El se­mes­tre so­vié­ti­co

Coin­ci­den en Ma­drid va­rias fas­ci­nan­tes y ex­cep­cio­na­les ex­po­si­cio­nes so­bre el ar­te en la ex­tin­ta URSS.

Tiempo - - CULTURA VISIONES - VI­CEN­TE MO­LI­NA FOIX

El pin­tor Dei­ne­ka em­pe­zó en la van­guar­dia y fue su­cum­bien­do a la fé­rrea blan­du­ra de un ar­te de aco­mo­do

aho­ra que se dan, sor­pren­den­te­men­te, bro­tes de rea­lis­mo so­cia­lis­ta en la no­ve­la es­pa­ño­la con­tem­po­rá­nea, la fun­da­ción Juan March pre­sen­ta una in­tere­san­tí­si­ma ex­po­si­ción de­di­ca­da, a tra­vés de la fi­gu­ra del pin­tor Alek­sandr Dei­ne­ka (1899-1969), al ar­te ofi­cial rea­li­za­do ba­jo Sta­lin y los pri­me­ros años del des­hie­lo so­vié­ti­co. Coin­ci­de la mues­tra con otra no me­nos fas­ci­nan­te en La Ca­sa En­cen­di­da (abier­ta, co­mo la an­te­rior, has­ta enero), y que lle­va el her­mo­so tí­tu­lo de Ca­ba­lle­ría Ro­ja, pres­ta­do del no­ve­lis­ta ru­so Isaak Ba­bel, ajusticiado en 1940 por la po­li­cía del ré­gi­men. Te­nien­do en cuen­ta que has­ta fi­na­les de agos­to se pu­do ver en el Mu­seo Rei­na So­fía, den­tro de la an­to­ló­gi­ca El mo­vi­mien­to de la fo­to­gra­fía obre­ra (1926-1939), una im­por­tan­te sec­ción de­di­ca­da a la URSS, y que en sep­tiem­bre se clau­su­ró en Cai­xa Fo­rum la ex­cep­cio­nal Cons­truir la Re­vo­lu­ción. Ar­te y ar­qui­tec­tu­ra en Ru­sia 1915-1935, po­de­mos de­cir que Ma­drid es­tá vi­vien­do su más in­ten­so se­mes­tre so­vié­ti­co des­de el fin de la Guerra Ci­vil.

Tie­ne sen­ti­do re­cu­pe­rar, con la ri­que­za y la variedad que se dan tan­to en La Ca­sa En­cen­di­da co­mo en la fun­da­ción Juan March, un tiem­po tan fér­til en la crea­ción de nue­vas for­mas, po­nién­do­lo en el con­tex­to de una re­vo­lu­ción que se con­vir­tió pau­la­ti­na­men­te en una pa­ra­li­zan­te pe­sa­di­lla au­to­ri­ta­ria en­car­na­da en esos dos de­mo­nios ex­ter­mi­na­do­res (no so­lo de ar­tis­tas) que fue­ron Sta­lin y su es­bi­rro Be­ria. El es­pec­tro re­co­gi­do por Ca­ba­lle­ría Ro­ja es muy am­plio (es una ex­po­si­ción que se acon­se­ja vi­si­tar con tiem­po por de­lan­te), y pa­ra mí des­ta­ca, en el siem­pre es­tu­pen­do bric-àbrac co­mu­nis­ta, el jue­go de ajedrez don­de se en­fren­tan, en ma­de­ra y mar­fil, los peo­nes del mun­do ca­pi­ta­lis­ta y la Ru­sia so­vié­ti­ca, y, en un re­gis­tro más se­rio, la par­te de­di­ca­da a los pio­ne­ros del ar­te del so­ni­do, con la am­bi­gua y su­ges­ti­va fi­gu­ra de Lev The­re­min, al que Hitch­cock de­be al­gu­nos de sus me­jo­res th­rills.

El pin­tor y mag­ní­fi­co di­bu­jan­te Alek­sandr Dei­ne­ka em­pe­zó ejer­ci­tán­do­se en la van­guar­dia, pe­ro tu­vo más suerte o más pi­car­día que aque­llos osa­dos poe­tas, pin­to­res, di­rec­to­res de ci­ne y de tea­tro que su­frie­ron per­se­cu­ción y su­ma­ria eje­cu­ción por las mis­mas ra­zo­nes por las que, en 1936, fue acu­sa­do Dei­ne­ka: ser un for­ma­lis­ta, lo que equi­va­lía en el len­gua­je de los di­ri­gen­tes del Krem­lin a es­tar in­fec­ta­do por la marea del ca­pi­ta­lis­mo enemi­go de la re­vo­lu­ción. Dei­ne­ka ca­peó ese y otros temporales, so­bre­vi­vió, via­jó con li­ber­tad, ofi­cial­men­te a ve­ces, fue­ra de la URSS, hi­zo gran­des obras pú­bli­cas (co­mo sus 35 pla­fo­nes de mo­sai­co pa­ra el me­tro de Mos­cú, re­pro­du­ci­dos in­ge­nio­sa­men­te en la ex­po­si­ción), y, al la­do de cua­dros pro­le­ta­rios y de­por­ti­vos sa­cu­di­dos por una al­ta ten­sión eléc­tri­ca y pin­ta­dos con mano mo­der­na, fue, po­co a po­co, su­cum­bien­do a la fé­rrea blan­du­ra de un ar­te de aco­mo­do. En 1946, en un tex­to que pu­bli­có, se per­mi­tía ata­car el su­pre­ma­tis­mo de Ma­le­vich, ca­li­fi­cán­do­lo de “de­co­ra­ti­vis­mo geo­mé­tri­co”, mien­tras él se pre­pa­ra­ba pa­ra lle­var al lien­zo, en los años fi­na­les de su vi­da, es­ce­nas de tor­pe e idí­li­ca pro­pa­gan­da. Dei­ne­ka o el ejem­plo de có­mo el ar­tis­ta que ven­de su ta­len­to a la cau­sa del dog­ma es una de las fi­gu­ras más des­ga­rra­do­ras de la uni­ver­sal his­to­ria de la in­fa­mia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.