Los jó­ve­nes vo­tan co­mo sus ma­dres

La ju­ven­tud es­pa­ño­la se ca­rac­te­ri­za por un tra­di­cio­nal ape­go a las ideas po­lí­ti­cas de sus pa­dres. Cuan­to ma­yor es el ni­vel so­cial, más fuer­te es el víncu­lo ideo­ló­gi­co.

Tiempo - - ESPAÑA - POR ALAN LOQUET

Mi pa­dre me di­jo: ‘Tie­nes que vo­tar al PSOE. Des­de ese día, sue­lo vo­tar al mis­mo par­ti­do”, ex­pli­ca Is­mael, un di­se­ña­dor gráfico leo­nés de 30 años. Ma­bel, una es­tu­dian­te de már­que­tin, di­ce que la po­lí­ti­ca fue el me­dio pa­ra eman­ci­par­se de la au­to­ri­dad fa­mi­liar: “Mis pa­dres so­lían vo­tar al PP des­de siem­pre. Eli­jo al PSOE por con­vic­ción y por los va­lo­res que re­pre­sen­ta”, con­clu­ye es­ta co­ru­ñe­sa.

Es­tos co­men­ta­rios no pre­ten­den ser­vir de re­fe­ren­cia pa­ra ca­rac­te­ri­zar el com­por­ta­mien­to de una ju­ven­tud es­pa­ño­la com­ple­ja, dis­tin­ta, con as­pi­ra­cio­nes pro­pias y/o co­lec­ti­vas an­te el vo­to. Pe­ro coin­ci­den en un pun­to: la fa­mi­lia tie­ne un pa­pel cen­tral en la so­cia­li­za­ción po­lí­ti­ca y en la trans­mi­sión ideo­ló­gi­ca.

Na­da anor­mal pa­ra An­to­nio Jai­me Cas­ti­llo, pro­fe­sor de So­cio­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Má­la­ga y au­tor del in­for­me Fa­mi­lia y so­cia­li­za­ción po­lí­ti­ca: la trans­mi­sión de orien­ta­cio­nes po­lí­ti­cas en el seno de la fa­mi­lia es­pa­ño­la. “En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, los hi­jos tien­den a vo­tar co­mo sus pa­dres”, con­fir­ma. El ám­bi­to fa­mi­liar re­pre­sen­ta el cri­sol de las opi­nio­nes po­lí­ti­cas. Los hi­jos no so­lo vo­tan al mis­mo par­ti­do, sino que se si­túan re­gu­lar­men­te en el cam­po ideo­ló­gi­co de pa­pá-ma­má. “Du­ran­te el pro­ce­so de so­cia­li­za­ción, los pa­dres com­par­ten y di­fun­den una se­rie de pau­tas y va­lo­res con los hi­jos que fo­men­tan, por una par­te, sus orien­ta­cio­nes ideo­ló­gi­cas”, aña­de An­to­nio Jai­me Cas­ti­llo. Ca­be re­cor­dar que son es­ca­sos los es­tu­dios ba­sa­dos en el te­ma de la trans­mi­sión de orien­ta­cio­nes po­lí­ti­cas en Es­pa­ña. Pe­ro se sa­be que la he­ren­cia po­lí­ti­ca si­gue au­men­tan­do des­de la Tran­si­ción. Un in­for­me del so­ció­lo­go An­drés Ori­zo mues­tra que en 1981 un 26% de los jó­ve­nes de en­tre 18 y 24 años ma­ni­fes­ta­ba las mis- mas opi­nio­nes po­lí­ti­cas que sus pa­dres, mien­tras que en 1994 eran un 32%.

Otros es­tu­dios re­ve­lan tam­bién es­ta fuer­te ten­den­cia de he­ren­cia po­lí­ti­ca en el seno de la fa­mi­lia es­pa­ño­la. Así, es sa­bi­do que los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes que tu­vie­ron lu­gar du­ran­te la Tran­si­ción son muy pa­re­ci­dos a los que se desa­rro­lla­ron ba­jo la Se­gun­da Re­pú­bli­ca. Es­te he­cho su­po­ne una con­ti­nui­dad par­ti­dis­ta en­tre ge­ne­ra­cio­nes du­ran­te un pe­rio­do de 40 años.

En el pa­pel desem­pe­ña­do por los pa­dres ha­ce fal­ta des­ta­car la in­fluen­cia de la ma­dre en el ca­so de la fa­mi­lia nu­clear –pa­dre, ma­dre e hi­jos-. Se acep­ta la idea de que los ni­ños tie­nen un ape­go más fuer­te a la ideo­lo­gía po­lí­ti­ca de la ma­dre que a la del pa­dre. “Se ex­pli­ca por dos ra­zo­nes –afir­ma An­to­nio Jai­me Cas­ti­llo–. La pri­me­ra, por­que la ma­dre par­ti­ci­pa más en el pro­ce­so de so­cia­li­za­ción y así se trans­mi­te fá­cil­men­te al hi­jo. La se­gun­da, por­que la ma­dre tie­ne una ma­yor ca­pa­ci­dad de em­pa­tía, que fa­vo­re­ce la trans­mi­sión de orien­ta­cio­nes ideo­ló­gi­cas”. Cas­ti­llo de­mos­tró en su in­for­me que des­de 1992 has­ta 1996, “las co­rre­la­cio­nes en­tre la po­si­ción ideo­ló­gi­ca pro­pia y la de la ma­dre son li­ge­ra­men­te su­pe­rio­res a las exis­ten­tes con la del pa­dre”. El so­ció­lo­go ex­pli­ca tam­bién que “du­ran­te los pri­me­ros es­ta­dios de la in­fan­cia, los ni­ños pa­san más tiem­po en con­tac­to con la ma­dre. Y así, los ni­ños ad­quie­ren más nor­mas po­lí­ti­cas de la ma­dre. Más aún, es­ta ma­yor pro­xi­mi­dad con la ma­dre pa­re­ce dar­se en to­dos los as­pec­tos du­ran­te la eta­pa adul­ta de los in­di­vi­duos”.

La ma­dre ejer­ce ma­yor in­fluen­cia que el pa­dre en la orien­ta­ción de los hi­jos por su ca­pa­ci­dad de em­pa­tía

¿Los ni­ños pue­den te­ner po­si­cio­nes ideo­ló­gi­cas? Va­rios es­tu­dios es­ta­dou­ni­den­ses de­mues­tran la ca­pa­ci­dad tem­pra­na que tie­nen los ni­ños –a par­tir de los 7 años- pa­ra iden­ti­fi­car fun­cio­nes y ro­les po­lí­ti­cos, te­ner pre­fe­ren­cias por per­so­na­li­da­des o mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos y has­ta pa­ra ma­ne­jar ra­zo­na­mien­tos ideo­ló­gi­cos.

De ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción.

El po­li­tó­lo­go sui­zo Bo­ris Wern­li de­mos­tró en 2007 que cuan­do el ni­vel so­cial de la fa­mi­lia es ele­va­do, más fuer­te es el vincu­lo ideo­ló­gi­co en­tre pa­dres e hi­jos. Ob­ser­vó que exis­tía una co­rre­la­ción pa­dres-hi­jos muy fuer­te en la po­si­ción ideo­ló­gi­ca se­gún el ni­vel de edu­ca­ción, la ca­te­go­ría so­cio-pro­fe­sio­nal y los in­gre­sos de los pa­dres. Eso sig­ni­fi­ca que el gra­do de po­li­ti­za­ción de la fa­mi­lia in­flu­ye en la trans­mi­sión in­ter­ge­ne­ra­cio­nal. Wern­li lo jus­ti­fi­có di­cien­do que “el ni­vel so­cial y cul­tu­ral fa­vo­re­ce una bue­na com­pren­sión de los con­cep­tos po­lí­ti­cos sub­ya­cen­tes al eje iz­quier­da-de­re­cha y así la re­pro­duc­ción de las ac­ti­tu­des de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción”.

San­tia­go Pé­rez- Nie­vas, po­li­tó­lo­go de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid (UAM), se in­tere­só en el ca­so de los na­tu­ra­li­za­dos es­pa­ño­les. Aunque el nú­me­ro va en au­men­to, es­ta mi­no­ría se ca­rac­te­ri­za por una es­ca­sa par­ti­ci­pa­ción en el co­le­gio elec­to­ral. “Tam­bién se ob­ser­van ten­den­cias en el vo­to den­tro de

las co­mu­ni­da­des de in­mi­gran­tes –sub­ra­ya Pé­rez-nie­vas–. Por ejem­plo, los vo­tan­tes de ori­gen ma­rro­quí sue­len vo­tar a par­ti­dos de iz­quier­da, al con­tra­rio de los ru­ma­nos, más li­ga­dos a las ideas del PP. Un he­cho que se con­fir­ma en­tre ge­ne­ra­cio­nes”. Pa­ra es­te po­li­tó­lo­go, el con­tex­to local in­flu­ye en es­tas co­mu­ni­da­des. “Los la­ti­noa­me­ri­ca­nos no vo­tan de la mis­ma ma­ne­ra si vi­ven en Ma­drid o en Bar­ce­lo­na”. Pé­rez-nie­vas se ba­sa en un ar­tícu­lo que es­cri­bió el año pa­sa­do en el li­bro The po­li­ti­cal re­pre­sen­ta­tion

of in­mi­grants and mi­no­ri­ties, don­de mos­tra­ba que en Ma­drid un 56% de los ma­rro­quíes te­nía la in­ten­ción de vo­tar al PSOE en 2007, fren­te al 7% que hu­bie­ra vo­ta­do al PP. Al con­tra­rio, un 57,2% de la co­mu­ni­dad ru­ma­na de Ar­gan­da del Rey –en la pe­ri­fe­ria ma­dri­le­ña- hu­bie­ra vo­ta­do al Par­ti­do Po­pu­lar, fren­te al 15,9% de los ru­ma­nos que te­nía la in­ten­ción de vo­tar al Par­ti­do So­cia­lis­ta, se­gún un es­tu­dio del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cio­ló­gi­cas (CIS) de 2007.

Sin em­bar­go, la fa­mi­lia, ins­ti­tu­ción cen­tral en la so­cia­li­za­ción po­lí­ti­ca, po­dría es­tar per­dien­do te­rreno fren­te a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Ra­dio, ci­ne y so­bre to­do te­le­vi­sión e In­ter­net tie­nen ca­da vez más pe­so en la co­ti­dia­ni­dad de la ju­ven­tud es­pa­ño­la. Es­te asun­to di­vi­de de ma­ne­ra pro­fun­da a los ex­per­tos, re­cuer­da An­to­nio Jai­me Cas­ti­llo: “Exis­ten va­rias opi­nio­nes en el pe­so de los me­dios, pe­ro la fa­mi­lia si­gue te­nien­do una fuer­za inigua­la­ble. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción no sus­ti­tu­yen a la fa­mi­lia”, con­clu­ye.

Otros au­to­res tien­den a re­la­ti­vi­zar la in­fluen­cia de la fa­mi­lia en la trans­mi­sión po­lí­ti­ca. Vin­cent Tour­nier, po­li­tó­lo­go de la Fa­cul­tad de Cien­cias Po­lí­ti­cas de Gre­no­ble, en Fran­cia, po­ne en te­la de jui­cio es­te fe­nó­meno. Pa­ra él, los jó­ve­nes a ve­ces op­tan de ma­ne­ra cons­cien­te por va­lo­res dis­tin­tos a los de sus pa­dres. Unos pa­dres que pue­den te­ner ideas po­lí­ti­cas am­bi­guas e ines­ta­bles. Por otro la­do, el de­sin­te­rés de los es­pa­ño­les por la po­lí­ti­ca y los es­tu­dios ba­sa­dos en un eje iz­quier­da­de­re­cha elu­den la tra­di­ción es­pa­ño­la del na­cio­na­lis­mo-cen­tra­lis­mo que re­la­ti­vi­zan la in­fluen­cia de la fa­mi­lia.

Por otro la­do, los pro­ce­sos de cam­bios so­cia­les son pro­pi­cios pa­ra la emer­gen­cia de con­flic­tos ge­ne­ra­cio­na­les. Por ello, po­dría ex­pli­car­se la li­ge­ra ten­den­cia du­ran­te la Tran­si­ción en el he­cho de que los hi­jos que per­te­ne­cían a fa­mi­lias de de­re­cha vo­ta­ron a par­ti­dos de iz­quier­da. Aunque es­te fe­nó­meno es cí­cli­co, Gui­ller­mo Cor­de­ro, in­ves­ti­ga­dor de Cien­cias Po­lí­ti­cas en la UAM, pre­di­ce la mis­ma os­ci­la­ción pa­ra las pró­xi­mas elec­cio­nes de no­viem­bre. “Los úl­ti­mos mo­vi­mien­tos en el país han ge­ne­ra­do ma­yor in­te­rés po­lí­ti­co por par­te de la ju­ven­tud. Pro­ba­ble­men­te se opon­drán a las otras ge­ne­ra­cio­nes abs­te­nién­do­se o vo­tan­do a par­ti­dos mi­no­ri­ta­rios o a par­ti­dos na­cio­na­lis­tas”. Res­pues­ta: el 20-N.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.