Ca­ra a ca­ra fren­te a los ciu­da­da­nos

El debate te­le­vi­si­vo en­tre Ra­joy y Ru­bal­ca­ba del 7 de no­viem­bre en­fren­ta­rá a dos can­di­da­tos más pa­re­ci­dos de lo que se cree, pe­ro que de­be­rán em­plear­se a fon­do pa­ra trans­mi­tir ideas opues­tas so­bre la na­tu­ra­le­za y la res­pon­sa­bi­li­dad de la cri­sis.

Tiempo - - ESPAÑA - POR CLA­RA PINAR Y SIL­VIA GAMO

Alan Schroe­der, uno de los ma­yo­res es­tu­dio­sos de los de­ba­tes elec­to­ra­les en te­le­vi­sión en to­do el mun­do, ase­gu­ró una vez que el acon­te­ci­mien­to te­le­vi­si­vo que pro­ta­go­ni­za­rán el 7 de no­viem­bre Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba y Ma­riano Ra­joy es, más que el com­ba­te dia­léc­ti­co o de ima­gen con que so­le­mos de­fi­nir a los de­ba­tes en te­le­vi­sión, sim­ple­men­te una “en­tre­vis­ta de tra­ba­jo”. Efec­ti­va­men­te, el ob­je­ti­vo de am­bos es ga­nar­se la con­fian­za de la au­dien­cia pa­ra con­ver­tir­se en pre­si­den­te del Go­bierno. En es­ta oca­sión, se da la pa­ra­do­ja de que Ra­joy y Ru­bal­ca­ba son can­di­da­tos mu­cho más pa­re­ci­dos de lo que se pue­de pen­sar a prio­ri. Inés Bra­vo Gon­zá­lez, psi­có­lo­ga, es­pe­cia­li­za­da en Psi­co­lo­gía de las Or­ga­ni­za­cio­nes y coach eje­cu­ti­va, ase­gu­ra que “coin­ci­den en las mis­mas for­ta­le­zas; los dos son re­tó­ri­ca y dia­léc­ti­ca­men­te bas­tan­te buenos y re­pre­sen­tan fiel­men­te los va­lo­res de su pro­yec­to po­lí­ti­co, lo que es al­go muy po­si­ti­vo en un can­di­da­to”, ex­pli­ca. Cu­rio­sa­men­te, coin­ci­den tam­bién en el mis­mo pun­to dé­bil: la es­cu­cha em­pá­ti­ca pa­ra cap­tar las ne­ce­si­da­des reales de los ciu­da­da­nos: “Cuan­do ha­blan lo ha­cen en un len­gua­je que es­tá ale­ja­do de la ma­yo­ría, ha­blan pa­ra su pú­bli­co”, afir­ma Inés Bra­vo.

Am­bos se cen­tra­rán en la cri­sis eco­nó­mi­ca. Sin em­bar­go, su mi­sión an­te las cá­ma­ras se­rá con­ven­cer a los ciu­da­da­nos de co­sas com­ple­ta­men­te opues­tas. Se­gún el con­sul­tor po­lí­ti­co Luis Cos­ta Bo­nino, la ta­rea prin­ci­pal de Ra­joy se­rá con­ven­cer de que la cri­sis es pu­ra­men­te es­pa­ño­la y de que su gra­ve­dad es res­pon­sa­bi­li­dad del Go­bierno del PSOE, del que for­ma par­te el can­di­da­to so­cia­lis­ta. Por su par­te, Ru­bal­ca­ba de­be­ría lle­var el debate

al te­rreno per­so­nal, pa­ra que sea una dis­cu­sión en­tre él y Ra­joy, no en­tre el PSOE y el PP. Ten­drá que con­ven­cer de que la cri­sis es in­ter­na­cio­nal, no me­ra­men­te es­pa­ño­la, aña­de Cos­ta Bo­nino.

Tan­to pa­ra los par­ti­dos po­lí­ti­cos co­mo pa­ra los dis­tin­tos ex­per­tos con­sul­ta­dos por es­te se­ma­na­rio, es­tá cla­ro que quien par­te con ma­yor ven­ta­ja es Ra­joy, al que to­das las en­cues­tas dan co­mo se­gu­ro ga­na­dor. Jor­ge San­tia­go, di­rec­tor del Más­ter en Ase­so­ra­mien­to de Ima­gen y Con­sul­to­ría Po­lí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia de Sa­la­man­ca, se­ña­la que una de las ven­ta­jas pa­ra el can­di­da­to so­cia­lis­ta es que es uno de los po­lí­ti­cos que más do­mi­na la co­mu­ni­ca­ción oral. No so­lo con­si­gue trans­mi­tir el men­sa­je, sino que “lle­gue de la for­ma que quie­re que lle­gue” a la au­dien­cia, y es­to es pre­ci­sa­men­te lo que de­be­ría prio­ri­zar en el debate pa­ra ex­pli­car “qué va a ha­cer en los pró­xi­mos años”.

Aunque acu­den en cir­cuns­tan­cias muy dis­tin­tas, los dos can­di­da­tos se to­man muy en se­rio la ce­le­bra­ción de un debate que, afir­man, ya es una “tra­di­ción” y, en to­do ca­so, un “de­re­cho” de los ciu­da­da­nos. Se­rá el pri­me­ro de es­ta na­tu­ra­le­za pa­ra Ru­bal­ca­ba y el se­gun­do pa­ra Ra­joy, que so­lo se en­fren­tó a Za­pa­te­ro en 2008. El cam­bio de can­di­da­to so­cia­lis­ta le ha ve­ni­do bien al aspirante po­pu­lar, que ve en Ru­bal­ca­ba un po­lí­ti­co mu­cho más pa­re­ci­do a él y, so­bre to­do, “más pre­vi-

Lo de­fi­ni­ti­vo pa­ra que hu­bie­ra ga­na­dor se­ría “sor­pren­der al ad­ver­sa­rio con un gol­pe de efec­to”

si­ble” que Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, que con­se­guía des­es­ta­bi­li­zar­le. De él Ra­joy po­día es­pe­rar ocu­rren­cias o fra­ses de úl­ti­mo mo­men­to, que no te­me en Ru­bal­ca­ba.

Pre­pa­ra­ción.

Ra­joy, que ha apu­ra­do la pre­cam­pa­ña en As­tu­rias y Ga­li­cia, pre­pa­ra­rá pre­vi­si­ble­men­te el debate de la mis­ma ma­ne­ra que en 2008: es­ta­rá di­ri­gi­do por el ase­sor Pe­dro Arrio­la y re­ser­va­rá hue­cos en su agen­da en los días pre­vios pa­ra con­cen­trar­se en el due­lo te­le­vi­si­vo, has­ta lle­gar al mis­mo día 7. Sal­vo im­pre­vis­tos, Ra­joy no ha­rá nin­gu­na apa­ri­ción pú­bli­ca y se­rán otros di­ri­gen­tes del par­ti­do quie­nes mar­quen el men­sa­je del PP en esa jornada, mien­tras el lí­der ultima su in­ter­ven­ción.

Ru­bal­ca­ba, por su par­te, lle­va días pre­pa­rán­do­se pa­ra es­ta ci­ta. Es un po­lí­ti­co al que le gus­ta pre­pa­rar sus dis­cur­sos e in­ter­ven­cio­nes con an­te­la­ción y que lo su­per­vi­sa to­do. En­tre otros, con su círcu­lo de ase­so­res, co­mo su di­rec­to­ra de cam­pa­ña, Ele­na Va­len­ciano; su vi­ce­coor­di­na­dor, An­to­nio Her­nan­do; y otros di­ri­gen­tes con am­plia ex­pe­rien­cia elec­to­ral, co­mo Ós­car López. Con ellos tra­ba­ja so­bre los men­sa­jes en los que quie­re in­ci­dir pa­ra ex­pre­sar­los de ma­ne­ra sen­ci­lla y di­rec­ta. Ade­más, di­cen des­de su en­torno, los ca­ra a ca­ra y los de­ba­tes a pe­que­ña es­ca­la son lo su­yo. Es un can­di­da­to que hu­ye de los gran­des mí­ti­nes y se cre­ce en las dis­tan­cias cor­tas. Ru­bal­ca­ba tra­ta­rá de lle­var a Ra­joy a su te­rreno.

A pe­sar de que las cir­cuns­tan­cias en las que Ra­joy y Ru­bal­ca­ba lle­ga­rán al debate -a 15 pun­tos de dis­tan­cia en las en­cues­tas- y de que es­to mar­ca­rá su es­tra­te­gia -to­mar más o me­nos ries­gos-, lo cier­to es que los equi­pos de cam­pa­ña de am­bos can­di­da­tos no han de­ja­do de tra­ba­jar pa­ra acor­dar has­ta el más mí­ni­mo de­ta­lle. Los con­tac­tos em­pe­za­ron a la vuel­ta del ve­rano al má­xi­mo ni­vel, cuan­do las res­pec­ti­vas di­rec­to­ras de cam­pa­ña, Ana Ma­to por el PP y Ele­na Va­len­ciano por el PSOE, ne­go­cia­ron so­bre si ha­bría de­ba­tes, cuán­tos y quién los or­ga­ni­za­ría. La so­lu­ción fue el mí­ni­mo co­mún de­no­mi­na­dor: un so­lo debate y no dos, co­mo que­ría el PSOE y co­mo ha si­do el ca­so en las otras dos oca­sio­nes en que ha ha­bi­do de­ba­tes te­le­vi­sa­dos en Es­pa­ña (en 1993 y 2008), a prin­ci­pio de la cam­pa­ña elec­to­ral y que or­ga­ni­za­ría la Aca­de­mia de Te­le­vi­sión pa­ra ga­ran­ti­zar la neu­tra­li­dad y la má­xi­ma di­fu­sión, tal y co­mo ex­pli­có el PP, y en de­tri­men­to de TVE, co­mo hu­bie­ra querido el PSOE. La ne­go­cia­ción pa­só des­pués a se­gun­dos es­pa­das del PP y el PSOE, Es­te­ban Gon­zá­lez Pons y Ós­car López, en­car­ga­dos de acor­dar to­dos los as­pec­tos for­ma­les del debate, en­tre los que fi­gu­ra la du­ra­ción del tiem­po de pa­la­bra de ca­da can­di­da­to, dón­de de­ben es­tar co­lo­ca­das las cá­ma­ras o el nú­me­ro de blo­ques te­má­ti­cos. Pro­ba­ble­men­te cin­co, en­tre los que pri­ma­rán la eco­no­mía y el em­pleo. Tam­bién es in­di­ca­ción de los par­ti­dos el de­co­ra­do del pla­tó que la Aca­de­mia de TV ha­brá mon­ta­do en ape­nas tres días en el Pa­la­cio Mu­ni­ci­pal de Con­gre­sos, a las afue­ras de Ma­drid. En prin­ci­pio se pen­só en el Pa­la­cio de Con­gre­sos, si­tua­do en el cen­tro de la ciu­dad, pe­ro se des­car­tó la idea con el fin de evi­tar una ex­ce­si­va no­to­rie­dad de las pro­tes­tas que es­pe­ran por par­te del Mo­vi­mien­to 15-M o pa­ra no te­ner que cor­tar el Paseo de la Cas­te­lla­na pa­ra evi­tar­las. El PP y el PSOE tra­tan de con­tro­lar to­dos los ele­men­tos del debate, has­ta el pun­to de que en 2008 ha­bía un de­le­ga­do de ca­da par­ti­do en las uni­da­des mó­vi­les que se co­lo­ca­ron a las afue­ras del Pa­la­cio de Con­gre­sos pa­ra ve­ri­fi­car que se cum­plían las pau­tas res­pec­to de los pla­nos o de los tiem­pos de pa­la­bra. Es­te con­trol to­tal de lo que ocu­rra an­te las cá­ma­ras ha­ce que al­gu­nos ex­per­tos con­si­de­ren que el debate no tie­ne tan­to in­te­rés por­que re­du­ce una de las prin­ci­pa­les ba­zas que tie­ne cual­quier can­di­da­to, “la na­tu­ra­li­dad, que de­jen a un la­do

tan­tas re­co­men­da­cio­nes de sus ase­so­res”, di­ce Jor­ge San­tia­go. Sin em­bar­go, un debate tan me­di­do tie­ne tam­bién sus ven­ta­jas. Ma­nuel Cam­po Vidal, di­rec­tor de la Aca­de­mia de la Te­le­vi­sión y mo­de­ra­dor de los de­ba­tes de 1993 y 2008, apun­ta que no se tra­ta de una en­tre­vis­ta, don­de el pe­rio­dis­ta tie­ne más po­si­bi­li­dad de di­ri­gir la in­ter­ven­ción del po­lí­ti­co. El debate “es otro gé­ne­ro”, en el que tie­ne que pri­mar lo que los can­di­da­tos ten­gan que de­cir a los ciu­da­da­nos. Al es­tar tan me­di­dos los tiem­pos de las in­ter­ven­cio­nes, el can­di­da­to “no pue­de ir­se por las ra­mas” y de­be res­pon­der a lo que los ciu­da­da­nos quie­ren oír, es de­cir, cuá­les son sus pro­pues­tas, afir­ma.

In­de­pen­dien­te­men­te de que los can­di­da­tos acier­ten con su es­tra­te­gia y la or­ga­ni­za­ción téc­ni­ca fun­cio­ne a la per­fec­ción, el ele­men­to cen­tral se­rá qué efec­to ten­drá en el elec­to­ra­do. Aunque la ten­den­cia es a mi­ni­mi­zar sus con­se­cuen­cias so­bre el vo­to -y más es­te año, que se­rá so­lo uno y muy al prin­ci­pio de la cam­pa­ña-, en lo que sí coin­ci­den los ex­per­tos es en que los de­ba­tes co­mo el del 7 de no­viem­bre tie­nen mu­cha más au­dien­cia que cual­quier pro­gra­ma in­for­ma­ti­vo o po­lí­ti­co, y que ade­más acre­cien­tan el in­te­rés de los ciu­da­da­nos por la cam­pa­ña y las elec­cio­nes.

Des­de el PSOE, el ase­sor en téc­ni­cas y es­tra­te­gias elec­to­ra­les Ignacio Va­re­la de­fi­ne un debate co­mo “un altavoz muy gran­de” y re­afir­ma la teo­ría de que es­te sir­ve, so­bre to­do, pa­ra con­ven­cer a los tu­yos. “Las en­cues­tas post­de­ba­te de­mues­tran que los jui­cios so­bre quién ga­nó o per­dió un debate se co­rres­pon­den con la in­ten­ción de vo­to de los en­cues­ta­dos”, afir­ma. Va­re­la defiende los de­ba­tes no so­lo co­mo ejer­ci­cio de­mo­crá­ti­co, sino que cree que tie­nen un efec­to po­si­ti­vo en la cam­pa­ña. “Mu­chos ciu­da­da­nos que es­tán des­co­nec­ta­dos de la po­lí­ti­ca los sue­len ver o, en to­do ca­so, sue­len oír ha­blar de él en la ofi­ci­na, en el bar, se for­man una opi­nión y es­tán más mo­ti­va­dos pa­ra ir a vo­tar”.

Im­pres­cin­di­ble.

En el PP se cal­cu­la que, en reali­dad, el debate no tie­ne ape­nas in­ci­den­cia en la in­ten­ción de vo­to, que no va­ría más que un pun­to o un pun­to y me­dio -la di­fe­ren­cia en­tre Ra­joy y Ru­bal­ca­ba ron­da los 15 pun­tos–. Sin em­bar­go, a pe­sar de no ne­ce­si­tar co­rrer el ries­go de en­fren­tar­se por te­le­vi­sión a Ru­bal­ca­ba, el Par­ti­do Po­pu­lar ase­gu­ra que nun­ca se plan­teó no ce­le­brar­lo.

So­bre es­te te­ma hay mu­chos es­tu­dios, co­mo el que fir­ma el pro­fe­sor de Cien­cias Po­lí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da, Ós­car Luen­go, so­bre los “efec­tos in­me­dia­tos” de los de­ba­tes. Te­nien­do en cuen­ta los de­ba­tes de 2008 en­tre Za­pa­te­ro y Ra­joy, con­clu­ye que la res­pues­ta de ca­da ciu­da­dano a la pre­gun­ta bá­si­ca de quién ha ga­na­do de­pen­de prin­ci­pal­men­te de la pre­dis­po­si­ción ideo­ló­gi­ca, es­to es, a quién tie­nen pen­sa­do vo­tar, por­que afec­tan a la per­cep­ción pre­via de quién se­ría el ga­na­dor. Un ex­pe­ri­men­to so­bre las reac­cio­nes de va­rios es­pec­ta­do­res ob­ser­vó una di­ná­mi­ca di­fí­cil de rom­per con ges­tos o ar­gu­men­tos: los es­pec­ta­do­res que an­tes del debate te­nían de­ci­di­do vo­tar al can­di­da­to X mos­tra­ron una cla­ra pre­dis­po­si­ción a va­lo­rar po­si­ti­va­men­te sus men­sa­jes -y, por tan­to, a con­cluir que ese era el ga­na­dor- y vi­ce­ver­sa. Pos­te­rior­men­te, el pa­pel de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tam­bién es im­por­tan­te: el es­tu­dio com­prue­ba que el ve­re­dic­to de quién ha­bía ga­na­do el debate con­si­guió cam­biar la opi­nión de la mi­tad de los que pen­sa­ban que no ha­bía ha­bi­do cla­ro ga­na­dor.

Lo que de­ci­di­ría el ga­na­dor, afir­ma el ex­per­to Cos­ta Bo­nino, se­ría que uno de los dos fue­ra ca­paz de “sor­pren­der al ad­ver­sa­rio con un gol­pe de efec­to” que le de­ja­ra des­ar­ma­do. De su ex­pe­rien­cia en nu­me­ro­sas cam­pa­ñas elec­to­ra­les, Cos­ta Bo­nino di­ce que la ma­ne­ra más ha­bi­tual era pre­gun­tar por el pre­cio de al­gún pro­duc­to bá­si­co, co­mo el pan o la le­che. Es­to pu­di­mos ver­lo en la pri­me­ra par­ti­ci­pa­ción de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro en el pro­gra­ma Ten­go una pre­gun­ta pa­ra us­ted, cuan­do un ciu­da­dano le pre­gun­tó cuán­to cos­ta­ba to­mar un ca­fé en un bar, a lo que el pre­si­den­te dio una ci­fra -80 cén­ti­mos­muy por de­ba­jo del pre­cio real. Sin em­bar­go, es­te re­cur­so tam­bién ha que­da­do mi­ti­ga­do por la ex­pe­rien­cia y los ase­so­res. “El pro­ble­ma es que ya ca­si to­dos los can­di­da­tos apren­den los pre­cios de los ar­tícu­los de la ca­nas­ta bá­si­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.