La len­ta ago­nía de las cum­bres ibe­roa­me­ri­ca­nas

So­lo 11 de los 22 je­fes de Go­bierno in­vi­ta­dos han acu­di­do a la reunión ce­le­bra­da en Uru­guay. Vein­te años des­pués, se re­quie­ren cam­bios pa­ra evi­tar su des­apa­ri­ción.

Tiempo - - MUNDO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

El pe­rió­di­co pa­ra­gua­yo ABC Co­lor hi­zo un ti­tu­lar que de­fi­nió las pul­sa­cio­nes de la XXI Cum­bre Ibe­roa­me­ri­ca­na de Je­fes de Es­ta­do que se ce­le­bra­ba en Asun­ción: “El AN­DE de­ja sin ener­gía a una cum­bre con po­cas lu­ces”. To­da una ra­dio­gra­fía. Al co­mien­zo de una de las se­sio­nes en el sa­lón de con­ven­cio­nes del ho­tel Con­me­bol se fue la luz y los pre­si­den­tes que­da­ron a os­cu­ras du­ran­te unos mi­nu­tos. De ahí el sim­bo­lis­mo.

La cum­bre ha­bía co­men­za­do mal, ya que de los 22 pre­si­den­tes in­vi­ta­dos fal­ta­ron 11, sien­do muy lla­ma­ti­vas las au­sen­cias de la bra­si­le­ña Dil­ma Rous­seff y de la ar­gen­ti­na Cris­ti­na Fernández, ade­más del otro miem­bro del Mer­co­sur, el uru­gua­yo Pepe Mú­ji­ca. Tres ba­jas muy sig­ni­fi­ca­ti­vas por tra­tar­se de paí­ses ar­ti­cu­la­dos con el an­fi­trión pa­ra­gua­yo en el Mer­co­sur. Se no­ta­ba es­pe­cial­men­te el va­cío de Bra­sil que, con sus 200 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y un es­pec­ta­cu­lar cre­ci­mien­to, se ha con­ver­ti­do en la gran lo­co­mo­to­ra de la zo­na. Cris­ti­na Fernández hu­bie­ra si­do re­ci­bi­da con en­tu­sias­tas fe­li­ci­ta­cio­nes des­pués de su es­pec­ta­cu­lar re­lec­ción, pe­ro no asis­tió por­que es­ta­ba can­sa­da de­bi­do a las sun­tuo­sas ce­le­bra­cio­nes con las que con­me­mo­ró el pri­mer aniver­sa­rio de la muer­te de su es­po­so.

Pa­ra los ar­gen­ti­nos, Fernández en­car­na el al­ma de la tris­te­za ro­mán­ti­ca, con cier­tas no­tas de tan­go, pe­ro al mis­mo tiem­po man­tie­ne el desafío de lle­var a ca­bo los plan­tea­mien­tos del pro­yec­to po­lí­ti­co del es­po­so muer­to. Los ar­gen­ti­nos dis­cul­pa­ron y en­ten­die­ron su au­sen­cia en la ci­ta de Asun­ción, na­die com­pren­de tan bien los sen­ti­mien­tos de la pre­si­den­ta co­mo los ar­gen­ti­nos. El rey don Juan Car­los la lla­mó pa­ra fe­li­ci­tar­la por su triun­fo elec­to­ral y le re­no­vó el pé­sa­me

por el año de viu­de­dad, le re­cor­dó con ad­mi­ra­ción al es­po­so, pe­ro no pu­do con­ven­cer­la de que acu­die­ra a la cum­bre y eso a pe­sar de la con­fe­sa ad­mi­ra­ción que ella tie­ne por don Juan Car­los. Al igual que nues­tro rey, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral pa­ra las Cum­bres Ibe­roa­me­ri­ca­nas, el uru­gua­yo Enrique Igle­sias, tam­bién des­ple­gó una gran ac­ti­vi­dad pa­ra con­ven­cer a los que anun­cia­ron su au­sen­cia, pe­ro sin éxi­to. La Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral que se creó co­mo un or­ga­nis­mo per­ma­nen­te pa­ra do­tar de con­ti­nui­dad a es­tas cum­bres no es­tá te­nien­do los re­sul­ta­dos ape­te­ci­dos, a pe­sar de la ex­pe­rien­cia y el buen ha­cer de Igle­sias, as­tu­riano de na­ci­mien­to, ex­pre­si­den­te del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo y ex­can­ci­ller de Uru­guay.

Mo­men­tos pa­ra re­cor­dar.

La cum­bre se pre­sen­ta­ba lla­na y sin so­bre­sal­tos, so­lo se con­ce­dió la pa­la­bra a los pre­si­den­tes y al vi­ce­pre­si­den­te de Bra­sil, Mi­chel Te­mer. Los 10 can­ci­lle­res que re­pre­sen­ta­ban a los otros au­sen­tes tu­vie­ron que guar­dar sus dis­cur­sos, al­gu­nos con ma­ni­fies­ta de­cep­ción. Fal­ta­ban los en otros tiem­pos ani­ma­do­res de las cum­bres co­mo Fi­del Cas­tro, Hu­go Chávez, Uri­be, el do­mi­ni­cano Ba­la­guer, que to­ma­ba la pa­la­bra pa­ra no de­jar­la nun­ca, y otros tam­bién lla­ma­ti­vos co­mo Car­los Me­nem. Cas­tro siem­pre fue el pro­ta­go­nis­ta in­dis­cu­ti­ble, y cuan­do sa­lía lo de la de­mo­cra­cia y las elec­cio­nes li­bres arre­me­tía ver­bal­men­te con­tra quie­nes osa­ban cri­ti­car su dic­ta­du­ra, pa­la­bra que le sen­ta­ba co­mo pi­ca­du­ra de ví­bo­ra. Aunque en el apar­ta­do de las anéc­do­tas de las con­fron­ta­cio­nes que­da­rá pa­ra siem­pre lo de “¿Por qué no te ca­llas?”, di­ri­gi­do por el Rey de Es­pa­ña al pre­si­den­te Chávez pa­ra de­te­ner su in­con­ti­nen­cia ver­bal, orien­ta­da en esa oca­sión con­tra el ex­pre­si­den­te Az­nar.

Pe­ro es­ta cum­bre, sin lle­gar a las al­tu­ras de en­ton­ces, tam­bién tu­vo su par­te lla­ma­ti­va en el des­plan­te del ecua­to­riano Ra­fael Co­rrea cuan­do Fer­nan­do Lu­go le con­ce­dió la pa­la­bra a la ame­ri­ca­na Pa­me­la Cox co­mo re­pre­sen­tan­te del Ban­co Mun­dial. Se le­van­tó fu­rio­so y pre­gun­tó por qué te­nía que es­cu­char a quien se ha­bía con­ver­ti­do en es­tan­dar­te del li­be­ra­lis­mo en La­ti­noa­mé­ri­ca. A pe­sar de la in­dig­na­ción de Co­rrea, el pre­si­den­te Lu­go le dio la pa­la­bra di­cien­do que se tra­ta­ba de un fo­ro am­plio y abier­to. An­tes de que la se­ño­ra Fox co­men­za­ra a ha­blar, el ecua­to­riano aban­do­nó de for­ma os­ten­to­sa la sa­la. Co­rrea co­no­cía muy bien la voz y los ar­gu­men­tos de la re­pre­sen­tan­te del Ban­co Mun­dial, a quien ha­ce cua­tro años ca­li­fi­có de chan­ta­jis­ta por ha­ber­le can­ce­la­do un cré­di­to pre­via­men­te con­ce­di­do a Ecua­dor adu­cien­do co­mo ra­zón que ha­bían cam­bia­do la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca.

Las cum­bres de des­va­ne­cen y si man­tie­nen la es­truc­tu­ra y la fi­lo­so­fía fun­da­cio­na­les es­tán con­de­na­das a des­apa­re­cer. Los tiem­pos han cam­bia­do mu­cho en los úl­ti­mos 20 años. A la pri­me­ra, que se ce­le­bró en la ciu­dad me­xi­ca­na de Gua­da­la­ja­ra, no fal­tó nin­guno de los in­vi­ta­dos. Si lee­mos los ar­tícu­los de los pe­rió­di­cos de en­ton­ces a am­bas ori­llas del Atlán­ti­co ve­mos que ha­bía una só­li­da re­tó­ri­ca de en­tu­sias­mo. Se plan­tea­ban las cum­bres pa­ra in­te­grar a una co­mu­ni­dad de na­cio­nes uni­das por la len­gua y la his­to­ria, muy di­ver­sas en la ideo­lo­gía y en la di­ver­gen­cia de in­tere­ses, pe­ro que en su ma­yo­ría te­nían co­mo atri­bu­tos las per­ma­nen­tes cri­sis y el sub­de­sa­rro­llo. Es­pa­ña se­ría el eje so­bre el que gi­ra­rían y por esa ra­zón asu­mió el 60% de los gas­tos, co­sa que en la si­tua­ción ac­tual de ca­da uno de los paí­ses con­ven­drá re­plan­tear­se. El gran pa­pel de Es­pa­ña era ser­vir de

Si las cum­bres quie­ren sal­var­se, tie­nen que cam­biar los ob­je­ti­vos y los for­ma­tos y re­vi­sar la tem­po­ra­li­dad

puen­te a los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos con Eu­ro­pa, ya que es­ta es­ta­ba des­ti­na­da a ser la lo­co­mo­to­ra eco­nó­mi­ca de Ibe­roa­mé­ri­ca. Eran los tiem­pos de Felipe Gon­zá­lez, Mit­te­rrand y Hel­mut Kohl. Eu­ro­pa era la mo­der­ni­dad y el fu­tu­ro, Chi­na an­da­ba bus­can­do los ga­tos que ca­za­ran ra­to­nes, ya fue­ran blan­cos o ne­gros, y Ja­pón em­pe­za­ba a dar se­ña­les de can­san­cio.

La es­tam­pa ac­tual es com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te, los paí­ses ibe­roa­me­ri­ca­nos ya no mi­ran ha­cia el Atlán­ti­co. Mi­ran ha­cia el Pa­cí­fi­co, por cu­yas ru­tas se lle­ga a Chi­na, In­dia y a los otros paí­ses asiá­ti­cos. Allí se en­cuen­tran sus so­cios co­mer­cia­les más di­ná­mi­cos aho­ra, y muy po­si­ble­men­te en los pró­xi­mos años, aunque con­vie­ne pre­ci­sar que Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos si­guen sien­do los pri­me­ros des­ti­nos co­mer­cia­les de Amé­ri­ca La­ti­na, aunque per­dien­do pe­so día a día. Co­mo ocu­rre con Bra­sil, que ya tie­ne en Chi­na el pri­mer so­cio de sus in­ter­cam­bios co­mer­cia­les, su­peran­do li­ge­ra­men­te a los que man­tie­ne con Es­ta­dos Uni­dos. La cri­sis eu­ro­pea, que en otras ver­tien­tes per­ju­di­ca a La­ti­noa­mé­ri­ca, le fa­vo­re­ce en las in­ver­sio­nes de las gran­des em­pre­sas que bus­can una ma­yor ren­ta­bi­li­dad in­vir­tien­do allí, po­de­mos ci­tar al Ban­co San­tan­der, que ya tie­ne en Bra­sil el 35% de su ne­go­cio.

Cam­bio de rum­bo.

La cum­bre se desa­rro­lló en un con­tex­to fi­nan­cie­ro y eco­nó­mi­co que afec­ta a di­ver­sos paí­ses de to­do el mun­do y pue­de ter­mi­nar afec­tan­do a los que to­da­vía no es­tán con­ta­gia­dos, co­mo es el ca­so de los la­ti­noa­me­ri­ca­nos en ge­ne­ral. El te­ma de re­fe­ren­cia de la reunión de Asun­ción era La re­la­ción cons­truc­ti­va en­tre Es­ta­do

y So­cie­dad. El Es­ta­do de­be ser el gran ac­tor de la po­lí­ti­ca y la eco­no­mía, hu­bo mu­chas pa­la­bras so­bre es­tas ideas, por eso en la de­cla­ra­ción fi­nal se re­co­ge que “el Es­ta­do im­pul­se un ma­yor cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, un desa­rro­llo que se en­fo­que en la po­bla­ción, me­jo­res con­di­cio­nes de em­pleo digno, así co­mo el for­ta­le­ci­mien­to de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad la­bo­ral”. Be­llas pa­la­bras, tan am­bi­cio­sas co­mo eté­reas.

Si las cum­bres quie­ren sal­var­se tie­nen que cam­biar tan­to los ob­je­ti­vos co­mo los for­ma­tos y re­vi­sar la tem­po­ra­li­dad anual. Por par­te de Es­pa­ña hay una preocupación, y es la de sal­var, por ra­zo­nes muy es­pe­cia­les, la cum­bre del año pró­xi­mo, a ce­le­brar en Cá­diz pa­ra con­me­mo­rar el bi­cen­te­na­rio de aque­llas Cor­tes y de la Cons­ti­tu­ción co­no­ci­da co­mo la Pe

pa. Pa­ra Za­pa­te­ro tu­vo el so­ni­do de las des­pe­di­das. To­dos le di­ri­gie­ron pa­la­bras afec­tuo­sas y le fir­ma­ron una ban­de­ja de pla­ta. Tiem­pos pa­ra re­cor­dar en su fu­tu­ro per­so­nal.

Au­sen­cias. A la cum­bre fal­ta­ron ‘ani­ma­do­res’ co­mo Cas­tro y Chávez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.