“En Es­pa­ña va­le más re­la­cio­nar­se con un ri­co que te­ner una bue­na idea”

MA­RIANO GUIN­DAL PE­RIO­DIS­TA

Tiempo - - LA ÚLTIMA -

Ma­riano Guin­dal (Ma­drid, 1951) lle­va 40 años glo­san­do la eco­no­mía es­pa­ño­la y, fru­to de su ex­pe­rien­cia, ha re­co­pi­la­do en un li­bro,

‘El de­cli­ve de los dio­ses’, to­do lo ocu­rri­do du­ran­te ese tiem­po.

Es un li­bro fun­da­men­tal pa­ra co­no­cer las lu­ces y las som­bras de la his­to­ria re­cien­te y, ade­más, tie­ne la ven­ta­ja de es­tar pla­ga­do de in­te­rio­ri­da­des a las que so­lo un

pe­rio­dis­ta sue­le te­ner ac­ce­so.

En su li­bro cuen­ta có­mo Es­pa­ña ha pa­de­ci­do en los úl­ti­mos 40 años otras tres re­ce­sio­nes. Es un con­sue­lo en es­tos tiem­pos tan du­ros... Es ver­dad. Es­pa­ña siem­pre ha avan­za­do a gol­pe de cri­sis. Y de es­ta va­mos a sa­lir con fuer­za en dos o tres años. Ase­gu­ra que, si bien du­ran­te años Eu­ro­pa fue la so­lu­ción pa­ra Es­pa­ña, aho­ra Eu­ro­pa es nues­tro pro­ble­ma. ¿Por qué? Por­que ne­ce­si­ta­mos adap­tar­nos al mun­do y la Eu­ro­pa ac­tual se re­sis­te a ello. ¿Acaso es­tá pro­po­nien­do de­jar el eu­ro? No, no. Lo que te­ne­mos que ha­cer es crear los Es­ta­dos Uni­dos de Eu­ro­pa pa­ra que el eu­ro no sea una mo­ne­da ar­ti­fi­cial sino la ex­pre­sión de una unión. Pe­ro, di­cho es­to, los pro­ble­mas de Es­pa­ña los te­ne­mos que re­sol­ver los es­pa­ño­les. El li­bro es­tá pla­ga­do de es­cán­da­los de co­rrup­ción y us­ted aca­ba con­clu­yen­do que es­ta es la asig­na­tu­ra pen­dien­te de Es­pa­ña. ¿So­mos co­rrup­tos por na­tu­ra­le­za? No lo creo. La co­rrup­ción es con­se­cuen­cia del sis­te­ma que crea­mos du­ran­te la Tran­si­ción, don­de se co­me­tie­ron mu­chos erro­res fru­to de la im­pro­vi­sa­ción. Se ha po­li­ti­za­do to­do y, por ejem­plo, los ór­ga­nos re­gu­la­do­res, que de­be­rían evi­tar los des­ma­nes, se mue­ven por cri­te­rios par­ti­da­rios. Ese ex­tra­or­di­na­rio clien­te­lis­mo ha fa­ci­li­ta­do la co­rrup­ción. ¿Qué po­de­mos ha­cer pa­ra evi­tar­lo? Lo más im­por­tan­te es fo­men­tar la eco­no­mía de las ideas y la cul­tu­ra del es­fuer­zo. La me­ri­to­cra­cia es nues­tra asig­na­tu­ra pen­dien­te. Pa­ra pros­pe­rar en Es­pa­ña va­le más re­la­cio­nar­se con los ri­cos o con los po­de­ro­sos que te­ner una idea bri­llan­te en un ga­ra­je, y eso no pue­de ser. Y lue­go es­tán los con­se­gui­do­res, co­mo An­to­nio Na­va­lón, que co­mo us­ted de­mues­tra se lu­cran con el chan­chu­lleo... Na­va­lón es un ge­nio, se ha he­cho mul­ti­mi­llo­na­rio a cos­ta de los de­más. Mu­chos de sus so­cios han aca­ba­do en la cár­cel mien­tras él ha pa­sa­do des­aper­ci­bi­do. ¿Es ver­dad lo que cuen­ta so­bre Bin La­den? Sí, fue je­fe de ven­tas de Ibe­ria en su ofi­ci­na de Riad en el año 1978. Y, cu­rio­sa­men­te, es­ta no­ti­cia me lle­gó de ca­sua­li­dad, me la con­ta­ron en Kua­la Lum­pur mien­tras vi­si­ta­ba las to­rres Pe­tro­nas. Las no­ti­cias es­tán en la ca­lle, no en In­ter­net. Na­rra có­mo Miguel Sebastián le con­fe­só una se­ma­na an­tes de las elec­cio­nes que Za­pa­te­ro no es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra ser pre­si­den­te del Go­bierno. ¿Cree que Ra­joy cuen­ta con más pre­pa­ra­ción aho­ra? Sí, cla­ro. Ra­joy lle­va cua­tro años men­ta­li­zán­do­se, tie­ne ex­pe­rien­cia de go­bierno y, ade­más, ya tie­ne so­bre su me­sa un plan de cho­que con­tra la cri­sis. ¿Ah, sí? Cuen­te, cuen­te... Lo ha di­ri­gi­do Bau­di­lio To­mé [ex se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes] y ha par­ti­ci­pa­do mu­cha gen­te, y no ne­ce­sa­ria­men­te del par­ti­do. El plan con­sis­te en aflo­rar to­das las deu­das ocul­tas, su­bir im­pues­tos (IRPF, IVA y es­pe­cia­les) y re­cor­tar gas­tos, so­bre to­do en las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Eso de­be­ría per­mi­tir acu­mu­lar re­cur­sos pa­ra pa­gar lo que se de­be y, so­bre to­do, pa­ra es­ti­mu­lar el cre­ci­mien­to fa­ci­li­tán­do­le la vi­da a las em­pre­sas, que en de­fi­ni­ti­va son las que crean em­pleo con sus in­ver­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.