Sen­ti­do co­mún

El hu­mor ex­ce­si­va­men­te ela­bo­ra­do pier­de to­da su con­sis­ten­cia y su na­tu­ra­li­dad y por en­de, de­ja de ser hu­mor.

Tiempo - - ZOOM - AL­FON­SO US­SÍA

Aque­lla ge­ne­ra­ción que abrió el hu­mor su­rrea­lis­ta en Es­pa­ña no hi­zo otra co­sa que res­pe­tar el sen­ti­do co­mún

el hu­mor no es otra co­sa, apar­te del so­bre­vue­lo, que la apli­ca­ción es­tric­ta del sen­ti­do co­mún. Aquel di­bu­jo de Tono, con el pa­dre que pa­sea jun­to a su hi­ja y se en­cuen­tra con un ami­go. “Pues aquí don­de ves a mi hi­ja, pu­do ca­sar­se con un du­que”; “¿Y por qué no se ca­só?”; “Por­que no qui­so el du­que”. La lec­tu­ra del tes­ta­men­to en un di­bu­jo de An­to­nio Min­go­te. Lee el no­ta­rio an­te un adusto y en­lu­ta­do au­di­to­rio. To­dos de ne­gro y con la ca­ra de en­fa­do. To­dos, me­nos una chi­ca ru­bia con la mi­ni­fal­da por el om­bli­go que son­ríe. Y lee el fe­da­ta­rio: “Y a Lo­li­ta, que se ca­só con­mi­go por mi di­ne­ro, le de­jo mi di­ne­ro”. Un per­so­na­je de Mihu­ra en el es­ce­na­rio. “Pues co­mo ha­ga eso, se van a en­fa­dar más de cua­tro”; “¿ Y qué son más de cua­tro?”; “Pues más de cua­tro son cin­co”. Ne­gro sen­ti­do co­mún el de Chumy Chú­mez, ex­tra­or­di­na­rio di­bu­jan­te. Llo­ra en uno de sus di­bu­jos un mu­ti­la­do de aque­llos que se mo­vían en un ca­rri­to. Su ami­go le con­sue­la: “No te en­tris­tez­cas, Manolo, que des­de le­jos pa­re­ces un ta­xi”.

Pro­bé el sen­ti­do co­mún de An­to­nio Min­go­te en uno de nues­tros al­muer­zos lu­ne­ros, es de­cir, de los lu­nes. Un plan­tea­mien­to me­dio­cre el mío. Se de­cla­ra un vo­raz in­cen­dio en el Mu­seo del Pra­do. ¿Qué cua­dro sal­va­rías? Me res­pon­de pre­gun­tan­do: “¿Y tú?”. Le di­go que El Jar­dín de las De­li­cias del Bos­co, que la Pra­de­ra de San Isi­dro de Go­ya, que La fa­mi­lia de Car­los IV del mis­mo, y que de te­ner tiem­po, por su­pues­to, Las Me­ni­nas de Ve­láz­quez. “No po­drías sal­var tan­tos cua­dros”, me di­ce un tan­to preo­cu­pa­do. Y el sen­ti­do co­mún: “Yo sal­va­ría el cua­dro más cer­cano a la puer­ta de sa­li­da”.

Aque­lla ge­ne­ra­ción irre­pe­ti­ble que abrió el hu­mor su­rrea­lis­ta en Es­pa­ña no hi­zo otra co­sa que res­pe­tar el sen­ti­do co­mún. El hu­mor ex­ce­si­va­men­te ela­bo­ra­do pier­de su con­sis­ten­cia y su na­tu­ra­li­dad, y por en­de, de­ja de ser hu­mor. “¡Có­mo has cam­bia­do, Felipe!”; “No me lla­mo Felipe”; “Pues más a mi fa­vor”.

Lo ma­lo es que han si­do ol­vi­da­dos. Es­pa­ña es un pá­ra­mo yer­mo en sen­ti­do del hu­mor. Lo es des­de que per­dió pa­ra siem­pre su sen­ti­do co­mún.

16

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.