El pe­núl­ti­mo susto. Los so­cios eu­ro­peos pi­den a Gre­cia que re­con­si­de­re su idea de ce­le­brar un re­fe­rén­dum.

To­dos los paí­ses eu­ro­peos, asu­mi­da la sor­pre­sa ini­cial, han pa­sa­do de la irri­ta­ción a pe­dir a Gre­cia que, si pue­de, re­con­si­de­re su pos­tu­ra. Y si no, que el su­pli­cio de la in­cer­ti­dum­bre por el re­fe­rén­dum du­re lo me­nos po­si­ble.

Tiempo - - SUMARIO - JO­SÉ MA­RÍA VALS

Qué pre­ten­día Yor­gos Pa­pan­dreu, el pri­mer mi­nis­tro grie­go, cuan­do anun­ció por sor­pre­sa el día 31 de oc­tu­bre que so­me­te­ría a re­fe­rén­dum el plan de res­ca­te pac­ta­do con el res­to de los je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno de la zo­na eu­ro? Los ana­lis­tas con­si­de­ran que so­lo pue­de ha­ber dos ex­pli­ca­cio­nes: o pre­ten­día dar un gol­pe de efec­to in­terno pa­ra se­guir to­man­do me­di­das de ajus­te sin que na­die le to­sa, o que­ría echar un ór­da­go a la ban­ca pri­va­da eu­ro­pea pa­ra que se apun­te cuan­to an­tes a la ope­ra­ción pa­ra per­do­nar el 50% de la deu­da pú­bli­ca grie­ga.

Sea co­mo fue­re, lo cier­to es que el anun­cio pro­vo­có el enési­mo susto en la Zo­na eu­ro que una vez más ac­ti­vó lo que se ha con­ver­ti­do ya ca­si en una ru­ti­na: des­plo­mes de las bol­sas, au­men­to de la pre­sión so­bre la deu­da pú­bli­ca de los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos (so­bre to­do Ita­lia y Es­pa­ña), lla­ma­das cru­za­das de Ni­co­las Sar­kozy y An­ge­la Mer­kel pa­ra mon­tar una nue­va reunión, pá­ni­co en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros y mi­les de eu­ro­peos vol­vien­do a pre­gun­tar­se qué se­rá de sus aho­rros si la co­sa se po­ne peor.

Una co­sa sí con­si­guió Pa­pan­dreu en po­cos mi­nu­tos. La in­men­sa ma­yo­ría de los ban­cos eu­ro­peos, re­pre­sen­ta­dos por sus res­pec­ti­vas aso­cia­cio­nes, o con voz pro­pia, sa­lie­ron en tromba a anun­ciar que, mien­tras no ha­ya pa­ra­li­za­ción ofi­cial, ellos se­gui­rán con los pla­nes pre­vis­tos en los acuer­dos to­ma­dos por los lí­de­res eu­ro­peos en la ma­dru­ga­da del jue­ves 27 de oc­tu­bre. Es de­cir, que mos­tra­ban su dis­po­si­ción a lle­var ade­lan­te el per­dón del 50% de la deu­da pú­bli­ca grie­ga, cu­yos de­ta­lles téc­ni­cos de­ben ul­ti­mar­se es­te mes.

Las co­sas es­tán más cla­ras.

“Pe­ro más im­por­tan­te que es­to –se­ña­la un ana­lis­ta de una co­no­ci­da fir­ma de in­ver­sión ex­tran­je­ra en Es­pa­ña– es que el ór­da­go de Pa­pan­dreu, in­de­pen­dien­te­men­te de que el re­fe­rén­dum se ce­le­bre fi­nal­men­te o no, es que ha con­tri­bui­do de for­ma po­de­ro­sa a de­jar más cla­ro que nun­ca cuál es el pro­ble­ma. La pro­pia Gre­cia se ha pues­to en pri­me­ra lí­nea y ha de­ja­do cla­ro que su plan de res­ca­te es lo que des­es­ta­bi­li­za al res­to de la zo­na que com­par­te la mo­ne­da úni­ca”.

Pa­ra Jo­sé Luis Mar­tí­nez Cam­pu­zano, es­tra­te­ga de Ci­ti en Es­pa­ña, es­te nue­vo susto grie­go po­ne más co­sas en su si­tio. “En el fon­do –di­ce–, la cri­sis eu­ro­pea cu­yo de­to­nan­te ha si­do la cri­sis de deu­da so­be­ra­na es de na­tu­ra­le­za po­lí­ti­ca. De mo­de­lo del eu­ro. Por es­to es tan lla­ma­ti­vo que las au­to­ri­da­des eu­ro­peas ha­yan apla­za­do la re­for­ma del Tra­ta­do de Lis­boa a ‘tiem­pos me­jo­res’ cuan­do se han es­for­za­do en com­ba­tir la cri­sis de deu­da. Pe­ro, en mi opi­nión, no han es­ta­do acer­ta­das. El ajus­te pen­dien­te en Gre­cia ha des­en­ca­de­na­do lo que era es­pe­ra­ble más tar­de o más tem­prano: un re­fe­rén­dum so­bre la le­gi­ti­mi­dad del Go­bierno pa­ra apro­bar me­di­das que su­pon­gan la pér­di­da de so­be­ra­nía y un cos­te so­cial que pue­de lle­gar a ser inasu­mi­ble. Aho­ra au­men­tan las po­si­bi­li­da­des de un ac­ci­den­te en el pro­ce­so de so­lu­ción de la cri­sis.

Otro ana­lis­ta de­cía el mis­mo día 1 de no­viem­bre, se­gu­ra­men­te en ca­lien­te

La cri­sis desata­da por Pa­pan­dreu ha vuel­to a po­ner en evi­den­cia la fal­ta de so­lu­cio­nes po­lí­ti­cas

y sor­pren­di­do por la pro­pues­ta de Pa­pan­dreu, que “qui­zás el re­fe­rén­dum sea bueno por­que si los grie­gos di­cen que no acep­tan el acuer­do no ten­drán más re­me­dio que sa­lir del eu­ro y en­ton­ces, eli­mi­na­do el fo­co de la in­fec­ción, la he­ri­da se cu­ra­rá mu­cho an­tes”.

Se­gu­ra­men­te es­ta per­cep­ción es al­go exa­ge­ra­da y los pro­pios ale­ma­nes, por bo­ca de su mi­nis­tro de Eco­no­mía, Wolf­gang Schäuble, pre­ve­nían al Go­bierno grie­go de la ne­ce­si­dad de evi­tar el desas­tre de que los vo­tan­tes aca­ben por dar el triun­fo al No. “Mi preocupación –de­cía el mi­nis­tro ale­mán en de­cla­ra­cio­nes al dia­rio Ham­bur­ger Abend­blat– es que ten­ga­mos una si­tua­ción ines­ta­ble has­ta el re­fe­rén­dum. Los grie­gos tie­nen muy buenos fun­da­men­tos pa­ra vo­tar Sí al pa­que­te de re­for­mas y ayu­das. Los pa­sos que he­mos de­ci­di­do son una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra su país. Pe­ro hay mu­cha frustración y re­sig­na­ción en Gre­cia. Si los grie­gos vo­tan No, las con­se­cuen­cias son im­pre­de­ci­bles”.

His­to­ria del ór­da­go.

En es­te pun­to va­le la pe­na re­cor­dar la con­vul­sa his­to­ria de las re­la­cio­nes de Gre­cia con el res­to de Eu­ro­pa y con el FMI, que son los en­car­ga­dos de dar ayu­das al país. El 20 de oc­tu­bre pa­sa­do, el Par­ti­do So­cia­lis­ta, li­de­ra­do por Yor­gos Pa­pan­dreu, con­se­guía que el FMI y los so­cios del eu­ro apro­ba­ran el des­blo­queo del sex­to tra­mo de ayu­da fi­nan­cie­ra, lo que se con­ver­tía en la po­si­bi­li­dad real de que el Go­bierno grie­go re­ci­bie­ra 8.000 mi­llo­nes de eu­ros en po­cas se­ma­nas. Pa­ra lo­grar la apro­ba­ción del Par­la­men­to grie­go, el Eje­cu­ti­vo de Pa­pan­dreu con­tó con un es­tre­cho mar­gen de diez vo­tos (154 con­tra 144) y las ten­sio­nes in­ter­nas en el seno del Par­ti­do So­cia­lis­ta se hi­cie­ron más que pal­pa­bles cuan­do el gru­po ex­pul­só de sus fi­las a una dipu­tada que vo­tó en con­tra de uno de los ar­tícu­los.

El pa­sa­do miér­co­les 26 de oc­tu­bre, la cum­bre de je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno ini­cia­ba la reunión con un cier­to ali­vio al ver que el Go­bierno grie­go lle­ga­ba con el plan apro­ba­do por el Par­la­men­to y con el vis­to bueno de los dipu­tados ale­ma­nes al in­cre­men­to de la cuan­tía del fon­do de res­ca­te europeo. Tras una pri­me­ra dis­cu­sión po­lí­ti­ca en la que no hu­bo mu­chos desacuer­dos, a las nue­ve de la no­che en­tra­ron en la sa­la de reunio­nes los re­pre­sen­tan­tes de la ban­ca pri­va­da

eu­ro­pea, sin cu­yo con­cur­so era im­po­si­ble apro­bar el plan com­ple­to.

Los re­pre­sen­tan­tes de los ban­cos es­tu­vie­ron reuni­dos con los po­lí­ti­cos has­ta las tres de la ma­dru­ga­da del jue­ves y fi­nal­men­te acor­da­ron fir­mar el per­dón del 50% de la deu­da pú­bli­ca grie­ga. La qui­ta de­bía ser vo­lun­ta­ria, pues­to que si los Go­bier­nos hu­bie­ran op­ta­do por ha­cer­la obli­ga­to­ria la le­gis­la­ción fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal ha­bría obli­ga­do a ac­ti­var los se­gu­ros de im­pa­go y Gre­cia ten­dría que ha­ber de­cla­ra­do for­mal­men­te la sus­pen­sión de pa­gos par­cial, que era pre­ci­sa­men­te lo que se que­ría evi­tar a to­da cos­ta.

Jun­to a es­ta qui­ta de deu­da, el plan acor­da­do en la cum­bre eu­ro­pea pre­veía tam­bién un con­jun­to de ayu­das de 130.000 mi­llo­nes de eu­ros adi­cio­na­les a par­tir de 2012 pa­ra sa­near y ha­cer via­ble la eco­no­mía grie­ga. A cam­bio se exi­gía al Eje­cu­ti­vo he­leno man­te­ner un plan de ajus­tes en el gas­to. Tan so­lo cin­co días des­pués de aque­lla reunión, Pa­pan­dreu sor­pren­día al res­to de los so­cios con la pro­pues­ta de so­me­ter a re­fe­rén­dum, con la pre­gun­ta de “¿aprue­ba us­ted el acuer­do?” a to­dos los ciu­da­da­nos grie­gos con de­re­cho a vo­to.

¿Por qué? Pa­ra Mar­tí­nez Cam­pu­zano, y an­te la pre­gun­ta de ¿por qué es­te cam­bio de es­tra­te­gia? “lo más fá­cil es con­si­de­rar que el Go­bierno grie­go ha ini­cia­do una hui­da ha­cia de­lan­te an­te el cos­te so­cial de la cri­sis y el pro­pio cos­te po­lí­ti­co del Par­ti­do So­cia­lis­ta”. Es­te ana­lis­ta re­cuer­da que “los grie­gos, en más del 60% re­cha­zan las nue­vas me­di­das de ajus­te. Y no es­ta­mos ha­blan­do de la pér­di­da de so­be­ra­nía que su­pon­dría la ges­tión des­de el ex­te­rior de los in­gre­sos de las pri­va­ti­za­cio­nes pre­vis­tas. Na­tu­ral­men­te, sin las me­di­das de ajus­te no ha­bría más fon­dos des­de Eu­ro­pa y el FMI y el país se ve­ría abo­ca­do a una quie­bra”.

Con­se­cuen­cias im­pre­de­ci­bles.

Y, ¿qué pa­sa­ría en­ton­ces? “Aunque le­gal­men­te un país no pue­de ser ex­pul­sa­do del eu­ro –aña­de Mar­tí­nez Cam­pu­zano– y no ten­go na­da cla­ro que un Go­bierno, en es­te ca­so el so­cia­lis­ta de Pa­pan­dreu, pu­die­ra de­ci­dir­lo, de he­cho, el re­fe­rén­dum po­dría con­ver­tir­se en una de­ci­sión de per­ma­ne­cer o no en el eu­ro. Pe­ro es­to no es fá­cil”.

Una vez más, pues, Eu­ro­pa y el eu­ro se en­fren­tan a su pro­pio mo­de­lo, pen­sa­do pa­ra épo­cas en las que no ha­ya pro­ble­mas y pa­ra un con­jun­to de so­cios que cum­plan es­cru­pu­lo­sa­men­te las nor­mas. A las nue­ve de la ma­ña­na del día 1, un bro­ker anun­ció que el BCE vol­vía a com­prar deu­da de Ita­lia y Es­pa­ña Lo más fá­cil es con­si­de­rar que Pa­pan­dreu ha ini­cia­do una hui­da ha­cia de­lan­te, di­cen los ex­per­tos Cuan­do es­tas con­di­cio­nes no se si­guen al pie de la le­tra to­do se des­ca­ba­la y fal­tan me­ca­nis­mos ági­les pa­ra re­con­du­cir la si­tua­ción. Las con­se­cuen­cias más in­me­dia­tas y vi­si­bles fue­ron el hun­di­mien­to ini­cial de las bol­sas y la subida co­mo cohe­tes de las pri­mas de ries­go de Ita­lia y Es­pa­ña. La de los bo­nos ita­lia­nos lle­gó ca­si a ro­zar los 500 pun­tos bá­si­cos, es de­cir, que su di­fe­ren­cia con el pre­cio del bono ale­mán su­ma­ba un 5%, y la es­pa­ño­la al­can­zó los 370 pun­tos bá­si­cos (un 3,7% de di­fe­ren­cia con los bo­nos ale­ma­nes a diez años).

Y to­do ello a pe­sar de que, co­mo con­ta­ba esa ma­ña­na un te­le­ti­po de los que la agen­cia Reuters co­lo­ca en las pan­ta­llas de los ana­lis­tas, un in­ter­me­dia­rio fi­nan­cie­ro, con los mo­vi­mien­tos de los mer­ca­dos vis­tos en grá­fi­cos y en tiem­po real, gri­tó con al­go de es­pe­ran­za: “Es­tá com­pran­do Ita­lia y Es­pa­ña”. Eso que­ría de­cir que el Ban­co Cen­tral Europeo ha­bía de­ci­di­do vol­ver a ad­qui­rir tí­tu­los de deu­da pú­bli­ca ita­lia­na y es­pa­ño­la pa­ra tra­tar de fre­nar la es­pe­cu­la­ción.

Pri­mas de ries­go.

La au­to­ri­dad ban­ca­ria eu­ro­pea no lo lo­gró y en las ho­ras pos­te­rio­res la pri­ma de ries­go si­guió su­bien­do, los ban­cos si­guie­ron ba­jan­do, y to­do por lo que los ana­lis­tas de­no­mi­nan el “pe­li­gro de con­ta­gio sis­té­mi­co”. Si Gre­cia fi­nal­men­te de­cla­ra la sus­pen­sión de pa­gos fue­ra de los acuer­dos adop­ta­dos por la cum­bre eu­ro­pea, se lle­va­rá por de­lan­te las cuen­tas de re­sul­ta­dos e in­clu­so gran par­te de la sol­ven­cia de un pu­ña­do de gran­des ban­cos fran­ce­ses y ale­ma­nes, y eso se­ría un du­ro gol­pe pa­ra to­da la zo­na. Ade­más, la po­si­ble sa­li­da de Gre­cia de­mos­tra­ría por la vía de los he­chos que es po­si­ble sa­lir­se del eu­ro y eso de­ja­ría abier­ta la puer­ta pa­ra que cri­sis fu­tu­ras ter­mi­na­ran de la mis­ma for­ma, con el pe­li­gro cier­to de que si el aban­dono es de uno de los paí­ses gran­des (Ita­lia o Es­pa­ña), la via­bi­li­dad del eu­ro que­da­ría en en­tre­di­cho y los efec­tos se­rían de­vas­ta­do­res pa­ra los que se sa­len y pa­ra los que se que­dan.

Un re­cien­te in­for­me de una con­sul­to­ra se­ña­la­ba có­mo los paí­ses que se pu­die­ran ir del eu­ro ten­drían que ha­cer unas de­va­lua­cio­nes tre­men­das de sus mo­ne­das, lo que aca­ba­ría de un plu­ma­zo con la mi­tad de los aho­rros de sus ciu­da­da­nos. Los que se que­da­ran, con Ale­ma­nia a la ca­be­za, ve­rían có­mo sus mo­ne­das (o el pro­pio eu­ro si si­guie­ra exis­tien­do) se apre­cia­rían de for­ma no me­nos no­ta­ble, con lo que se­rían in­ca­pa­ces de po­der ven­der na­da fue­ra y sus eco­no­mías en­tra­rían en re­ce­sio­nes nun­ca vis­tas. Un pa­no­ra­ma, pues, que de­be­ría ani­mar a los po­lí­ti­cos eu­ro­peos a bus­car so­lu­cio­nes du­ra­de­ras.

46 ¿Qué ha­cer? Pa­pan­dreu, Sar­kozy y Mer­kel, otra vez di­vi­di­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.