Las mil con­se­cuen­cias del fi­nal del te­rro­ris­mo

El Es­ta­do se en­fren­ta al desafío de re­in­ser­tar a 700 pre­sos y a los más de 300 hui­dos y de­por­ta­dos que tie­ne la ban­da en la ac­tua­li­dad. No exis­ten ata­jos ju­rí­di­cos y los erro­res tras el fin de los po­li-mi­lis in­flui­rán en el Go­bierno.

Tiempo - - ESPAÑA - AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

En su co­mu­ni­ca­do del pa­sa­do 20 de oc­tu­bre so­bre el ce­se de­fi­ni­ti­vo de la ac­ti­vi­dad te­rro­ris­ta ETA so­lo ex­pu­so una exi­gen­cia, an­te la sor­pre­sa de los má­xi­mos res­pon­sa­bles de la lu­cha an­ti-te­rro­ris­ta en Ma­drid y París. En la ho­ra de la clau­di­ca­ción, la ban­da pi­dió a am­bos Go­bier­nos “un diá­lo­go di­rec­to que ten­ga por ob­je­ti­vo la re­so­lu­ción de las con­se­cuen­cias del con­flic­to”. Ello equi­va­le a ha­blar tan­to del fu­tu­ro de sus 700 pre­sos di­se­mi­na­dos en cár­ce­les es­pa­ño­las y fran­ce­sas co­mo de los al­re­de­dor de 300 hui­dos y de­por­ta­dos con los que cuen­ta la ban­da en la ac­tua­li­dad.

La ci­fra de re­clu­sos de ETA as­cien­de en la ac­tua­li­dad a 704: hay 559 pre­sos en cár­ce­les es­pa­ño­las, de los cua­les 427 es­tán cum­plien­do sus con­de­nas en­tre re­jas, 11 lo ha­cen en sus res­pec­ti­vas ca­sas por ra­zo­nes de sa­lud (los úl­ti­mos, en oc­tu­bre, fue­ron Ibon Iparraguirre y Mi­la­gros Iol­di Mú­ji­ca) y otros 121 es­tán en re­clu­sión preventiva a la es­pe­ra de jui­cio. A ellos se su­man los 140 pre­sos que hay en cár­ce­les fran­ce­sas y cin­co más re­par­ti­dos en­tre el Reino Uni­do, Ir­lan­da, Bél­gi­ca, Por­tu­gal y Mé­xi­co. En cuan­to a los hui­dos y de­por­ta­dos, su­man unos 300, de los cua­les al­re­de­dor de 50 eran miem­bros ac­ti­vos de ETA has­ta el anun­cio del ce­se de la lu­cha ar­ma­da.

¿Qué ha­cer con to­dos ellos? So­bre los pre­sos, y par­tien­do de la base de que no hay ata­jos ju­rí­di­cos en for­ma de am­nis­tías, in­dul­tos ge­ne­ra­les o le­yes de pun­to

fi­nal, las le­yes se­ña­lan el ca­mino de la re­in­ser­ción in­di­vi­dual de los cri­mi­na­les, in­clu­si­ve los eta­rras, por muy du­ro que sea de en­ten­der pa­ra la so­cie­dad en ge­ne­ral y, so­bre to­do, pa­ra las fa­mi­lias de las víc­ti­mas del te­rro­ris­mo. To­do de­pen­de de có­mo va­ya dan­do los pa­sos ca­da uno de los con­de­na­dos. Pa­ra ello, los cau­san­tes del do­lor de­ben re­nun­ciar a la vio­len­cia, ex­pre­sar arre­pen­ti­mien­to y com­pen­sar eco­nó­mi­ca­men­te a los afec­ta­dos si así lo de­ter­mi­na un juez.

Un ma­tiz al acuer­do de Guer­ni­ca.

El Co­lec­ti­vo de Pre­sos de ETA (EPPK, en sus si­glas en vas­co) fa­vo­re­ció el úl­ti­mo de los anun­cios de ETA, pe­ro en su de­cla­ra­ción con­sen­sua­da en las cár­ce­les, en la que se su­ma­ba al Acuer­do de Guer­ni­ca -y por tan­to, a la exi­gen­cia de un al­to el fue­go de­fi­ni­ti­vo a la ban­da-, se in­tro­du­jo un ma­tiz que afec­ta­ba a los be­ne­fi­cios pe­ni­ten­cia­rios.

Los fir­man­tes de aquel acuer­do re­cha­za­ron aco­ger­se a los be­ne­fi­cios pe­ni­ten­cia­rios y des­es­ti­ma­ron las so­lu­cio­nes in­di­vi­dua­les plan­tea­das en el tex­to de Guer­ni­ca. Es más, el EPPK plan­teó una so­lu­ción en blo­que que pa­se por una “am­nis­tía com­ple­ta”, al­go que fue re- cha­za­do de plano por los par­ti­dos po­lí­ti­cos y res­pon­sa­bles ju­di­cia­les de Ma­drid y Vi­to­ria.

La es­pe­ran­za y el ejem­plo a se­guir es­tá en la vein­te­na de re­clu­sos di­si­den­tes que se han des­vin­cu­la­do de la ban­da, de su pa­sa­do te­rro­ris­ta, y que es­tán agru­pa­dos en cár­ce­les vas­cas, so­bre to­do en la de Nanclares de Oca (Ála­va). En es­te sen­ti­do, un da­to que ha pa­sa­do des­aper­ci­bi­do has­ta aho­ra an­te la vo­rá­gi­ne crea­da tras la de­ci­sión de ETA y las pos­te­rio­res de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas de unos y otros, es que en 2013 es­ta­rán lis­tas unas 1.200 pla­zas en las tres pri­sio­nes nue­vas que se es­tán cons­tru­yen­do en el País Vas­co y Na­va­rra: la de Nanclares II (re­cien­te­men­te inau­gu­ra­da), la de Mar­tu­te­ne II y la de Pam­plo­na.

An­te una hi­po­té­ti­ca di­so­lu­ción de la ban­da te­rro­ris­ta, al­go que po­dría su­ce­der an­tes de las elec­cio­nes vas­cas pre-

En 2013 ha­brá tres cár­ce­les nue­vas en el País Vas­co y Na­va­rra con más de 1.200 pla­zas dis­po­ni­bles

vis­tas pa­ra mar­zo de 2013 con el fin de fa­vo­re­cer elec­to­ral­men­te a la iz­quier­da aber­za­le, sí que se abri­ría un es­ce­na­rio nue­vo en las cár­ce­les, ya que de­ja­rían de te­ner sen­ti­do las es­truc­tu­ras de jerarquía que han im­pe­ra­do has­ta el día de hoy en­tre los eta­rras. En ese ca­so, la se­pa­ra­ción o dis­per­sión de los miem­bros de ETA en dis­tin­tas cár­ce­les de­ja­ría de te­ner sen­ti­do y los pre­sos po­drían re­cla­mar una pre­sen­cia más cer­ca­na a sus fa­mi­lia­res.

A la es­pe­ra de ello, y pa­ra­fra­sean­do uno de los dis­cur­sos más fa­mo­sos de John F. Ken­nedy, los miem­bros de ETA no de­be­rían pre­gun­tar­se aho­ra qué de­be ha­cer el Es­ta­do pa­ra que ellos vuel­van a es­tar en li­ber­tad o pue­dan re­gre­sar al País Vas­co, sino qué pa­sos tie­nen que dar ellos mis­mos pa­ra re­du­cir sus con­de­nas, sal­dar sus cuen­tas con la Jus­ti­cia o dis­po­ner de per­mi­sos pe­ni­ten­cia­rios co­mo los que dis­fru­tan ya la vein­te­na de re­clu­sos de ETA que han re­cha­za­do la vio­len­cia y es­tán en la cár­cel de Nanclares. El aba­ni­co es gran­de, pe­ro to­do de­pen­de de los pa­sos que den los eta­rras, no la Jus­ti­cia.

Así, si un eta­rra es­tá hui­do en Fran­cia, no tie­ne de­li­tos de san­gre y, pe­se

Lo úni­co que pue­de ha­cer el Eje­cu­ti­vo es in­dul­tar, y pa­ra ello los eta­rras hui­dos de­ben ser con­de­na­dos

a su per­te­nen­cia a la ban­da ar­ma­da, se en­tre­ga vo­lun­ta­ria­men­te y en­tre­ga sus pis­to­las o di­ce dón­de hay zu­los (una hi­pó­te­sis que ya es­tán ba­ra­jan­do al­gu­nos), es evi­den­te que su arre­pen­ti­mien­to es­pon­tá­neo y su co­la­bo­ra­ción con la Jus­ti­cia ten­drían su con­sa­bi­do pre­mio.

Lo úni­co que pue­de ha­cer el Eje­cu­ti­vo es in­dul­tar o con­ce­der un de­re­cho de gra­cia, pre­vio in­for­me de los tri­bu­na­les y oí­das las víc­ti­mas, cu­ya opi­nión pue­de to­mar o no en cuen­ta. Eso sí, na­die pue­de ser in­dul­ta­do si no ha si­do con­de­na­do an­tes, de mo­do que cual­quie­ra hui­do o de­por­ta­do con causas pen­dien­tes que quie­ra una gra­cia del Es­ta­do de­be­rá en­tre­gar­se pri­me­ro, afron­tar un jui­cio y re­ci­bir su co­rres­pon­dien­te con­de­na.

El Go­bierno de turno tam­bién po­dría im­pul­sar la de­ro­ga­ción o re­for­mu­la­ción de le­yes co­mo la del cum­pli­mien­to ín­te­gro de las pe­nas en ca­sos de te­rro­ris­mo (la de­no­mi­na­da doc­tri­na Pa­rot), pe­ro ne­ce­si­ta del apo­yo del Par­la­men­to. De mo­do que el mar­gen de ma­nio­bra del Eje­cu­ti­vo es re­du­ci­do.

¿Es po­si­ble dar pa­sos en la re­in­ser­ción an­tes de la di­so­lu­ción y en­tre­ga de las ar­mas por par­te de ETA? Di­fí­cil­men­te, por lo que la ban­da de­be­ría pen­sar en abor­dar am­bos pa­sos de for­ma ex­pe­di­ti­va si ver­da­de­ra­men­te quie­re re­sol­ver el pro­ble­ma de sus pre­sos. Ade­más, el Es­ta­do ha apren­di­do de sus erro­res.

La ex­pe­rien­cia pre­via.

En 1982, cuan­do se pro­du­jo la di­so­lu­ción de la ETA po­lí­ti­co-mi­li­tar, sus miem­bros (los lla­ma­dos po­li-mi­lis) se en­tre­ga­ron en la Au­dien­cia Na­cio­nal y mos­tra­ron en un vídeo có­mo des­truían sus ar­mas. Ello bas­tó al Go­bierno de la por en­ton­ces UCD pa­ra de­jar a un la­do la in­ves­ti­ga­ción de las causas que afec­ta­ban a los po­li­mi­lis, en la idea de que se pro­du­ci­ría un efec­to do­mi­nó con los de­fen­so­res más re­cal­ci­tran­tes de la ETA dura y el te­rro­ris­mo pa­sa­se a los li­bros de His­to­ria. Cra­so error. La con­se­cuen­cia de aquel cie­rre en fal­so de una par­te de la ban­da eta­rra fue que va­rios aten­ta­dos que­da­ron sin es­cla­re­cer­se, no hu­bo jui­cios y, por tan­to, los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas de la ETA-PM nun­ca su­pie­ron quié­nes co­me­tie­ron aque­llas ma­sa­cres.

A la es­pe­ra de que la ban­da dé nue­vos pa­sos, la coa­li­ción aber­za­le Bil­du y el pre­si­den­te del PNV, Íñi­go Urkullu, re­cla­ma­ron ges­tos al Go­bierno de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro tras el anun­cio de ETA, so­bre to­do en lo que a los pre­sos en­fer­mos se re­fie­re. El más co­no­ci­do de ellos es Jo­su Uri­bet­xe­ba­rría Bo­li­na­ga (ver apo­yo), que fue con­de­na­do por los de­li­tos de se­cues­tro te­rro­ris­ta y ase­si­na­to ale­vo­so en gra­do de cons­pi­ra­ción con el agra­van­te de en­sa­ña­mien­to. Una con­se­cuen­cia que to­da­vía es­cue­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.