¡Que vie­nen los es­pa­ño­les!

Los pró­xi­mos pa­pe­les de Javier Bar­dem y Eduar­do Noriega de­mues­tran que los ac­to­res es­pa­ño­les son los vi­lla­nos fa­vo­ri­tos de Holly­wood.

Tiempo - - VIVIR CULTURA - AN­TO­NIO DÍAZ

La cruel­dad de los Ter­cios es­pa­ño­les du­ran­te la Guerra de los ochen­ta años, en el si­glo XVI, aún per­vi­ve en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo de aque­llos te­rri­to­rios que aho­ra for­man par­te de Bél­gi­ca, Paí­ses Ba­jos y Lu­xem­bur­go. “¡Que vie­nen los es­pa­ño­les!” es una ame­na­za con la que ge­ne­ra­cio­nes de ni­ños de es­tos paí­ses se han ido tem­prano a la ca­ma, han re­ba­ña­do el pla­to has­ta de­jar­lo re­lu­cien­te o han cum­pli­do con sus obli­ga­cio­nes es­co­la­res pa­ra evi­tar que en su dor­mi­to­rio se les apa­re­cie­ra un Ter­cio ar­ma­do con ar­ca­buz y uni­for­ma­do con ju­bón, me­dias cal­zas y som­bre­ro de ala an­cha. En la an­ti­gua Flan­des, el Lo­bo y el Co­co son inofen­si­vos apren­di­ces al la­do del du­que de Al­ba, que li­de­ra­ba aque­llas tro­pas.

Afor­tu­na­da­men­te, de esa ima­gen de ague­rri­dos na­va­je­ros y san­gui­na­rios

con­quis­ta­do­res ya so­lo que­da la ca­ri­ca­tu­ra. Sin em­bar­go, a Holly­wood pa­re­ce atraer­le ese mi­to de per­ver­si­dad y ca­da vez más ac­to­res es­pa­ño­les des­em­bar­can en Es­ta­dos Uni­dos pa­ra ser los ma­los de

la pe­lí­cu­la.

A me­dia­dos del pa­sa­do mes de oc­tu­bre, Javier Bar­dem con­fir­mó en una en­tre­vis­ta en el pro­gra­ma Nightli­ne de la ca­de­na ABC que se­rá el vi­llano de la pró­xi­ma en­tre­ga de Ja­mes Bond, que di­ri­gi­rá Sam Men­des, au­tor de Ame­ri

can Beauty o Ca­mino a la per­di­ción, y que pro­ta­go­ni­za­rá, una vez más, Daniel Craig. Cu­rio­sa­men­te, en la úl­ti­ma en­tre­ga has­ta la fe­cha del es­pía con li­cen­cia pa­ra ma­tar, Quan­tum of so­la­ce, otro es­pa­ñol te­nía un pe­que­ño rol en el ban­do se­di­cio­so: Fer­nan­do Gui­llén-cuer­vo. “Es­toy muy emo­cio­na­do”, di­jo Bar­dem, quien años atrás re­cha­zó la ofer­ta del mis­mí­si­mo Ste­ven Spiel­berg pa­ra in­ter- pre­tar al an­ta­go­nis­ta de Mi­no­rity Re­port y, más re­cien­te­men­te, la de Oli­ver Sto­ne pa­ra ha­cer lo pro­pio en Wall Street:

el di­ne­ro nun­ca duer­me. Es­ta vez ale­ga ra­zo­nes sen­ti­men­ta­les pa­ra in­cor­po­rar­se a una su­per­pro­duc­ción de es­te ta­ma­ño: “Mis pa­dres me lle­va­ron a ver to­das las pe­lí­cu­las del agen­te 007, así que pue­de ser muy di­ver­ti­do”, ex­pli­có sin dar más de­ta­lles so­bre el pro­yec­to.

Des­pués de su cor­ta pe­ro in­quie­tan­te par­ti­ci­pa­ción en Co­lla­te­ral, de Mi­chael Mann y su me­mo­ra­ble pa­pel co­mo el im­pla­ca­ble ase­sino An­ton Chi­gurh en No es

país pa­ra vie­jos, que le va­lió el Os­car al me­jor ac­tor de re­par­to, no ca­be nin­gu­na du­da de sus ap­ti­tu­des pa­ra en­car­nar la mal­dad, y no hay na­die más ab­yec­to que un ri­val de Ja­mes Bond, el ar­que­ti­po más per­fec­to de la per­ver­sión. Qui­zá por eso, el es­tu­dio Illu­mi­na­tion En­ter­tain­ment y la pro­duc­to­ra Uni­ver­sal es­tán ne­go-

cian­do con el es­pa­ñol pa­ra que pon­ga tam­bién la voz a El Macho, el ma­lo de la se­cue­la de la co­me­dia de ani­ma­ción

Gru: mi vi­llano fa­vo­ri­to.

Eduar­do Noriega tam­bién es­tá ha­cien­do mé­ri­tos co­mo fa­ci­ne­ro­so en el ci­ne es­ta­dou­ni­den­se. El cán­ta­bro, que se hi­zo un hue­co en la in­dus­tria es­pa­ño­la en­car­nan­do pre­ci­sa­men­te a un cruel apren­diz de ci­neas­ta en Te­sis, la ópe­ra pri­ma de Ale­jan­dro Ame­ná­bar, se­rá el pró­xi­mo enemi­go de Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger en The Last Stand, que di­ri­ge Kim Ji-woon, la pri­me­ra pe­lí­cu­la que

Bar­dem in­ter­pre­ta­rá al vi­llano de la pró­xi­ma en­tre­ga de Ja­mes Bond, que di­ri­ge Sam Men­des

pro­ta­go­ni­za­rá el ex­go­ber­na­dor de Ca­li­for­nia tras ocho años de­di­ca­do a la po­lí­ti­ca. A Noriega le ava­lan, en su tra­yec­to­ria avie­sa, el re­tor­ci­do tu­ris­ta al que in­ter­pre­tó en la co­pro­duc­ción eu­ro­pea

Trans­si­be­rian (2008), de Brad An­der­son, y la sa­ban­di­ja ávi­da de oro y pla­ta que in­ten­ta ju­gár­se­la al mis­mí­si­mo Butch Cas­sidy en el wes­tern Blackt­horn, de Ma­teo Gil, una pe­lí­cu­la que ha si­do me­jor re­ci­bi­da en Es­ta­dos Uni­dos que en Es­pa­ña.

El ca­mino de Fer­nan­do Rey.

Si hay un pre­cur­sor en es­ta tra­di­ción de be­lla­cos his­pá­ni­cos en Holly­wood es, sin du­da, Fer­nan­do Rey, quien en The French Con­nec­tion (Con­tra el im­pe­rio

de la dro­ga) en­car­nó al so­fis­ti­ca­do ca­po fran­cés de la dro­ga al que per­se­guía el mí­ti­co Po­pe­ye Doy­le, per­so­na­je que le va­lió un Os­car al ac­tor Ge­ne Hack- man. A pe­sar de la so­lem­ne y ele­gan­te pre­sen­cia y su in­du­da­ble ta­len­to in­ter­pre­ta­ti­vo, Rey no al­can­zó el gra­do de es­tre­lla en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro sí se ga­nó cier­to pres­ti­gio en el ci­ne an­glo­sa­jón, don­de tra­ba­jó pa­ra di­rec­to­res de la ta­lla de Or­son We­lles, Fran­co Zef­fi­re­lli, Ro­bert Alt­man, Step­hen Frears o Vin­cen­te Min­ne­lli. El ca­mino ter­mi­nó de alla­nar­lo An­to­nio Ban­de­ras, el pri­mer ac­tor es­pa­ñol en in­tro­du­cir­se en el star

sys­tem de Holly­wood. Allí ha he­cho de to­do y, por su­pues­to, tam­bién de mal bi­cho: En­tre­vis­ta con el vampiro, Ase

si­nos o Nun­ca ha­bles con ex­tra­ños son al­gu­nos de los tí­tu­los que ex­plo­ta­ron su fa­ce­ta más ma­lig­na.

Los pa­sos del ma­la­gue­ño en Holly­wood los si­guió muy de cer­ca Pe­né­lo­pe Cruz, quien se al­zó con el Os­car en el año 2009, un año des­pués que su ac­tual ma­ri­do, Javier Bar­dem. Y, co­mo él, tam-

Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger se en­fren­ta a un nar­co in­ter­pre­ta­do por Eduar­do Noriega en The Last Stand

bién ha caí­do en el en­can­to de la vi­le­za, aunque la más tra­vie­sa y ap­ta pa­ra to­dos los pú­bli­cos. En Pi­ra­tas del Caribe 4: en

ma­reas mis­te­rio­sas ha en­car­na­do a la bu­ca­ne­ra Angelica, hi­ja del cruel Bar­ba­ne­gra y ob­je­to de de­seo del ca­ris­má­ti­co be­lla­co Jack Spa­rrow, in­ter­pre­ta­do por Johnny Depp. En es­te tí­tu­lo apa­re­cía tam­bién Ós­car Jae­na­da ( Ca­ma­rón, No

viem­bre) en el pa­pel de El Es­pa­ñol, un si­nies­tro agen­te del rey Fer­nan­do VI.

Ex­pe­rien­cias os­cu­ras.

El ro­da­je de la cuar­ta en­tre­ga de la exi­to­sa sa­ga de los pi­ra­tas –ins­pi­ra­da en una atrac­ción de fe­ria de Dis­ney­world– su­pu­so el ren­cuen­tro de Cruz y Depp diez años des­pués de Blow. En aque­lla, Jor­di Mo­llà da­ba vi­da al co­fun­da­dor del cár­tel de Me­de­llín y hom­bre fuer­te de Pa­blo Es­co­bar. Dos años des­pués fue otro

nar­co, es­ta vez el ri­val de Will Smith y Mar­tin Law­ren­ce en Dos po­li­cías re­bel

des 2. Y aún hoy el ac­tor ca­ta­lán si­gue ca­mi­nan­do por el la­do os­cu­ro: en 2010 en­car­nó a un tra­fi­can­te de ar­mas en No

che y día, pro­ta­go­ni­za­da por Ca­me­ron Diaz y Tom Crui­se, y es­te mis­mo año ha in­ter­pre­ta­do a un ma­fio­so con una cuen­ta pen­dien­te con Zoe Sal­da­na (co­pro­ta­go­nis­ta de Ava­tar) en Co­lom­bia­na, una co­pro­duc­ción en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Fran­cia.

La ex­pe­rien­cia tam­bién la han pro­ba­do, con ma­yor o me­nor éxi­to, otros de los gran­des in­tér­pre­tes de nues­tra ci­ne­ma­to­gra­fía. Ele­na Ana­ya se em­bu­tió en un cor­sé im­po­si­ble pa­ra mar­car la yu­gu­lar de Van Hel­sing en una ver­sión pop del ca­za­vam­pi­ros crea­do por Bram Sto­ker que in­ter­pre­tó el aus­tra­liano Hugh Jackman. Paz Ve­ga, por su par­te, se hi­zo pa­sar por una lan­za­do­ra de cu­chi­llos con im­pro­ba­ble acen­to fran­cés en la fa­lli­da The Spi­rit (2008), en la que com­par­tió re­par­to con Scar­lett Johans­son y Samuel L. Jack­son. Y Luis To­sar, el ma­lo por an­to­no­ma­sia del ci­ne es­pa­ñol con­tem­po­rá­neo -el ya eterno Ma­la­ma­dre de Cel­da 211 y César, el pér­fi­do por­te­ro de Mien­tras duer­mes, to­da­vía en las car­te­le­ras-, ha si­do mil ve­ces ten­ta­do por los es­tu­dios, pe­ro so­lo un di­rec­tor ha lo­gra­do se­du­cir­le pa­ra de­mos­trar su ca­ra más os­cu­ra: Mi­chael Mann, el mis­mo di­rec­tor que atra­jo a Bar­dem a las ti­nie­blas, en es­te ca­so pa­ra la adap­ta­ción de la se­rie Co­rrup­ción en Mia­mi (2006).

Co­di­cia. Eduar­do Noriega, ávi­do de oro y pla­ta, es­tá dis­pues­to a

to­do en ‘Blackt­horn’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.