#Re­la­to, ex­pre­sión del mo­men­to

Al­gu­nas pa­la­bras apa­re­cen sú­bi­ta­men­te y se im­po­nen con fuer­za en el len­gua­je re­fle­jan­do ten­den­cias his­tó­ri­cas.

Tiempo - - TAL COMO SOMOS - NATIIVEL PRECIIADO

Los so­ció­lo­gos han ela­bo­ra­do una car­to­gra­fía del es­ta­do aními­co glo­bal ana­li­zan­do mi­llo­nes de tuits

pro­li­fe­ran es­tu­dios cien­tí­fi­cos so­bre Twit­ter. Se sa­be que las per­so­nas de cier­ta edad uti­li­za­mos di­cha red so­cial a du­ras pe­nas, por­que te­ne­mos un com­por­ta­mien­to errá­ti­co y, ade­más, las ocu­rren­cias nos lle­gan con diez mi­nu­tos de re­tra­so. Sin em­bar­go, aunque ini­cial­men­te la ma­yo­ría de los tui­te­ros eran muy jó­ve­nes, a raíz de los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos planetarios pro­pa­ga­dos a tra­vés de es­ta red (de ma­ne­ra es­pe­cial, la pri­ma­ve­ra ára­be y el mo­vi­mien­to 15-M) ha au­men­ta­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la me­dia de edad de los usua­rios. En un re­cien­te nú­me­ro de la re­vis­ta Scien­ce se es­tu­dia­ban los biorritmos aními­cos de la gen­te a par­tir del in­ter­cam­bio de men­sa­jes en 140 ca­rac­te­res. Un equi­po de so­ció­lo­gos de la Cor­nell Uni­ver­sity de Nue­va York es­tu­dió 500 mi­llo­nes de tuits en­via­dos por dos mi­llo­nes de usua­rios di­fe­ren­tes du­ran­te los dos úl­ti­mos años y ela­bo­ra­ron una es­pe­cie de car­to­gra­fía del es­ta­do aními­co pla­ne­ta­rio. Pa­re­ce que el com­por­ta­mien­to emo­cio­nal de los se­res hu­ma­nos, a pe­sar de las di­fe­ren­cias geo­grá­fi­cas y cul­tu­ra­les, es muy si­mi­lar. Sa­ber, por ejem­plo, que la gen­te se le­van­ta con un es­ta­do de áni­mo po­si­ti­vo que pier­de a lo lar­go del día y se in­ten­si­fi­ca a me­di­da que se car­ga su jornada la­bo­ral o que los fi­nes de se­ma­na los men­sa­jes tie­nen un pun­to de ale­gría y buen hu­mor, no es de­ma­sia­do no­ve­do­so. Sí lo es la po­si­bi­li­dad que ofre­ce Twit­ter de re­unir en se­gun­dos una enor­mi­dad de ex­pre­sio­nes que mar­can ten­den­cias del mo­men­to o, pa­ra ser más pre­ci­sa, tren­ding to­pics (#TT) a es­ca­la glo­bal. Se im­po­nen los prés­ta­mos lin­güís­ti­cos, neo­lo­gis­mos, bar­ba­ris­mos y, so­bre to­do, an­gli­cis­mos, no so­lo en cues­tio­nes de atuen­do (show­room, co­ol, vin­ta­ge...) sino en asun­tos so­cia­les y po­lí­ti­cos.

Hay pa­la­bras que apa­re­cen sú­bi­ta­men­te y se im­po­nen con fuer­za en el len­gua­je co­ti­diano. Son tó­pi­cos que re­fle­jan ten­den­cias his­tó­ri­cas. Ya na­die ha­bla de ir­se de fa­rra, me­ter la gam­ba o es­tar en Ba­bia; me­nos aún de la per­ti­naz se­quía, a ni­vel de, pa­que­te de me­di­das o la tan fa­mo­sa cris­pa­ción. Hoy se im­po­nen las abre­via­tu­ras co­mo fin­de o los su­per­la­ti­vos co­mo hi­per­mo­der­ni­dad. Y, so­bre to­do, la pa­la­bra re­la­to en vez de con­tar una his­to­ria o na­rrar unos he­chos. Ten­dría que ha­ber ano­ta­do el nú­me­ro de ve­ces que he­mos empleado di­cha ex­pre­sión en los úl­ti­mos días pa­ra re­fe­rir­nos a in­for­ma­cio­nes so­bre acon­te­ci­mien­tos re­cien­tes. So­lo lo he he­cho con unas de­cla­ra­cio­nes de Felipe Gon­zá­lez, a pro­pó­si­to del re­cien­te co­mu­ni­ca­do de ETA, don­de re­pi­te en un mis­mo pá­rra­fo: “No per­da­mos la ca­pa­ci­dad de ser no­so­tros, los de­mó­cra­tas, los que es­cri­ba­mos el re­la­to de lo que fue es­ta pe­sa­di­lla (…) No de­mos la opor­tu­ni­dad de que ellos cons­tru­yan un re­la­to que no tie­ne na­da que ver con la reali­dad que he­mos vi­vi­do los de­mó­cra­tas”. He pues­to de ejem­plo a Gon­zá­lez por­que, al ser crea­dor de ten­den­cias ideo­ló­gi­cas y es­té­ti­cas (pu­so de mo­da des­de el tra­je de pa­na o las Me­mo­rias de Adriano a ex­pre­sio­nes co­mo por con­si­guien­te y sin acri­tud) a par­tir de su de­cla­ra­ción, #re­la­to se con­ver­ti­rá en el te­ma del mo­men­to o, me­jor di­cho, en tren­ding to­pic.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.