Boi­co­tean una se­rie que des­cu­bre lo peor de Ju­lio Igle­sias

Ton­cho Na­vas cuen­ta en una se­rie de te­le­vi­sión su re­la­ción con el can­tan­te, al que de­ja mal­pa­ra­do. El her­mano de Ju­lio in­ten­ta fre­nar el pro­yec­to.

Tiempo - - GENTE - JE­SÚS MARIÑAS

Cu­rio­si­dad y mor­bo des­bor­da­do des­per­tó la pre­sen­cia de Sid­ney To­le­dano, el to­do­po­de­ro­so pre­si­den­te de Dior. To­le­dano fue la gran es­tre­lla de una no­che má­gi­ca mon­ta­da en ese apas­te­la­do ex pa­la­cio de co­mu­ni­ca­cio­nes. Una aten­ción sin­gu­lar se con­cen­tró en el pre­si­den­te ofen­di­do y vengador cuan­do Ga­lliano mos­tró su la­do más ra­cis­ta, a fin de cuen­tas es gi­bral­ta­re­ño aunque su ma­dre na­ció en La Lí­nea. Tal al­cohó­li­co des­fo­gue no gus­tó en las al­tu­ras de una em­pre­sa mul­ti­na­cio­nal y has­ta mul­ti­rra­cial. Lo que fue bou­ta­de del ge­nio sen­tó fa­tal y, co­mo se sa­be, le cos­tó el pues­to. De na­da va­lie­ron sus alar­des di­se­ña­do­res, que en na­da con­ti­nua­ban el ai­re más clá­si­co y has­ta lán­gui­do de Ch­ris­tian Dior. His­tó­ri­cos re­sul­tan ya aque­llos des­fi­les del pa­ri­sien­se bois de Bou­log­ne que su­po­nían una ex­qui­si­ta ex­cur­sión cam­pes­tre don­de Di­ta Von Tee­se al­ter­na­ba con la su­per­es­ti­ma­da Ma­ria Be­ren­son y Ma­ri­cha­lar ca­si re­ci­bía cual se­nil an­fi­trión. Los úl­ti­mos dos años, por la cri­sis, evi­ta­ron ta­ma­ño des­pil­fa­rro y tor­na­ron los des­fi­les a la ca­sa cen­tral y cén­tri­ca don­de des­ta­can los si­llo­nes Luis XV.

Bien los co­no­ce la prin­ce­sa de Or­léans que hoy pa­re­ce no man­te­ner bue­nas re­la­cio­nes con la que fue su fir­ma du­ran­te 20 años. ¡Qué tiem­po tan fe­liz!, po­dría co­rear co­mo ha­ce Ma­ría Te­re­sa Cam­pos que con­vier­te en éxi­to cuan­to pro­gra­ma pre­sen­ta. La ma­la­gue­ña re­su­ci­ta muer­tos ca­si di­cien­do le­ván­ta­te y an­da. Era el ca­so de quien tan­to se en­tre­gó de­ján­do­se la piel aho­ra nue­va­men­te ter­sa gra­cias a sus cons­tan­tes vi­si­tas al Sha ali­can­tino de Al­fac del Pi. Nue­vo cen­tro de pe­re­gri­na­ción en pos de la eterna ju­ven­tud que evi­den­cia­ba Oli­va de Bor­bón, sin hom­bro en que apo­yar­se. Fun­cio­nó pu­bli­ci­ta­ria­men­te y les pro­por­cio­nó óp­ti­mas ga­nan­cias su his­to­ria ¿o cuen­to? con Pa­lo­mo Linares Jr. Igual su­ce­dió con Luis Me­di­na y la Hearts mi­llo­ne­tis nor­te­ame­ri­ca­na. El pe­que­ño de la ex­du­que­sa de Fe­ria bus­ca an­gus­tia­do un amor, no al que aga­rrar­se sino que ge­ne­re nue­vas ex­clu­si­vas. Sus enamo­ra­mien­tos siem­pre pa­san por ta­qui­lla y ya hue­len, ob­ser­va­ron en ci­ta tan gla­mu­ro­sa don­de Car­men Lo­ma­na se por­tó co­mo la cria­da –con per­dón, se­ño­ra- res­pon­do­na que es.

Es­plen­dor y gla­mour.

Na­da me­nos que in­cre­pó a un sor­pren­di­do Jai­me de Ma­ri­cha­lar por­que la fir­ma da­ba ce­na cin­co es­tre­llas y no la in­vi­ta­ron cuan­do sí es­ta­ban la ex­qui­si­ta Con­chi­ta March, re­ful­gen­te en lla­ma­ti­vas len­te­jue­las do­ra­das, y has­ta Bo­ris Iza­gui­rre ya tan pe­re­jil de to­das las sal­sas co­mo el te­rro­rí­fi­co Ma­rio Va­que­ri­zo. A Lo­ma­na le sa­lían chis­pas ca­brea­das de su ga­lliano no al­ta cos­tu­ra, uno de los pri­me­ros de la co­lec­ción bau­tis­mal. Por­que to­das re­cu­rren al fon­do de ar­ma­rio co­mo ho­me­na­je o por la cri­sis, era ro­jo to­ma­te, de col­ga­du­ras Ju­lio Igle­sias uti­li­zó a Na­vas co­mo hom­bre de con­fian­za, ce­les­tino, en­cu­bri­dor y pa­ño de lá­gri­mas abri­llan­ta­das y la ga­sa un tan­to des­ma­ya­da de tan­to usar­la. Na­da que ver con el tam­bién ro­ji­zo miguel pa­la­cios ex­hi­bi­do por Laura Pon­te co­mo so­lo ella sa­be. Es­ta­ba re­cu­bier­to de len­te­jue­las de un ro­jo vi­vo y lo com­ple­men­ta­ba con tu­pi­das me­dias de la mis­ma to­na­li­dad so­bre san­da­lias do­ra­das. Cho­can­te y úni­co. “¿Có­mo van tus amo­res con Ma­rio Conde Jr?”. “Vien­to en po­pa”, re­co­no­ció con la más ren­di­da de sus son­ri­sas por­que to­do le fun­cio­na. Has­ta los ne­go­cios. “El pa­ri­sien­se Co­llet se ha que­da­do con mi pri­me­ra co­lec­ción jo­ye­ra, unos di­se­ños a base de ci­lin­dros o vál­vu­las com­bi­nan­do oro de los tres co­lo­res. To­da­vía no me lo creo. Tam­bién mon­to tien­da ma­dri­le­ña en un local ad­ya­cen­te al de Pa­la­cios, mi ami­go y di­se­ña­dor”, an­ti­ci­pó a un Luis Ga­lliu­si que tu­te­la­ba la re­cien­te ma­ter­ni­dad de Bár­ba­ra Pé­rez, ex­mu­jer de Emi­li­ano Suá­rez, al que de­jó sub­yu­ga­da por Luis Sar­to­rius.

To­da­vía acu­nan a la re­cién na­ci­da y ella, tan lu­mi­no­sa siem­pre, cuen­ta y no aca­ba del muer­to que se qui­tó de en­ci­ma y la ar­mo­nía do­més­ti­ca re­cu­pe­ra­da. Lo ha­cía des­de ne­gros apro­xi­mán­do­se a las ru­ti­lan­cias de Ma­ri­bel Yé­be­nes ba­jo el ós­car de la ren­ta azu­lón, con es­co­te ri­za­do ca­si en vo­lan­te. Ti­pa­zo im­po­nen­te en opo­si­ción al más ate­nua­do en ro­jo de su hi­ja Myriam. Cecilia Sa­ra­so­la, con sus hi­jos Gigi y Ki­ke cual es­col­ta de la Be­ne­mé­ri­ta con el ca­na­rio Car­los, es­po­so del se­gun­do, par­ti­ci­pa­ban del éxi­to ho­te­le­ro de la des­cen­den­cia, inau­gu­ra­ron ho­tel en Mia­mi y pron­to otro en Los Án­ge­les. Em­pe­za­ron ju­gan­do y lle­van ca­mino de ha­cer­se im­por-

tan­tí­si­mos. Lo re­co­no­cían an­te el trío, in­tri­gan­te o in­tri­ga­dor, de Ma­ri­cha­lar,

Jo­se­mi Ro­drí­guez Sie­ro y un du­que de Fe­ria de ya es­tu­dia­dí­si­ma apos­tu­ra. Su es­po­sa Laura Ve­cino re­cu­rrió al ne­gro con es­tri­den­tes za­pa­tos de Dior. Ma­ría León con­fir­mó su in­mi­nen­te en­la­ce con ex de una ín­ti­ma, Vicky

Mar­tín Berrocal es­qui­vó a Israel Ba­yón, que mi­ra­ba acaso con nos­tal­gia de tiem­pos me­jo­res don­de to­do el mun­do lo re­tra­ta­ba enamo­ra­do. Su pos­tu­ra año­ra­do­ra me su­gi­rió si pa­de­cía por la ro­tun­da se­vi­lla­na al­go más del­ga­da o por la fa­ma per­di­da. Man­ten­go la in­cer­ti­dum­bre al ya im­pres­cin­di­ble dúo de hi­jas­tras fa­mo­sas co­mo son las de

Felipe Gon­zá­lez, Mi­cae­la y Lu­cía Gar­cía Va­que­ro. Su tía Be­go­ña acu­dió ati­gra­da con blu­són de man­ga ja­po­ne­sa don­de se nos iban las ma­nos pre­ten­dien­do aga­rrar car­ne tan mo­re­na. Lle­va­ba lo­co a Bruno De­la­ye, el em­ba­ja­dor fran­cés que rom­pe cla­si­cis­mo di­plo­má­ti­co. Lan­zó sus­pi­ros an­te la re­mo­re­na se­ño­ra Tra­po­te.

Ama­lia Bono pu­so bue­na ca­ra al mal tiem­po res­guar­dán­do­se ba­jo una es­pe­cie de ca­pa o ca­pa­ra­zón ne­gro an­te el gris per­la abo­llo­na­do de su cu­ña­da, la tier­ní­si­ma Alejandra Mar­tos. Lu­ció im­pre­sio­nan­tes pen­dien­tes isa­be­li­nos de Na­ta­lia, ob­ser­vó esa Lo­la Al­ca­raz sal­va­vi­das del em­ba­ja­dor ga­lo que siem­pre des­ta­ca por es­pa­ño­lis­mo y al­tu­ra. Arran­ca ayes y ca­si olés, re­pa­ra­ron en el gru­po de la se­ño­ra Hor­cher, cu­yo res­tau­ran­te aco­gió a To­le­dano y sus in­vi­ta­dos ca­si mul­ti­rra­cia­les. Pas­mó la cor­ba­ta es­tre­lla­da de Juan­jo Oli­va, uno de nues­tros más sig­ni­fi­ca­dos crea­do­res con Lorenzo Ca­pri­le. “La ten­go de no se sa­be cuán­do”, acla­ró Oli­va an­te la con­jun­ción azu­la­da unien­do plu­mas y pie­les, za­fi­ros y tris­te­za, fa­mi­lia­res de Cu­qui Fie­rro un tan­to ali­caí­da. Le con­so­la­ban la ter­nu­ra fe­rro­la­na de

Da­ni Mar­tín y de Da­vid Me­ca. No se les es­ca­pó a la des­fon­da­da Car­men Eche­va

rría, a Ca­ye­tano Ba­rral, cu­ya al­tu­ra fí­si­ca le ofre­ce pers­pec­ti­vas úni­cas o a un Pas

cua Or­te­ga des­di­bu­ja­do tras su bar­ba a lo Enrique VIII. Es igual de in­sa­cia­ble en sus re­la­cio­nes, ase­gu­ra­ron.

La gran fies­ta del oto­ño.

Sandra San Juan ade­lan­tó que la pró­xi­ma fies­ta mar­be­lle­ra de Ban­de­ras y

Eva Lon­go­ria se­rá el 4 de agos­to ya que pro­por­cio­na óp­ti­mos be­ne­fi­cios a sus fun­da­cio­nes pa­ra la in­fan­cia des­va­li­da. El ac­tor se des­vi­ve con los ni­ños ne­ce­si­ta­dos, le so­bra co­ra­zón y es­ti­mu­la ace­le­ran­do la or­ga­ni­za­ción con tiem­po

Car­men Lo­ma­na in­cre­pó a Jai­me de Ma­ri­cha­lar por­que la fir­ma Dior no la in­vi­tó a la ce­na de cin­co es­tre­llas

so­bra­dor. Lo co­men­ta­ba ca­si mi­ni­fal­de­ra Patricia Conde, con en­ca­je ne­gro en­mar­ca­dor de pier­nas. Su sim­pa­tía vuel­ve a di­ver­tir te­le­vi­si­va­men­te en tán­dem con el cáus­ti­co Ángel Gar­cía.

Da­vid Del­fín mon­tó dúo con un Ni­co­lás Boe­le de la­te­ral con­for­man­do fal­di­ta pli­sa­da, bue­na con­jun­ción a los za­pa­to­nes con sue­la de cre­pe del du­ro so­cio de Bim­ba Bo­sé o la plá­ci­da son­ri­sa de

Cecilia Gó­mez. Javier Hi­dal­go es fiel al ne­gro, so­bre el que pa­sea bar­bi­ta re­na­cen­tis­ta siem­pre pe­ga­do a una ru­bia es­pec­ta­cu­lar. Da­río Ba­rrio pa­seó del­ga­dez y Yo­lan­da Gar­cía Font un cier­to des­con­sue­lo con­tan­do que rom­pió con

Da­vid Lu­gui­llano tras siete años. Co­sas de la vi­da. “Pe­ro he­mos que­da­do co­mo buenos ami­gos”, ase­gu­ró a Juan Pe­dro

Abe­nia­car que ocu­pó ban­co ro­mán­ti­co con Sid­ney To­le­dano y Eu­ge­nia Sil­va.

Con el to­do­po­de­ro­so ha­bló en un cas­te­llano que do­mi­na, sus an­ces­tros son es­pa­ño­les de ahí el se­far­di­ta apellido To­le­dano evi­den­cia­dor de orí­ge­nes. Lo mis­mo cons­ta­tó la per­fec­ción real­za­do­ra de jar­di­nes pri­mo­ro­sos y la mag­ni­fi­cen­cia de un vídeo pro­yec­ta­do so­bre el im­po­nen­te pa­tio del fa­raó­ni­co nue­vo Ayun­ta­mien­to al que Ruiz-ga­llar­dón sa­ca 50.000 eu­ros por no­che y fies­tón. Lo co­men­ta­ron an­te Sa­mant­ha Va­lle­jo

Ná­je­ra, ya con pro­gra­ma gas­tro­nó­mi­co pro­pio, y ya van... Una mo­da de re­cha­zo, opi­na­ron an­te Jo­sé Ma­nuel y

Daniel Entrecanales y Ma­ría Ca­rrión,

con una Ma­ría Fitz Ja­mes Stuart que na­da re­pa­ró de por qué la du­que­sa

Ca­ye­ta­na ha eli­mi­na­do su pri­mer apellido al fir­mar la en­tre­ga ini­cial de su au­to­bio­gra­fía. Ge­ne­ra­rá obras com­ple­tas o una es­pe­cie de nue­vo Es­pa­sa o Cos­sío con to­do ti­po de lan­ces, re­cuer­dos y en­con­tro­na­zos. Ochen­ta y cin­co años dan pa­ra mu­cho, y más cuan­do se han vi­vi­do a to­pe, de ahí que aho­ra re­co­noz­ca que “An­to­nio pu­do ser” un amor de su vi­da “de no ser ho­mo­se­xual”, su pa­sión por San­do­kan y por Nure

yev “que te­nía be­lle­za sal­va­je. Es de los hom­bres más gua­pos que co­no­cí”. Tam­bién que a los 53 que­dó “em­ba­ra­za­da de

Je­sús Agui­rre. Era una ni­ña” y la per­dió “en Cór­do­ba mon­tan­do a ca­ba­llo”.

Lo­re­na Sa­glioc­co, dul­ce es­po­sa de Pino pro­duc­tor mu­si­cal se­mi ibi­cen­co, oyó que le ha­cían acaso en­vi­dio­sos, co­men­ta­rios acer­ca de la bio­gra­fía tan ple­na, mien­tras lo úl­ti­mo de Ju­lio Igle

sias, le­van­tó co­men­ta­rios dis­pa­res.

Un fi­nal na­da amis­to­so.

En­tu­sias­mo o re­pu­dio: “Se ha por­ta­do fa­tal, co­mo es cos­tum­bre en él, con Ton­cho Na­vas. Du­ran­te 30 años su hom­bre fiel, cui­dó a Cha­ro de la Cue­va, su ma­dre, has­ta el úl­ti­mo mo­men­to. Lo uti­li­zó de hom­bre de con­fian­za, ce­les­tino, en­cu­bri­dor, pa­ño de lá­gri­mas y hom­bro al que arri­mar­se. Se lo ha car­ga­do al enamo­rar­se de Mi­ran­da”, de la que Alfredo Frai­le o Ton­cho po­dían

Ma­ría Gra­zia Cuc­ci­no­ta, ya ca­si ma­du­ra, pre­sen­tó pe­lí­cu­la real­zán­do­se co­mo

sex sym­bol

con­tar el ori­gen. Ella ad­mi­te com­pe­ten­cias y re­cu­rre al se­gun­dos fue­ra. Na­vas vi­vió en­tre­ga­do tan­to tiem­po al mi­to y la amis­tad de un Ju­lio al que co­no­ció de ni­ño. Lo de no aca­bar. Ton­cho es su­per­vi­vien­te de una se­rie de ín­ti­mos que que­da­ron por el ca­mino, Pepe Guin­di,

Al­bert Ha­mod, Pe­ña­fiel, al leal Alfredo Frai­le que le au­pó in­ter­na­cio­na­li­zán­do­le por­que cre­yó en sus po­si­bi­li­da­des. Lue­go ha tar­da­do años en pa­gar­le 100 mi­llo­nes o así tras ven­der la ca­sa mia­me­ra que fue de Alfredo. La lla­ma­ban el Con­ven­to por­que al­ber­ga­ba a los Frai­le. Ton­cho es uno más, aho­ra an­da por Ma­drid pa­ra ven­der sus re­cuer­dos.

Pro­yec­ta­ba una se­rie de in­ves­ti­ga­ción co­mo las que tan­to éxi­to tie­nen pre­sen­ta­das por Glo­ria Se­rra en An­te­na-3. Se en­te­ró Car­los Igle­sias y mon­tó una za­pa­ties­ta con la pro­duc­to­ra in­tere­sa­da en di­fun­dir ese ma­te­rial de­mo­le­dor. Por­que Ju­lio que­da­ba mal­pa­ra­do. Su her­mano re­cu­rrió a in­fluen­cias pa­ra abor­tar el pro­yec­to.

“Y es que Ju­lio me ha­bía pro­me­ti­do re­ga­lar­me un apar­ta­men­to cuan­do me ju­bi­la­se. Lle­gó el mo­men­to dio la en­tra­da pe­ro de­jó pen­dien­te de sa­tis­fa­cer la can­ti­dad más im­por­tan­te. Es­toy sin blan­ca, Ju­lio me en­ga­ñó. Y no es­toy dis­pues­to a con­sen­tir­lo. A fin de cuen­tas, ven­de­ré mi vi­da tan li­ga­da a la su­ya”, me cuen­ta. Le due­le y le cues­ta un es­fuer­zo por­que al igual que Frai­le era una es­pe­cie de Pe­pi­to Gri­llo pro­te­gien­do al di­vo ya de­cli­nan­te mien­tras

Gae­lle Co­llet re­ci­be en­ho­ra­bue­nas por or­ga­ni­zar la no­che Dior.

Re­sul­tó fies­ta que ha­rá his­to­ria y mar­ca épo­ca apor­tan­do es­plen­dor in­fre­cuen­te en una Vi­lla y Cor­te ali­caí­da en fies­to­nes que eran el pan nues­tro de ca­da día. O de ca­da no­che, pa­ra ser exac­tos. La ne­gri­tud fue cons­tan­te co­mo san­to y se­ña ac­tual de Dior. So­bre cuer­pa­zos de Jo­sé Toledo y las real­za­do­ras pier­nas de Cla­ra Alon­so con la en­vi­dia­da Blan­ca

Suá­rez o Cris­ti­na Tos­sio mos­tran­do tri­pi­ta. Aunque pa­ra cuer­po glo­rio­so, la ya ca­si ma­du­ra Ma­ría Gra­zia Cuc­ci­no­ta que pre­sen­tó pe­lí­cu­la real­zán­do­se co­mo sex

sym­bol mien­tras a unos pre­mios so­li­da­rios se apun­ta­ron la re­apa­re­ci­da Ro­sa,

Chenoa que es­tre­na pa­re­ja tras Alain Cor­ne­jo, Ma­le­na Oli­ve­ro, Al­mu­de­na Cid, Iván Sán­chez con Mónica Carrilo,

Car­men Po­sa­das con trench y ges­to a

lo Bo­gart o Agat­ha apun­tan­do ma­ne­ras es­té­ti­cas co­mo ima­gen an­ti­ci­pa­do­ra de lo que ac­tual­men­te re­pre­sen­ta Ca­ye­ta­na. No se pue­de re­sul­tar más ru­ti­lan­te. Qué bue­na op­ción opo­si­to­ra a la ne­gru­ra

chez Dior.

Ma­ri­bel Yé­be­nes con Gae­lle Co­llet y Myriam Yé­be­nes

Car­men Lo­ma­na con Juan­jo Oli­va

Jor­di Mo­llà

Patricia Conde

Ma­ría Gra­zia Cuc­ci­no­ta

Laura Pon­te

Car­men Po­sa­das

Cla­ra Alon­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.