Aguas fú­ne­bres

inun­da­cio­nes en tai­lan­dia

Tiempo - - ZOOM -

es­tos tai­lan­de­ses no pa­re­cen te­ner mu­cha pri­sa por es­ca­par del agua. In­clu­so da la im­pre­sión de que lle­ven re­si­dien­do ca­si to­da su vi­da en un me­dio acuá­ti­co. Pe­ro la reali­dad es que no son ra­nas ni pe­ces ni co­co­dri­los dis­fra­za­dos de ho­mí­ni­dos. Son per­so­nas (aunque sus mo­ja­das es­pe­ran­zas no co­ti­cen en bol­sa) que en­ca­ran lo me­jor que pue­den uno de esos di­lu­vios tan pro­cli­ves a es­tran­gu­lar exis­ten­cias ol­vi­da­das y pe­ri­fé­ri­cas. La clá­si­ca ca­tás­tro­fe en una re­gión sub­de­sa­rro­lla­da del glo­bo te­rrá­queo si­gue sien­do una de las más amar­gas especialidades de la ma­dre na­tu­ra­le­za, co­ci­ne­ra bas­tan­te re­pe­ti­ti­va, za­fia y vo­lu­ble. Al­gu­nos de es­tos su­per­vi­vien­tes, a juz­gar por su es­toi­co y ri­sue­ño sem­blan­te, tie­nen as­pec­to de es­tar di­cién­do­se pa­ra sus aden­tros: “¿Pa­ra qué co­rrer cuan­do la fa­ta­li­dad se em­pe­ña en co­rrer más que tú?”. Las úl­ti­mas inun­da­cio­nes en Tai­lan­dia ya han cau­sa­do la muer­te a más de 400 per­so­nas. Al­gu­nas han fa­lle­ci­do por aho­ga­mien­to y otras se han elec­tro­cu­ta­do. ¡Mal­di­tos ca­bles y apa­ra­tos! Mien­tras los su­bur­bios de Bang­kok se­me­jan pan­ta­nos o ma­ris­mas don­de la muer­te jue­ga al es­con­di­te con la gen­te que in­ten­ta huir, el cen­tro de la ca­pi­tal per­ma­ne­ce ca­si se­co, a sal­vo de cau­da­les y to­rren­tes. Di­gan lo que di­gan al­gu­nos op­ti­mis­tas to­zu­dos, hay ba­rrios del mun­do don­de es po­si­ble lle­gar a vie­jo y hay otros ba­rrios don­de es har­to com­pli­ca­do echar ca­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.