“El le­van­ta­mien­to de los mon­jes en 2007 pro­vo­có un cam­bio de men­ta­li­dad”

Tiempo - - MUNDO - DA­NIE­LLE BERNS­TEIN (News­week)

Du­ran­te su arres­to pa­só mu­cho tiem­po es­cu­chan­do la ra­dio. ¿Qué le gus­ta es­cu­char? Es­cu­char pro­gra­mas po­lí­ti­cos era una obli­ga­ción, un tra­ba­jo. Pe­ro tam­bién dis­fru­to de los pro­gra­mas cul­tu­ra­les. Es­cu­ché mu­cho el Ser­vi­cio Mun­dial de la BBC, pe­ro por al­gu­na ra­zón pa­re­ce que ac­tual­men­te no tie­nen mu­chos pro­gra­mas mu­si­ca­les. Tal vez los po­nían en los mo­men­tos en los que es­ta­ba es­cu­chan­do la ver­sión bir­ma­na de la BBC y Ra­dio Free Asia. Es­cu­cho al me­nos seis ho­ras de ra­dio to­dos los días. Ha­bía mu­chas no­ti­cias im­pac­tan­tes cons­tan­te­men­te. Pa­re­cía ha­ber mu­cha vio­len­cia y desas­tres na­tu­ra­les en to­do el mun­do, no so­lo aquí, en Bir­ma­nia. Inun­da­cio­nes, te­rre­mo­tos, ci­clo­nes... ¿Có­mo se sin­tió al es­cu­char las no­ti­cias so­bre el le­van­ta­mien­to de los mon­jes con­tra la Jun­ta bir­ma­na en 2007? Su­pe des­de el prin­ci­pio que no iba a ter­mi­nar bien, así que es­tu­ve muy tris­te. [Pe­ro] pro­vo­có un cam­bio de men­ta­li­dad en mu­chas per­so­nas, y eso es lo que real­men­te im­por­ta. Ha­bía mu­cha gen­te que creía que la po­lí­ti­ca no era de su in­cum­ben­cia [pe­ro] que­da­ron im­pac­ta­dos por có­mo los mon­jes eran tra­ta­dos, así que co­men­za­ron a ver que no po­dían ig­no­rar lo que es­ta­ba pa­san­do en el país. Us­ted ha re­ci­bi­do crí­ti­cas por ha­ber res­pal­da­do las sanciones con­tra la jun­ta mi­li­tar que go­bier­na Bir­ma­nia. Al­gu­nas per­so­nas es­tán uti­li­zan­do las sanciones eco­nó­mi­cas co­mo una ex­cu­sa pa­ra ex­pli­car el lío eco­nó­mi­co [del país]. Pe­ro la ma­yo­ría de eco­no­mis­tas pien­san que el prin­ci­pal pro­ble­ma son las po­lí­ti­cas que el ac­tual ré­gi­men ha im­pues­to. Un cam­bio en las po­lí­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les pro­vo­ca­ría un cam­bio en la si­tua­ción eco­nó­mi­ca. Y eso es lo que di­cen or­ga­ni­za­cio­nes co­mo el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal y otros eco­no­mis­tas. ¿Por qué no se ha producido el cam­bio? Por­que pa­re­ce que a al­gu­nas per­so­nas les es­tá yen­do bien sin los cam­bios. Par­ti­cu­lar­men­te a aque­llos que es­tán cer­ca de los que man­dan, no les in­tere­sa el cam­bio. ¿Có­mo va a afron­tar su par­ti­do el va­cío de li­de­raz­go que se pro­du­ci­rá cuan­do los más ve­te­ra­nos ya no es­tén? Hay mu­chos jó­ve­nes den­tro del país que per­ma­ne­cen ac­ti­vos, aler­ta y an­sio­sos por apren­der. Pue­de que no se­pan tan­to co­mo otros de su edad que se en­cuen­tran en el ex­tran­je­ro, pe­ro es­tán apren­dien­do. Te­ne­mos que tra­ba­jar pa­ra que aque­llos que tie­nen una ma­yor edu­ca­ción no aban­do­nen el país. No hay nin­gún va­cío, so­lo me­nos [ac­ti­vis­tas jó­ve­nes] de los que qui­sié­ra­mos. ¿A qué obs­tácu­los se en­fren­tan aque­llos que han ele­gi­do que­dar­se? ¡A mu­chos obs­tácu­los! No creo que pu­die­se enu­me­rar­los to­dos. Me pre­gun­to si po­dría­mos en­con­trar una pa­la­bra más dura que “obs­tácu­lo”. Hay un buen nú­me­ro de fi­gu­ras po­lí­ti­cas fe­me­ni­nas que pa­re­cen ha­ber he­re­da­do el de­seo de tra­ba­jar por el país de sus pa­dres. ¿Es así en su ca­so ? Siem­pre he vis­to a mi pa­dre [Aung San, lí­der de la in­de­pen­den­cia bir­ma­na] co­mo un lí­der y co­mo un pa­dre. Un lí­der po­lí­ti­co en el que creo, por­que he es­tu­dia­do su vi­da, su tra­ba­jo y su pen­sa­mien­to po­lí­ti­co.

¿Cree que es­te ha si­do su des­tino? No creo en el des­tino en ese sen­ti­do. Los bir­ma­nos ha­bla­mos del kar­ma. Si­go re­cor­dán­do­le a la gen­te que el kar­ma sig­ni­fi­ca “ha­cer”: de lo que siem­bras, re­co­ges. No creo en el des­tino co­mo una suerte o una vo­lun­tad de los dio­ses. Ha man­te­ni­do el sen­ti­do del hu­mor a pe­sar de to­das las di­fi­cul­ta­des vi­vi­das.

¡Eso es­pe­ro!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.