En­du­re­cien­do abre ca­mi­nos

Tiempo - - OPINIÓN ESPAÑA - ELISA BENI

Los eta­rras con una ca­de­na per­pe­tua po­drían so­li­ci­tar a los tri­bu­na­les la re­vi­sión de sus con­de­nas

man­da ra­joy un men­sa­je en pro­gra­ma elec­to­ral a su sec­tor heavy. No ne­go­cia­rá con te­rro­ris­tas por la pre­sión del ce­se de la vio­len­cia. Cha­peau. No hay na­da que ne­go­ciar. La re­in­ser­ción es una ac­ti­tud in­di­vi­dual, un ca­mino que ca­da pre­so ten­drá que re­co­rrer in­di­vi­dual­men­te, se­gún las le­yes y so­me­ti­do a los tri­bu­na­les. Una po­si­bi­li­dad que pa­re­ce que­rer en­du­re­cer el PP co­lan­do la pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble y la pro­me­sa de con­ver­tir la doc­tri­na Pa­rot en ley. Pa­re­cie­ra que don Ma­riano se nos va de ese ca­mino de es­ta­dis­ta que de­be­rá ges­tio­nar el fin del te­rro­ris­mo.

Mas pue­de que no. Las me­di­das pro­pues­tas pue­den ser, por el con­tra­rio, una vía abier­ta a la re­in­ser­ción de eta­rras arre­pen­ti­dos in­clu­so con de­li­tos de san­gre. Esa pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble nos la im­por­tan de Fran­cia. Un país en el que la me­dia de cum­pli­mien­to de los con­de­na­dos a per­pe­tua es de 23 años y la im­po­si­ción de la pe­na obli­ga al tri­bu­nal sen­ten­cia­dor a in­cluir una fe­cha de re­vi­sión. Ahí es don­de tal me­di­da, en nues­tro país, pue­de lle­var im­plí­ci­ta la de­ro­ga­ción de la Ley de Cum­pli­mien­to Ín­te­gro de las Pe­nas (7/2003). La nue­va per­pe­tua se­ría más fa­vo­ra­ble y por en­de re­tro­ac­ti­va. Los eta­rras afec­ta­dos po­drían so­li­ci­tar a los tri­bu­na­les la re­vi­sión de sus con­de­nas -que aho­ra no ad­mi­ten el ter­cer gra­do has­ta los 32 años de cum­pli­mien­to- y ba­sán­do­se en sus ges­tos reales de re­in­ser­ción ob­te­ner un ho­ri­zon­te pe­ni­ten­cia­rio me­jor.

Y es­tá tam­bién esa doc­tri­na Pa­rot que quie­ren con­ver­tir en ley. Pre­ten­de el PP que las re­den­cio­nes se apli­quen so­bre ca­da una de las pe­nas. Sólo que, ¡ay que co­sas!, no exis­ten re­den­cio­nes des­de 1996. La Pa­rot afec­ta ya a po­co más de una vein­te­na de eta­rras y su uti­li­dad se ex­tin­gui­rá con ellos. Así que don Ma­riano nos ha­ce una fin­ta de nue­vo y, pa­re­cien­do que com­pli­ca las co­sas, tal vez las fle­xi­bi­li­za. Ra­joy en esen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.