“Po­de­mos com­par­tir es­tra­te­gias con Amaiur en el Con­gre­so”

JO­SU ER­KO­RE­KA CAN­DI­DA­TO DEL PNV. A prio­ri no se ve apo­yan­do la in­ves­ti­du­ra de Ra­joy, que ten­dría que cen­trar­se en “afian­zar la paz”.

Tiempo - - ESPAÑA - POR CLA­RA PINAR

¿Qué efec­to ten­drá Amaiur en el re­sul­ta­do del PNV el 20-N? No ten­drá es­pe­cial in­ci­den­cia por­que no veo que el vo­tan­te del PNV va­ya a de­jar de vo­tar­le pa­ra ir a Amaiur. Sí ha­brá una reasig­na­ción de vo­tos, que no afec­ta so­lo al PNV, tam­bién a al PSE y al PP. El fin de ETA ha im­pul­sa­do a la iz­quier­da aber­za­le y ha for­ta­le­ci­do al PP y al PSOE por­que uno de los dos ges­tio­na­rá la di­so­lu­ción des­de el Go­bierno. ¿El PNV ha que­da­do re­le­ga­do? Que no te­ne­mos un pro­ta­go­nis­mo de pri­me­ra lí­nea en es­ta fa­se es evi­den­te, por­que ni te­ne­mos na­da de lo que arre­pen­tir­nos ni dis­po­ne­mos de los ins­tru­men­tos del Go­bierno. Aho­ra bien, he­mos ac­tua­do con res­pon­sa­bi­li­dad, al­tu­ra de mi­ras y mu­cha dis­cre­ción, ha­cien­do po­si­bles en­cuen­tros y en­ten­di­mien­tos que de otra ma­ne­ra no hu­bie­ran te­ni­do lu­gar, una me­dia­ción en­tre quie­nes sí te­nían res­pon­sa­bi­li­da­des. Es­ta­mos satisfechos con eso y con que el gran be­ne­fi­cia­rio del fin de ETA sea la so­cie­dad vas­ca. ¿Por qué in­sis­ten en to­mar me­di­das re­la­ti­vas a pre­sos de ETA an­tes del 20-N? Se les acu­sa de elec­to­ra­lis­tas. Si fue­ra nue­vo po­dría ha­cer­se esa acu­sa­ción, pe­ro lo re­cla­ma­mos des­de ha­ce mu­cho tiem­po. La po­lí­ti­ca pe­ni­ten­cia­ria que se apli­ca a pre­sos de ETA de­be­ría ser la mis­ma que se apli­ca al res­to, sin un plus de du­re­za por su vin­cu­la­ción con la es­tra­te­gia te­rro­ris­ta. Con los mis­mos be­ne­fi­cios, co­mo el cum­pli­mien­to de pe­nas en el es­ta­ble­ci­mien­to pe­ni­ten­cia­rio más cer­cano a su re­si­den­cia o que los en­fer­mos gra­ves pue­dan aban­do­nar la cár­cel. A par­tir del mo­men­to en que ETA aban­do­na la ac­ti­vi­dad ar­ma­da, el plus san­gra­dor, de du­re­za de los pre­sos de ETA, no de­be­ría apli­car­se más. ¿El PNV ce­rra­rá fi­las con el PP y el PSOE en el Con­gre­so de los Dipu­tados pa­ra ges­tio­nar la di­so­lu­ción de ETA, o con Amaiur pa­ra de­fen­der la au­to­de­ter­mi­na­ción, el acer­ca­mien­to de pre­sos o la de­ro­ga­ción de la doc­tri­na Pa­rot?

Son co­sas di­fe­ren­tes. Por un la­do, me­di­das pa­ra apun­ta­lar el fin de ETA y una paz du­ra­de­ra, y por otro, es­tra­te­gias so­bre el au­to­go­bierno va­co. Pa­ra co­me­ti­dos tan dis­tin­tos las com­pa­ñías no tie­nen por qué ser las mis­mas. Igual que el PP y el PSOE son ca­pa­ces de sal­var di­fe­ren­cias y unir­se en Euskadi, no­so­tros po­de­mos com­par­tir es­tra­te­gias, no to­das, con Amaiur don­de te­ne­mos plan­tea­mien­tos com­par­ti­dos.

¿Qué con­di­cio­nes pon­drán pa­ra apo­yar la in­ves­ti­du­ra del pre­si­den­te del Go­bierno?

A prio­ri, veo muy di­fí­cil un apo­yo al can­di­da­to del PP, má­xi­me si tie­ne ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Pe­ro si el PP es­tu­vie­ra dis­pues­to a avan­zar en el ca­mino pa­ra afian­zar la paz, que pa­ra no­so­tros es prio­ri­ta­rio, es­ta­ría­mos dis­pues­tos a pres­tar apo­yo y co­la­bo­ra­ción. Pe­ro el PP si­gue su­mi­do en la am­bi­güe­dad. De­cir que en nin­gún ca­so acep­ta­rán la ne­go­cia­ción es de­cir po­co, es­tá prác­ti­ca­men­te des­car­ta­da in­clu­so por la iz­quier­da aber­za­le. Si se em­pe­ña­ra en ha­cer ca­so a quie­nes en el PP le pro­po­nen em­pren­der ac­cio­nes ju­di­cia­les con­tra las si­glas del en­torno aber­za­le, si hi­cie­ra ca­so de esos sec­to­res que le exigen más in­tran­si­gen­cia, se­ría im­po­si­ble cual­quier en­ten­di­mien­to con él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.