Sin cri­sis pe­ro in­dig­na­dos

A pe­sar de la bue­na mar­cha eco­nó­mi­ca del país, los estudiantes chi­le­nos man­tie­nen un in­ten­so en­fren­ta­mien­to con el Go­bierno con­ser­va­dor de Sebastián Pi­ñe­ra.

Tiempo - - MUNDO - POR ALAN LOQUET

El 22 de sep­tiem­bre Sebastián Pi­ñe­ra acu­dió a la tri­bu­na de la Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU lu­cien­do una ra­dian­te son­ri­sa. El pre­si­den­te chi­leno ase­gu­ró an­te los je­fes de Es­ta­do del pla­ne­ta que su Go­bierno ga­ran­ti­za­ba “una edu­ca­ción pa­ra to­dos y una edu­ca­ción gra­tui­ta pa­ra to­dos los que la ne­ce­si­tan”. En el mis­mo mo­men­to, te­nía lu­gar una de las 40 mar­chas que se han or­ga­ni­za­do des­de la pri­me­ra pro­tes­ta el 28 de abril pa­ra pe­dir una edu­ca­ción pú­bli­ca gra­tui­ta y de ca­li­dad. He­re­da­da de la épo­ca de Augusto Pi­no­chet, la fi­nan­cia­ción de los es­tu­dios su­pe­rio­res no pa­re­ce sos­te­ni­ble pa­ra la cla­se me­dia, que reúne la ma­yo­ría de los ma­ni­fes­tan­tes. Las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas y pri­va­das exigen el pa­go de una men­sua­li­dad que su­pera los 250 eu­ros. De es­ta for­ma, la ma­yo­ría de los estudiantes de­ben re­cu­rrir a cré­di­tos pa­ra fi­nan­ciar sus es­tu­dios, sin sa­ber si po­drán re­em­bol­sar­los una vez in­te­gra­dos en el mer­ca­do de tra­ba­jo. En la en­se­ñan­za se­cun­da­ria, los alum­nos quie­ren que sus es­ta­ble­ci­mien­tos vuel­van a es­tar ba­jo con­trol es­ta­tal. La edu­ca­ción pú­bli­ca se­cun­da­ria no ha de­ja­do de de­caer en be­ne­fi­cio de los es­ta­ble­ci­mien­tos pri­va­dos y sub­ven­cio­na­dos des­de la trans­fe­ren­cia al con­trol mu­ni­ci­pal en 1990, al fi­nal de la dic­ta­du­ra.

El re­cha­zo al Go­bierno por par­te de los estudiantes, apo­ya­do por un 75% de la po­bla­ción, se ba­sa tam­bién en las re­la­cio­nes que cul­ti­va el po­der con la es­fe­ra eco­nó­mi­ca. Pi­ñe­ra, un mul­ti­mi­llo­na­rio em­pre­sa­rio que defiende la ini­cia­ti­va pri­va­da, en­car­na per­fec­ta­men­te es­ta co­lu­sión. Joa­quín La­vín, su mi­nis­tro de Edu­ca­ción, tam­bién em­pre­sa­rio de edu­ca­ción y di­ri­gen­te de la Unión De­mó­cra­ta In­de­pen­dien­te (UDI) se ha vis­to obli­ga­do a di­mi­tir en el mes de ju­nio pa­sa­do.

Ade­más de su du­ra­ción, el mo­vi­mien­to ha sor­pren­di­do por su par­ti­ci­pa­ción y su ori­gi­na­li­dad. Ade­más de sus tra­di­cio­na­les es­tra­te­gias de in­ter­ven­ción

ca­lle­je­ra, el as­pec­to fes­ti­vo y crea­ti­vo es cen­tral en la con­tes­ta­ción de la ju­ven­tud: han con­ver­ti­do a las ca­lles de San­tia­go en un ver­da­de­ro car­na­val.

Es sa­bi­do el vien­to del cam­bio que so­pla la efer­ves­cen­cia es­tu­dian­til en el país, pe­ro es­tos estudiantes chi­le­nos cum­plen seis me­ses de pro­tes­tas con po­cos lo­gros con­cre­tos. Has­ta aho­ra, el Go­bierno ha en­via­do al Con­gre­so dos pro­yec­tos pa­ra re­ba­jar el in­te­rés de los cré­di­tos es­tu­dian­ti­les y per­mi­tir la re­ne­go­cia­ción de unos 110.000 cré­di­tos mo­ro­sos. Se ha com­pro­me­ti­do tam­bién a dar be­cas al 40% de los estudiantes más vul­ne­ra­bles.

A pe­sar de es­tas pro­pues­tas, no exis­te un cam­bio ra­di­cal del mo­de­lo. Nin­gu­na­de las dos par­tes quie­re ce­der te­rreno. “Es­ta­mos en un mo­men­to cla­ve del con­flic­to”, ex­pli­ca An­toi­ne Mai­llet, di­plo­ma­do de la Fa­cul­tad de Cien­cias Po­lí­ti­cas de París y doc­to­ra­do en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Chi­le. “La mo­vi­li­za­ción lo­gró unas re­for­mas, pe­ro son cos­mé­ti­cas. Por eso el mo­vi­mien­to tien­de a ra­di­ca­li­zar­se, por el fra­ca­so del diá­lo­go con el Go­bierno”.

Ca­be pre­ci­sar que la ma­yo­ría de las mar­chas ha ter­mi­na­do con in­ci­den­tes. La re­pre­sión po­li­cial for­ma par­te de la es­tra­te­gia del Go­bierno, una lí­nea muy dura. A fi­na­les del mes de agos­to, un ado­les­cen­te de 16 años, Ma­nuel Gu­tié­rrez, fa­lle­ció tras re­ci­bir un ba­la­zo en el tó­rax, dis­pa­ra­do por un ca­ra­bi­ne­ro. Los estudiantes han de­ci­di­do de­nun­ciar la vio­len­cia po­li­cial an­te la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) y la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (Cor­te IDH).

Un año y me­dio des­pués de lle­gar al po­der, el Go­bierno de cen­tro­de­re­cha tie­ne la peor va­lo­ra­ción ciu­da­da­na de la de­mo­cra­cia. Sebastián Pi­ñe­ra en­ca­be­za es­ta ten­den­cia con un 22% de po­pu­la­ri­dad. Fue el pri­mer Go­bierno de de­re­chas que lle­gó de­mo­crá­ti­ca­men­te al po­der des­de 1958. Una ruptura tras los 20 años de go­ber­nan­za de la Con­cer­ta­ción -alian­za de cen­troiz­quier­da–, en el po­der des­de el fin de la dic­ta­du­ra. Al­gu­nos ex­per­tos se arries­gan a ex­pli­car el re­cha­zo ac­tual de la po­bla­ción an­te el Eje­cu­ti­vo por su una nue­va for­ma de go­ber­nar, mar­ca­da por la ges­tión y la efi­cien­cia, que con­tras­ta con el con­sen­so de la Con­cer­ta­ción.

Me­di­das im­po­pu­la­res.

A pe­sar del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y de la crea­ción de em­pleo, el pre­si­den­te ha de­cep­cio­na­do tam­bién a la gen­te por el in­cum­pli­mien­to de sus pro­me­sas elec­to­ra­les. Por otro la­do, Sebastián Pi­ñe­ra de­rro­tó por so­lo tres pun­tos al can­di­da­to de la Con­cer­ta­ción en la se­gun­da vuel­ta elec­to­ral. Al­gu­nos ana­lis­tas evo­can un vo­to de cas­ti­go al Go­bierno an­te­rior, más que un vo­to de apo­yo a la de­re­cha dura. Da­vid Ga­llag­her, ana­lis­ta del Cen­tro de Es­tu­dios Pú­bli­cos (CEP) en Chi­le, afir­ma que “[Pi­ñe­ra] ha ba­ja­do el pre­cio de los te­le­vi­so­res, de las vi­deo­cá­ma­ras, et­cé­te­ra, pe­ro ha au­men­ta­do el del pan, el acei­te, la le­che. Y eso es tre­men­da­men­te im­po­pu­lar en cual­quier par­te del mun­do”.

Des­de ha­ce ya unos años -in­clu­so ba­jo la Con­cer­ta­ción– se no­ta una mul­ti­pli­ca­ción de las re­vuel­tas en el país de Pa­blo Ne­ru­da. La re­be­lión es­tu­dian­til en 2006, las re­vuel­tas con­tra el au­men­to del pre­cio del gas en Ma­ga­lla­nes, el pro­yec­to de cons­truc­ción de una cen­tral ter­mo­eléc­tri­ca en Pun­ta de Cho­ros o, re­cien­te­men­te, con­tra el me­ga­pro­yec­to Hi­droay­sén en la Pa­ta­go­nia chi­le­na, son otros ejem­plos que re­ve­lan la exas­pe­ra­ción del pue­blo chi­leno an­te sus po­lí­ti­cos.

En es­te des­per­tar de­mo­crá­ti­co ines­pe­ra­do, la so­cie­dad ci­vil re­cla­ma una re­gu­la­ción desem­pe­ña­da por el Es­ta­do. Un rol re­cha­za­do por Pi­no­chet y la

Los jó­ve­nes pro­tes­tan por­que quie­ren una me­jor edu­ca­ción pú­bli­ca y el 75% del país les apo­ya La po­pu­la­ri­dad de Pi­ñe­ra es­tá en mí­ni­mos a pe­sar del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y de la crea­ción de em­pleo

Con­cer­ta­ción. En los pró­xi­mos me­ses, el asun­to pú­bli­co-pri­va­do se­rá cen­tral en el debate en torno a la ges­tión de la edu­ca­ción, la sa­lud o los fon­dos de pen­sio­nes. El te­ma de la ex­plo­ta­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les, fuen­te de in­gre­sos pa­ra el Es­ta­do, co­mo el co­bre –Chi­le es lí­der mun­dial en la pro­duc­ción– o el li­tio, agi­ta­rá tam­bién el ágora chi­leno.

La coa­li­ción de cen­tro iz­quier­da se en­cuen­tra an­te una si­tua­ción com­ple­ja: le re­sul­ta muy di­fí­cil rear­mar­se co­mo opo­si­ción. De he­cho, exis­te una cri­sis de le­gi­ti­mi­dad po­lí­ti­ca. “Las fuer­zas tra­di­cio­na­les pa­re­cen fue­ra de las as­pi­ra­cio­nes del pue­blo –ex­pli­ca An­toi­ne Mai­llet–. A pe­sar de la po­pu­la­ri­dad de Mi­che­lle Ba­che­let –pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca en­tre 2006 y 2010 y aho­ra di­rec­to­ra de la Onu-mu­je­res en Washington–, la Con­cer­ta­ción no tie­ne pe­so en la ac­tual opo­si­ción”.

La par­ti­cu­la­ri­dad del mo­vi­mien­to es­tu­dian­til ac­tual re­si­de en su ca­pa­ci­dad de re­unir. Pa­ra Ti­to Tri­cot, so­ció­lo­go y di­rec­tor del Cen­tro de Es­tu­dios Amé­ri­ca La­ti­na y Caribe (CEALC), “el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til ha sig­ni­fi­ca­do cla­ra­men­te el for­ta­le­ci­mien­to de es­pe­ran­zas y sue­ños en vas­tos sec­to­res so­cia­les. Han sa­bi­do ex­pre­sar el ma­les­tar por la de­mo­cra­cia cu­pu­lar par­ti­dis­ta que se ins­ta­ló en nues­tro país des­de el ini­cio del pro­ce­so de tran­si­ción de dic­ta­du­ra a de­mo­cra­cia”, sub­ra­ya Tri­cot. Se­gún el so­ció­lo­go, “es­ta ha si­do una de­mo­cra­cia muy po­co de­mo­crá­ti­ca, sin par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, por el con­tra­rio, ha si­do ex­tre­ma­da­men­te ex­clu­yen­te. Por eso, más allá de si se lo­gran o no to­dos los ob­je­ti­vos del mo­vi­mien­to es­tu­dian­til, uno de sus gran­des triun­fos ha si­do el se­ña­lar un ca­mino, el dar po­der al chi­leno o chi­le­na co­mún y co­rrien­te, al chi­leno de a pie”.

El Go­bierno no pue­de des­aten­der a los ac­tua­les ma­ni­fes­tan­tes, ya que son es­tos jó­ve­nes los cua­tro mi­llo­nes de nue­vos elec­to­res que vo­ta­rán en las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2013.

Pro­tes­tas. Ma­ni­fes­tan­tes

por una edu­ca­ción pú­bli­ca gra­tui­ta y de ca­li­dad en Val­pa­raí­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.