Gre­cia o el caos, la ma­ri­po­sa y la ba­ra­ja

Ape­nas dos se­ma­nas pa­ra las elec­cio­nes. El re­sul­ta­do -que nun­ca es­tá ase­gu­ra­do- ge­ne­ra me­nos in­cer­ti­dum­bre que el día des­pués, aho­ra con la ame­na­za de que el caos grie­go se asien­te en Eu­ro­pa.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RIVASÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

El pró­xi­mo Go­bierno no pue­de per­der de vista el po­si­ble caos que pue­de ve­nir de Gre­cia

ma­riano ra­joy y Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba, ya en cam­pa­ña ofi­cial -la otra es eterna y per­ma­nen­te-, apu­ran sus úl­ti­mas ba­zas, ca­si sin mar­gen pa­ra la sor­pre­sas, en me­dio del vér­ti­go y del caos de un es­ce­na­rio in­quie­tan­te. ETA anun­ció el “ce­se de su ac­ti­vi­dad ar­ma­da” el 20 de oc­tu­bre. Ya pa­re­ce una fe­cha re­mo­ta. La cum­bre eu­ro­pea del miér­co­les 26 de oc­tu­bre es­tig­ma­ti­zó la deu­da pú­bli­ca del Reino de Es­pa­ña y cas­ti­gó a los gran­des ban­cos es­pa­ño­les. Dos días des­pués, las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les de­ja­ban el pa­ro al bor­de de los cin­co mi­llo­nes de des­em­plea­dos al fi­nal del ter­cer tri­mes­tre del año. In­clu­so los ex­per­tos del PP pen­sa­ban que se­ría un pe­rio­do de crea­ción de em­pleo. Al­go si­mi­lar ima­gi­nó Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro cuan­do fi­jó las elec­cio­nes en no­viem­bre. Los in­for­mes que te­nía en­ci­ma de la me­sa le de­cían que es­pe­rar a prin­ci­pios de 2012 se­ría peor. Sig­ni­fi­ca que so­bre los cin­co mi­llo­nes ac­tua­les, el pa­ro to­da­vía su­birá más. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Tra­ba­jo (OIT) apun­ta que has­ta 2016 no re­mi­ti­rá el des­em­pleo. El pró­xi­mo Go­bierno, to­do in­di­ca que de Ra­joy, en­ca­ra un pa­no­ra­ma de­sola­dor. Ru­bal­ca­ba pre­ci­sa que “mi com­pro­mi­so es pa­ra cua­tro años” y un em­pre­sa­rio vo­tan­te del PSOE y ami­go de Za­pa­te­ro cuen­ta, qui­zá pa­ra ani­mar al can­di­da­to so­cia­lis­ta, que aho­ra se­rá mu­cho me­jor ser je­fe de la opo­si­ción que pre­si­den­te del Go­bierno. Mien­tras, los pla­nes de An­ge­la Mer­kel y Ni­co­las Sar­kozy pa­ra so­lu­cio­nar la cri­sis de la deu­da, acor­da­dos el miér­co­les 26, sal­ta­ron por los ai­res en las vís­pe­ras don­jua­nes­cas de To­dos los Santos, cuan­do el grie­go Pa­pan­dreu anun­ció un re­fe­rén­dum pa­ra pre­gun­tar­le a sus com­pa­trio­tas si acep­ta­ban sa­cri­fi­cios a cam­bio de que les per­do­na­ran el 50% de su deu­da pú­bli­ca. His­te­ria en los mer­ca­dos an­te la ame­na­za de que el caos grie­go aso­le esa Eu­ro­pa que tam­bién em­pe­zó en Gre­cia ha­ce cua­tro o cin­co mil años.

La mi­to­lo­gía grie­ga ex­pli­ca que el caos fue el prin­ci­pio de to­das las co­sas y que de ahí sur­gió la Ma­dre Tie­rra, se­gún la ver­sión de Ro­bert Gra­ves. La Teo­go­nía de He­sío­do abun­da en que el “Caos fue lo pri­me­ro que exis­tió”. In­clu­so la Bi­blia, en el Génesis, ca­mi­na en la mis­ma di­rec­ción: “En el prin­ci­pio creó Dios el cie­lo y la tie­rra. La tie­rra era caos y con­fu­sión”. Los grie­gos de la era clá­si­ca, con sus fi­ló­so­fos y sus po­lí­ti­cos, fue­ron al­gu­nos de los pri­me­ros en or­de­nar ese Caos y des­de lue­go es­tán en el ori­gen de lo que se­ría la pri­me­ra y bal­bu­cean­te Eu­ro­pa y, por lo tan­to, de la ac­tual y, ade­más, de to­do el mun­do oc­ci­den­tal. La gran pa­ra­do­ja es que ca­si 5.000 años des­pués otro grie­go, aunque de ma­dre y na­ci­mien­to es­ta­dou­ni­den­se, y que ha­bla me­jor el in­glés que la len­gua he­le­na, sea quien pue­da des­ta­par aho­ra el án­fo­ra -por­que fue án­fo­ra y no ca­ja- de la be­lla Pan­do­ra, hi­ja de Erec­teo, es­po­sa de Epi­me­teo y con­fun­di­da por Zeus, y en la que Pro­me­teo ha­bía en­ce­rra­do to­dos los ma­les que po­dían in­fes­tar a la ra­za hu­ma­na. Yor­gos Pa­pan­dreu, aco­rra­la­do pri­mer mi­nis­tro grie­go por una opo­si­ción irres­pon­sa­ble y unos ciu­da­da­nos que se re­be­lan con­tra su pro­pio Go­bierno, se con­ver­ti­rá en la ver­sión mo­der­na de Pan­do­ra si si­gue ade­lan­te con su idea de con­vo­car un re­fe­rén­dum y, co­mo es po­si­ble, lo pier­da. Cin­co mi­le­nios des­pués, el Caos vol­ve­rá a ins­ta­lar­se en Gre­cia y ame­na­za­rá con ex­ten­der­se por la vie­ja Eu­ro­pa, en su ver­sión más mo­der­na y prós­pe­ra de Unión Mo­ne­ta­ria, con el eu­ro co­mo bas­tión a con­quis­tar.

El desa­rro­llo más ac­tual de la teo­ría del caos ex­pli­ca que “el caos con­sis­te en la con­jun­ción si­mul­tá­nea de dos cla­ses de efec­tos: el efec­to ma­ri­po­sa (el ale­teo de una ma­ri­po­sa so­bre el Ama­zo­nas pue­da des­en­ca­de­nar un tor­na­do so­bre Chi­na) y el efec­to ba­ra­ja (tra­yec­to­rias que se mez­clan en­tre sí co­mo si un pa­na­de­ro ima­gi­na­rio las ama­sa­ra unas con otras)”. Am­bos efec­tos son las se­ña­les del caos y cual­quier pe­que­ño cam­bio en las con­di­cio­nes iniciales de­ter­mi­na re­sul­ta­dos muy di­fe­ren­tes, im­pre­de­ci­bles, se­gún to­dos los ejem­plos clá­si­cos, des­de los tres cuer­pos de Poin­ca­ré has­ta el bi­llar de Ha­da­mard. Un hi­po­té­ti­co re­cha­zo -y es po­si­ble­de los grie­gos al plan de sal­va­men­to pa­ra la eco­no­mía de su país di­se­ña­do por la Unión Eu­ro­pea, ba­jo ins­pi­ra­ción ger­mano-fran­ce­sa, es un he­cho in­fi­ni­ta­men­te ma­yor que el ale­teo de esa ma­ri­po­sa en el Ama­zo­nas que pro­vo­có un tor­na­do en Chi­na. Si los grie­gos vo­tan y di­cen “no” el ca­ta­clis­mo se­rá in­me­dia­to -no a lar­go pla­zo co­mo en el ejem­plo de la ma­ri­po­sa-y afec­ta­rá pri­me­ro a sus ve­ci­nos eu­ro­peos y lue­go, al res­to del mun­do. Los mer­ca­dos, odia­dos por tan­tos aho­ra, pe­ro que man­tie­nen su ol­fa­to ade­lan­ta­do, ya avan­za­ron con caí­das es­tre­pi­to­sas,

his­te­ria e in­clu­so ama­gos de pá­ni­co lo que po­día y pue­de ocu­rrir. El pro­gra­ma elec­to­ral del PP, re­fun­di­do por Bau­di

lio To­mé, pre­sen­ta­do por fin y bas­tan­te más con­cre­to de lo que es­gri­men sus crí­ti­cos, que­da en se­gun­do lu­gar. To­da­vía más el del PSOE de Ru­bal­ca­ba, que, a pe­sar de sus di­fe­ren­cias, tam­po­co es la an­tí­te­sis del de los po­pu­la­res. El Go­bierno que sur­ja en Es­pa­ña de la ci­ta a las ur­nas del 20-N tie­ne in­fi­ni­tas ta­reas por de­lan­te y el ob­je­ti­vo -com­par­ti­do in­clu­so por los ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos- de lu­char con­tra el pa­ro. La cri­sis tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias en Es­pa­ña, di­fe­ren­tes a las del res­to de los paí­ses, lo que com­pli­ca la apli­ca­ción de so­lu­cio­nes. Za­pa­te­ro, qui­zá en un pe­núl­ti­mo in­ten­to de ayu­dar al can­di­da­to so­cia­lis­ta, se ha de­cla­ra­do res­pon­sa­ble de los cin­co mi­llo­nes de pa­ra­dos, que se­rán más en los pró­xi­mos me­ses go­bier­ne quien go­bier­ne. Ra­joy y Ru­bal­ca­ba ai­rean, con ma­yor o me­nor con­vic­ción, sus re­ce­tas, que ten­drán que de­mos­trar a par­tir del 20-N su va­li­dez en Es­pa­ña, pe­ro sin per­der de vista el po­si­ble caos que pue­de lle­gar de Gre­cia y que, cla­ro, siem­pre es im­pre­vi­si­ble. Es caos, es de­cir, ma­ri­po­sa y ba­ra­ja.

Re­per­cu­sio­nes. Yor­gos Pa­pan­dreu, aco­rra­la­do pri­mer mi­nis­tro grie­go, se

con­ver­ti­rá en la ver­sión mo­der­na de Pan­do­ra si ce­le­bra

el re­fe­rén­dum.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.