La co­mu­na de Ch­ris­tia­nia re­sis­te tras 40 años

Cua­tro dé­ca­das des­pués de la crea­ción del ba­rrio oku­pa de Co­pen­ha­gue, la Cor­te Su­pre­ma da­ne­sa ha dic­ta­do una sen­ten­cia que ha­ce pe­li­grar su su­per­vi­ven­cia. Sin em­bar­go, el Go­bierno ofre­ce a sus ha­bi­tan­tes com­prar el te­rreno de for­ma co­mu­nal.

Tiempo - - MUNDO - POR GLO­RIA MO­RENO (Co­pen­ha­gue)

tras 40 años de exis­ten­cia, Ch­ris­tia­nia, el ba­rrio oku­pa de Co­pen­ha­gue, fa­mo­so por sus des­tar­ta­la­das ca­sas y el con­su­mo ge­ne­ra­li­za­do de can­na­bis, vi­ve mo­men­tos de cam­bio. To­do em­pe­zó en fe­bre­ro, cuan­do la Cor­te Su­pre­ma da­ne­sa pu­so en en­tre­di­cho su su­per­vi­ven­cia al de­cla­rar que la zo­na per­te­ne­ce al Es­ta­do y que sus ca­si 1.000 ha­bi­tan­tes no tie­nen de­re­cho a vi­vir en ella in­de­fi­ni­da­men­te. La sen­ten­cia es de­fi­ni­ti­va y ter­mi­na con dé­ca­das de dispu­tas en­tre el Go­bierno y los chris­tia­ni­tas, que ya han di­cho que lucharán has­ta el fi­nal pa­ra pre­ser­var su utó­pi­co mo­do de vi­vir.

Así lo ase­gu­ra Ella Forch­ham­mer, de 24 años, que ade­más de vi­vir en el ba­rrio se con­si­de­ra a sí mis­ma un fru­to de Ch­ris­tia­nia: “Na­cí y cre­cí aquí den­tro”, ex­pli­ca con or­gu­llo es­ta es­tu­dian­te de Fi­lo­lo­gía in­gle­sa que vi­ve en una de las pin­to­res­cas ca­sas de la co­mu­na y con­si­de­ra que su es­ti­lo de vi­da de­mues­tra al mun­do ca­pi­ta­lis­ta que “exis­ten ma­ne­ras di­fe­ren­tes de vi­vir”.

Des­de su fun­da­ción en 1971, las ca­sas no per­te­ne­cen a sus ocu­pan­tes. Es­tos pa­gan una re­du­ci­da cuo­ta men­sual a la ca­ja co­mún por vi­vir allí. A cam­bio, la co­mu­na se en­car­ga de ges­tio­nar los ser­vi­cios bá­si­cos re­la­cio­na­dos con el es­pa­cio pú­bli­co. “Aquí no exis­te la com­pra­ven­ta de ca­sas. Cuan­do al­guien vie­ne a vi­vir al ba­rrio, so­lo tie­ne que pa­gar la cuo­ta, que es la mis­ma pa­ra to­dos, y ya es­tá”, ex­pli­ca Tho­mas Ert­mann, por­ta­voz del asen­ta­mien­to. Aunque lo cier­to es que ca­da vez re­sul­ta más di­fí­cil tras­la­dar­se a vi­vir aquí da­da la or­den gu­ber­na­men­tal que prohí­be cons­truir más ca­sas. Se­gún cuen­ta Mi­cha­la Don­kor, que no vi­ve en el ba­rrio pe­ro re­gen­ta una de las tien­das de sou­ve­nirs que hay en él, “la lis­ta de es­pe­ra pa­ra con­se­guir un si­tio es lar­ga, ya que nor­mal­men­te hay que aguar­dar a que al­guien se va­ya pa­ra po­der en­trar”.

A pe­sar de su re­cien­te de­rro­ta ju­di­cial, los chris­tia­ni­tas des­car­tan que el Go­bierno aca­be des­alo­ján­do­les. “Con los años, Ch­ris­tia­nia se ha con­ver­ti­do en un icono de Co­pen­ha­gue” por lo que “no pue­den ve­nir aho­ra y ti­rar to­das las ca­sas”, re­sal­ta Don­kor. Lo cier­to es que, hoy en día, es­ta gi­gan­tes­ca co­mu­na que los hip­pies del 68 ins­ta­la­ron so­bre una an­ti­gua base mi­li­tar aban­do­na­da cons­ti­tu­ye uno de los em­pla­za­mien­tos más atrac­ti­vos de la ca­pi­tal da­ne­sa. Con más de un mi­llón de vi­si­tan­tes al año, es se­gu­ra­men­te uno de los lu­ga­res más tu­rís­ti­cos, des­pués de la fa­mo­sa Si­re­ni­ta y el par­que de atrac­cio­nes Ti­vo­li.

Ac­cio­nes po­pu­la­res.

Cons­cien­te del gran al­bo­ro­to que ge­ne­ra­ría su des­man­te­la­mien­to, el Go­bierno ha pre­sen­ta­do re­cien­te­men­te una in­só­li­ta pro­pues­ta en la que ofre­ce a los chris­tia­ni­tas la po­si­bi­li­dad de com­prar el te­rreno de mo­do co­lec­ti­vo. Tras una lar­ga de­li­be­ra­ción, los ha­bi­tan­tes del ba­rrio de­ci­die­ron fi­nal­men­te de­cir que sí. “Es una so­lu­ción po­si­ti­va, ya que con­si­de­ra a Ch­ris­tia­nia co­mo un co­lec­ti­vo y es­to per­mi­te man­te­ner el es­pí­ri­tu de la co­mu­na”, ex­pli­ca Ert­mann. Por el con­tra­rio, si la ofer­ta de ven­ta hu­bie­ra si­do in­di­vi­dual, los chris­tia­ni­tas “no la hu­bie­ran acep­ta­do de nin­gu­na de las ma­ne­ras”, ya que es­to hu­bie­ra con­lle­va­do im­plan­tar de nue­vo la pro­pie­dad pri­va­da y, por lo tan­to, ma­tar la esen­cia del ba­rrio.

Sin em­bar­go, los ha­bi­tan­tes de la co­mu­na pre­fie­ren no can­tar vic­to­ria to­da­vía. Al me­nos, no an­tes de que ha­yan en­con­tra­do el mo­do de pa­gar los 76 mi­llo­nes de co­ro­nas da­ne­sas (unos 10,2 mi­llo­nes de eu­ros) que ne­ce­si­tan pa­ra com­prar­le los te­rre­nos al Es­ta­do. Con es­te pro­pó­si­to, el co­lec­ti­vo aca­ba de po­ner a la ven­ta una es­pe­cie de ac­cio­nes po­pu­la­res a fin de que cual­quier per­so­na pue­da ayu­dar a fi­nan­ciar el pro­yec­to. A pe­sar del nom­bre, di­chas ac­cio­nes no son más que sim­ples do­na­cio­nes a cam­bio de las cua­les el com­pra­dor re­ci­be un cer­ti­fi­ca­do de la co­mu­na.

Tu­ris­mo. El ba­rrio re­ci­be más de un mi­llón de vi­si­tan­tes al año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.