El pa­to es­pa­ñol se co­me a la oca fran­ce­sa

Es­ta ad­ju­di­ca­ción es la me­jor tar­je­ta de vi­si­ta con vis­tas a fu­tu­ros con­cur­sos en Bra­sil, Es­ta­dos Uni­dos o el Reino Uni­do.

Tiempo - - PORTADA - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID

Fue Geor­ges Pom­pi­dou quien en 1974 to­mó la de­ci­sión de po­ner en mar­cha el pro­yec­to TGV, el tren de al­ta ve­lo­ci­dad fran­cés. El 26 de fe­bre­ro de 1981 un tren Als­tom en prue­bas al­can­za­ba los 380 ki­ló­me­tros por ho­ra, ba­tien­do el ré­cord mun­dial de ve­lo­ci­dad fe­rro­via­ria. Me­ses des­pués, el 22 de sep­tiem­bre de ese mis­mo año, otro pre­si­den­te, Fra­nçois Mit­te­rrand, inau­gu­ra­ba la pri­me­ra lí­nea del TGV, la París-lyon. Fran­cia in­ven­tó la al­ta ve­lo­ci­dad eu­ro­pea. La SNCF, la So­cié­té Na­tio­na­le de Che­mins de Fer Fra­nçais, y sus em­pre­sas sa­té­li­tes, es un mons­truo ca­si im­ba­ti­ble. Es el Es­ta­do fran­cés al que te en­fren­tas si tu com­pe­ti­dor es el Gru­po SNCF: 160.000 em­plea­dos, al­re­de­dor de 18.000 mi­llo­nes de fac­tu­ra­ción anual. Es la le­gen­da­ria di­plo­ma­cia co­mer­cial fran­ce­sa la que se mo­vi­li­za, de for­ma ma­si­va y con au­to­ma­tis­mos cien­tos de ve­ces en­sa­ya­dos, cuan­do se tra­ta de de­fen­der los in­tere­ses pa­trios.

Ha­ce seis años ca­si na­die da­ba un du­ro por el con­sor­cio es­pa­ñol que se pre­sen­tó al más im­por­tan­te con­cur­so pú­bli­co de la his­to­ria de la al­ta ve­lo­ci­dad: la cons­truc­ción de una su­per­es­truc­tu­ra fe­rro­via­ria en­tre Me­di­na y La Me­ca (450 ki­ló­me­tros) y el su­mi­nis­tro de 35 tre­nes de al­ta ve­lo­ci­dad -can­ti­dad am­plia­ble a otros 25- por un mon­tan­te glo­bal de 6.736 mi­llo­nes de eu­ros. Pe­ro la ofer­ta es­pa­ño­la, una in­te­li­gen­te combinación de en­ti­da­des pú­bli­cas y em­pre­sas pri­va­das, pa­só la pri­me­ra cri­ba y al­can­zó la fi­nal. El mas­to­don­te fran­cés, po­ten­tí­si­mo aunque con me­nor ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción a las exi­gen­cias pun­tua­les del clien­te, con­tra el alumno aven­ta­ja­do, pe­ro sin el po­de­río po­lí­ti­co-di­plo­má­ti­co ni la ex­pe­rien­cia en la ma­te­ria de su opo­nen­te ga­lo.

Hay un va­gón en el par­king.

Cuan­do ha­ce dos años co­men­zó la de­fi­ni­ti­va cuen­ta atrás, el Elí­seo se­ña­ló es­te con­cur­so co­mo mi­sión prio­ri­ta­ria. Des­de el úl­ti­mo agre­ga­do de em­ba­ja­da con opciones de in­fluir di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te en la de­ci­sión, has­ta el pre­si­den­te de la Re- pú­bli­ca, con sus ele­gan­tes pe­ro ma­ni­fies­tas pre­sio­nes, se pu­sie­ron a ello. “Ha ha­bi­do mo­men­tos dig­nos del me­jor 007”, con­fe­sa­ba a es­te pe­rio­dis­ta un des­ta­ca­do miem­bro del equi­po que coor­di­nó la ofer­ta es­pa­ño­la. En no­viem­bre de 2009 el pre­si­den­te del Go­bierno, Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, se reunió en Riad con el rey Ab­du­lá Bin Ab­de­la­ziz. Co­mo ca­si siem­pre, la paz en Orien­te Me­dio iba a ocu­par una par­te de la en­tre­vis­ta, pe­ro el motivo úl­ti­mo de la de­le­ga­ción es­pa­ño­la te­nía más que ver con el AVE de los pe­re­gri­nos que con el en­jun­dio­so con­flic­to pa­les­tino-is­rae­lí.

El rey Ab­du­lá ga­ran­ti­zó a Za­pa­te­ro que no se ad­mi­ti­rían pre­sio­nes de nin­gún ti­po y que se­ría la me­jor ofer­ta la que se lle­va­ría el ga­to al agua. Cum­plió con su pa­la­bra. Los res­pon­sa­bles del Mi­nis­te­rio de Fo­men­to que han pi­lo­ta­do la ope­ra­ción co­lo­ca­ron en el apar­ca­mien­to del De­par­ta­men­to de Trans­por­tes sau­dí una ma­que­ta a ta­ma­ño real del va­gón de pri­me­ra cla­se del fu­tu­ro AVE, di­se­ña­do si­guien­do las su­ge­ren­cias de los pa­sa­je­ros de Bu­si­ness Class de Sau­di Arabian. Un im­pe­ca­ble gol­pe de efec­to que de­mos­tra­ba la com­pe­ten­cia y crea­ti­vi­dad de la ofer­ta es­pa­ño­la, téc­ni­ca y eco­nó­mi­ca­men­te, por lo de­más, me­jor que la fran­ce­sa. Una mag­ní­fi­ca no­ti­cia en mo­men­tos du­rí­si­mos pa­ra la crea­ción de em­pleo (mi­les de pues­tos de tra­ba­jo ga­ran­ti­za­dos has­ta 2030 con po­si­bi­li­dad de re­no­va­ción). Una fór­mu­la, la combinación in­te­li­gen­te y equi­li­bra­da de lo pú­bli­co y lo pri­va­do, que de­be ser im­pul­sa­da al má­xi­mo por el Go­bierno que sal­ga pró­xi­ma­men­te de las ur­nas. Y la me­jor tar­je­ta de vi­si­ta de ca­ra a los fu­tu­ros pro­yec­tos de bra­si­le­ños, nor­te­ame­ri­ca­nos y bri­tá­ni­cos. Con­fie­so que te­nía du­das so­bre en qué asun­to hur­gar es­ta se­ma­na. Me ani­mé al ver la rá­ca­na co­ber­tu­ra que han he­cho los me­dios es­pa­ño­les de la que sin du­da es una de las no­ti­cias más im­por­tan­tes de es­te pé­si­mo año, des­pués del co­mu­ni­ca­do de ETA. Y me de­ci­dí al ver que la pren­sa fran­ce­sa ape­nas le ha­bía de­di­ca­do a la de­ci­sión sau­dí un mí­se­ro ti­tu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.