La te­le­ge­nia y la ver­dad

Tiempo - - OPINIÓN - FAUSTINO F. ÁL­VA­REZ

los de­ba­tes te­le­vi­si­vos en­tre los can­di­da­tos elec­to­ra­les son una prác­ti­ca po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta, pe­ro bas­ta que al­guien con­tra­pro­gra­me con un buen par­ti­do de fút­bol o una pe­lí­cu­la de éxi­to y el fa­mo­so sha­re se in­cli­na por el en­tre­te­ni­mien­to y no por un ca­ra a ca­ra can­sino, pre­vi­si­ble y pla­ni­fi­ca­do por los ase­so­res. Sin em­bar­go el he­cho de que los can­di­da­tos se en­tre­ten­gan to­rean­do de sa­lón an­te un gru­po de se­lec­tos pa­rro­quia­nos, cuan­do el to­ro de los cin­co mi­llo­nes de pa­ra­dos es­tá fue­ra del pla­tó, es al­go que ya hi­cie­ron Ken­nedy y Ni­xon ha­ce me­dio si­glo, ga­nan­do el pri­me­ro en­tre los te­les­pec­ta­do­res y el se­gun­do a jui­cio de los ra­dio­yen­tes. Era cues­tión de te­le­ge­nia, di­cen los ex­per­tos, y en la te­le­vi­sión, ser más al­to o más jo­ven o más gua­po tie­ne ma­yor pe­so que la ver­dad de las ideas que se ex­pon­gan, es­pe­cial­men­te si son es­ca­sas y de pa­tas cor­tas.

En la te­le­vi­sión, ser más al­to o más gua­po tie­ne ma­yor pe­so que la ver­dad de las ideas que se ex­pon­gan

La ob­se­sión por el or­den en el debate, por la re­la­ción de los asun­tos que se abor­dan, por el re­par­to del tiem­po, por quién ha­bla el pri­me­ro y quién tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra for­ma par­te del ri­tual de es­tas se­sio­nes que, si no se ce­le­bran, se de­man­dan en nom­bre de la de­mo­cra­cia, y cuan­do se pro­du­cen, las au­dien­cias les dan la es­pal­da. La ex­pe­rien­cia nos en­se­ña tam­bién que, al día si­guien­te, no ha­brá sor­pre­sa en la va­lo­ra­ción que los ciu­da­da­nos ha­cen so­bre el ga­na­dor, y mu­cho me­nos en la opi­nión de la ma­yo­ría de los ana­lis­tas po­lí­ti­cos. Me arries­go muy po­co an­ti­ci­pan­do que, en la opi­nión pu­bli­ca­da, el debate lo va a ga­nar Ma­riano Ra­joy. Y no por te­le­ge­nia, que pue­de ser enemi­ga fron­tal de la ver­dad, sino por­que al pro­ba­ble ven­ce­dor en las ur­nas se le ja­lea, y a quien lle­va las de per­der se le da con la puer­ta en las na­ri­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.