So­bre­vi­vir a la in­fi­de­li­dad

No siem­pre es to­do tan bo­ni­to e idí­li­co co­mo nos lo mues­tran en la crónica ro­sa. La som­bra del en­ga­ño pla­nea so­bre al­gu­nas de nues­tras ce­le­bri­ties. ¿Se­rán ca­pa­ces de su­pe­rar­lo?

Tiempo - - SOCIEDAD - POR MA­CU LLO­REN­TE

Son fa­mo­sos, acu­den a fies­tas y tie­nen des­li­ces que con­vul­sio­nan sus matrimonios o re­la­cio­nes sen­ti­men­ta­les. Es así co­mo al­gu­nos mo­men­tos de de­bi­li­dad pue­den echar al tras­te la idí­li­ca re­la­ción que man­tie­nen al­gu­nas de nues­tras ce­le­bri­ties. El ca­so más re­cien­te es el de De­mi Moo­re, que tu­vo que en­fren­tar­se a unas fo­tos en las que apa­re­cía su ma­ri­do, Ash­ton Kut­cher, jun­to a la jo­ven Sa­ra Leal, de 23 años, la mis­ma no­che en la que ce­le­bra­ban sus seis años de ma­tri­mo­nio. Unas imá­ge­nes que eran el co­lo­fón a los in­sis­ten­tes ru­mo­res que apun­ta­ban des­de ha­cía tiem­po a que la pa­re­ja es­ta­ba atra­ve­san­do una se­ria cri­sis.

De he­cho, los ac­to­res ya asis­tie­ron a va­rias char­las ma­tri­mo­nia­les de ayu­da du­ran­te el pa­sa­do ve­rano pa­ra in­ten­tar sal­var su re­la­ción. Y aunque los pa­pe­les de di­vor­cio ya es­tán en ma­nos de sus abo­ga­dos, los fa­mo­sos in­tér­pre­tes han de­ci­di­do asis­tir a una te­ra­pia de pa­re­ja pa­ra su­pe­rar la in­fi­de­li­dad y sal­var su ma­tri­mo­nio. De­mi y Ash­ton pa­sa­ron cua­tro ho­ras en ca­sa de un ra­bino ha­ce tan so­lo unos días, don­de asis­tie­ron a una se­sión pri­va­da de la Cá­ba­la en Los An­ge­les. Co­mo re­me­dio de ur­gen­cia, el con­se­je­ro ma­tri­mo­nial ha de­ci­di­do lle­var­les a la mon­ta­ña pa­ra que arre­glen sus di­fe­ren­cias. Así, pa­ra sol­ven­tar sus pro­ble­mas, el ma­tri­mo­nio se ha re­fu­gia­do en el lago Co­chu­ma du­ran­te la ce­le­bra­ción del Yom Kip­pur, una jornada fes­ti­va en el ca­len­da­rio ju­dío con­si­de­ra­da, ca­sual­men­te, co­mo un día pa­ra el arre­pen­ti­mien­to.

Pe­ro a pe­sar de que la ac­triz si­gue lu­cien­do en su mano el ani­llo de ca­sa­da, Ash­ton lo tie­ne di­fí­cil. Y aunque el pro­ta­go­nis­ta de Sin com­pro­mi­so rue­ga su per­dón y pa­re­ce dis­pues­to a ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra re­cu­pe­rar a su es­po­sa, las de­cla­ra­cio­nes de la jo­ven te­ja­na con la que co­me­tió la in­fi­de­li­dad se lo pue­den po­ner muy di­fí­cil. Sa­ra Leal ofre­ció ha­ce unos días to­do ti­po de de­ta­lles so­bre la no­che lo­ca que pa­sa­ron jun­tos en un ho­tel de San Die­go, ase­gu­ran­do que Ash­ton qui­so ha­cer un trío con una ami­ga, aunque fi­nal­men­te so­lo tu­vo se­xo con ella y sin nin­gún ti­po

A pe­sar de los ru­mo­res de ruptura, Sha­ki­ra pro­cla­mó ha­ce una se­ma­na que su co­ra­zón si­gue sien­do cu­lé Be­lén Es­te­ban es­tá acos­tum­bra­da a de­fen­der a su ma­ri­do an­te sus su­pues­tas in­fi­de­li­da­des

de pro­tec­ción. No es la pri­me­ra vez que Kut­cher le ha­bría si­do in­fiel a su es­po­sa. Ha­ce un año la pa­re­ja tam­bién se en­fren­tó a los ru­mo­res de que Ash­ton la ha­bría en­ga­ña­do en su pro­pia ca­sa con una jo­ven de 21 años. Y co­mo el ter­mó­me­tro de la pa­re­ja se mi­de a tra­vés de Twit­ter, tras un lar­go si­len­cio de am­bos en la red so­cial, con oca­sión del es­treno de una pe­lí­cu­la en te­le­vi­sión, el ac­tor ha twi­tea­do a su to­da­vía es­po­sa: “Bue­na suerte es­ta no­che, de­bes es­tar or­gu­llo­sa”. ¿Un ejem­plo de ruptura ci­vi­li­za­da o que la con­vi­ven­cia en la gran­ja ha po­di­do dar sus fru­tos?

De via­je pa­ra arre­glar di­fe­ren­cias.

Ni a la Cá­ba­la, ni a la mon­ta­ña, Pau­la Eche­va­rría y su ma­ri­do, Da­vid Bus­ta­man­te, han acu­di­do a Londres pa­ra in­ten­tar sal­var su ma­tri­mo­nio. Pa­re­ce que la que has­ta aho­ra ha si­do una de las pa­re­jas más idí­li­cas de nues­tro pa­no­ra­ma

ro­sa tam­po­co es­tá pa­san­do por uno de sus me­jo­res mo­men­tos. A pe­sar de que ellos lo nie­gan, los ru­mo­res de dis­tan­cia­mien­to y al­gu­na que otra in­si­nua­ción de po­si­ble in­fi­de­li­dad no de­jan de pla­near so­bre la pa­re­ja. Pe­ro pa­ra aca­llar bo­cas na­da me­jor que acu­dir a las re­des so­cia­les y po­ner ca­da co­sa en su si­tio. Es lo que ha de­bi­do de pen­sar el can­tan­te, que tam­bién ha pu­bli­ca­do en su Twit­ter un men­sa­je a su es­po­sa de­cla­rán­do­le pú­bli­ca­men­te su amor.

Tam­po­co Sha­ki­ra y el ju­ga­dor del Bar­ce­lo­na Ge­rard Pi­qué se li­bran de es­tos vien­tos de ruptura. A las no­ti­cias de in­fi­de­li­dad por par­te del fut­bo­lis­ta con una ru­bia de po­co más de 20 años, le si­guie­ron los ru­mo­res in­sis­ten­tes de que el de­por­tis­ta y la can­tan­te ha­bían pues­to fin a su re­la­ción. Eso sí, mien­tras que él ca­lla, ella ha querido fre­nar la ava­lan­cha de no­ti­cias y ha res­pon­di­do a tra­vés de su je­fe de pren­sa ase­gu­ran­do que es­tán jun­tos y muy bien. Y pa­ra que no que­de ras­tro de du­da, la co­lom­bia­na vol­vió a de­cla­rar ha­ce un par de se­ma­nas que los co­lo­res de su co­ra­zón si­guen sien­do azul y gra­na des­de los es­ce­na­rios de Rock in Río en Bra­sil. Si su­pe­ran el ba­che, y en cuan­to los com­pro­mi­sos pro­fe­sio­na­les de am­bos se lo per­mi­tan, es po­si­ble que la pa­re­ja si­ga dis­fru­tan­do de su amor en la is­la pri­va­da que se ha com­pra­do la co­lom­bia­na en Baha­mas, un pa­raí­so per­fec­to pa­ra reavi­var la pa­sión y li­mar as­pe­re­zas. Tam­bién el com­pa­ñe­ro de Pi­qué Leo Mes­si ha si­do acu­sa­do de ser in­fiel a An­to­ne­lla Ro­cuz­zo, su no­via des­de ha­ce va­rios años, con una ex­plo­si­va jo­ven lla­ma­da Xoa­na, quien ase­gu­ra ha­ber man­te­ni­do re­la­cio­nes con el ju­ga­dor cu­lé. Los de­ta­lles que ha re­ve­la­do, de ser cier­tos, pon­drían en pe­li­gro la re­la­ción del fut­bo­lis­ta con su chi­ca.

Y quien no ga­na pa­ra dis­gus­tos es Ale­jan­dro Sanz. Se­gún al­gu­nas in­for­ma­cio­nes, el can­tan­te, ju­ra­do del Ope­ra­ción

Triun­fo me­xi­cano, es­ta­ría vi­vien­do un ro­man­ce con una de las con­cur­san­tes. Lo cu­rio­so del asun­to es que la fil­tra­ción de la no­ti­cia pro­vie­ne de la pro­pia pro­duc­to­ra del pro­gra­ma, que ase­gu­ra que se les ha vis­to jun­tos en ac­ti­tud muy ca­ri­ño­sa. El in­tér­pre­te de Co­ra­zón

par­tío no ha tar­da­do en de­fen­der­se: “Es in­creí­ble el po­co ri­gor pro­fe­sio­nal que exis­te, por su­pues­to no ten­go na­da que ver con Jass, a la que so­lo me une una re­la­ción pro­fe­sio­nal. Son men­ti­ras no sé con qué fin”.

Y a otro que no pa­ran de atri­buir­le líos de fal­das es a Fran, el ma­ri­do de Be­lén Es­te­ban. La úl­ti­ma bron­ca del ma­tri­mo­nio aca­bó con la sa­li­da del ex­ca­ma­re­ro de la ca­sa con­yu­gal y el ru­mor de una nue­va in­fi­de­li­dad del jo­ven con una ru­bia en una po­pu­lar dis­co­te­ca ma­dri­le­ña. La no­ti­cia fue tra­ta­da a bom­bo y pla­ti­llo en to­dos los pro­gra­mas de la pren­sa ro­sa, pe­ro so­bre to­do en los que tra­ba­ja su mu­jer. Aun así, la Prin­ce­sa del pue­blo no pa­ra de lu­char con­tra vien­to y marea pa­ra sal­var su ma­tri­mo­nio. Be­lén es­tá acos­tum­bra­da a de­fen­der a ca­pa y es­pa­da a su ma­ri­do fren­te a las su­pues­tas re­la­cio­nes que le atri­bu­yen. Lo ha­ce con tan­to ím­pe­tu que en me­nos de una se­ma­na es ca­paz de pa­sar del odio al amor y del amor al odio, con es­ca­pa­das a Be­ni­dorm pa­ra se­llar la re­con­ci­lia­ción. Y mal que bien, la ver­dad es que has­ta aho­ra les ha ido dan­do re­sul­ta­do.

Tam­bién su com­pa­ñe­ra de pro­gra­ma, Ro­sa Be­ni­to, ha su­fri­do en sus car­nes las cons­tan­tes in­si­nua­cio­nes de en­ga­ño por par­te de su ma­ri­do, Ama­dor Mohe­dano. La co­la­bo­ra­do­ra te­le­vi­si­va in­clu­so se ha so­me­ti­do a una te­ra­pia pú­bli­ca en su pro­gra­ma, don­de ha re­co­no­ci­do que su ma­ri­do “ha si­do muy men­ti­ro­si­llo”, de­jan­do tam­bién caer que “de las in­fi­de­li­da­des te en­te­ras cuan­do pres­cri­ben”. Pres­cri­tas o no, el ca­so es que tras su sa­li­da de un rea

lity te­le­vi­si­vo en el que re­sul­tó ga­na­do­ra, Ro­sa tu­vo que li­diar con la no­ti­cia de al-

gu­nas con­quis­tas ex­tra­ma­tri­mo­nia­les de Ama­dor a lo lar­go de su ma­tri­mo­nio.

Pe­ro no to­dos los fa­mo­sos han lo­gra­do re­mon­tar las su­pues­tas in­fi­de­li­da­des y a la cri­sis de pa­re­ja le ha se­gui­do la inevi­ta­ble ruptura. Al otro la­do del char­co te­ne­mos el re­cien­te ejem­plo de Jen­ni­fer Lo­pez y Marc Ant­hony. Pri­me­ro los ru­mo­res apun­ta­ban a la can­tan­te por su vi­deo­clip jun­to a Will­yam Levy, pe­ro des­pués le to­có el turno a Marc, de quien se ha des­ve­la­do que pu­so en pe­li­gro su ma­tri­mo­nio al man­te­ner una re­la­ción con una aza­fa­ta en 2009. En aquel mo­men­to la no­ti­cia lle­gó a oí­dos de la can­tan­te, que di­jo bas­ta. Y aunque lo­gra­ron su­pe­rar la cri­sis acu­dien­do a un con­se­je­ro ma­tri­mo­nial, las si­guien­tes in­fi­de­li­da­des del puer­to­rri­que­ño rom­pie­ron de­fi­ni­ti­va­men­te la re­la­ción es­te ve­rano. Y a pe­sar de su ca­ra de ni­ño bueno, Brad Pitt es otro asi­duo a los líos de fal­das. Su ma­tri­mo­nio con Jen­ni­fer Anis­ton tam­po­co con­si­guió sa­lir ade­lan­te, al ser in­ca­paz la pa­re­ja de re­mon­tar la apa­ri­ción de An­ge­li­na Jo­lie en la vi­da del ac­tor, con lo que Anis­ton pa­só a ser la aban­de­ra­da de las ce­le­bri­ties en­ga­ña­das.

Ac­tri­ces y de­por­tis­tas.

Tony Par­ker y Eva Lon­go­ria, por su par­te, tam­bién de­ben su ruptura a ter­ce­ras per­so­nas. El de­por­tis­ta le pu­so los cuer­nos a la ac­triz con una mo­de­lo fran­ce­sa a los po­cos me­ses de ca­sar­se. Y no fue la úni­ca vez. Fi­nal­men­te, la su­pues­ta re­la­ción de Tony con la mu­jer de un com­pa­ñe­ro de equi­po hi­zo que Eva le pu­sie­ra las ma­le­tas en la puer­ta y so­li­ci­ta­ra el di­vor­cio. Ju­de Law y Sienna Mi­ller eran una de las pa­re­jas más idí­li­cas del mun­do del es­pec­tácu­lo. A pun­to de ca­sar­se, Sienna de­ci­dió aca­bar con esa bo­ni­ta re­la­ción cuan­do se en­te­ró de que Ju­de la ha­bía en­ga­ña­do con la ni­ñe­ra que cui­dó de uno de sus hi­jos mien­tras él es­ta­ba ro­dan­do en Nue­va Orleans.

Pe­ro el que se lle­va la pal­ma es el gol­fis­ta Ti­ger Woods: fue­ron las aman­tes del de­por­tis­ta. Un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co des­ta­pó sus múl­ti­ples es­car­ceos, lo que desem­bo­có en uno de los di­vor­cios más pu­bli­ci­ta­dos y, tam­bién, de los más ca­ros de la His­to­ria. En su ca­so, las pro­ba­das in­fi­de­li­da­des le cos­ta­ron no so­lo su ma­tri­mo­nio, sino tam­bién su ca­rre­ra. Y el que re­co­no­ce que su­fre im­pul­sos de ser in­fiel es el ac­tor Da­vid Du­chovny. Tras en­ga­ñar en múl­ti­ples oca­sio­nes a su es­po­sa, la tam­bién ac­triz Téa Leoni, y ser ame­na­za­do por es­ta con aban­do­nar­le, de­ci­dió in­gre­sar en una clí­ni­ca de reha­bi­li­ta­ción en Ari­zo­na pa­ra re­du­cir la li­bi­do, y aunque pa­re­cía que la te­ra­pia a la que se so­me­tió el ac­tor ha­bía da­do re­sul­ta­do, es­te ve­rano anun­cia­ron su se­pa­ra­ción tras 14 años de ma­tri­mo­nio.

De­mi Moo­re y Ash­ton Kut­cher. Han acu­di­do a la Cá­ba­la pa­ra sal­var su unión.

Sha­ki­ra y Ge­rard Pi­qué.

La can­tan­te ase­gu­ra que si­guen

jun­tos y fe­li­ces.

1 Era una pa­re­ja idí­li­ca den­tro y fue­ra de los es­ce­na­rios, pe­ro las in­fi­de­li­da­des aca­ba­ron con la unión de Jen­ni­fer Lo­pez y Marc Ant­hony. 2 No una, ni dos, sino va­rias ve­ces en­ga­ñó el ju­ga­dor de ba­lon­ces­to Tony Par­ker a la ac­triz Eva Lon­go­ria. 3 Pri­me­ro le de­ja y lue­go ase­gu­ra que no pue­de vi­vir sin él. A pe­sar de los líos de fal­das que ha pro­ta­go­ni­za­do Fran Ál­va­rez, su mu­jer, Be­lén Es­te­ban, pa­re­ce dis­pues­ta a se­guir per­do­nán­do­le. 4 En al­gu­nos ca­sos, co­mo el de Da­vid Bus­ta­man­te y Pau­la Eche­va­rría, los ru­mo­res pue­den lle­gar a dis­tan­ciar a la pa­re­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.