu­seo del ar­tis­ta

‘Mu­seum Show’. Asun­ción Mo­li­nos y Da­vid Lis­boa ex­po­nen sus mu­seos en el Cen­tro de ar­te Ar­nol­fi­ni de Bris­tol In­gla­te­rra. Has­ta el 5 de fe­bre­ro de 2012. La es­pa­ño­la Asun­ción Mo­li­nos y el his­pano-bra­si­le­ño Da­vid Lis­boa mues­tran sus apor­ta­cio­nes a una de las ten­den­cias más fas­ci­nan­tes del ar­te con­tem­po­rá­neo: el mu­seo del ar­tis­ta. Una co­rrien­te inau­gu­ra­da tras la Se­gun­da Guerra Mun­dial que es­te Mu­seum Show de Bris­tol ha­ce con­fluir en una se­lec­ción de cu­rio­sas ins­ti­tu­cio­nes ima­gi­na­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.