20-N: un ini­cio de cam­pa­ña con los peo­res au­gu­rios

La cam­pa­ña elec­to­ral se ini­cia con un pa­no­ra­ma tre­men­da­men­te pe­si­mis­ta, dra­má­ti­co, agra­va­do, ade­más, por las peo­res pre­vi­sio­nes so­bre el cre­ci­mien­to del PIB.

Tiempo - - LA CRÓNICA - JO­SÉ ONE­TO one­to@gru­po­ze­ta.es

la cam­pa­ña elec­to­ral que se aca­ba de abrir en la ma­dru­ga­da del jue­ves día 3 va a es­tar do­mi­na­da, ca­si ex­clu­si­va­men­te, por te­mas eco­nó­mi­cos de­ri­va­dos de la cri­sis y, en cier­to mo­do, ha si­do inau­gu­ra­da con los úl­ti­mos da­tos de la Encuesta de Po­bla­ción Ac­ti­va (EPA), que si­túa la ta­sa de pa­ro en más del do­ble de la me­dia eu­ro­pea (21,5%) y en una ci­fra ré­cord, que su­pera ya los cin­co mi­llo­nes de pa­ra­dos si con­tem­pla­mos el des­em­pleo deses­ta­cio­na­li­za­do, es de­cir, lim­pio de los efec­tos del ca­len­da­rio se­gún el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía. Una ci­fra en la que no es­tán in­clui­dos to­dos los tra­ba­ja­do­res que es­tán en cur­so de for­ma­ción y que no se con­ta­bi­li­zan en esa encuesta ni, por su­pues­to, los mi­les y mi­les que han re­nun­cia­do de­fi­ni­ti­va­men­te, es­pe­cial­men­te por la edad, a en­con­trar un tra­ba­jo des­pués de años de bús­que­da y de de­ses­pe­ra­ción, y que for­man par­te de ese mi­llón y me­dio de fa­mi­lias que tie­nen a to­dos sus miem­bros en pa­ro.

Ese es el cli­ma con el que se ini­cia ofi­cial­men­te la cam­pa­ña elec­to­ral, un pa­no­ra­ma tre­men­da­men­te pe­si­mis­ta, dra­má­ti­co, agra­va­do, ade­más, por las peo­res pre­vi­sio­nes so­bre el cre­ci­mien­to del Pro­duc­to In­te­rior Bru­to (PIB) que pue­de anun­ciar un nue­vo es­tan­ca­mien­to de la eco­no­mía es­pa­ño­la e, in­clu­so, el ini­cio de una nue­va re­ce­sión que co­rre el ries­go de ex­ten­der­se al pri­mer se­mes­tre de 2012. to­do eso, com­pli­ca­do con una di­fí­cil si­tua­ción de la ban­ca es­pa­ño­la, que ini­cia­rá una se­ve­ra res­tric­ción del cré­di­to, an­te la de­ci­sión eu­ro­pea de exi­gir una re­ca­pi­ta­li­za­ción de la mis­ma pa­ra al­can­zar un 9% de co­re ca­pi­tal, tras re­ba­jar en un 3% el va­lor de la deu­da pú­bli­ca es­pa­ño­la.

Por eso, apar­ca­do por el mo­men­to el te­ma de ETA, que ha ocu­pa­do el in­te­rés de la pre­cam­pa­ña por el anun­cio del ce­se de­fi­ni­ti­vo de la lu­cha ar­ma­da, se­rán la eco­no­mía y los pro­gra­mas de los dis­tin­tos par­ti­dos pa­ra com­ba­tir el pa­ro (que, di­ga lo que di­ga el Par­ti­do Po­pu­lar, se­gui­rá su­bien­do a lo lar­go de los pri­me­ros me­ses del año que vie­ne, aunque se pro­duz­ca una vic­to­ria de Ma­riano Ra­joy por ma­yo­ría ab­so­lu­ta) lo que ocu­pa­rá el in­te­rés de los elec­to­res, que, al fi­nal,

vo­ta­rán a quie­nes den más se­gu­ri­da­des pa­ra ter­mi­nar con ese cán­cer que es­tá con­vir­tien­do a Es­pa­ña -por el des­em­pleo, por la re­for­ma la­bo­ral in­con­clu­sa, por la deu­da y por el dé­fi­cit di­fí­cil de si­tuar en ese 6% com­pro­me­ti­do- en el país que, jun­to a Ita­lia, más pro­ble­mas es­tá cau­san­do a la Eu­ro­zo­na. al par­ti­do po­pu­lar y a su lí­der, Ma­riano Ra­joy, esa ci­fra de los cin­co mi­llo­nes de pa­ra­dos y de los 144.700 del ter­cer tri­mes­tre de es­te año, en el peor ve­rano de la his­to­ria, que su­po­ne la des­truc­ción de más de 1.600 pues­tos de tra­ba­jo al día, le ha ser­vi­do de úl­ti­mo ar­gu­men­to pa­ra pro­cla­mar que “así no se pue­de se­guir” y que el pa­ro es la pri­me­ra ra­zón pa­ra un cam­bio po­lí­ti­co, con­ven­ci­dos co­mo es­tán, por las pre­dic­cio­nes de las en­cues­tas, de que na­die que ha­ya per­di­do su pues­to de tra­ba­jo en es­ta le­gis­la­tu­ra pue­de vo­tar al Par­ti­do So­cia­lis­ta. El da­to es de por sí sig­ni­fi­ca­ti­vo: des­de mar­zo de 2004, fe­cha en la que Ro­drí­guez Za­pa­te­ro ac­ce­de al po­der, con en­tre otras pro­me­sas la de con­se­guir el pleno em­pleo, el pa­ro se ha in­cre­men­ta­do en ca­si 2,8 mi­llo­nes de per­so­nas y la ta­sa de des­em­pleo ha pa­sa­do del 10% a ese dra­má­ti­co 21,5% de la úl­ti­ma EPA.

Por otra par­te, el ré­cord de los cin­co mi­llo­nes, una ci­fra que dis­tin­tos miem­bros del Go­bierno, co­mo el ex­mi­nis­tro Corbacho o la vi­ce­pre­si­den­ta eco­nó­mi­ca, Ele­na Sal­ga­do, siem­pre han ne­ga­do que pu­die­ra lle­gar a pro­du­cir­se, ha co­gi­do to­tal­men­te des­pre­ve­ni­do al can­di­da­to so­cia­lis­ta, Pé­rez Ru­bal­ca­ba, con­ven­ci­do co­mo es­ta­ba de que a par­tir del se­gun­do tri­mes­tre de es­te año se iba a pa­rar la des­truc­ción de em­pleo y se iba a reac­ti­var el mer­ca­do la­bo­ral, has­ta el pun­to de que, en su úl­ti­ma rue­da de pren­sa co­mo por­ta­voz del Go­bierno, al co­men­tar los da­tos de la EPA, in­sis­tió en que era la úl­ti­ma encuesta ne­ga­ti­va que íba­mos a con­tem­plar.

Por eso se fi­jó el día pa­ra las elec­cio­nes ge­ne­ra­les el 20 de no­viem­bre, una fe­cha en la que se iba a no­tar una re­cu­pe­ra­ción del em­pleo e, in­clu­so, la apa­ri­ción de esos siem­pre anun­cia­dos

bro­tes ver­des, en­te­rra­dos ya en el baúl de los

re­cuer­dos.

En el PP es­tán con­ven­ci­dos de que na­die que ha­ya per­di­do su tra­ba­jo en es­ta le­gis­la­tu­ra pue­de vo­tar al PSOE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.