La ren­di­ción de ETA

Al­can­zar la nor­ma­li­dad en el País Vas­co, desahu­ciar el mie­do en las ca­lles y pla­zas no jus­ti­fi­ca que nin­gún gru­po po­lí­ti­co se crea en deu­da con los te­rro­ris­tas.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA - AL­FON­SO GUERRA

Los que sos­te­nían a ETA con su apo­yo han ido dan­do pa­so a una in­men­si­dad de vas­cos que abo­mi­nan de sus pro­ce­di­mien­tos

el día 20 de oc­tu­bre se hi­zo pú­bli­ca una no­ta de la ban­da te­rro­ris­ta ETA anun­cian­do “el ce­se de­fi­ni­ti­vo de la ac­ti­vi­dad ar­ma­da”, for­ma eu­fe­mís­ti­ca de de­cir que han de­ci­di­do no ma­tar, no ex­tor­sio­nar, no coac­cio­nar, no ate­rro­ri­zar a la po­bla­ción. Lo ha­cen des­pués de 43 años de crí­me­nes con más de 800 ase­si­na­tos, más de 800 fa­mi­lias que vie­ron trun­ca­das las vi­das de sus miem­bros. Es ló­gi­co que la pri­me­ra reac­ción de to­dos los de­mó­cra­tas sea de ali­vio y de re­cuer­do emo­cio­na­do de los cen­te­na­res de víc­ti­mas y otros mu­chos afec­ta­dos fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca­men­te.

De in­me­dia­to vie­ne el aná­li­sis de las ra­zo­nes que han lle­va­do a una cua­dri­lla de ase­si­nos a de­te­ner la ac­ti­vi­dad vio­len­ta. Du­ran­te la dic­ta­du­ra fran­quis­ta ETA jus­ti­fi­ca­ba sus ac­tos co­mo una reac­ción po­si­ti­va a la per­se­cu­ción de la li­ber­tad de las “au­to­ri­da­des” del ré­gi­men to­ta­li­ta­rio. Cuan­do, re­cu­pe­ra­da la de­mo­cra­cia, las Cor­tes ele­gi­das li­bre­men­te acor­da­ron una am­nis­tía pa­ra to­dos los in­vo­lu­cra­dos en la con­fron­ta­ción pro y con­tra la dic­ta­du­ra, los es­pa­ño­les cre­ye­ron que los eta­rras po­sa­rían sus ar­mas en el sue­lo co­mo sím­bo­lo del ce­se de sus ac­ti­vi­da­des. Se ha­brían re­ti­ra­do con una cier­ta au­ra de lu­cha­do­res por la li­ber­tad, aunque no pue­dan jus­ti­fi­car­se los ac­tos de vio­len­cia y muer­te en cir­cuns­tan­cia al­gu­na. No fue así; ETA, le­jos de aban­do­nar la vio­len­cia ejer­ci­da du­ran­te la dic­ta­du­ra, des­de 1968, re­do­bló sus es­tra­te­gias de es­tra­gos y muer­te.

¿Por qué aho­ra se rin­de an­te el Es­ta­do de De­re­cho? Por­que ha si­do de­rro­ta­da, ven­ci­da (a na­die se le ocu­rre ya lo que de­fen­día el se­ñor Jo­sé Ma­ría Az­nar, un fi­nal sin ven­ce­do­res ni ven­ci­dos).

Y ha si­do de­rro­ta­da por­que ha per­di­do la ba­ta­lla más im­por­tan­te: la ba­ta­lla cul­tu­ral. Hu­bo un tiem­po en el que una con­si­de­ra­ble ma­sa so­cial apo­ya­ba la es­tra­te­gia mor­tal de ETA. Has­ta un pre­si­den­te del Go­bierno con­ser­va­dor (Az­nar) lle­gó a con­si­de­rar­los pú­bli­ca­men­te des­de la pan­ta­lla de la te­le­vi­sión co­mo un “mo­vi­mien­to vas­co de li­be- ra­ción”. ¡Qué le­jos pa­re­ce aque­lla épo­ca! Los que sos­te­nían a ETA con su apo­yo, con la in­di­fe­ren­cia an­te sus crí­me­nes, con la be­ne­vo­len­cia por in­te­rés po­lí­ti­co, han ido dan­do pa­so a una in­men­si­dad de vas­cos, de es­pa­ño­les, que abo­mi­nan de sus pro­ce­di­mien­tos, que re­cha­zan el es­que­ma gans­te­ril de una or­ga­ni­za­ción ma­fio­sa es­con­di­da tras unas pro­pues­tas po­lí­ti­cas.

¿Có­mo se ha lo­gra­do cam­biar el es­ta­do de opi­nión de los que de al­gu­na ma­ne­ra jus­ti­fi­ca­ban la ac­ción del gru­po ar­ma­do por un su­pues­to “pro­ble­ma po­lí­ti­co de Euskadi”?

Se ha ne­ce­si­ta­do mu­cha pa­cien­cia, te­na­ci­dad, fir­me­za en el com­ba­te, so­por­tar in­si­dias y has­ta in­fa­mias de los que, en teo­ría, se ali­nea­ban con los de­mó­cra­tas pe­ro uti­li­za­ban la po­lí­ti­ca an­ti­te­rro­ris­ta del Go­bierno pa­ra con­se­guir un sa­qui­to de vo­tos. Se ha ne­ce­si­ta­do un sa­cri­fi­cio enor­me de las fuer­zas de se­gu­ri­dad del Es­ta­do y del País Vas­co, una en­tre­ga sin des­ma­yo de mu­chos fis­ca­les y jue­ces, una hon­ro­sa coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal, es­pe­cial­men­te de Fran­cia, una ge­ne­ro­si­dad ex­tra­or­di­na­ria de mu­chos fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas.

Los aten­ta­dos de Nue­va York (11-S) y de Ma­drid (11-M) tu­vie­ron una in­fluen­cia po­de­ro­sa en la so­cie­dad. Se vio con tan­ta evi­den­cia la atro­ci­dad de la vio­len­cia, creó tan­ta amar­gu­ra en los co­ra­zo­nes la fe­ro­ci­dad del mons­truo, que la con­cien­cia co­lec­ti­va pe­día con an­gus­tia un ¡bas­ta! al te­rror.

En la na­rra­ción his­tó­ri­ca del te­rro­ris­mo na­cio­na­lis­ta de ETA, dos son los mo­men­tos que re­vuel­ven las en­tra­ñas con ma­yor fu­ria: el ase­si­na­to de Yo­yes (“se ma­tan ya en­tre ellos”, era la re­fle­xión po­pu­lar) y el cri­men anun­cia­do de Miguel Ángel Blan­co, que man­tu­vo so­bre­co­gi­dos a mi­llo­nes de es­pa­ño­les con la es­pe­ran­za de que no se pro­du­je­ra el cruel ase­si­na­to. 43 años desean­do que lle­ga­se el ce­se de la vio­len­cia es un tiem­po pro­lon­ga­do, an­gus­tio­so, co­mo pa­ra aco­ger con ale­gría la no­ti­cia. Han si­do mu­chos los es­pa­ño­les que han vi­bra­do de fe­li­ci­dad al te­ner co­no­ci­mien­to del he­cho. Pe­ro no to­dos, a al­gu­nos pa­re­ce que no les ha gus­ta­do la des­apa­ri­ción de la vio­len­cia. Has­ta tres pe­rió­di­cos na­cio­na­les

desanun­cia­ron el he­cho. Le­jos de ti­tu­lar en su pri­me­ra con una fra­se que re­su­mie­ra que ETA ce­sa­ba en su ac­ti­vi­dad vio­len­ta, anun­cia­ban (sic) que ETA ni se di­suel­ve ni en­tre­ga las ar­mas. Qué ma­ne­ra de in­ten­tar ro­bar a los es­pa­ño­les la ale­gría del acon­te­ci­mien­to. ¿Les des­agra­da el fin del te­rro­ris­mo? ¿O

es so­lo el dis­gus­to por que se ha­ya con­se­gui­do con un Go­bierno so­cia­lis­ta?

Al­gu­nos otros han des­en­ca­de­na­do un mon­tón de pro­pues­tas co­mo res­pues­ta al anun­cio de la ban­da: acer­ca­mien­to de pre­sos, be­ne­fi­cios pe­ni­ten­cia­rios, me­sas de par­ti­dos, de­ro­ga­ción de la ley de par­ti­dos, ade­lan­to de las elec­cio­nes, con­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal, et­cé­te­ra.

No es fá­cil en­ten­der la con­fu­sión en la que al­gu­nos han caí­do por un anun­cio tan ló­gi­co co­mo que de­ja­rán de ma­tar. No hay ra­zón pa­ra desa­rro­llar una po­lí­ti­ca de con­tra­pres­ta­ción. Al­can­zar la nor­ma­li­dad en el País Vas­co, desahu­ciar el mie­do en las ca­lles y pla­zas no jus­ti­fi­ca que nin­gún gru­po po­lí­ti­co se crea en deu­da con los te­rro­ris­tas. Han he­cho lo que siem­pre de­bie­ron ha­cer y no po­drán eli­mi­nar la res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos sus ac­tos an­te­rio­res, ni la jus­ti­cia po­drá des­viar su mi­ra­da de los pro­ce­sos aún por ce­le­brar.

En mi opi­nión lo que res­ta por ha­cer es, pri­me­ro com­pro­bar el cum­pli­mien­to del anun­cio del desistimiento de la vio­len­cia; más tar­de ha­brá que lo­grar la di­so­lu­ción to­tal de la or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal y la ve­ri­fi­ca­ción de que no que­dan ar­mas que pue­dan uti­li­zar. Pa­ra com­pro­bar to­das es­tas cir­cuns­tan­cias los po­de­res pú­bli­cos ha­brán de es­ta­ble­cer al­gún ti­po de con­tac­to, aunque fue­ra in­di­rec­to, con los que po­seen el ar­ma­men­to. Y de­pen­de­rá del sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad de los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos de­mo­crá­ti­cos el que se pue­da cul­mi­nar el pro­ce­so fi­nal de desar­me de la ban­da te­rro­ris­ta.

La reali­dad elec­to­ral nos su­gie­re que esos con­tac­tos ha­brá de con­du­cir­los un Go­bierno del PSOE o uno del PP. Si es­te úl­ti­mo fue­ra el ca­so to­dos es­ta­mos con­fia­dos en la leal­tad que mos­tra­ría el PSOE des­de la opo­si­ción a ese pro­ce­so de des­apa­ri­ción to­tal de ETA. Si el Go­bierno es del PSOE, ¿po­de­mos con­fiar en que el PP ac­túe con no­ble­za y leal­tad? Si nos ate­ne­mos a su con­duc­ta an­te­rior la res­pues­ta es do­ble: ac­tua­rían dig­na­men­te en el País Vas­co y uti­li­za­rían to­dos los gol­pes ba­jos que pu­die­ran con tal de per­ju­di­car al Go­bierno des­de la di­rec­ción na­cio­nal. es­ta cons­ta­ta­ción es muy dura, pe­ro es la reali­dad de lo su­ce­di­do du­ran­te las dos úl­ti­mas le­gis­la­tu­ras. El mis­mo di­ri­gen­te que am­pa­ró ideo­ló­gi­ca­men­te al te­rro­ris­mo (“Mo­vi­mien­to Vas­co de Li­be­ra­ción”) ha acu­sa­do reite­ra­da­men­te al Go­bierno so­cia­lis­ta de “trai­cio­nar a las víc­ti­mas”.

Y es que en es­tas gra­ves y de­li­ca­das ma­te­rias es en las que los po­lí­ti­cos re­tra­tan su con­di­ción: es­ta­dis­tas u opor­tu­nis­tas.

So­lo que­da desear que quien ten­ga la res­pon­sa­bi­li­dad de go­ber­nar po­sea la gran­de­za su­fi­cien­te pa­ra no des­apro­ve­char el gran mo­men­to que es­tá vi­vien­do el pue­blo es­pa­ñol, en es­pe­cial los vas­cos, al ver des­apa­re­cer de su ho­ri­zon­te vi­tal la ame­na­za y la coac­ción. Que así sea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.