“Quien vo­ta a quie­nes le han de­frau­da­do se equi­vo­ca se­gu­ro”

RO­SA DÍEZ CAN­DI­DA­TA DE UPD. Es­pe­ra ob­te­ner gru­po par­la­men­ta­rio pro­pio que le per­mi­ta con­tro­lar po­lí­ti­ca­men­te a PP y PSOE.

Tiempo - - ESPAÑA - POR SIL­VIA GAMO

¿Por qué vo­tar a UPD? Es­pa­ña no ha­ría bien vol­vien­do a ele­gir pa­ra ges­tio­nar sus asun­tos a los que los han es­tro­pea­do. Na­die le en­car­ga­ría a quien le ha es­tro­pea­do la ca­sa que la vuel­va a ges­tio­nar. En Es­pa­ña hay res­pon­sa­bles. Pri­me­ro, el PSOE, pe­ro el PP, que go­bier­na en dis­tin­tas co­mu­ni­da­des que no es­tán me­jor, tam­bién. Y los dos par­ti­dos se nie­gan a ha­cer las dos gran­des re­for­mas es­truc­tu­ra­les que Es­pa­ña ne­ce­si­ta pa­ra sa­lir de la cri­sis. Ha­bría que vo­tar UPD en de­fen­sa pro­pia. El PP y el PSOE son al­go co­no­ci­do y se­gu­ro, us­te­des, aún una in­cóg­ni­ta. A los que pien­sen así les di­ría que mi­ren si fue se­gu­ro el vo­to que emi­tie­ron en las an­te­rio­res elec­cio­nes y si es­tán con­ten­tos con el re­sul­ta­do. Si fue útil que re­pi­tan y si no lo fue, que to­men el ries­go de vo­tar­nos, por­que los que vo­tan a los que les han de­frau­da­do se equi­vo­can se­gu­ro. Que ob­ser­ven lo que he­mos he­cho es­tos años en el Con­gre­so, las ini­cia­ti­vas que he­mos sa­ca­do ade­lan­te, des­de la re­for­ma la­bo­ral a la re­for­ma de la Jus­ti­cia o la des­po­li­ti­za­ción de las ca­jas de aho­rros. Que ob­ser­ven tam­bién lo que es­tán ha­cien­do nues­tros con­ce­ja­les y re­pre­sen­tan­tes, que nos juz­guen por lo que ha­ce­mos. Que no se ol­vi­den que el 20-N de­pen­de de la vo­lun­tad de ca­da uno. ¿Cuán­tos dipu­tados es­pe­ran sa­car? Es más que pro­ba­ble que nos cons­ti­tu­ya­mos con un gru­po par­la­men­ta­rio pro­pio y que ten­ga la fuer­za su­fi­cien­te pa­ra con­tro­lar po­lí­ti­ca­men­te los des­ma­nes de los dos par­ti­dos vie­jos y sus ten­ta­cio­nes per­ma­nen­tes de de­jar en mano de los na­cio­na­lis­tas cues­tio­nes de Es­ta­do. Los es­pa­ño­les nos van a dar la opor­tu­ni­dad de con­di­cio­nar la po­lí­ti­ca. Ha­bla de una fun­ción de con­trol. ¿Pre­fie­re pac­tar con el PP o con el PSOE? Con cual­quie­ra de los dos o con nin­guno de los dos, nos con­di­cio­nan nues­tras ideas y nues­tro pro­gra­ma. Los dos gran­des son igua­les por­que a las gran­des re­for­mas que Es­pa­ña ne­ce­si­ta se han opues­to los dos, co­mo re­cu­pe­rar las com­pe­ten­cias en edu­ca­ción y sanidad o cam­biar una ley elec­to­ral in­jus­ta. Lo im­por­tan­te son las pro­pues­tas que es­tén dis­pues­tos a lle­var a ca­bo si ne­ce­si­tan nues­tro apo­yo. ¿Cuál es el eje de su pro­gra­ma elec­to­ral? Hay que ha­cer una pro­fun­da re­for­ma del Es­ta­do, re­vi­sar la dis­tri­bu­ción com­pe­ten­cial pa­ra po­ner al país en si­tua­ción de en­fren­tar­se a la cri­sis eco­nó­mi­ca y so­cial. Hay que com­ba­tir el frau­de fis­cal, hay que ha­cer una re­for­ma fis­cal más pro­gre­si­va. Pe­ro lo pri­me­ro es una re­for­ma a fon­do del Es­ta­do, de su di­men­sión y de su es­truc­tu­ra com­pe­ten­cial, si no, no po­dre­mos en­fren­tar­nos a la cri­sis. ¿Subida o ba­ja­da de im­pues­tos? Se tra­ta de re­dis­tri­buir la fis­ca­li­dad pa­ra que sea más jus­ta y pro­gre­si­va, que aca­be pa­gan­do más el que más tie­ne. Que aflo­ren los ca­pi­ta­les que no es­tán co­ti­zan­do, des­de las sicav al frau­de fis­cal, que se pon­ga en mar­cha un nue­vo im­pues­to pa­ra gran­des for­tu­nas que sus­ti­tu­ya al de pa­tri­mo­nio, por­que tie­ne tan­tas ex­cep­cio­nes que los que más tie­nen al fi­nal se que­dan fue­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.