¡Vuel­ve, Va­sa­rely!

En una ex­po­si­ción del hún­ga­ro en su país, en 1969, el ar­tis­ta Já­nos Ma­jor se pa­sea­ba con un car­tel: “Va­sa­rely go home”.

Tiempo - - VISIONES - IGNACIO VIDAL- FOLCH

Los ar­tis­tas di­si­den­tes se in­dig­na­ban de que Va­sa­rely fue­ra aco­gi­do y ce­le­bra­do por la Au­to­ri­dad

me en­can­ta el ar­te óp­ti­co, op art o ar­te ci­né­ti­co: fue la úl­ti­ma o pe­núl­ti­ma co­rrien­te de ar­tis­tas que en los años se­sen­ta, me­dian­te obras en mo­vi­mien­to y dis­tor­sio­na­do­ras del co­rrec­to fun­cio­na­mien­to de los sen­ti­dos, se pro­po­nían a cam­biar nues­tra per­cep­ción del mun­do. A pe­sar de tan al­ta am­bi­ción los ar­tis­tas ci­né­ti­cos es­ta­ban do­ta­dos de un gran sen­ti­do del hu­mor. Co­mo es sa­bi­do, el pio­ne­ro y aban­de­ra­do del ar­te óp­ti­co fue el hún­ga­ro Va­sa­rely, que tu­vo el acier­to de li­gar con Den­se Re­né, una jo­ven pa­ri­sien­se due­ña de una pe­que­ña ga­le­ría des­de la que lan­zó al mun­do la bue­na nue­va del ar­te ci­né­ti­co.

No obs­tan­te mi de­bi­li­dad por Va­sa­rely, una de las pie­zas de ar­te con­tem­po­rá­neo más fas­ci­nan­tes que he vis­to es­te año ha si­do la de Andreas Fo­ga­ra­si ti­tu­la­da Va­sa­rely go home. El que va­ya a Ma­drid, o el que viva en la ca­pi­tal, no pue­de per­der­se la con­tem­pla­ción de es­ta pie­za: se di­ver­ti­rá y apren­de­rá un mon­tón, y to­da­vía sa­ca­rá otros be­ne­fi­cios. La pie­za se com­po­ne de dos par­tes: en una sa­li­ta se ex­po­nen las fo­to­gra­fías de la inau­gu­ra­ción de la pri­me­ra re­tros­pec­ti­va de Va­sa­rely en Bu­da­pest, en 1969: en esas fo­tos en blan­co y ne­gro ve­mos a la in­te­lec­tua­li­dad y gen­te gua­pa del mo­men­to, ob­ser­van­do los lien­zos óp­ti­cos –y ma­rean­tes, hay que re­co­no­cer­lo– de Va­sa­rely. Era un acon­te­ci­mien­to, era la pri­me­ra vez que en Hun­gría se po­día ver una gran ex­po­si­ción de ar­te abs­trac­to, y en­ci­ma rea­li­za­do por un ar­tis­ta ex­pa­tria­do en París y re­co­no­ci­do en el mun­do ca­pi­ta­lis­ta. En la sa­li­ta con­ti­gua se pue­de ver un vídeo con las de­cla­ra­cio­nes de va­rios ar­tis­tas y crí­ti­cos hún­ga­ros que re­cuer­dan aque­lla inau­gu­ra­ción.

Pe­ro lo que co­men­tan no es so­lo la ex­po en sí y su sig­ni­fi­ca­do trans­gre­sor o re­cu­pe­ra­do, sino, so­bre to­do, la ac­ción mi­nús­cu­la, clan­des­ti­na, ape­nas per­cep­ti­ble, de un jo­ven ar­tis­ta lla­ma­do Já­nos Ma­jor, que se pa­sea­ba en­tre los in­vi­ta­dos mos­tran­do, no a to­dos, so­lo a los de más con­fian­za, una pe­que­ña pan­car­ta que lle­va­ba ocul­ta en el bol­si­llo y en la que de­cía: “Va­sa­rely, go home!”. Quie­nes la veían se tron­cha­ban de ri­sa. Los crí­ti­cos y ar­tis­tas re­cuer­dan que la re­tros­pec­ti­va Va­sa­rely, que el ré­gi­men de Já­nos Ká­dár con­ci­bió pa­ra dar­se una ima­gen aper­tu­ris­ta, fue una mag­ní­fi­ca no­ve­dad y al mis­mo tiem­po irri­tó a to­da la co­mu­ni­dad ar­tís­ti­ca na­cio­nal: los ar­tis­tas ofi­cia­les no tra­ga­ban aquel ar­te ca­pi­ta­lis­ta; y los ar­tis­tas di­si­den­tes se in­dig­na­ban de que Va­sa­rely, ya triun­fa­dor en el ex­tran­je­ro, fue­ra aco­gi­do y ce­le­bra­do por la Au­to­ri­dad que a ellos les ne­ga­ba el pan y la sal. Ma­jor era uno de es­tos. De ahí su pan­car­ti­ta con el le­ma Va­sa­rely go home. Pe­ro lo me­jor de to­do es que en nin­gu­na de las fo­tos se le ve. De aque­lla per­for­man­ce no ha que­da­do más hue­lla que el re­cuer­do en la me­mo­ria de quie­nes asis­tie­ron a ella. Que aho­ra Fo­ga­ra­si con esos re­cuer­dos ha­ya si­do ca­paz de mon­tar una pie­za tan evo­ca­do­ra e ins­truc­ti­va es a mi en­ten­der ad­mi­ra­ble. Ca­si tan­to co­mo sor­pren­der­se ob­ser­van­do las fo­tos de aque­lla inau­gu­ra­ción del 18 de oc­tu­bre de 1969, bus­can­do al in­vi­si­ble Ma­jor en­tre aque­llos se­ño­res y se­ño­ras tan dis­tin­gui­dos, y sos­pe­chan­do que qui­zá al­guien nos mi­ra a no­so­tros tam­bién, a no­so­tros mi­ran­do a esos que mi­ran... ¡Qué vér­ti­go más op art!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.