Los tan­ques se en­fren­tan en Check­point Char­lie

BER­LÍN, 27 DE OC­TU­BRE DE 1961 · Los tan­ques ru­sos y ame­ri­ca­nos se en­fren­tan por pri­me­ra vez ca­ra a ca­ra, a me­nos de 100 me­tros, con los ca­ño­nes dis­pues­tos a dis­pa­rar.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS RE­YES

El Ber­lín de la Guerra Fría fue di­se­ña­do pa­ra crear pro­ble­mas, es­ta­ba ha­bi­ta­do por unos ge­nios fas­ti­dio­sos em­pe­ña­dos en des­en­ca­de­nar la ter­ce­ra guerra mun­dial, y la in­te­li­gen­cia de los es­ta­dis­tas que re­gían el Es­te y el Oes­te fue apa­gar los fue­gos cuan­do ame­na­za­ban con ex­ten­der­se a to­do el mun­do.

Ber­lín era una cu­ña de Oc­ci­den­te de­trás del Te­lón de Ace­ro, una man­chi­ta de eco­no­mía ca­pi­ta­lis­ta y sis­te­ma po­lí­ti­co de­mo­crá­ti­co en una in­men­sa su­per­fi­cie de so­cia­lis­mo y dic­ta­du­ra. Y por si eso fue­ra po­co, la ciu­dad es­ta­ba di­vi­di­da en­tre las cua­tro po­ten­cias, pe­ro unos y otros te­nían de­re­chos so­bre las zo­nas de los de­más. El mo­nu­men­to con los pri­me­ros tan­ques ru­sos que en­tra­ron en Ber­lín es­ta­ba en zo­na oc­ci­den­tal, y el Ejér­ci­to so­vié­ti­co man­te­nía allí un des­ta­ca­men­to pa­ra cui­dar­lo y vi­gi­lar­lo, mien­tras que el per­so­nal mi­li­tar y di­plo­má­ti­co oc­ci­den­tal te­nía de­re­cho de pa­so en el Es­te.

La pri­me­ra gran cri­sis ge­ne­ra­da por es­ta ciu­dad, ya en 1948, fue el Blo­queo de Ber­lín (ver His­to­rias de la His­to­ria “La pri­me­ra ba­ta­lla de la Guerra Fría”, en el nú­me­ro 1.366 de Tiem­po). En 1953 hu­bo otra, cuan­do la po­bla­ción del sec­tor orien­tal se amo­ti­nó con­tra los ocu­pan­tes ru­sos. Y en el ve­rano de 1961 em­pe­zó una más, con la cons­truc­ción del Mu­ro.

Pe­ro la úni­ca vez en que tan­ques ame­ri­ca­nos y so­vié­ti­cos se en­fren­ta­ron ca­ra a ca­ra, apun­tán­do­se con sus ca­ño­nes, de­pen­dien­do el ini­cio de una guerra de que nin­gún ar­ti­lle­ro ner­vio­so apre­ta­ra el dis­pa­ra­dor, fue en oc­tu­bre del 61.

Afi­ción al tea­tro.

To­do em­pe­zó de una for­ma ba­nal, por­que al di­plo­má­ti­co ame­ri­cano Allan Light­ner se le ocu­rrió ir al tea­tro al sec­tor so­vié­ti­co. Cuan­do lle­gó al pa­so re­ser­va­do pa­ra ame­ri­ca­nos, Check­point Char­lie, un po­li­cía ale­mán orien­tal pi­dió los pa­pe­les a Light­ner.

Ha­cía po­co que Mos­cú ha­bía mo­vi­do una fi­cha en el ta­ble­ro di­plo­má­ti­co: pro­pu­so que las cua­tro po­ten­cias die­ran por ter­mi­na­da la ocu­pa­ción de Ber­lín y re­ti­ra­sen sus ejér­ci­tos, y dio ejem­plo tras­pa­sán­do­le la so­be­ra­nía de su zo­na a la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Ale­ma­na. Los oc­ci­den­ta­les con­si­de­ra­ron que era una bur­da ma­nio­bra pa­ra echar­los de su ca­be­za de puen­te, y no re­co­no­cie­ron ese tras­pa­so del po­der po­lí­ti­co. Por lo tan­to, el di­plo­má­ti­co ame­ri­cano se negó a iden­ti­fi­car­se an­te un po­li­cía ale­mán. Y se que­dó sin tea­tro.

Ken­nedy reac­cio­nó a las bra­vas y de­ci­dió mos­trar fir­me­za an­te Mos­cú. El vi­ce­pre­si­den­te John­son via­jó a Ber­lín y afir­mó an­te una gran mul­ti­tud el com­pro­mi­so de EEUU con la li­ber­tad de Ber­lín Oes­te. Al mis­mo tiem­po, una uni­dad de com­ba­te de 1.500 sol­da­dos ame­ri­ca­nos fue enviada por tie­rra. Los ru­sos res­pe­ta­ron el de­re­cho alia­do de ac­ce­so a Ber­lín, y los ame­ri­ca­nos des­fi­la­ron co­mo si fue­ran hé­roes por Ku’damm, en­tre un en­tu­sias­mo po­pu­lar que “no ha­bía­mos vis­to des­de la li­be­ra­ción de París”.

Pe­ro el prin­ci­pal fa­rol de Ken­nedy fue nom­brar su en­via­do al ge­ne­ral Lu­cius Clay, que ha­bía si­do el co­man­dan­te ame­ri­cano du­ran­te el fa­mo­so blo­queo. Sus con­se­je­ros pu­sie­ron re­pa­ros, por­que Clay era un ti­po du­ro que po­día lle­var las co­sas más le­jos de lo pru­den­te, pe­ro el ge­ne­ral era una es­pe­cie de mi­to vi­vien­te, el sím­bo­lo de la re­sis­ten­cia fren­te a las pre­sio­nes de los ru­sos, un hom­bre que no se de­ja­ría ame­dren­tar ni ava­sa­llar. Así se es­pe­ra­ba que lo en­ten­die­ra Mos­cú.

El pro­ble­ma es que Clay pen­só que Ken­nedy lo man­da­ba a pe­lear­se con los ru­sos, y es­ta­ba en­can­ta­do con ello. Lo pri­me­ro que hi­zo fue le­van­tar un mu­ro en un cuar­tel pa­ra que sus tro­pas hi­cie­ran prác­ti­cas de asal­to. Si fue­se por él no ha­bría ha­bi­do Mu­ro de Ber­lín.

En­se­gui­da tu­vo oca­sión Clay de mos­trar su ta­lan­te, por­que el tea­tro del sec­tor orien­tal se­guía atra­yen­do a los ame­ri­ca­nos. A fi­na­les de oc­tu­bre, otro di­plo­má­ti­co que pre­ten­día asis­tir a una fun­ción fue pa­ra­do por un po­li­cía ale­mán. Clay

man­dó vol­ver a in­ten­tar­lo, ro­dean­do al co­che del di­plo­má­ti­co de jeeps y sol­da­dos que tro­ta­ban a pie, fuer­te­men­te ar­ma­dos. Los vol­vie­ron a de­te­ner, y en­ton­ces Clay man­dó a Check­point Char­lie los tan­ques. Diez M-48, una fuer­za de po­ten­cia de fue­go muy con­si­de­ra­ble, lle­ga­ron a to­da ve­lo­ci­dad. El Mu­ro to­da­vía no ha­bía lle­ga­do a Check­point Char­lie, y la fron­te­ra con­sis­tía en una ra­ya blan­ca pin­ta­da so­bre el as­fal­to. Un capitán de la po­li­cía orien­tal se ha­bía co­lo­ca­do un par de me­tros de­trás de esa ra­ya y por un mo­men­to pa­re­ció que el tan­que ame­ri­cano lo iba a atro­pe­llar. El capitán no se mo­vió, y el M-48 pe­gó un fre­na­zo en el úl­ti­mo mo­men­to; de he­cho no pu­do fre­nar del to­do, y tras­pa­só la ra­ya un me­tro.

Téc­ni­ca­men­te, los tan­ques de Clay ha­bían in­va­di­do Ber­lín Es­te, pe­ro el capitán de la po­li­cía pre­fi­rió to­már­se­lo co­mo una in­frac­ción le­ve de trá­fi­co; pi­dió al con- duc­tor del tan­que que ba­ja­ra. El ame­ri­cano pen­só que se ha­bía ex­ce­di­do un po­co, de mo­do que con­tem­po­ri­zó ba­jan­do del M-48. Com­pro­bó su es­ta­cio­na­mien­to

in­co­rrec­to, y dio mar­cha atrás, has­ta sa­lir del sec­tor orien­tal. La con­ten­ción de aque­llos dos hom­bres evi­tó que allí mis­mo em­pe­za­ra una ba­ta­lla.

Sin em­bar­go la si­tua­ción era pre­bé­li­ca. El ejér­ci­to so­vié­ti­co que se ha­bía re­ti­ra­do de Ber­lín Es­te, re­gre­só en fuer­za. Una co­lum­na de 33 tan­ques lle­gó has­ta la Puer­ta de Bran­dem­bur­go, 10 acu­die­ron a

Check­point Char­lie y se si­tua­ron a me­nos de 100 me­tros de los ame­ri­ca­nos, apun­tán­do­se am­bos. Los ame­ri­ca­nos car­ga­ron en­ton­ces sus ca­ño­nes con mu­ni­ción de guerra, los ru­sos hi­cie­ron lo mis­mo. Co-

Ken­nedy en­vió a Ber­lín al ge­ne­ral Clay, un ti­po du­ro que por po­co des­en­ca­de­na la ter­ce­ra guerra mun­dial

mo unas fi­chas de do­mi­nó que ca­da cual de­rri­ba a la si­guien­te, la guar­ni­ción nor­te­ame­ri­ca­na en Ber­lín se pu­so en es­ta­do de má­xi­ma aler­ta, lue­go lo hi­zo la OTAN, lue­go el Man­do Es­tra­té­gi­co de EEUU (los bom­bar­de­ros ar­ma­dos con bom­bas ató­mi­cas). To­do pre­pa­ra­do pa­ra la Ter­ce­ra

Guerra Mun­dial.

“¿Qué de­mo­nios cree que es­tá ha­cien­do Clay? ¡No se le es­cu­pe a la ca­ra a un pe­rro de pre­sa!”, di­jo ho­rro­ri­za­do el ge­ne­ral Bru­ce Clar­ke, co­man­dan­te en je­fe en Ale­ma­nia, cuan­do vio có­mo se ha­bía ido de las ma­nos la si­tua­ción.

Por par­te so­vié­ti­ca, su co­man­dan­te en je­fe es­ta­ba en con­tac­to di­rec­to con Kh­rus­chev, que le or­de­nó que si los ame­ri­ca­nos usa­ban la fuer­za, res­pon­die­ra con idén­ti­ca fuer­za. Es­ta or­den, que su­po­nía que la URSS es­ta­ba dis­pues­ta a ir a la guerra, im­pli­ca­ba sin em­bar­go un ele­men­to de mo­de­ra­ción, los ru­sos no to­ma­rían la ini­cia­ti­va en la con­fron­ta­ción. En Washington te­nían un in­di­cio de ello: los ru­sos so­lo ha­bían lle­va­do a Check­point

Char­lie 10 de sus tan­ques, exac­ta­men­te los mis­mos que los ame­ri­ca­nos.

El ma­yor pe­li­gro sin em­bar­go es­ta­ba en el ele­men­to hu­mano, am­bas par­tes te­mían que al­guien apre­ta­ra el ga­ti­llo por ac­ci­den­te o por ner­vios. Pe­ro de for­ma pa­ra­le­la a la es­ca­la­da de bra­va­tas, otra lí­nea de ac­tua­ción fun­cio­na­ba en­tre bas­ti­do­res (véa­se re­cua­dro).

Ines­pe­ra­da­men­te, tras 16 ho­ras de ten­so ca­ra a ca­ra, el pri­mer tan­que ru­so pu­so en mar­cha los mo­to­res. To­dos sin­tie­ron un nu­do en la gar­gan­ta, pe­ro el tan­que sim­ple­men­te re­tro­ce­dió 5 me­tros. Un ins­tan­te des­pués, un tan­que ame­ri­cano hi­zo lo mis­mo. Y así, si­guien­do un ex­tra­ño ri­tual pac­ta­do en las al­tu­ras, los ca­rros blin­da­dos fue­ron re­ti­rán­do­se pa­si­to a pa­si­to, has­ta des­apa­re­cer de Check­po

int Char­lie.

La guerra se ha­bía evi­ta­do por es­ta vez.

Los tan­ques de Clay. Los ca­rros ame­ri­ca­nos, en pri­mer plano, y los ru­sos, al fon­do, se apun­tan con sus ca­ño­nes en ‘Check­point Char­lie’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.