Así con­si­guió el Rey el con­tra­to del si­glo

La li­ci­ta­ción más go­lo­sa de la His­to­ria a fa­vor de la in­dus­tria es­pa­ño­la re­qui­rió la im­pli­ca­ción per­so­nal del mo­nar­ca. Los te­le­gra­mas y con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas con el rey Ab­du­lá de Ara­bia Sau­dí fue­ron de­ter­mi­nan­tes pa­ra que la con­ce­sión del AVE La Me­ca

Tiempo - - ACTUALIDAD - POR AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Des­pués de seis años de du­ras ne­go­cia­cio­nes y una com­pe­ten­cia fe­roz con otros cua­tro con­sor­cios ex­tran­je­ros, las alar­mas sal­ta­ron el 16 de oc­tu­bre en la zo­na no­ble del Mi­nis­te­rio de Fo­men­to. Aquel día ter­mi­nó el pla­zo que se ha­bían da­do las au­to­ri­da­des sau­díes pa­ra to­mar una de­ci­sión so­bre el fu­tu­ro tren ba­la del de­sier­to que uni­rá La Me­ca y Me­di­na, las dos ciu­da­des san­tas del is­lam. Des­de no­viem­bre de 2010 se sa­bía que el con­sor­cio his­pano-sau­dí Al Shou­la era el fa­vo­ri­to pa­ra lle­var­se un ju­go­so con­tra­to de ca­si 7.000 mi­llo­nes de eu­ros, pe­ro el Go­bierno de Riad se­guía sin anun­ciar el re­sul­ta­do de la li­ci­ta­ción. Las do­ce em­pre­sas es­pa­ño­las em­bar­ca­das en es­te pro­yec­to lle­va­ban ca­si un año con la miel en los la­bios, aunque sin po­der hin­car­le el dien­te al pas­tel.

¿Qué su­ce­día en los lu­jo­sos pa­la­cios sau­díes de már­mol pa­ra que se pro­du­je­ra una nue­va di­la­ción? To­dos los im­pli­ca­dos en el pro­yec­to sa­bían que la ofer­ta es­pa­ño­la del AVE del de­sier­to era un 20% más ba­ra­ta que la ga­la, li­de­ra­da por Als­tom y los fe­rro­ca­rri­les fran­ce­ses de la SNCF, y que du­ran­te el ve­rano ha­bían ido a la ca­pi­tal sau­dí a ce­rrar los úl­ti­mos fle­cos del con­tra­to del si­glo. Pe­ro los me­ses pa­sa­ban y to­do se­guía en el ai­re pa­ra de­ses­pe­ra­ción del de­par­ta­men­to de Jo­sé Blan­co, que veía que se le po­día es­ca­par el anun­cio más im­por­tan­te en sus dos años al fren­te de Fo­men­to.

In­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca del rey Ab­du­lá.

Ese mis­mo día 16 el rey Ab­du­lá, de 88 años de edad y custodio de los santos lu­ga­res del is­lam, in­gre­só en un hos­pi­tal de Riad pa­ra ope­rar­se de un her­nia dis­cal por la que ya ha­bía si­do in­ter­ve­ni­do ha­ce unos me­ses en Es­ta­dos Uni­dos. La coin­ci­den­cia de es­te in­gre­so hos­pi­ta­la­rio con el fin del pla­zo pa­ra de­ci­dir a quién da­ban la con­ce­sión de es­ta obra fa­raó­ni­ca de­ses­pe­ró a Blan­co y sus ase­so­res. Sin em­bar­go, hu­bo un he­cho que hi­zo cam­biar las tor­nas. Pos­tra­do en la ca­ma del hos­pi­tal tras la ope­ra­ción, el mo­nar­ca sau­dí re­ci­bió el pri­me­ro de los te­le­gra­mas de áni­mo que le en­vió su her­mano Juan Car­los, co­mo lla­man ca­ri­ño­sa­men­te los mo­nar­cas ára­bes al rey de Es­pa­ña.

Es­te men­sa­je y una pos­te­rior con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca des­de Zar­zue­la sur­tie­ron el efec­to desea­do. Blan­co re­ci­bió la an­sia­da de­ci­sión ofi-

Te­le­gra­ma des­de Jor­da­nia.

cial de Riad el 21 de oc­tu­bre, pe­ro se le exi­gió si­len­cio has­ta que las au­to­ri­da­des sau­díes lo hi­cie­sen pú­bli­co. La ad­ju­di­ca­ción al con­sor­cio es­pa­ñol era por tan­to un he­cho, pe­ro un nue­vo con­tra­tiem­po se in­ter­pu­so en el ca­mino: el prín­ci­pe he­re­de­ro sau­dí, Sul­tan bin Ab­dul Aziz, fa­lle­ció a las po­cas ho­ras, ya el día 22, tras una lar­ga en­fer­me­dad que le man­te­nía ale­ja­do de los ce­nácu­los del po­der. En Ma­drid vol­vie­ron los ner­vios, pues co­no­cían los in­ten­tos de Fran­cia y Ni­co­las Sar­kozy por tor­pe­dear la ope­ra­ción, y a ello se unía la ha­bi­tual es­tra­te­gia de las mo­nar­quías pe­tro­le­ras del Gol­fo de po­ner ner­vio­so al con­sor­cio ga­na­dor has­ta el úl­ti­mo mo­men­to, con el fin de lo­grar al­gu­na ven­ta­ja eco­nó­mi­ca o téc­ni­ca an­tes de la rú­bri­ca fi­nal. Los lu­tos en una mo­nar­quía feu­dal co­mo la de Ara­bia son im­pre­de­ci­bles, pe­ro el rey Juan Car­los no qui­so que los sau­díes se ol­vi­da­sen de la con­ce­sión. Tras el te­le­gra­ma de pé­sa­me en­via­do des­de Am­man (Jor­da­nia), don­de el mo­nar­ca es­pa­ñol asis­tía cer­ca del Mar Muer­to al World Eco­no­mic Fo­rum por in­vi­ta­ción del mo­nar­ca jor­dano Ab­da­lá, hi­zo una nue­va lla­ma­da al rey sau­dí pa­ra la­men­tar la muer­te del prín­ci­pe Sul­tán y co­mu­ni­car­le per­so­nal­men­te que su hi­jo, el prín­ci­pe Felipe, asis­ti­ría a las exe­quias por su her­mano fa­lle­ci­do, un ges­to muy apre­cia­do en es­te país in­men­sa­men­te ri­co en vie­jas tra­di­cio­nes.

An­tes de col­gar, don Juan Car­los le agra­de­ció el anun­cio (oral en aquel mo­men­to) que el Go­bierno sau­dí aca­ba­ba de trans­mi­tir a Blan­co. El efec­to de la me­dia­ción real, tan­to a tra­vés de las ges­tio­nes del rey Juan Car­los co­mo de los men­sa­jes trans­mi­ti­dos por el prín­ci­pe Felipe en Riad, fue in­me­dia­to, pues el Reino sau­dí pu­bli­có fi­nal­men­te la li­ci­ta­ción el 26 de oc­tu­bre, coin­ci­dien­do con la sa­li­da de Ab­du­lá II del hos­pi­tal, por un mon­tan­te fi­nal de 6.736 mi­llo­nes de eu­ros. Una ci­fra as­tro­nó­mi­ca que su­pera, por ejem­plo, al cos­te de la con­ge­la­ción de las pen­sio­nes y el suel­do de los fun­cio­na­rios que hu­bo en Es­pa­ña en 2010.

Es­ta la­bor co­mer­cial de don Juan Car­los co­mo em­ba­ja­dor eco­nó­mi­co de Es­pa­ña no se­rá la úl­ti­ma en la que in­ten­ta­rá in­fluir en los sau­díes. El si­guien­te re­to se­rá con­ven­cer­les de la ven­ta de en­tre 200 y 270 ca­rros de com­ba­te Leo­pard 2E, que se fa­bri­ca­rían en las ins­ta­la­cio­nes

El si­guien­te re­to pa­ra el Rey se­rá con­ven­cer a los sau­díes de que com­pren 200 blin­da­dos Leo­pard

se­vi­lla­nas de Ge­ne­ral Dy­na­mics-san­ta Bár­ba­ra Sis­te­mas. La fac­tu­ra a pa­gar su­pe­raría los 3.000 mi­llo­nes de eu­ros, la mi­tad de es­te con­tra­to del si­glo con el AVE del de­sier­to, y su­pe­raría otras ope­ra­cio­nes en las que el mo­nar­ca ha pues­to su gra­ni­to de are­na.

El ca­so más re­cor­da­do de es­tos úl­ti­mos años es el del em­pe­ño real en las obras de am­plia­ción del ca­nal de Pa­na­má, que fue­ron ad­ju­di­ca­das en 2009 a un con­sor­cio li­de­ra­do por Sacyr Va­lleher­mo­so por 2.245 mi­llo­nes (ver ma­pa en la pá­gi­na si­guien­te) y que has­ta aho­ra se con­si­de­ra­ba el me­jor con­tra­to que ha­bía ob­te­ni­do una em­pre­sa es­pa­ño­la en el ex­tran­je­ro. En La Zar­zue­la re­cuer­dan los ges­tos que tu­vo el mo­nar­ca con el pre­si­den­te pa­na­me­ño, Ricardo Mar­ti­ne­lli, cuan­do vino a Es­pa­ña en vi­si­ta ofi­cial el pa­sa­do mes de ju­lio. Aún con­va­le­cien­te de su ope­ra­ción en la ro­di­lla de­re­cha, don Juan Car­los aga­sa­jó a Mar­ti­ne­lli y a su fa­mi­lia en pa­la­cio. El pro­pio ad­mi­nis­tra­dor del Ca­nal de Pa­na­má, Al­ber­to Ale­mán, con­fe­só a la pren­sa en la vís­pe­ra de es­te via­je ofi­cial a Es­pa­ña que el mo­nar­ca “siem­pre se ha in­tere­sa­do mu­cho en el te­ma de la am­plia­ción”, un asun­to que fue so­me­ti­do a re­fe­rén­dum en el país cen­troa­me­ri­cano an­te el vo­lu­men e im­pac­to de la obra.

Pe­ro vol­vien­do a la re­gión del Gol­fo Pér­si­co, es en es­ta zo­na don­de el rey siem­pre ha arri­ma­do el hom­bro cuan­do

se lo han pe­di­do em­pre­sas es­pa­ño­las con in­tere­ses en la re­gión. Su in­ter­me­dia­ción an­te las mo­nar­quías del Gol­fo Pér­si­co ha si­do de­ter­mi­nan­te, por ejem­plo, pa­ra que el je­que de Ca­tar, Ha­mad bin Ja­li­fa al-tha­ni, die­se su con­sen­ti­mien­to pa­ra com­pro­me­ter una in­ver­sión en Es­pa­ña por va­lor de unos 3.000 mi­llo­nes de eu­ros, de los que dos ter­ce­ras par­tes sir­vie­ron pa­ra la com­pra del 6,17% de la com­pa­ñía Iber­dro­la a tra­vés de un fon­do so­be­rano ca­ta­rí.

En su úl­ti­ma vi­si­ta a Es­pa­ña, don Juan Car­los tu­vo con el je­que de es­te pe­que­ño país va­rios ges­tos pro­to­co­la­rios, co­mo el he­cho de ir a re­ci­bir­le al ae­ro­puer­to de Ba­ra­jas, que son muy apre­cia­dos en la pe­nín­su­la Ará­bi­ga. Asi­mis­mo, el aval de la Co­ro­na ha si­do in­dis­pen­sa­ble pa­ra que CA­SA, la ma­triz es­pa­ño­la de Air­bus, ha­ya con­se­gui­do va­rios con­tra­tos pa­ra la ven­ta de avio­nes mi­li­ta­res de trans­por­te CN-235 en la re­gión.

60 mi­llo­nes de via­je­ros al año.

En lo que se re­fie­re a la ad­ju­di­ca­ción del AVE de La Me­ca a Me­di­na, los obs­tácu­los han si­do enor­mes des­de que Ara­bia Sau­dí se in­tere­só por la tec­no­lo­gía es­pa­ño­la pa­ra su tren ba­la del de­sier­to. La co­ne­xión en­tre las dos ciu­da­des san­tas pa­ra los mu­sul­ma­nes tie­ne un tra­za­do de 450 ki­ló­me­tros de vía do­ble, cu­ya li­ci­ta­ción se pu­so en mar­cha en dos fa­ses. La pri­me- ra, bá­si­ca­men­te obra ci­vil, fue ad­ju­di­ca­da por 1.300 mi­llo­nes de eu­ros al con­sor­cio fran­co-sau­dí Al Raj­hi Allian­ce, en­ca­be­za­do por Als­tom, por lo que la des­ven­ta­ja con la que em­pe­za­ba la ofer­ta es­pa­ño­la pa­ra el se­gun­do tro­zo de la tar­ta -el más go­lo­so por su mon­tan­te eco­nó­mi­co- era más que evi­den­te.

La ca­rre­ra por la se­gun­da fa­se, que aho­ra se han lle­va­do las em­pre­sas es­pa­ño­las, con­lle­va to­do lo re­la­cio­na­do con el di­se­ño, cons­truc­ción, ope­ra­ción y man­te­ni­mien­to de la vía por 12 años, con op­ción a prórroga, así co­mo la ins­ta­la­ción del sis­te­ma de se­ña­li­za­ción de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, bi­lle­ta­je, ma­te­rial ro­dan­te y ca­te­na­rias. El con­tra­to per­se­gui­do con tan­to ahín­co des­de 2005 in­clu­ye el su­mi­nis­tro de una flo­ta de 35 tre­nes del mo­de­lo 350 de Tal­go, lla­ma­do co­lo­quial­men­te el Pa­to por el mo­rro pi­cu­do de su lo­co­mo­to­ra, que su­pera los 320 ki­ló­me­tros a la ho­ra, con una op­ción de com­pra de otros 23 du­ran­te la vi­gen­cia de la ope­ra­ción. Ca­da uno de es­tos tre­nes tie­ne una ca­pa­ci­dad pa­ra 450 per­so­nas, Las em­pre­sas se han ne­ga­do a que el ex­mi­nis­tro Gar­cía Val­ver­de pre­si­da el con­sor­cio es­pa­ñol por lo que la fu­tu­ra lí­nea de al­ta ve­lo­ci­dad en­tre am­bas ciu­da­des po­dría ha­cer fren­te a una de­man­da dia­ria de 166.000 via­je­ros, en es­pe­cial du­ran­te las se­ma­nas en las que los mu­sul­ma­nes de to­do el mun­do pe­re­gri­nan a La Me­ca pa­ra orar an­te la

Kaa­ba. En los días del Ra­ma­dán, el ser­vi­cio po­dría lle­var a en­tre 11.000 y 13.000 via­je­ros a la ho­ra, y en el con­jun­to del año se po­drían trans­por­tar a 60 mi­llo­nes de per­so­nas, se­gún las pro­pias es­ti­ma­cio­nes del Mi­nis­te­rio de Fo­men­to.

Re­tos tec­no­ló­gi­cos.

Es­te AVE del de­sier­to o de los pe­re­gri­nos su­po­ne un re­to tec­no­ló­gi­co de pri­me­ra mag­ni­tud. En pri­mer lu­gar por­que los in­ge­nie­ros es­pa­ño­les de­be­rán en­fren­tar­se a los brus­cos cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra que se re­gis­tran en esa zo­na de la pe­nín­su­la Ará­bi­ga, con mo­men­tos de más de 50ºc du­ran­te el día y ba­jas tem­pe­ra­tu­ras con la caí­da de la no­che. El se­gun­do es­co­llo se­rá la pro­ble­má­ti­ca de la are­na y el efec­to de las tor­men­tas del de­sier­to en la es­tan­qui­dad del tren.

El con­sor­cio es­tá en­ca­be­za­do por Ren­fe y Adif, con el 26% y 21% res­pec­ti­va­men­te. El fa­bri­can­te de tre­nes Tal­go cuen­ta con el 18%, y ha ci­fra­do en 1.600 mi­llo­nes de eu­ros el pe­di­do de los 35 tre­nes, y la em­pre­sa OHL, de Juan Miguel Vi­llar Mir, un 9%. El res­to de la par­te es­pa­ño­la la com­ple­tan In­dra, que se en­car­ga­rá

de im­plan­tar los sis­te­mas de ges­tión del trá­fi­co fe­rro­via­rio, Ine­co, Co­bra (fi­lial de la cons­truc­to­ra ACS de Flo­ren­tino Pé­rez), Ina­ben­sa, Co­pa­sa, Imat­hia, Di­me­tro­nic y Con­sul­trans.

Es­tas em­pre­sas es­pa­ño­las co­pan el 88% del con­sor­cio his­pano-sau­dí, que se com­ple­ta con dos so­cie­da­des sau­díes (Al Shou­la y Al Ro­san) por exi­gen­cia del Go­bierno de Riad, y de to­das ellas, las más des­co­no­ci­das son Imat­hia y su fi­lial Con­sul­trans, pro­pie­dad am­bas del ex­mi­nis­tro so­cia­lis­ta Ju­lián Gar­cía Val­ver­de, y que po­see­rán el 3% del con­sor­cio, lo que equi­va­le a cer­ca de 200 mi­llo­nes de eu­ros. To­da una in­yec­ción eco­nó­mi­ca pa­ra dos so­cie­da­des de pe­que­ño ta­ma­ño.

Pug­na por la pre­si­den­cia.

Gar­cía Val­ver­de, que du­ran­te el fe­li­pis­mo fue pre­si­den­te de Ren­fe y ti­tu­lar de Sanidad y Con­su­mo, ha si­do en es­ta oca­sión el mu­ñi­dor en la som­bra del acuer­do en­tre las com­pa­ñías es­pa­ño­las, de ahí que el Mi­nis­te­rio de Fo­men­to ma­ni­fes­ta­ra al día si­guien­te del anun­cio de Ara­bia Sau­dí su de­seo de que fue­se él quien pre­si­die­se la so­cie­dad ad­ju­di­ca­ta­ria que las 12 em­pre­sas tie­nen que po­ner en mar­cha es­te mes de no­viem­bre.

Sin em­bar­go, Blan­co se en­con­tró en su reunión del pa­sa­do 27 de oc­tu­bre con los re­pre­sen­tan­tes de las em­pre­sas que

con­for­man el con­sor­cio, con la ne­ga­ti­va de em­pre­sas co­mo Tal­go u OHL a sus pla­nes so­bre la pre­si­den­cia, pe­se a que re­co­no­cie­ron que Gar­cía Val­ver­de se­rá en los pró­xi­mos años un in­ter­lo­cu­tor de con­fian­za pa­ra la con­tra­par­te sau­dí. En con­cre­to, pi­die­ron al mi­nis­tro que la pre­si­den­cia re­ca­ye­se en al­gún di­rec­ti­vo de las em­pre­sas pú­bli­cas ma­yo­ri­ta­rias (Ren­fe o Adif) an­te la in­mi­nen­cia de un cam­bio de Go­bierno des­pués del 20-N.

La in­cóg­ni­ta de quién se­rá el pre­si­den­te de la so­cie­dad se des­pe­jó el pa­sa­do miér­co­les y fue sa­lo­mó­ni­ca, cuan­do Ine­co (tam­bién de­pen­dien­te de Fo­men­to) anun­ció que su re­pre­sen­tan­te en las ne­go­cia­cio­nes con Ara­bia Sau­dí, Ma­nuel Be­ne­gas Ca­po­te, ha­bía si­do ele­gi­do por una­ni­mi­dad co­mo pre­si­den­te del ci­ta­do con­sor­cio que cons­trui­rá el AVE en­tre Me­di­na y La Me­ca.

Ade­más del nom­bra­mien­to de Be­ne­gas, que ocu­pa­ba des­de 2008 el car­go de di­rec­tor de ope­ra­cio­nes en Ine­co, el con­sor­cio nom­bró co­mo vi­ce­pre­si­den­te a Die­go So­brón, de Tal­go, y co­mo se­cre­ta­rio, a Miguel Ria­ño, en re­pre­sen­ta­ción de la fir­ma de ase­so­ra­mien­to le­gal Her­bert Smith. Aho­ra el pró­xi­mo pa­so se­rá la tan per­se­gui­da fir­ma de la ad­ju­di­ca­ción en Ma­drid con el ac­tual Eje­cu­ti­vo to­da­vía en el po­der, tal y co­mo an­sia­ba Blan­co des­de que lle­gó a Fo­men­to.

Nue­va ima­gen. Gait nim zz­rit do­les­se tis­mo­do­lor irius­trud mo­lor­pe rci­pit il il eros­trud ta­tem dion he­nit alis nu­llao­re mag­na con­sed tet, Cor­dia­li­dad. con­se­qua­met El rey nibh ea alit in Juan Car­los man­tie­ne una es­tre­cha re­la­ción de amis­tad con el mo­nar­ca sau­dí.

Éxi­to na­cio­nal. El mi­nis­tro de Fo­men­to, Jo­sé Blan­co, ha re­sal­ta­do los be­ne­fi­cios de es­te con­tra­to pa­ra el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.