“La in­ver­sión en cul­tu­ra es ren­ta­ble pa­ra el bie­nes­tar”

Tiempo - - SOCIEDAD - RE­GI­NA BUI­TRA­GO tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Co­mo pre­si­den­ta de ho­nor de la FDS, ins­ti­tu­ción de­fen­so­ra del his­pa­nis­mo, ¿cree us­ted que el es­pa­ñol ocu­pa el lu­gar que me­re­ce en el mun­do? Las len­guas ocu­pan siem­pre el lu­gar que les co­rres­pon­de, que es el que le dan sus ha­blan­tes. De­fen­der el his­pa­nis­mo es me­jo­rar el pres­ti­gio cul­tu­ral del es­pa­ñol, sin ne­ce­si­dad de com­pe­tir con nin­gu­na otra len­gua. La fun­da­ción ha no­ta­do la cri­sis en cier­tos as­pec­tos de su pro­gra­ma­ción, así co­mo el nú­me­ro de pa­tro­nos. ¿Có­mo se ha afron­ta­do es­te he­cho? La fun­da­ción se ha vis­to afec­ta­da por las res­tric­cio­nes eco­nó­mi­cas en la par­te de su ac­ti­vi­dad pa­ra la que no dis­po­ne de pa­tro­ci­nios es­pe­cí­fi­cos. Pe­ro se man­tie­nen muy ac­ti­vas las ac­ti­vi­da­des que cuen­tan con so­por­te. La si­tua­ción ac­tual obli­ga a ex­tre­mar la efec­ti­vi­dad en la ges­tión, a con­se­guir más re­sul­ta­dos con me­nos di­ne­ro y a au­nar es­fuer­zos con otras ins­ti­tu­cio­nes de fi­nes si­mi­la­res. Su es­po­so ha de­cla­ra­do que “la Fun­da­ción tie­ne que tra­zar las ru­tas que afian­cen su fu­tu­ro, en un mo­men­to en que las ini­cia­ti­vas cul­tu­ra­les co­rren el ries­go de ser con­si­de­ra­das pres­cin­di­bles o se­cun­da­rias”. ¿Sien­te cier­ta im­po­ten­cia al ver que es­to pu­die­ra ser así? Mi es­po­so y yo, y nues­tra fun­da­ción, su­ma­mos nues­tro es­fuer­zo al de mu­chos pa­ra in­ten­tar lle­var a la con­cien­cia ge­ne­ral la per­cep­ción de que las ini­cia­ti­vas cul­tu­ra­les se­rias no son pres­cin­di­bles sin gra­ve da­ño pa­ra la co­lec­ti­vi­dad y pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras. ¿Cree que las ins­ti­tu­cio­nes ofi­cia­les es­tán in­vir­tien­do lo su­fi­cien­te en Cul­tu­ra? El con­jun­to de la so­cie­dad tie­ne que asu­mir que la in­ver­sión en cul­tu­ra es ren­ta­ble pa­ra el bie­nes­tar co­lec­ti­vo y ele­var­la en su es­ca­la de prio­ri­da­des. Sien­do la FDS miem­bro fun­da­dor de la Fun­da­ción Pro Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, ¿qué le pa­re­ce la pro­gre­si­va in­clu­sión de an­gli­cis­mos y pa­la­bras re­la­cio­na­das con las nue­vas tec­no­lo­gías? Las len­guas son al­go vi­vo, cre­cen, se desa­rro­llan, evo­lu­cio­nan. Que apa­rez­can nue­vas pa­la­bras, que ha­ya cru­ces con otras len­guas, es sín­to­ma de vi­ta­li­dad. ¿Cree vues­tra al­te­za, que ha­bla nue­ve idio­mas (y su hi­ja Ma­ría, seis), que en un fu­tu­ro no de­ma­sia­do le­jano se po­dría per­der el es­pa­ñol clá­si­co? El es­pa­ñol clá­si­co es una evo­lu­ción del ba­jo la­tín, que evo­lu­cio­nó del la­tín clá­si­co; es­te, a su vez, de­ri­va de una len­gua in­doeu­ro­pea pre­via, y así su­ce­si­va­men­te. El es­pa­ñol se man­ten­drá si cre­ce y evo­lu­cio­na. Si no, aca­ba­rá sien­do una len­gua muer­ta. Los Prín­ci­pes de As­tu­rias les han acom­pa­ña­do en al­gu­na jornada inau­gu­ral de las ac­ti­vi­da­des de la fun­da­ción, y han abier­to ha­ce po­co la se­de del Ins­ti­tu­to Cer­van­tes en Ham­bur­go. ¿El es­pa­ñol y su cul­tu­ra que­da­rían, pues, en bue­nas ma­nos? Des­de lue­go que sí. El es­pa­ñol y su cul­tu­ra es­tán en ma­nos de quie­nes lo usan y dan vi­da a su cul­tu­ra. Esas son las me­jo­res ma­nos, y los Prín­ci­pes lo sa­ben tan bien co­mo to­dos no­so­tros. Den­tro de las ac­ti­vi­da­des ha­bi­tua­les de la fun­da­ción no pue­de fal­tar al­gu­na jornada de­di­ca­da al pe­rio­dis­mo... Pa­ra nues­tra fun­da­ción, la for­ma­ción de los fu­tu­ros co­mu­ni­ca­do­res es fun­da­men­tal, por la re­le­van­cia e im­por­tan­cia cre­cien­te de su la­bor en la so­cie­dad. Por eso bus­ca­mos con­tri­buir a me­jo­rar esa for­ma­ción, pe­ro no so­lo en cues­tión de co­rrec­ción lin­güís­ti­ca, sino tam­bién en ca­pa­ci­dad de aná­li­sis y de crí­ti­ca. Tam­bién el Cen­tro Lu­so Es­pa­ñol de Pa­tri­mo­nio tie­ne su pro­ta­go­nis­mo en la FDS. ¿Es­ta in­clu­sión de Por­tu­gal se de­be al amor que sien­te to­da la Fa­mi­lia Real al ha­ber pa­sa­do en Es­to­ril un inol­vi­da­ble y de­li­ca­do pe­río­do de sus vi­das? Es cier­to que pa­ra mí, co­mo pa­ra el res­to de mi fa­mi­lia, Por­tu­gal es una se­gun­da pa­tria. Eso nos ha­ce es­pe­cial­men­te sen­si­bles a la ne­ce­si­dad de po­ten­ciar la co­mu­ni­ca­ción y coor­di­na­ción en­tre pro­fe­sio­na­les de nues­tros dos paí­ses. Y esa ne­ce­si­dad, de la que

“El es­pa­ñol se man­ten­drá si cre­ce y evo­lu­cio­na. Si no es así, aca­ba­rá con­ver­ti­do en una len­gua muer­ta”

era muy cons­cien­te mi pa­dre, el conde de Bar­ce­lo­na, se la he­mos trans­mi­ti­do a nues­tra fun­da­ción, que creó la Cá­te­dra Conde de Bar­ce­lo­na des­de la que, des­de ha­ce mu­chos años, se or­ga­ni­zan re­gu­lar­men­te en­cuen­tros lu­so-es­pa­ño­les. Y por eso es­ta­mos muy satisfechos de que el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra ha­ya en­car­ga­do a la FDS la ges­tión del Cen­tro Lu­so Es­pa­ñol de Pa­tri­mo­nio, que ope­ra des­de Ciu­dad Ro­dri­go. En el ám­bi­to mu­si­cal, la FDS con­ce­de un in­tere­san­te apar­ta­do a con­cier­tos y al can­to gre­go­riano. La fun­da­ción siem­pre ha ma­ni­fes­ta­do su sen­si­bi­li­dad por la mú­si­ca, en coin­ci­den­cia con la mía per­so­nal, y aho­ra la ma­ni­fies­ta a tra­vés del pro­yec­to So­ria Ro­má­ni­ca, que es un en­car­go de la Jun­ta de Cas­ti­lla y León pa­ra re­cu­pe­rar el ri­quí­si­mo pa­tri­mo­nio ro­má­ni­co de la pro­vin­cia de So­ria. Co­la­bo­ra­cio­nes con las uni­ver­si­da­des de Am­be­res y Nue­va York, el Ani­llo His­pa­nis­ta y la lle­ga­da a Es­pa­ña de nue­ve jó­ve­nes que dis­fru­tan de las be­cas En­de­sa de Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral con Ibe­roa­mé­ri­ca, ¿qué opi­na de es­ta ex­pe­rien­cia? Nues­tra fun­da­ción fo­men­ta la co­la­bo­ra­ción con las uni­ver­si­da­des de to­do el mun­do en las que se es­tu­dia el es­pa­ñol co­mo una bue­na for­ma de ele­var el pres­ti­gio aca­dé­mi­co de nues­tra cul­tu­ra. To­dos los que ha­bla­mos es­pa­ñol y par­ti­ci­pa­mos de la cul­tu­ra his­pa­na, tam­bién nues­tros be­ca­rios En­de­sa, con­tri­bui­mos a ha­cer pre­sen­te en el mun­do nues­tra len­gua y nues­tra cul­tu­ra co­mún, de la que Es­pa­ña es una par­te im­por­tan­te, pe­ro muy mi­no­ri­ta­ria en tér­mi­nos demográficos. ¿Cuál cree us­ted que se­rá el fu­tu­ro pró­xi­mo de la FDS? Creo que la fun­da­ción tie­ne ase­gu­ra­do su fu­tu­ro so­bre la base de su vo­ca­ción in­tem­po­ral: ayu­dar me­dian­te la ex­ten­sión de la cul­tu­ra a en­con­trar los gran­des va­lo­res en las pe­que­ñas co­sas y a dis­tin­guir lo im­por­tan­te de lo ur­gen­te y de lo ac­ce­so­rio. La FDS pue­de ayu­dar a con­se­guir eso sien­do una re­fe­ren­cia es­ta­ble en cuan­tas ini­cia­ti­vas su­pon­gan me­jo­rar el co­no­ci­mien­to de nues­tra cul­tu­ra y nues­tra len­gua co­mu­nes, y po­ner­las en va­lor en to­do el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.