Mal día pa­ra lle­gar

Tiempo - - ECONOMÍA -

El ita­liano Ma­rio Drag­hi, sus­ti­tu­to del fran­cés Jean-clau­de Tri­chet, to­ma­ba po­se­sión efec­ti­va de su car­go co­mo pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Europeo pre­ci­sa­men­te en la ma­ña­na del 1 de no­viem­bre. Aunque tal y co­mo es­tán los mer­ca­dos y el rit­mo al que se su­ce­den las cri­sis del eu­ro era po­co pro­ba­ble so­ñar con al­go con­cre­to, lo cier­to es que al nue­vo pri­mer eje­cu­ti­vo del BCE sí que le ha­bría gus­ta­do ocu­par su si­llón en un día me­nos con­vul­so. Pe­ro la reali­dad eu­ro­pea es co­mo es y el anun­cio del re­fe­rén­dum he­cho por el pri­mer mi­nis­tro grie­go, Yor­gos Pa­pan­dreu, le aguó la fies­ta. Pa­ra los pró­xi­mos me­ses, y tras la reunión que ya ha pre­si­di­do el pri­mer jue­ves de no­viem­bre, tie­ne an­te sí la la­bor de con­ju­gar la or­to­do­xia pa­ra la que fue crea­do el BCE, que con­sis­te fun­da­men­tal­men­te en man­te­ner a ra­ya la in­fla­ción, y sal­var cuan­do sea ne­ce­sa­rio la su­per­vi­ven­cia de la pro­pia mo­ne­da úni­ca eu­ro­pea, con com­pras de deu­da que no to­dos los so­cios en­tien­den.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.