Lo bueno, si breve...

El eclec­ti­cis­mo co­mo vir­tud en las co­lec­cio­nes de re­la­tos.

Tiempo - - SELECTOR - MA­RÍA MAR­TÍN

El hom­bre que ven­dió su pro­pia ca­ma.

Vi­cen­te Mo­li­na Foix (Ana­gra­ma).

no es ra­ro que la mis­ma cua­li­dad que pue­de ha­cer in­tere­san­te una co­lec­ción de re­la­tos, su di­ver­si­dad, pue­da su­po­ner tam­bién su ma­yor pe­li­gro, pues la variedad de te­má­ti­cas y es­ti­los pue­den per­der al más en­tre­ga­do de los lec­to­res. Sin em­bar­go, si el ofi­cio es bueno, pue­den sur­gir au­tén­ti­cas jo­yas que ga­na­rán con ca­da re­lec­tu­ra, per­mi­tién­do­nos ade­más des­cu­brir as­pec­tos des­co­no­ci­dos e igual­men­te in­tere­san­tes de la obra de los au­to­res. Es­te es, sin lu­gar a du­das, el ca­so de El hom­bre que ven­dió su pro­pia ca­ma, un vo­lu­men en el que Vi­cen­te Mo­li­na Foix re­pa­sa, con su maes­tría ha­bi­tual, la co­ti­dia­ni­dad de la vi­da, los gran­des dramas y las gran­des co­me­dias que se ocul­tan en los mo­men­tos más in­sig­ni­fi­can­tes a pri­me­ra vista: un via­je en tren, una pri­me­ra co­mu­nión, una vi­si­ta al mé­di­co... Inocen­tes pun­tos de par­ti­da pa­ra el desa­rro­llo de pie­zas li­te­ra­rias que per­mi­ten ex­plo­rar lo me­jor y lo peor de los protagonistas. Es­pe­cial­men­te in­tere­san­te es el cuar­te­to fi­nal de re­la­tos ( La se­gun­da bo­da, Los otros la­bios, El cua­dro fa­mi­liar y El hom­bre que ven­dió su pro­pia ca­ma), en los que Mo­li­na Foix se in­tro­du­ce en el uni­ver­so de Henry Ja­mes, al desa­rro­llar na­rra­cio­nes que el no­ve­lis­ta ame­ri­cano so­lo bos­que­jó. Un per­fec­to ho­me­na­je con re­sul­ta­dos muy atrac­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.